Se le ha visto el culo al Condottiero.

Y, como a pesar de su riqueza no llegó hasta allí la cirugía, lo tiene tan feo.

Tan gallardo, tan jovial, tan simpático, tan rompedor, tan rejuvenecido, tan..estirado..

«Qué buen vasallo fuera

si oviera buen señor»

Algunos, como Esaú, venden por un plato de lentejas o por una cena en el rancho o por una foto en Azores, los derechos de primogenitura, de independencia de su pueblo.

Ya lo decía Machado ( Antonio, claro; realmente Borges estaba muy ciego) de Franco: «Éste nos vende la patria»

Si al menos fuera más humilde y reconociera que lo tienen cogido por los cojones.

Pero no, la facha, el arrojo, la chulería, el yate, el acceso oculto a su cala, el pañuelo de pirata, los cuernos, la risa, todo …tan…hipócrita…que se le ha visto el plumero.

Ahora balbucea, carraspea, se desdice, que los aliados, que la democracia, que…

Si al menos fuera un patricio romano, cazado, y tomara la cicuta.

Pero ni eso. Todo bambalinas, teatro de calle por donde chorrea el agua sucia…

¡Pobre Berlusconi!

Una limosnita por amor de Dios, para este miserable pordiosero.

 

José Luis Simón.

San Juan, 17 de Marzo de 2005