Palabras para Jesús Jurado Carmona en su cincuenta aniversario

El celta nacido en el sur

Los dioses (sabéis que yo soy ateo)
o el destino (sabéis que no soy determinista)
o el hado (eso sí, la mitología me deslumbra)
a cada uno lo marcan a su gusto
a cada uno le tienden una trampa
a cada uno le ponen una traba
… y este rubio nacido entre aceitunas …
ha surcado todos los senderos
primero unos borrascosos años de marino
dejó lastre y voló todos los cielos
y ahora rueda y rueda carreteras
nunca quieto
siempre en movimiento
ha probado el trabajo del barro
en figuras arlequines y vasijas
diseña las ropas de carrera
organiza salidas a la playa al llano y a la montaña
como si fuera un hijo del desierto
lo recorre en alfombra encantada
sin que las brasas lo hieran
perdido en noche de tormenta sin señales
rebasa los cien kilómetros de la prueba
cuando el rayo cruel le penetra por la espalda
se sumerge en el fondo de los mares
se pasea rodeado de abejas irritadas
hasta encontrar la ventosa salvadora
incansable tozudo infatigable
siempre inasequible al desaliento
solidario exigente respetuoso
con un punto de ironía nunca hiriente
refinado si lo exige
y sencillo aunque no lo exija
su ilusión cargado de mochila
trotar kilómetros junto al mar
donde asar unas sardinas
para seguir el sendero
hasta que la luna salga
y recostado en la orilla
ir contando las estrellas reflejadas en el mar
y así un día y otro día
como cuando por la mañana
si es primavera los gorriones
si es invierno las lechuzas
si es verano son las garzas
y si es otoño las hojas
que nos envuelven
a oscuras
o en silencio
como esas caravanas de hormigas
como esas diligencias de babosas
como esas estelas deslumbrantes
de los lentos y eficaces caracoles
hasta llegar al mar
justo a la orilla de la arena con el agua
y todos los días
un día tras otro día
acariciamos el agua en movimiento
esperamos la ola adecuada
que muchas veces nos sorprende
la mirada en el horizonte
como si esperáramos
algo mas que la salida del sol

Sigue amigo lleno de energía
lleno de vida que transmites
a quienes contigo hacemos
esta prueba de la vida
aún me quedan muchas más historias que contarte
como aquella que me recordaste
viendo una ola alejarse …

Allá en otros tiempos, un anciano cuidaba con su nieto en las colinas los cultivos de un pueblo de pescadores. Un día, inopinadamente, el anciano le dijo a su nieto.»Coge antorchas y prende fuego a todos las trigales».

El joven, perplejo por la orden de su abuelo pero obediente, prendió fuego a todos los campos.

Abajo, en el pueblo, al ver el gran fuego provocado por sus cosechas incendiadad, todos, mujeres, ancianos y niños e incluso los pescadores, subieron a toda prisa para pedir cuentas al anciano, y cuando llegaron airados junto a él, éste, por toda respuesta les dijo:

«Mirad hacia atrás».

Y todos vieron como una gran ola arrasaba embarcaciones, árboles y viviendas.

Era un «tsunami».

San Juan, 12 de febrero de 2007

 

Con el mayor afecto personal y colectivo porque sé que todos comparten conmigo estas pinceladas que tratan de retratar con dificultad a un hombre en movimiento permanente.

 

José Luis Simón Cámara.

 

Nuestros mejores deseos y afecto para Juan Manuel, cuyo aniversario es hoy también, pero será en el decenio cuando, como la prudencia aconseja, festejemos de manera  especial el aniversario de todos los que desnudos, como cuando nos sumergimos en el azaroso piélago,  somos iguales ante natura.