Carros de Foc 2011 (27-Agosto-2011)

A principio de año nos llevamos la decepción de no haber obtenido plaza en el UTMB. Siendo positivo y haciendo caso al dicho «Donde una puerta se cierra, otra se abre», ví la oportunidad de quitarnos la espinita que teníamos clavada desde 2009 de nuestra experiencia en Carros de Foc y donde la suerte no nos acompañó. Se lo comenté a Jesús y no me dijo que no. Pasaron las semanas y aquella idea parecía tomar forma, incluso nos atrevimos a comentarla con el resto del grupo y así, Edu y Juanjo, también descolgados del UTMB, se animaron a la aventura.

Quedaban meses, pero había que preparar la estrategia y discutirla. Quizás sea necesario una breve introducción sobre esta prueba y así se entenderá mejor lo de la importancia de contar con un buen plan.

Carros de Foc es una travesía de montaña que transcurre por el Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Un recorrido circular une los nueve refugios del parque que se encuentran entre 1.900 y 2.400 m de altitud. Tú decides desde qué refugio inicias la travesía, que debe ser el mismo de tu llegada y también optas por hacer el recorrido en sentido horario o antihorario. Gran parte de la travesía discurre por el GR-11 y en cuanto a las distancias y desniveles tampoco es algo fijo y depende de variantes de la ruta y puertos de montaña que atravieses. El más corto son 55 km con unos 5.000 m de desnivel positivo, pero también hay recorridos de hasta 70 km con algo menos de desnivel. El recorrido clásico, también llamado CdF Open, se puede hacer durante todo el verano en varias jornadas, según el ritmo de cada uno y pernoctando en los refugios a tu conveniencia. La distancia más larga entre dos refugios puede ser de unos 12-13 km y la más corta de unos 5 km.

El último fin de semana de Agosto se celebra el CdF Skyrunner, el mismo recorrido con el mismo planteamiento pero que se debe finalizar en menos de 24 h. Hay una ventana de tiempo, entre las 7 horas del viernes hasta las 19 horas del sábado, en la que se puede iniciar la travesía. En el refugio que hayas seleccionado para salir, te ponen el primer sello y la hora de salida que marcará tu límite de 24 horas. Los récords de la prueba son 9h 27 min de Txus Romon  en 2009 y 12h 18 min de Marta Riba en esta misma edición.

El equipo Atotrapo CdF se completa con Jaume, de la Vila, que sabe de nuestras intenciones por nuestro blog y al que conocimos en persona en entrenamientos conjuntos por XátivaGuadalest y Cabecó. Jorge, nuestro compañero de fatigas en el el Aneto 2010, se anima y se apunta en el último momento.

Haz click en la foto para ver el álbum completo

Con lo aprendido en nuestro CdF2009 y otros trails realizados posteriormente, después de ver recorridos y desniveles, leer crónicas de otros corredores, etc.,  ya teníamos material para decidir la estrategia de la carrera. Ésta también estaba ajustada a nuestras posibilidades y se traducía en terminar en 22-24 h. Con un margen tan ajustado se hacía más importante la selección de las mejores opciones.

La nuestra era salir temprano, el sábado al amanecer, para avanzar rápidos y frescos, y así afrontar las etapas más largas y complicadas con luz natural. Para ello era necesario haber descansado bien la noche anterior ya que por problemas de horario nos desplazábamos el mismo viernes. Mallafré sería nuestro refugio de salida, al que podíamos acceder en taxi desde Espot, donde teníamos alojamiento. Optaríamos por hacer el recorrido en sentido horario y así nos dejaríamos las etapas más cortas para el final. También decidimos que haríamos un recorrido largo, de unos 72 km y que evitaríamos la variante de Coll de Monestero, más corta pero con mayor dificultad técnica.

Otro elemento importante era el «qué me llevo«: ropa de abrigo, comida, bebida, bastones, … y muchas más cosas que puedes necesitar en una travesía de tantas horas y una climatología variable, que puede ir de los 30ºC durante el día, a los 0ºC por la noche, incluyendo chubascos, granizo e incluso nieve.

Con todo ello tomamos la salida a la 6:15 am y nos encaminamos hacia J.MªBlanc. El camino es cómodo, atravesamos algunos antiguos túneles horadados en la roca y despertamos a algún murciélago con nuestros frontales. Nos amanece en la primera de las subidas y nos descubre un paisaje maravilloso que nos deja boquiabiertos, más aún cuando llegamos al Estany Negre de Peguera donde está enclavado el refugio. Esta etapa la hemos hecho rápida, por debajo del tiempo previsto. Llevamos un tabla con los tiempos de paso que deberíamos hacer en cada etapa para cubrir nuestro objetivo, 23h y 22 min. Son tiempos que hemos obtenido de blogs de otros corredores y amigos. Este bonus que obtenemos al principio nos resultará importantísimo.

Haz click en la foto para ver el álbum completo

No debemos detenernos mucho en cada refugio pues tenemos que pasar por ocho y la diferencia de unos minutos puede ser decisiva en el cómputo final. Con esto en la cabeza, salimos buscando la senda que nos llevará hasta Colomina, quizás uno de los tramos más bonitos, plagado de lagos y estanques. Tenemos que subir a la Collada de Saburó, 2.667 m. También llevamos impreso el perfil de cada etapa. Mejor saber con lo que te vas a encontrar y administrar fuerzas, así como alimentarte e hidratarte en los momentos adecuados. Impresionante también el lugar donde está el refugio, al borde del lago del mismo nombre.  Sellamos a las 10:41. Vamos dentro del tiempo.

La etapa hasta Estany Llong es de las más duras y largas. Terreno muy técnico, y justo a mitad, la Collada de Dellui, de pendientes muy pronunciadas a ambos lados. Subiendo nos cruzamos con el grupo de Alcoy: Jordi, Javi, Kiko … Entre abrazos nos deseamos mucha suerte para el resto del camino. El descenso desde Dellui es largo y complicado, lleno de bloques de piedra. Una hilera de estacas marca una senda inexistente. Pasado el Estany de Dellui vemos ya el valle profundo donde suponemos que está el refugio de Estany Llong. Nos cruzamos con muchos corredores y nos preguntamos si seremos los únicos que lo hacemos en este sentido. Al refugio llegamos a las 13:38 h. Es momento de reponer fuerzas pues la etapa siguiente es la más dura del recorrido. Sacamos los bocadillos que después de tanto gel y gominola saben a gloria. Pedimos unas cocacolas y nos quedamos doblados cuando nos piden 3 € por bote.

La etapa Estany Llong-Ventosa es la más temida por los corredores. Jesús y yo la teníamos grabada a sangre y fuego. Nombrar el Coll de Contraix a alguien que haya hecho CdF es suficiente para que empiece a sudar. Abandonamos el refugio y enseguida nos encontramos con el «nidito» donde pernoctaron Antonio y Juanmi hace un par de semanas y hacemos el montaje «el pesebre de Atotrapo» para la posteridad (ver foto). Todavía entre risas iniciamos el ascenso. Cae un sol de justicia y tardamos más de dos horas en recorrer 4 km y 700 de desnivel positivo. Lo que nos espera en el descenso es un pedregal de rocas de granito donde los bastones son una molestia y es conveniente tener las manos libres por si acaso. Se hace tan pesado como la subida. Después de haber hecho esta etapa en los dos sentidos no soy capaz de decir cual es la mejor forma de afrontarla. A Ventosa llegamos muy cansados y deshidratados porque nos habíamos bebido todo lo que llevábamos encima. No quiero mirar las referencias pero seguro que hemos perdido tiempo sobre el previsto. Son las seis de la tarde y lo único bueno es que nos quedan todavía 12 horas y que hemos cubierto el 60% del kilometraje y también del desnivel positivo.

Haz click en la foto para ver el álbum completo

Los primeros kilómetros hacia Restanca nos sirven para recuperar fuerzas. El Coll de la Crestada, 2.475 m, marca el comienzo del descenso al refugio, 400 metros más abajo. Una senda entre rocas, y que te obliga a concentrarte para buscar el mejor apoyo. Con todo, lo peor para la moral es que ese mismo camino lo tendremos que hacer de subida. Llegamos a Restanca pasadas las ocho de la tarde y ninguno queremos subir ese pedregal a oscuras, así que decidimos detenernos lo menos posible, ponernos algo de ropa de abrigo, reponer bidones y comer algo rápido. Nuestra sorpresa es que no hay avituallamiento, solamente unos vasos de isotónico diluido. Ante nuestro enfado nos dicen que es que hemos llegado muy tarde y que si tenemos alguna queja la hagamos llegar a la dirección del parque. Nos quedamos a cuadros, nuestro enfado es tan grande que salimos antes de lo previsto.

Comemos durante el ascenso y encendemos las luces rojas para localizarnos en la penumbra. Nos cruzamos con muchos corredores que terminan su recorrido en Restanca, ¿les darán algo de comer cuando lleguen o será demasiado tarde?. Ya de nuevo en el Coll de la Crestada -la subida la hemos hecho más rápida de lo esperado-, es de noche y terminamos de abrigarnos incluso con guantes y buffs. Las fuerzas están muy justas y el tiempo para conseguir el objetivo también. Lo peor que nos puede pasar es que nos perdamos, así que nos conjuramos todos para ir con mil ojos y mirando los GPS de reojo. Juanjo y Jesús cogen la cabeza, no hay que desviarse ni un metro, Jaume comprobando a la menor duda y detrás Eduardo, Jorge y yo. Pasado el Port de Caldes nadie quiere saber lo que queda para terminar, el grupo se estira y a veces nos perdemos de vista. Es el peor momento, pero conseguimos llegar a las once y media a Colomers, donde nos reagrupamos.

Saboredo, Amitges y Mallafré. Tres refugios. Seguimos con la misma dinámica, Juanjo a la cabeza y Jesús de refuerzo no pierden ni una seña. Esto nos ahorra muchos esfuerzos pero ellos van agotados. El Coll de Sendrosa es un matapersonas, una «tachuela» de 400 m de desnivel en un kilómetro. Los corredores que vienen de frente nos sirven de orientación. Entre ellos nos volvemos a cruzar con los de Alcoy aunque ya no hay tiempo para grandes saludos, ambos grupos vamos contrareloj. Nos deseamos suerte .

En Saboredo, un refugio pequeño con un par de mesas, nos tratan estupendamente. Hay caldo caliente, pasta e infusiones, pero sobre todo nos dan ánimos, en Ventosa nos dijeron que íbamos mal de tiempo 🙁 . Uno de los guardas sale con nosotros y nos orienta en la dirección adecuada. ¡Gracias!, es muy fácil desorientarse en la salida de un refugio de noche e irse por donde has venido.

Hemos hecho cálculos. Si cubrimos las dos etapas en los tiempos previstos, llegamos. No echamos las campanas al vuelo, queda otro obstáculo antes de llegar a Amitges, el Port de Ratera. Después de más 60 km las piernas no quieren coordinarse con la cabeza o al revés, con lo que los resbalones y las caídas se suceden. A trancas y barrancas llegamos a Amitges, 4:41 am. Nos quedan 5 km de descenso por la pista que utilizan los taxis. Los que llevamos GPS vamos cantando lo que queda como una cuenta atrás. A ratos vamos trotando y nos reagrupamos caminando. Cuando falta kilómetro y medio, Edu se saca un conejo de la chistera y como había estado con Reme el día anterior por esa zona, se pone en cabeza, pilla un atajo campo a través y de repente el GPS marca 800 m para su destino. ¡Bravo por Edu!.

Entramos en Mallafré y sacamos los forfaits. Hora: 5:39 am

¡Somos CdF Skyrunners!

También puedes leer la crónica de Jorge en su blog

  Mallafré J.Mª
Blanc
Colomina Estany
Llong
Ventosa Restanca Colomers Saboredo Amitges Mallafré
Hora de paso 06:15 08:25 10:41 13:38 18:10 20:16 23:35 02:16 04:41 05:39
Tiempo en cada refugio 6’02» 3’33» 17’54» 10’27» 12’57» 13’34» 8’36» 6’24»
Duración de cada etapa 2h10′ 2h16′ 2h57′ 4h32′ 2h06′ 3h19′ 2h41′ 2h25′ 0h58′
Tiempo acumulado 2h10′ 4h26′ 7h23′ 11h55′ 14h01′ 17h20′ 20h01′ 22h26′ 23h24′

El tiempo que paramos en cada refugio lo hemos sacado del registro del GPS a la entrada y salida del mismo

Este es el recorrido y el perfil registrado con un Garmin Oregon 400t. Las marcas de color azul aparecen cada diez kilómetros. Los waypoints aparecen en rojo, hacer click sobre ellos para ver más información.

[Puedes descargar este track en formato GPX y KMZ. Contiene un fichero para realizar un vuelo virtual sobre el recorrido]

Nuestra clásica trotada dominical

La clásica, la de todos los Domingos por la mañana,
a las 7:45 de la matina como de costumbre
nos encontramos en nuestra placita, donde erguido esta nuestro cartel,
algunos con las vacaciones terminadas, otros con ellas a medias
vamos cruzando besos y abrazos
ya que hay compañeros que llevaban tiempo desperdigados.

Enfilamos por el sendero hacia Palmeretes para cruzar la Nacional,
dejar el ruido de los coches y dirigirnos hacia el Mar
pasando por cuatro caminos donde Felipe siempre tiene el huerto bien peinado
saludando a los habituales matutinos:
el chaval que siempre corre a contracorriente
y el fiel jardinero que cada mañana pasea al perro labrador de los amos !!

Pisando asfalto llegamos al paseo marítimo,
cruzamos la vía del trenet y llegamos al mar
tocamos el mismo y frente a sus aguas comenzamos el saludo al sol, …
siempre hay alguno que se escaquea !!

Hoy la arena de la playa estaba firme así que corrimos por ella hasta el Cabo,…
costeamos posteriormente hacia nuestra zona de baño,…
en ese lugar siempre disfrutamos como críos
con algas nos embadurnamos pues dice la leyenda que dan suficiencia !!

Algunas unidades del grupo siguen trotando camino de la Serragrossa, otros al avituallamiento
y otros se quedan en las rocas del lugar !!

Toca retirada hacia nuestro lugar de salida,…
el calor aprieta y buscamos la sombra,
despedimos a los que por el camino van quedando
y a eso de las 10:15 de la mañana llegamos a nuestro lugar de partida,…
comenzando cada uno su particular domingo familiar
y así es nuestra clásica dominical.

Feliz semana

Este es el recorrido y el perfil registrado con un Garmin Forerunner 210. Las marcas aparecen cada dos kilómetros.

[Puedes descargar este track en formato GPX y KMZ]

Punto de encuentro – Cruce de Cuatro Caminos – Playa Muchavista – Playa San Juan – Avenida de Niza – Por la costa del Cabo de las Huertas – Lugar del baño – Centro Venecia – Avda. Miriam Blasco – Avda. Vicente Hipólito – Avda. Félix Candela – Hospital de San Juan – Benimagrell – San Juan Pueblo – Punto de encuentro

Carros De Aigua (13-Agosto-2011)

El Viernes 12 a las 18.00 h pasaba por Petrer a recogerme Antoñito con el furgón hasta arriba de paquetes para entregar en la central de Fedex en Valencia. Cargamos el equipaje en los pocos huecos que quedaban y hacia allá nos encaminamos a hacer puntual entrega de la carga y desde allí poner rumbo a Pirineos.

Llegamos al embalse de Cavallers a las 4 de la madrugada y allí mismo montamos el hotel en el cajón del furgón donde antes había decenas paquetes. Tras 4 horas de descanso nos pusimos en camino hacia el punto de partida de la ruta, el refugio Ventosa i Clavell. Nos llevó algo más de dos horas llegar allí, que hubieran sido 3 horas de no ser por 2 guardias civiles de montaña que tuvieron a bien apretar el ritmo para darnos caza y Antonio, que por deportividad o por costumbre de sus años jóvenes, intentó huir de la persecución de la Benemérita imponiendo un infernal ritmo de subida que no impidió que nos alcanzaran. No obstante finalmente llegamos juntos al refugio desde donde nos encaminamos al siguiente refugio (D’Estany Llong).

Haz click en la foto para ver el álbum completo

Era la etapa más dura y vaya si lo fue, nos esperaba una subida de bloques de granito y fuerte pendiente y una bajada del mismo estilo. Llegamos cansados al refugio para ver que lo peor del día no había sido la subida sino el barbudo del refugio d’Estany Llong que olvidando el porqué le pagan para trabajar en un refugio, nos dijo que no tenía camas, ni sitio en el comedor para dormir en el suelo y que, en pocas palabras, nos buscásemos la vida, no sin antes recordarnos que en el parque nacional estaba prohibido vivaquear. Una gran acogida a dos montañeros en una tarde de lluvia, esperemos que en el futuro recuerden a la gente que trabaja en estos refugios que al montañero nunca se le deja tirado.

Viéndonos en la calle y con las nubes amenazando lluvia buscamos refugio en una leñera, donde construimos un pequeño pesebre donde pudimos pasar la noche y descansar con más comodidades de las que en principio esperábamos. Nos planteamos no continuar la ruta ante la perspectiva de encontrar más barbudos que nos dejasen tirados para dormir al raso, pero en el último momento decidimos seguir con todas las consecuencias.

Nos encaminamos al siguiente refugio, esta vez por sendas mucho más transitables que las del día anterior y llegamos al refugio de Mallafré desde donde salimos hacia el refugio de Amitges. Por error habíamos equivocado el camino y nos habíamos saltado 2 refugios, lo cual nos vino bien ya que a mi las fuerzas no me estaban acompañando y nuestro ritmo no era el indicado para hacer la ruta completa.

Llegamos finalmente al refugio de Colomers después de aguantar durante casi una hora un auténtico aguacero. Afortunadamente encontramos buena gente en este refugio que nos consiguieron dos camas y nos sirvieron una buena cena caliente que nos devolvió fuerzas y renovó nuestro espíritu. Nos acostamos en nuestras camas, dispuestos a descansar sobre un mullido colchón, pero una hora después llego un auténtico campeón de ronquidos que nos deleitó con sus diferentes registros. Ante semejante escándalo roncador yo opté por irme al salón del refugio a dormir en el suelo y Antonio hizo acto de valentía y aguantó bregando con el roncador.

Al día siguiente pusimos rumbo al refugio de la Restanca, nos encontrábamos bien de ánimo y forma y el camino se hizo muy ameno, como no podía ser de otra forma teniendo a Antoñito de compañero. De la Restanca fuimos a Ventosa y de allí al coche, hicimos el recorrido a buen ritmo y bajamos corriendo…

El paisaje fenomenal, la experiencia aún mejor…

Todo el Cabeçó para nosotros

Haz click en la foto para ver el álbum completo

El encuentro estaba fijado para el domingo a una de esa horas que no sabes sin son realmente las de un sábado trasnochado o si es un domingo que no se decide a despertarse. Jesús, Juanma, Eduardo y yo, sin saber si saludarnos con un buenos días o un buenas noches, nos dimos cita en el punto de encuentro de los A tó trapo en San Juan. Faltaba uno, sin embargo, y como no hay quinto malo, ése sería Edu que se reuniría con nosotros en Busot, a los pies del Cabeçó.

Haz click en la foto para ver el otro álbum

Cinco éramos y a las 5 en punto comenzábamos la subida hasta lo más alto de esta montaña, con la idea de ver amanecer desde allí. Como Eduardo y yo éramos turistas por estas rocas, Jesús iba sin pinza y las Perseidas sobre nuestras cabezas marcaban trayectorias erráticas, sólo contábamos con Juanma y Edu que con sendos GPS’s nos indicaban el camino. La salida oficial del sol tendría lugar a las 7:13 de la mañana, siempre según los Garmin. Íbamos bien de tiempo y coronamos el Cabeçó bastante antes. Una vez allí, nuestros ojos se deleitaron con las luces del paisaje a nuestros pies. Las artificiales, de las ciudades y pueblos aún durmientes, se mezclaban con los fulgores naranjas de un domingo que se despereza lentamente desde detrás del Puig Campana y la sierra de Aitana.

Era la señal que esperábamos. Volvimos a ajustarnos los frontales, ahora ya por poco tiempo, y continuamos nuestro trote. Nos sentíamos tan vitales como las liebres del camino y ligeros como las perdices y palomas que alzaban el vuelo a nuestro paso. En poco más de 4 horas y media rodeamos el macizo del Cabeçó. ¿La guinda del pastel? La bajada final por la pedrera, ideal para que Edu pusiera a prueba las zapas que estrenaba ese día.

Ya casi de vuelta en los coches, Pili, que ha llegado corriendo desde Mutxamel, se reúne con nosotros para compartir con nosotros más risas y cerveza. En definitiva, una mañana estupenda, circular en su recorrido y redonda en su cometido. ¡Para repetir!

[Puedes descargar este track en formato GPX y KMZ]

Este es el recorrido y el perfil registrado con un Garmin Oregon 400t. Las marcas aparecen cada tres kilómetros.
Para ver el mapa a pantalla completa, haz clic en la lupa roja del margen izquierdo.

El perfil está dibujado con el programa Perfils. Haz clic sobre la imagen para ampliarlo.

XX Cross del Amanecer – El Campello (14-Agosto-2011)

La carrera empezaba a las ocho. Una edición especial, ya que se trataba del vigésimo aniversario de la prueba a la que A TO TRAPO no podía faltar. Los defensores del orgullo “atotrapero” en esta oportunidad éramos Rafael, Juan Carlos de Cabo y Juan Enrique, un servidor.

Haz click en la foto para ver el álbum completo

La mañana pintaba bien, las siete en punto y salgo de casa. El clima típico de un Domingo de Agosto, calor pero moderado. La recogida de dorsales era a partir de las siete en el colegio Salesianos de Campello y apenas diez minutos después ya estaba yo allí para poder disfrutar de cada detalle de cuanto acontecía, ya que corría en casa. Zona de aparcamiento, recogida de dorsales, duchas y aseos en el colegio, bien organizado todo, aprovechando la experiencia en estos actos del Grupo Brotons. Cuatrocientos participantes.

Cuando todo parecía perfecto sucede lo de siempre, llega alguien y…..¡ DIOS, ME HE DEJADO EL CHIP EN CASA!….tras estirar y haber calentado algo, corro como un rayo al coche, llego a casa y vuelvo al rincón de la Zofra en menos que canta un gallo, con el tiempo justo de ver a Juan Carlos y Rafa antes de la salida.

El recorrido eran siete kilómetros por la arena de la playa Muchavista, desde el Rincón de La Zofra hasta el final del término municipal y vuelta al origen. Nada que destacar del mismo, salvo la gran cantidad de algas que nos encontramos al principio y que nos obligó a correr por el agua nada más empezar para poder adelantar y tener una posición en la que no te molestasen los corredores más lentos, por otro lado, tras alcanzar el ecuador de la carrera un tramo de unos doscientos metros de arena alejados de la orilla que hacía que las zancadas costasen algo más.

El resultado no pudo ser mejor para mí, ya que por vez primera …..y no sé si será posible repetirlo, subí al podio, aunque sólo fuese por ser subcampeón absoluto local y también recibí trofeo por acabar quinto en la categoría de veteranos A. Increíble ….ESTOY HECHO UN MÁQUINA!!!!!!!!!!!!!! y eso que venía sin apenas haber entrenado y me voy con dos copas de más a casa. Juan Carlos, que tampoco ha entrenado apenas y que sabía que no estaba para forzar mucho, hizo una posición fantástica (que ya me pillará un día de esos que dice VOY A TOPE y me pondrá en mi sitio) y Rafa nos comentó al acabar que también le fue bastante bien.

Por cierto, los obsequios bastante bien, los paso a enumerar: Camiseta conmemorativa, gorra, bolsa portazapatillas, 3 latas de bebida energética y un botellín de agua, así como trofeo por participar (el típico chiquitín). Nada mal.

Saludos, Juan Enrique.

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Juan Enrique VETERANOS A 0:28:31 38 5
Juan Carlos VETERANOS B 0:30:27 78 17
Rafa S. VETERANOS C 0:39:27 283 40