118th Boston Marathon (21-Abril-2014)

Boston run as one … Boston Strong

El año pasado cuando explotaron las bombas en el maratón de Boston, supongo que a muchos de vosotros os paso lo mismo que a mí, algo dentro de nosotros se rompió… a mi cabeza venía la pregunta ¿Por qué? Para mí un maratón es un momento donde no hay diferencias, es verdad que unos/as corren más que otros, unos salen antes y otros después, pero todos somos iguales, da igual en que trabajes, del color que seas, tus creencias… todo es lo mismo, todos nos ponemos en la línea de salida con la misma ilusión, llegar a meta y que nos cuelguen la medalla… así que por qué en un ambiente donde he visto muchos gestos de solidaridad y de amistad, donde no se fomenta el anti (que por desgracia tan de moda esta), alguien tiene que enturbiar el momento arrebatando la vida y las ilusiones de tantas personas….

Yo tenía en mi agenda que iba a Boston el 2014, y con los acontecimientos con más ganas, a veces hay que plantarse ante determinadas personas y decirles o demostrarles, conmigo no vas a poder…

Bueno tras muchos meses desde que saqué el dorsal, por fin llego el día de ponerse en camino hacia Boston… por una de esas cosillas de Iberia un poco más pronto de lo normal, pues me toco viajar miércoles en vez de viernes, pero lo bueno es que tocó una parada en Madrid por lo que pude compartir una tarde/noche con Laura (y ver a Elian y a Aauri). Ya el miércoles en el aeropuerto coincidí con Tomás y Carmen y conocí a una pareja genial de Vigo, Fer y Mónica… así que cargados de ilusión llegamos a Boston… y ahí te das cuenta que este año esta carrera no va a ser una carrera más… en el ambiente se respira que lo que pasó el año anterior ha marcado mucho a la ciudad, y como pensé el día del maratón, les hizo mucho más fuertes, de ahí el lema de todos sitios BOSTON STRONG.

Bueno pues como ya estaba allí y era miércoles tocaba hacer algo que antes de correr un maratón no lo aconsejo, pero soy consciente que eso de “consejos vendo que para mí no tengo» se me aplica con todo en mayúsculas, así que a hacer turismo y del mío o sea 12 horas diarias andando para recorrer todos los recovecos de la ciudad…

Boston es una ciudad importante primero por ser una de las ciudades desde donde se impulsó la independencia de EEUU además por ser la primera ciudad de EEUU abolicionista de la esclavitud… así que aunque a mi las cosas relativas a la guerra no es que me apasionen, visitar el Freedom Trail (sólo hay que seguir la línea roja), o el Black Heritage Trail (por Beacon Hill una maravilla) es sumergirse en una ciudad espectacular, que tiene muchísimo que ofrecer…

En la visita turística te das cuenta que aunque quedan 5 días para el maratón toda la ciudad está implicada; en el museo de ciencias el dinosaurio lleva dorsal, en las calles se ven maceteros con flores amarillas y palabras de ánimo, en los centros comerciales carteles, en el parque Common hay unas pancartas de personas que apoyan a que no se tenga miedo ante los actos del año pasado… hasta Samuel Adams, una cerveza de Boston, ha hecho una que se llama 26,2, y yo como iba de turista total y aunque no me gustaba mucho la serie, la fui a probar a Cheers, debo reconocer que yo pensaba que, al ser del maratón, sería sin alcohol y craso error 😉

Bueno y eso, turista con visita al Quincy Marquet (a comer langosta recomendado por Demo), al Acuario, a Salem, a correr y pasear por el Charles River, vamos a todo… Me dije que este maratón lo iba a hacer todo y eso hice… excepto subir el Bunker Hill Monument que me dijo la chica que eran 294 escalones y antes del maratón no era recomendable (quedé con ella el martes y subí 😉 )

El viernes me acerco a la línea de salida que está totalmente cerrada a los peatones, y en la iglesia hay unas señoras repartiendo bufandas. Las bombas las pusieron muy cerca de una iglesia católica, e hicieron como un llamamiento para que se tejieran bufandas de los colores azul y amarillo, que representan a Boston… ufff nudo en el estómago, al ver la zona donde hizo explosión la primera bomba…

El viernes también tocó la feria del corredor… mi primera impresión ufff cuanta gente, con lo del año pasado es que ha habido un aumento considerable de participantes (y de la seguridad 🙁 )… Bueno, para el que no lo sepa Boston dicen es el maratón más rápido del mundo porque para inscribirse hace falta un marca mínima, y este año aumentó además bastante el nivel… En el maratón de Boston todo el mundo sale desde el mismo sitio pero no a la misma hora, hay 4 salidas diferentes 10, 10:25, 11 y 11:25 y atendiendo a que salida te toca te dan un dorsal de un color u otro… Recojo el dorsal, el 7717, y al recogerlo una señora me dice ufff tú eres de la élite y yo si  vaya élite y me dice sí, si llevas color rojo es que corres de verdad (a mí es que esta tonta me da la risa, ¿que es correr de verdad?, no corremos todos de verdad, unos más rápido otros más lento pero de verdad todos ¿no?)…

Con el dorsal, a dar una vuelta por la feria que como las carreras que he corrido en EEUU está bastante bien, con bastantes cosas… y bueno en Boston de casi obligado cumplimiento el comprarse la chaqueta, aunque vaya mala suerte hemos tenido este año con el color… Por la mañana había ido a rodar un rato, pero por la tarde Nike organizaba una salida en grupo y me apunté (y suerte porque conocí a una pareja encantadora Danny y Erica) tras el entreno un sándwich exquisito con patatas fritas (eso de las patatas fritas tras correr no lo entendí muy bien), una charla de personas que estuvieron el año anterior en la línea de meta, personas afectadas de una manera u otra, que iban a correr este año aunque fuera la última milla…

El domingo salgo a rodar un rato y conozco en el ascensor a Bill una persona encantadora, me dice que va conmigo y me doy cuenta como cambian las cosas de unos países a otros… ahí la gente no pregunta que marca tienes, sino cuantos maratones llevas… el lleva corriendo dos años y lleva 12, por la tarde conozco a una chica que lleva 45 en 3 años… y luego me dicen a mí jajajaja… bueno pues en la salida al parque te das cuenta que lo de la seguridad es de verdad en exceso, aunque por fin dejan llegar a la zona de llegada, han puesto inhibidores porque a ninguno nos funciona el GPS… pero bueno… Y otro momento de llorar, ver el pequeño memorial a las víctimas del año pasado y la línea de llegada en Boyston St.

Ese día me porto bien y solo doy una pequeña vuelta pues a las 6:30 tengo la cena de la pasta… con 36.000 personas todo debe de estar perfectamente organizado, así que con una cola que yo pensaba sería eterna pero solo duró 40’ y con el regalo de conocer a otra persona maravillosa, Potter, que había estado el año pasado, con lo que la cena de la pasta es de lo más agradable… hay de todo (yo cerveza ya no repito por mucho 26,2 que sea) y a la salida sorpresa de una bolsa de chocolates Lindt (ya en la tienda Lindt nada más entrar me regalaron una bolsa llena, se ve que tengo cara de pasar hambre jajaja), Hersey, Toblerone, unos bollitos estupendos… vamos que genial… y ale a dormir que mañana con eso de dorsal rojo toca coger muy pronto el bus hacia Hopkinton, donde se da la salida…

Había quedado a las 6:40 con Fer en vernos en la plaza, pero hay un desfile de personas (con eso de que no hay guardarropa, parecemos un paseo de medio zombis) y por desgracia no lo veo 🙁 … así que sola para la salida, donde hay instaladas una serie de carpas con agua, té, aseos, bollitos del Dunking Donuts… vamos que la espera tampoco se hace tan pesada… A las 9.30 nos dicen que hay que ir para los corrales, sin prisas pero sin pausas  todo el mundo va hacía su sitio, himno americano, minuto de silencio, yo conozco a Antonio un español que el año que viene seguro que la hará porque este año, 3 semanas antes se lesionó y sólo va a salir… y 5’ tras el disparo nos ponemos a correr, y con la cantidad de personas que hay se puede correr en todo momento… y aquí empieza la carrera…

Todo el mundo dice que Boston es favorable, pues sí pero con un pero muy grande. Acepto que la salida está más alta que la llegada por lo que en conjunto bajas más que subes, pero es un rompepiernas total, bajas, subes, vuelves a subir… vamos que lo que menos me gusta, porque no tengo ni idea a que ritmo se puede ir… pero aunque mi idea era hacer 3:15 (la marca que yo en mis sueños quise hacer en maratón y aunque ya la he hecho me hacía ilusión hacerlo, al ver el circuito dije ufff como si sale 3:30, a disfrutar…) me digo que no lo voy a pasar mal, que ésta es para disfrutar…

Una vez que he bajado los tiempos del relojito, veo que el primer km salió demasiado rápido (4:03) y eso que yo pensaba que iba lenta… es un continuo pasillo de personas animando, con sus camisetas y pancartas de Boston Strong y Boston run as one, dando gracias por haber ido a correr… todo ello hace que en el km 5 vaya llorando como una idiota y pensando así no se puede correr un maratón. Km 5-6 pasamos por Ashland, y lo mismo una marea de personas animando, así que la congoja me dura hasta el km 10, donde se pasa por Framighan (que bien Adidas con sus hitos poniendo los nombres de las zonas que pasamos), y ahí en el km 10 empiezan los “problemillas” llevo el cuádriceps derecho tocado, yo pienso que es por la sesión turística que me he metido, así que dejo de mirar reloj y sólo me fijo en la cantidad de personas que me van adelantando (impresión que llevo todo el rato, y que tras ver los resultados fue justo lo contrario).

Del 14 al 15 pasamos por una especie de embalse precioso, y luego por la zona de Natick, hay avituallamiento cada milla, primero a un lado y cuando se acaba al otro, vamos que perfecto… y poco a poco ya estamos en el km 20, y este km se anuncia mucho antes, pues de repente se empieza a escuchar como una marabunta, cientos (quizás miles) de personas gritando, y no tengo ni idea de que hay más adelante… bueno pues lo que hay más adelante son las chicas del Wellesley College, que te lo pueden contar, pero como no lo vivas no sabes que es… gritos pero sobre todo caras súper amables de risas y carteles de ánimos de Kiss me, Kiss me, incluso alguno de que pone “Women too” jajaja, así que de repente ya estamos en la media, y ahí va un pensamiento muy fuerte para mi amigo Antonio, que se que va a salir adelante, que es fuerte y que como en este momento hay que mirar con optimismo la segunda mitad, pero que llegar llegamos…

Y otra cosa, madre mía que rápido voy y eso que voy tocada, 1:36 no era lo que quería hacer sino 1:37, así que en el primer aseo me paro y aprovecho 😉 … y desde ahí sé que viene la zona dura de la carrera, hay que llegar como sea, y pasar la famosa Heartbreak Hill, que dicen que esta entre la milla 20 y 21, pero como me aviso Potter, empieza en la 17 subiendo unas cuatro cuestas… y aquí es, no sé por qué, donde me vengo arriba, tengo dolor de cuádriceps sí, pero de repente en el ipod cuando empieza a sonar el grupo favorito de mi sobrina Aurora con su Heartbreaker, y digo esto es por algo, así que aprieto los dientes y a subir… regulando el ritmo para arriba, y como siempre muchísima gente animando (pasamos Newton) que hacen que la cuesta sea menos cuesta, hasta que llegas al cartel “The Heartbreak is over” y pienso en Potter como le dije ;). Pues ya está hecho, sé que voy a llegar y a partir de ahora solo toca regular porque por una de mis chorradas quiero llegar muy bien a la última milla, para dedicársela a todos los que están/estáis detrás empujando pase lo que pase.

En el 34 pasamos otra zona de chicas con carteles, el Boston College, pero no es lo mismo que el anterior, aunque también animan de lo lindo. Más o menos el km 38 es la zona de Brookline y ya no nos queda nada, el cuádriceps dice que esta ahí, pero yo le digo que aguante que luego lo dejaré descansar 🙂 …

Y así llegamos a la milla 25, solo queda 1,2 y miro el reloj y veo que tampoco voy tan mal, que si no bajo el ritmo e incluso lo aumento como pensaba saldrá el 3:15, así que hacia la meta, a conseguir la medalla del Unicornio, que sé que le gustan a Eugenia, en la curva de la milla 26, había quedado con Mónica que si ella se podía quedar (su marido debía de ir muyyy por delante) la veía, pero yo no la ví y pensé que estaría ya con Fer, pero ella sí me vio y me hizo un par de foticos (muchas gracias).

Y de ahí casi volando para la llegada, disfrutando del “paseo de honor”, y con un dedicatoria para Javi, que en este momento le han privado de esto de correr, pero que sé que volverá como yo lo hice, eso si con el chip cambiado… Es una llegada espectacular, y creo que este año más.

En la llegada nos colocan la capa espacial, dicen que será objeto de venta en eBay, yo desde luego no la vendo jaja, la medalla y con ello para el hotel, que tras la ducha toca ir a ver a los demás, aunque esta bastante difícil el llegar, bueno a la línea de meta imposible… pero por lo menos a ver el ambiente que se respira antes de la llegada.

Y por la noche a la prefiesta donde aparte de darte de comer y beber, dejan entrar al campo y los Red Socks para hacerse la foto con los trofeos de este equipo, que a mí no me dice nada, pero que para los americanos parece que sí que es importante y luego a la fiesta de entrega de premios, donde conozco a ora pareja encantadora Nico y Carolina, que además son amigos de amigos, vamos que el mundo es un pañuelo, y cada vez estoy más convencida, que el mundillo de las carreras esta lleno de muy muy buena gente.

Al día siguiente, tengo rotura de fibras fijo, pues el cuádriceps me duele solo con tocarlo.

Quedamos Tomás, Fer y yo a ver que tal ha ido, y para ellos no fue como debía de ir, a Fer lo tuve que adelantar en algún momento pero ni me dí cuenta… bueno en otra ocasión saldrá la marca que valéis, que carreras hay muchas.

El martes ya el último día fui a ver la exposición que había sobre los atentados en la biblioteca y me quedé con esta imagen… y la que hay fuera de la biblioteca donde te das cuenta que el maratón de Boston no es uno más sino es algo importante para la ciudad y este año más.

Luego ya viaje a New York donde quedar con un amigo que hace tiempo que no ves, es lo mejor que puede pasarte, gracias Alex por tu hospitalidad y sobre todo tu amistad, y de paso visitar Washington que me ha encantado y ya tengo apuntada la fecha de su maratón porque esa ciudad se merece visitarla con calma. Y en Washington haciendo el mono con un momento Rocky en las escaleras del monumento a Lincoln, me di cuenta lo que es el maratón de Boston, un señor me paró a darme la enhorabuena (estaba cayendo un diluvio y llevaba la chaqueta) y me dijo que era su sueño el correr esa carrera, que 7’ le faltaban pero que iba a intentarlo…) espero que lo logre.

Y aunque me ha salido un tocho muy largo me vais a perdonar pero esta vez tengo que dar las gracias a mucha gente que hace que esto sea divertido, que hace que sea como soy… Ante todo gracias a mi madre y mi familia, la conversación con Aurora antes del maratón fue genial para los ánimos, soy como soy por ellos… Gracias infinitas a José Luis que tiene una paciencia infinita, y ya no se asusta si le digo «voy a correr el maratón de…» A mis amigos y muchos de ellos compañeros de correrías que se que puedo contar con ellos por muy lejos que estén, Lita, Viky, Aless, compañeros de AToTrapo: Juanma (millón de gracias porque me aguantas lo indecible), Jesús, Martina, Tomás, Jorge, Fernando, Juan Enrique, Juan Carlos, Nacho, Manolo…, y personas que voy conociendo y que me demuestran lo que siempre he pensado, que en el mundo hay más personas buenas que malas: Antonio, Idoia, Raquel, David, Alex, Lola, Nacho, Bienve, Laura, Robert, Javi, Mª Jesús, Silvia, Verena, Juan Carlos, Jimmy… el leer comentarios de tantas personas importantes para mí en el Facebook es la mejor medicina que se puede tener, gracias… Mi fisio Noe, que está vez tuvo que poner todo su ingenio para arreglar lo que ya empieza a estar bastante estropeado, o Fran mi podólogo que obró la magia de que volviera a correr disfrutando.

Mis compis del foro que saben,casi todos 😉 , lo que es correr un maratón, Antonio y Javi (que saldrán de estos momentos malos), Mario (gracias por los mensajes), Duquito, Jaime, Javi, Mary, Eduardo, Cascayo, Sergio, Moncho, Alejandro, Beto, Jesús, Lobo, Volcan, Juanjo…

Y luego a mis compis/amigos de trabajo que aunque no saben lo que es correr un maratón, si que me aguantan con mis correrías por el mundo… Leticia, Natalia, Mónica, Oto (que espero que sepas lo que es un maratón en breve 😉 ), Maribel (que alegría me lleve el primer día de curro al verte), Jose, Juampe, Liana, Demo (gracias por tus sugerencias en Boston), Damián, Isa, Juanjo, María, Antonio, Mariela, Liberto, Suni, Mª José…

Bueno y si me olvidado a alguien perdonar, pero sé que estáis y por eso millón de gracias.

En Boston me he dado cuenta que podemos hacer lo que nos propongamos, solo hay que no desistir en el intento, que este mundo esta lleno de buenas personas, que sé que soy demasiado propensa a decir lo que pienso o siento, pero que soy así, y supongo que a estas alturas no voy a cambiar.. así que gracias a todos/as por aguantarme.

Enlace al álbum con todas las fotos

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Pili 45 F 3:15:28 5383 31

7 pensamientos en “118th Boston Marathon (21-Abril-2014)

  1. Pili, ¡qué crónica más chula!, divertida, emotiva, … vaya viaje que te has pegado y que pedazo maratón. Me quedo con el «avituallamiento» del Welellesley College 😉 y me has matado con las fotos del Museo del Espacio, ainns. Besos.

  2. Viaje, maraton incluida para NO olvidar y por cierto, la foto con la capa pa enmarcar 😉 , felicidades.

  3. Enhorabuena amiga , eres mi espejo en este deporte y comparto gustos como que lo que más se disfruta en el correr es la Maraton . Ganas tengo de poder hacer una a tu lado

  4. ¡Que grande eres Pili! ¡¡¡ Tienes el corazón más grande del Mundo Mundial!!!

  5. Grande, Grande, Grande y 100 veces Grande, como atleta y sobre todo como persona, gracias por dejarnos compartir estos trocitos de VIDA.

  6. Tus cronicas siempre son una maravilla, pero esta aún mas, si cabe. Nos haces participar en tus carreras y viajes, nos animas a superarnos y nos ayudas a conseguir nuestras propias metas mas humildes. Gracias por compartir siempre tan generosamente.

Los comentarios están cerrados.