I Maratón Comarca de l’Alacantí (22-Junio-2020)

Año 2020. Año histórico para la humanidad. Desde la II Guerra Mundial a nivel global, desde la Guerra Civil en España y otras tantas repartidas por el planeta, las personas no habíamos experimentado la obligación de ser privados de la libertad. La pandemia causada por el virus denominado Covid-19, ha obligado a las autoridades sanitarias a confinar a las personas en sus casas, a prohibir relacionarse de forma física. Seguimos en plena batalla y seguiremos hasta que no se encuentre una vacuna. No hay que olvidarlo, todavía corremos el riesgo de que nos vuelvan a recluir.

Con estos precedentes, durante la encarcelación en casa decidí a nivel personal cuidar la alimentación y hacer el ejercicio que fuera posible. Los amigos David Gil y Borja García ayudaron y mucho, al inventarse una quedada por videoconferencia todos los domingos que llamaron Ultra Coronavirus. Así, pasamos los peores momentos, con la felicidad de ver a la “otra” familia, la de A To Trapo. De paso, manteníamos la forma. Cuando nos dejaron salir de nuevo a correr como gacelas o tortugas, lo hicimos. Pude comprobar que mi forma era como antes del confinamiento o quizás mejor. Y, como esta vida se disfruta llenándola de retos para vivir el camino, empecé a ubicarlos en el calendario conforme mi estado físico lo pedía.

El pasado 24 de mayo, hice una media maratón por Playa San Juan en 1h31’10” mi MMP. ¿Qué era lo siguiente? Pues un maratón por libre. ¿Por qué? Por muchos motivos. El primero, celebrar que ya no estamos en Estado de Alarma. Que las personas pueden desplazarse libremente en todo el país para hacer lo que les plazca, siempre con responsabilidad, manteniendo la distancia de 1,5m o con mascarilla en su defecto para mantener al bicho a raya. La segunda, consecuencia de la primera, porque cabe la posibilidad de que vuelva a ponerse feo el asunto y nos vuelvan a confinar sin salir a hacer lo que más nos gusta, correr. La tercera, porque es muy probable que este año 2020 ya no se celebre ningún evento organizado en el que podamos celebrar la fiesta del running, y si lo hay, será muy descafeinado. Y la última, como he dicho antes, porque me sentía preparado. Además de todo esto, coincidían hoy 22 de junio, dos efemérides para mí. 100 días seguidos desde la declaración del Estado de Alarma. 100 días seguidos compartiendo amaneceres distintos cada día para que aquellos que no podían vivirlo (hoy ya puede toda España), tuvieran su rincón de esperanza que es lo que se siente al verlo. Y por otro lado, ¡Son Fogueres! Todos los años que he podido desde el año que empecé a correr en 2013 he hecho una ruta recorriendo al trote las mejores Hogueras de Alicante y este año que no podemos disfrutar la fiesta, había que hacer algo especial.

En cuanto al recorrido, le di varias vueltas, pero me decidí por uno que uniera los 5 municipios más cercanos de la comarca de l’Alacantí. Durante muchos días no podíamos ni salir del municipio en el que residimos. Los 5 ayuntamientos e iglesias principales. Nuestra maestra Pili Isidro, me decía este fin de semana comentando los preparativos, que ella había hecho algo parecido y lo llamaba el Hobbit (por eso de recorrer la comarca). Una mención especial hacia ella. Siempre aprendemos mucho de la mejor. No porque corra rápido y tenga muchos podios en su haber, sino porque siempre está ahí para ayudar. Incluso madrugó para darme la salida en nuestra querida estatua de los abuelos. Una rabia no coincidir en hora por 5 minutos. Pero yo la he llevado en la mente durante la carrera. Salida y llegada desde mi casa, aunque como si fuera desde los abuelos situados a sólo 1,5km. Recorrido primero en subida desde Alicante a San Vicente y luego siempre tendiendo hacia abajo hasta El Campello y al punto de origen. También, pasé por nuestro punto de encuentro. Adjunto el vídeo.

La idea no era hacer tiempo, sino disfrutar del camino. Parar lo que hiciera falta, a desayunar, hacer fotos o saludar a un amigo, al estilo de nuestro Máster “El Presi” Jesús Jurado. Planificado estaba visitar a mi tía en San Vicente, el familiar al que más quiero de los que me quedan por parte de mi padre. Por el camino, saludé a conocidos y casi en meta al amigo Sergio García con su hija. Y así, sin darme cuenta, paré el crono en 3h46′. Relajado, sin tener que recuperar prácticamente. Para muestra, cuando afronté los 7 últimos kilómetros del paseo de Playa San Juan el reloj marcaba unos segundos por encima de las 3 horas, las fuerzas acompañaban para rodar a 5’15” sin esfuerzo, pero decidí que no merecía la pena acelerar para intentar acercarme a mi MMP, no era el día. Me puse a disfrutar del sol y la playa hasta el final.

Ahora os invito a plantear nuevos retos. La vida es más divertida así.

VI Ultra Coronavirus – Santa Faz (23-Abril-2020)

Seguimos sumando días al confinamiento y seguimos siendo cada día una familia más grande y más unida en A To Trapo.

La iniciativa que impulsaron los amigos Borja y David se ha convertido en algo tan importante para cada uno de nosotros durante la cuarentena que, al menos el que suscribe, necesita el evento para poder sentirse libre durante unas horas cada domingo por la mañana. Es como si, al ver a los compañeros, al ver sus casas, jardines y fotos, te sintieras teletransportado y disfrutando con él o ella en ese otro lugar. Como además somos tan hospitalarios y campechanos, nos sentimos animados a romper la barrera física que nos han impuesto, corriendo al lado del compañero, como cuando vamos por el paseo de la playa o las sendas de la montaña. He escuchado a varios especialistas asegurar que una de las actividades que más nos están ayudando en esta situación es el compartir experiencias en encuentros grupales online. Pues probablemente sí, el sentimiento de pertenencia o grupo nos ayuda más de lo que pensamos.

Precisamente esa forma de ser que tenemos en nuestra familia, tan abierta y alegre, nos lleva a montar representaciones casi teatrales como las de este jueves. Que es Santa Faz, pues montamos la Peregrina desde casa. Pero no, conectando y saludando y cada uno a lo suyo, no. Aquí todos ponen su granito de arena. Los artistas diseñadores de los dorsales, los carteles o las composiciones de fotos y vídeos después de meta. La preparación de la logística en la inscripción o en las donaciones a la Cruz Roja. Y muchas cosas más.

Pero esta vez nos hemos superado. Ataviados para la ocasión con blusón y pañuelos, con las cañas, los rollitos, la mistela y la música. El saludo al sol del presi, siempre motivador y que se añora realizar sobre la arena de la playa. Hasta tuvimos una pedazo de speaker que nos dedicó la salida. Gracias BigMike. Los brindis, las risas, el buen rollo. Yo me monté hasta mi pequeño santuario y me vi situado delante del monasterio con su fachada resplandeciente, esa que tantas veces he visitado y donde ruego, casi cada domingo, para que los seres queridos que tenemos allá arriba, cuiden de los que quedamos aquí bajo. Los que somos alicantinos o romeros de las poblaciones limítrofes creo que hemos vivido una auténtica jornada de Santa Faz. Día grande e importante para muchos de nosotros.

Ah, se me olvidaba, además de toda esta fiesta, hicimos algo de actividad física. Unos más que otros, como siempre.

Por último, pertimitidle a un alicantino importado de Sant Vicent, que alce la copa de mistela y brinde por todos nosotros al grito que merece la ocasión.

VIVA ALACANT Y VIVA A TO TRAPO!!!

VIVA LA SANTA FAZ!!!

Trail de Primavera – Confrides (18-Mayo-2019)

Repito por segundo año consecutivo el Trail de Primavera de Confrides organizado por nuestro compañero Josemi. Para él la enhorabuena se queda corta, creo que todos estamos de acuerdo en darle un 10 a la organización. Enhorabuena, sois muy grandes y todo salió perfecto.

El recorrido ya lo conocéis, viendo la foto de grupo antes de la salida entendemos que éste se ha convertido en la prueba de montaña con más participantes de A To Trapo. Según los expertos de nuestro equipo, una de las más bonitas y más duras de nuestra provincia con 2700m de desnivel positivo en 43km.

Enhorabuena a todos: a Borja por su tiempazo. A los cracks del grupo por conseguir sus objetivos (David, Elías, Sergio, Ángel, Jaime… a todos), por cierto, el crack de Jaime consagra su escalada y abandona definitivamente el escuadrón tortuga para engancharse a la élite. Y enhorabuena a todos los que conseguimos acabar, incluidos los debutantes en un maratón de montaña, Tomás y Juan Punzano, está ya no os la cuentan. Y bueno, lo del presi no tiene nombre, parece que la vida y el tiempo le pida permiso para moverse cuando Jesús diga. Él a su aire, para, disfruta de la vida, y cuando quiere llega a meta a pocos minutos del tiempo límite. El puto amo.

Personalmente, contento por haber acabado otro año en media hora menos que el año pasado, aunque volví a sufrir mucho esta vez en la última subida a la Mallada del Llop. Esta vez no fue mi cabeza, sino mis piernas las que decían que no podían ir más deprisa, pero el amigo Gosa repitió el gesto del año pasado conmigo (para mí este hombre se merece un monumento por su demostración de compañerismo). Dese el principio de la última subida, no podía seguir ni el ritmo de mis compañeros del autobús de cola. Poco a poco se alejaban, pero yo tenía decidido llegar aunque fuera a tirones y, cuando todavía faltaban 600m de desnivel positivo para llegar arriba, de repente, allí estaba Gosa esperándome para ayudarme, para tirar de mí. Y sus consejos me dieron otra lección “mejor caminar todo lo despacio que uno necesite pero no parar, porque si paras, luego cansa más volver a arrancar”. Y así, a paso de caracol más que de tortuga llegué a la cima. Acordé con Gosa que me sacara ventaja en el último tramo de subida, puesto que físicamente yo no tenía ningún problema y en la bajada les alcanzaría. Y así fue, a pesar del granizo (que nos acompañó en las bajadas de El Plá de la Casa y de la Mallada), del barro y de las inclemencias del tiempo, disfruté bajando todo lo rápido que pude por la pedrera haciendo escalón y por el zigzag y en el siguiente avituallamiento alcancé a todo el escuadrón tortuga. Y así todos juntos hasta meta con barro hasta en los dientes.

Pues eso, mi enhorabuena a todos por sus tiempos, por disfrutar de la fantástica carrera y recorrido y a nuestro amigo Josemi y la organización por hacerlo posible con un trabajo de matrícula de honor.

¡Hasta la próxima!

José Antonio

43k, Serrella

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Borja SEN-M 5:45:22 35 15
Marc SEN-M 6:24:36 80 33
Sergio VETERANO 6:28:52 85 35
Elías VETERANO 6:46:42 109 47
David VETERANO 6:46:44 110 48
Jaime R. MASTER-M 6:55:17 118 20
Ulises VETERANO 6:58:41 123 56
Jesús R. VETERANO 7:02:11 129 60
Kike VETERANO 7:02:11 130 61
Ángel P. VETERANO 7:05:07 135 63
Jaime C. VETERANO 7:05:08 136 64
Enri SEN-F 7:23:43 149 5
José Pablo MASTER-M 7:57:50 174 31
Juanma MASTER-M 7:57:52 175 32
Tomás M. VETERANO 8:40:51 182 87
Juan P. VETERANO 8:40:53 183 88
Gosa VETERANO 8:41:25 186 90
JA Torregrosa VETERANO 8:41:27 187 91
Jesús J. MASTER-M 9:51:02 191 35

 

Trail Aitana & Sender 18 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Sirvent, OJ SEN-M 1:54:13 8 6
Víctor SEN-M 2:21:48 55 25
Antonio C. VETERANO 2:56:05 123 45
Bárbara VETERANA 2:56:30 125 15
Pepe G. MASTER-M 4:22:04 179 29
Fran VETERANO 4:33:23 191 56
Manolo Gª MASTER-M 4:33:25 193 31

20 K Alicante-Santa Pola (4-Noviembre-2018)

Leo por sorpresa el sábado por la noche que el presi me asigna la crónica de la I Gran Carrera del Mediterráneo 20k Alicante-Elche-Santa Pola y aquí estamos.

La verdad es que cuando llegas junto a la pancarta y comienzas a saludar y abrazar a los compañeros te das cuenta de lo fantástico que es este grupo. Veintiún miembros de A To Trapo en esta primera edición. Gran representación en una carrera nueva para todos.

Variopinta, gatopardos (vaya tiempazo de Joel), montaÑeros que corren como los gatopardos (el gran Cristian está que se sale), los más noveles, los más experimentados, creo que todos hemos disfrutado. Bueno, todos menos Sergi que nos dio un susto al final de carrera a Jorge y a mí y que por suerte quedó en eso, un susto (el cuerpo a veces dice que hay que parar)

Centrándonos en la carrera, recorrido y organización, muy buen ambiente en un evento creado, en mi humilde opinión, para hacer de liebre o lanzadera a la Media más popular que hemos tenido en la provincia como es la de Santa Pola y que parece se ha venido a menos con los cambios de la última edición. Veremos qué pasa en enero. En cuanto al recorrido, personalmente es lo que más me llamó la atención a la hora de inscribirme. No por los 20km (que luego han sido 20,6) ni porque era llana (algún tobogán hemos tenido), de hecho, han salido 89m de desnivel positivo y recuerdo que en Valencia no se llegan a los 70 en 42km. Lo que realmente me motivó y creo que, a la mayoría, era hacer un recorrido completo junto al Mediterráneo. El día ha acompañado de lleno: sol y de 14 a 18 ºC durante la carrera. Unas vistas impresionantes del mar, los Arenales, el Cabo de Santa Pola y Tabarca.

Salida desde el Palacio de la Dipu, bajada por Oscar Esplà a la Casa del Mediterráneo y hacia San Gabriel donde ya vemos el mar por primera vez, acompañándonos hasta Urbanova y que no volvemos a ver hasta llegar a Arenales. Recorrido por la zona de la antigua Triatlón hasta la playa del Carabasí y precioso recorrido bordeando el Cabo de Santa Pola con el Faro vigilándonos a la vez que Tabarca casi la podíamos oler. Entrada por el paseo de la playa (incluidos 30 o 40m de arena) y meta.

En cuanto a la organización, creo que ha estado bien, avituallamientos, traslados, la mayoría de los temas aceptables. Sobre todo, para ser la primera edición. En cualquier caso, según algunos compañeros, algunos fallos a mejorar. Que yo haya visto, dos importantes: uno, que varios carteles indicando los kilómetros no estaban en su sitio por algunos centenares de metros y el incidente más grave, un bache bajo la alfombra azul a un metro de meta que ha hecho que se caigan muchísimos corredores e incluso que algunos acabaran accidentados, como nuestro compañero Fer con un raspón en la frente.

A nivel personal, no me había marcado objetivo para esta carrera, puesto que, después de los 43k de Confrides, la carrera que realmente me había preparado era la Volta a la Foia en la que tenía ilusión por completar el tercer recorrido que me falta después de saber lo que es acabar en Onil y Castalla. Pero lo de la Volta de este año no tiene nombre. Lo siento, pero no se puede hacer peor por parte de la organización. Así que, ya que estábamos aquí, a correr y a ver cómo aguantaban las fuerzas. Y la verdad es que muy contento. Tiempo real de 1:35’40” a 4’36” cuando mi mejor marca en una media es a 4’34” hace dos años en Alicante, significa que estoy bien y disfrutando.

El año que viene, a repetir si Dios quiere.

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Joel 1:23:41 59
Cristian 1:27:56 132
Alberto 1:33:16 289
Fer “Pelu” 1:33:25 296
JA Torregrosa 1:35:40 410
Jorge L. 1:37:11 451
Juan Carlos 1:42:14 715
Tomás M. 1:44:22 866
Juan P. 1:44:23 867
Félix 1:45:09 918
Ramonet 1:47:58 1064
J.A. Mejías 1:48:43 1146
Ernesto 1:50:32 1209
Mark 1:54:28 1457
Martina 1:56:14 1547
MariPaz 1:57:47 1657
Jesús J 1:58:51 1735
Pablo 2:02:05 1887
Vicente G. 2:02:47 1944
Rafa O. 2:06:05 2060
Piedad 2:15:36 2299
Sergio Gª 2:20:39 2321

Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón (23-Abril-2017)

Después de correr mi segundo Maratón en Valencia y bajar de las 3h30, no pude rechazar la oportunidad que me brindaba el destino, puesto que por trabajo tenía que estar en Madrid del 23 al 27 de abril en el Salón Gourmet representando a Chocolates Marcos Tonda y, qué casualidad, el 23 de abril se celebraba el 40 Maratón de Madrid y, qué casualidad, por primera vez obtenía la etiqueta oro que otorgan a las mejores carreras del planeta. Y por si me faltaba algún aliciente, ya puedo decir que he terminado las dos primeras maratones de nuestro país que han obtenido etiqueta oro en la historia: Valencia y Madrid por ese orden.

Así que, mirándolo bien, todo lo demás tiene relativa importancia.

Durante las semanas previas de entrenamiento, el maestro Fernando, me vio fuerte y me animó a ir otra vez a por MMP, pero al final Madrid, es Madrid. Ya me había mentalizado en que el desnivel en este maratón es importante, incluso he seguido la preparación de nuestra compañera María José que estuvo incluso alguna semana entrenando en los alrededores y acostumbrándose a la altitud y los desniveles. Por cierto, gracias a Majo por hacerme el favor de recogerme el dorsal y por su espíritu de lucha que siempre le hace lograr sus objetivos. ¡Otra a la saca Runner!

Ciñéndome a la carrera, ambiente impresionante, los paracaidistas del ejército con una magnífica demostración en línea de salida, en Cibeles. 9:05 y salida. Salgo algo retrasado para mi gusto y comienzo a recuperar posiciones. Aunque los primeros 6k son subiendo toda la Castellana, adelanto al globo de 3h30 y me voy acercando al de 3h15 del cual me mantengo a unos 200m durante la bajada, pero… Madrid no es subir 6k, bajar 26, subir 9 y bajar el último, no. Desde plaza Castilla hasta cruzar él Manzanares junto a la Casa de Campo, existen cuatro o cinco cuestas de entre 500m y 1km que pueden pasar factura si intentas mantener un ritmo fuerte. Voy aguantando bien con ritmos entre 4’30” y 4’40” hasta Gran Vía.

Gran ambiente durante toda la prueba pero nada comparado al tramo entre Gran Vía y Zarzuela. Acojonable, como diría el presi. Miles de personas gritando, casi empujándote con las manos que recuerda a las mejores escenas del Tourmalet en el Tour. Apoteosis por Preciados y Sol que te suben a una nube y, claro, cuando miras el reloj en Zarzuela vas más rápido de lo que debes para regular los 42k, en mi caso a 4’20” durante dos kilómetros. Decido contenerme, pero comienza la cuesta de San Vicente, algo más de 1000 metros con un desnivel importante y piensas “vamos a intentar no relajarnos demasiado”, pero de repente pinchazo en el muslo, sobre la rodilla. Acabo de pasar la media en poco más 1h40. Pues vamos a bajar un poco el ritmo en la bajada hasta la Casa de Campo. Por momentos bien y otros algo molesto, pero sin pinchazos. Pero en la salida de Casa de Campo, kilómetro 30, vuelven los pinchazos y decido hacer la cuesta de apenas 400m pero con una pendiente muy elevada, andando lo más deprisa que puedo. Así no hay molestias. A partir de ahí, el resto del recorrido igual. Cuando llaneaba trotaba, cuando picaba hacia arriba, marcha, porque si trotaba había pinchazos. Y desde el Calderón hasta Goya es casi todo subida. Los que habéis corrido un maratón sabéis que importa más la cabeza que el físico, y a mí me fallaron los dos factores. En el físico, porque estuve pidiendo spray a los voluntarios desde el 33 hasta el final sin éxito, “se les había acabado el Réflex”. En lo mental porque prioricé los cuatro días de trabajo que me venían por delante que los 8 kilómetros para finalizar la prueba. Es decir, no forzar, no lesionarse, simplemente acabar. Y aún así, todavía otro revés con el que no contaba. Cuando sales de la Castellana y subes por Serrano y Velázquez, el calor y la pendiente se intensifican y me falta aliento, así que decido andar. No me lo puedo creer, ¡ni si quiera andar deprisa! Pero hay que acabar, ser finisher por tercera vez y Madrid lo merece. Menos de un kilómetro y por fin volvemos a bajar, entramos en el Retiro, que no se diga, a trotar y entrar con decencia en la meta aunque me haya adelantado hasta el globo de las 4 horas.

Pero ésta ya no me la cuentan. Podré contarle a mis enanas que papá acabó las dos primeras ediciones de un maratón etiqueta oro en España. ¿Cuál será la tercera?

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
José Antonio D-M 4:03:43 4470 861
Majo F-F 4:03:11 5042 52