XV KM Vertical Gandía (10-Enero-2016)

Juanma me pidió que os contara mi experiencia en esta prueba del KV Vertical Gandía con la esperanza de que os motive a alguno a realizarla el próximo año.

Pero antes os contaré que esta ha sido mi tercera vez inscrita en este evento pero la primera vez que llegaba a participar realmente, pues en las dos ocasiones anteriores, por razones que ahora no recuerdo bien, tuve que cambiar de planes a última hora.

IMG-20160111-WA0003Fue Alberto (amigo de A Tó Trapo de Xàtiva, aunque él aclarará que es de Enova) quien me animó a apuntarme. Es cierto que los primeros días de enero no parecen fechas muy propicias para estrenar el año con una carrera corta y explosiva, pero en mi caso, el saber que mi cuerpo estaba bien abastecido de jamones, turrones y roscones (cuantas delicias acaban en “-ones”, ¡uf!) me infundía consuelo. Sospechaba que no iba a ser la única que llevara a cuestas un kilito o dos extra; así, estas fiestas nos igualaban a todos como pocas veces volverá a ocurrir dentro del calendario deportivo.

Lo que sí que era distinto en mi caso es que iba casi de estreno. ¡Hacía nueve meses que no me colocaba un dorsal! El último había sido casualmente en otro KV, el del Puig Campana, allá por abril de 2015. Debido a esta falta de costumbre olvidé echar en el bolso la camiseta oficial roji-verde de ATT que tanto me gusta y que tan buena suerte me da siempre (perdón, presi…).

En definitiva: a mí, si hay alguien que no lo sepa ya, las carreras con mucha subida me gustan. Mucho. Muchísimo. Me dan morbo, hacen que me sienta… un poco… no sé, entre sexy y animal. Aunque siendo siendo estrictos, he de decir que esta carrera no es realmente un KV como reza su nombre, ni siquiera sería una carrera vertical. Aquí van un par de definiciones extraídas del Reglamento de Carreras por Montaña de la FEDME:

Carrera vertical:

“Las competiciones de Carrera Vertical constarán de una única subida, permitiéndose un máximo del 5% de bajadas propias de las características del terreno y no provocadas. El desnivel mínimo en subida será de 700 metros. La distancia máxima será de 8 kilómetros.”

Siendo KV Gandía cronometrable durante 13 km (y no 8 como mucho), ya no califica como carrera vertical. Mucho menos como KV:

“Sólo se considerará Kilómetro Vertical aquella competición de 1.000 metros de desnivel positivo entre salida y llegada (+/- 5% tolerancia) que se desarrolle sobre terreno irregular de gran pendiente, el recorrido del cual no exceda de 5 km.”

Pero bueno, nos entendemos entre nosotros, ¿verdad? Y subir a la cima del Mondúver es siempre gratificante.

Jaime “el espíquer” (Sense Límits) anima la salida en una zona de la ciudad de Gandía conocida como el Barranco de Beniopa. Los corredores salimos en tres grupos cajones escalonados con 5 minutos de diferencia entre ellos. En el momento de hacer la inscripción cada corredor elige libremente en qué cajón salir. Como no tenía referencias y sabía de mi deficitario entrenamiento, opté por salir en el último, pensando que iría más cómoda con menos gente respirándome en la nuca. Posiblemente no fue una buena decisión, pues adelanté desde muy temprano a mucha gente y pasé valiosísimos segundos esperando que se disolvieran los atascos en las sendas. Esto lo pensaba, pero no me preocupaba gran cosa y cada parón me servía para recuperar y volver a arrancar con más fuerza.

El trazado me pareció cómodo y muy asequible, pues los 7 primeros kilómetros son prácticamente llanos y anchos. Imposible que se formen tapones. Luego llega la subida con fuerte pendiente, pero al ser esta la parte en la que yo disfruto, se me pasó en un abrir y cerrar de ojos. Veía la hilera de gente por delante ascendiendo poquito a poco y de vez en cuando miraba hacia el mar para regalarme la vista con el paisaje. Llegué a meta casi sin darme cuenta y allí recibí la bonita sorpresa de que mi Luis y mi Roma estaban allí esperándome. Corría un fuerte viento y el poncho de plástico que nos daba la organización en meta se agitaba ruidosamente. Tras esperar a Alberto un par de minutos, bajamos juntos por el trazado indicado por la Organización, conversando animadamente.

En total, 13.7 km de carrera con un desnivel positivo acumulado de 1.120 m en 2 horas y 1 minuto, más otros 4 km para bajar hasta el área recreativa de la urbanización Font de la Drova, donde estaba el catering que ofrecía la organización. La bolsa del corredor incluía una bonita camiseta de algodón conmemorando el 15º aniversario de este evento y un buff. En meta había masajistas y un catering muy completo con bollería, hot dogs, caldo calentito, sándwiches, fruta, cerveza, entre otras cosas.

Allí pude saludar a Sofía García (la ganadora) y a Rosi Llorens (que llegó segunda) y esperaban a subir al podio. Rosi es de Cuenca y fue allí donde la conocí hace unos años. De esos encuentros breves, pero es volverla a ver y saludarnos con mucho cariño. Tengo que regresar a Cuenca, me parece un lugar precioso y nunca he competido allí…

Alberto, Jessica Mataix, Sofía… Estos son los agradables rostros que te alegras de ver en las carreras. Significa que todo sigue en su sitio. Estoy feliz de haber vuelto y de haber acabado con tan buenas sensaciones la primera carrera de un año que espero que sea, sobre todo, divertido. La emoción me dura dos días después y me noto con una vitalidad desacostumbrada últimamente. Las montañas y los montañeros me dan vida. Gracias por estar allí.

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Verena VET FEM 2:01:13 231 8
Alberto VET MASC 2:10:23 329 125

[Puedes descargar este track en formato GPX y KMZ]

Este es el recorrido publicado por la organización. Las marcas aparecen cada kilómetro.

El perfil está dibujado con el programa Perfils. Haz clic sobre la imagen para ampliarlo.

Desafío Lurbel Aitana 2015 (28-Noviembre-2015)

IMG_6523Este año la gente de Lurbel nos proponía para su Desafío Aitana tres pruebas con tres distancias muy diferentes:

  • Una maratón (40K) con 2600 metros de desnivel positivo acumulado que recorrería las zonas de Sierra Cortina, Puig Campana y Sierra de Orxeta.
  • Una ultra de 80 kilómetros con 4500 metros de desnivel positivo acumulado que recorría Sierra Cortina, Puig Campana, Comptador, Aitana y el Coll de Sacarest.
  • Una ultra de 120 kilómetros con 7200 metros de desnivel positivo acumulado que recorría Sierra Cortina, Puig Campana, Comptador, toda la Serrella incluyendo sus cimas mas significativas (Malla del Llop y Pla de la Casa), Aitana, Coll de Sacarets y para rematar la Sierra de Orxeta.

Un total de seis corredores de A To Trapo nos inscribimos a este desafío 2015. Alejandro lo haría en la modalidad de maratón y Josemi, Sergio, Carlos, Jesús S. y yo (Gosa) lo haríamos en la modalidad de 120K. Además Josemi participaría en la modalidad por equipos junto a Esteban de Nativos.

El día amaneció despejado, algo fresquito, ideal para correr. Conforme fueron pasando las horas pasamos del calor casi agobiante, al frío de la noche. La oscilación de la temperatura fue de los 26ºC a mediodía a los 3ºC del amanecer.

IMG_1033En cuanto a la organización de la carrera, para mi gusto ha estado bien. Los avituallamientos bien colocados y completos, incluso habían geles y botiquín en la mayoría de ellos. Se que alguno me podrá decir que faltaba café en algún avituallamiento, que los macarrones estaban fríos, que faltaba algún tipo de medicamento en determinado avituallamiento, ¡¡¡pero leches, esto es una carrera de montaña, no el Hotel Ritz!!! (aunque el precio de la inscripción lo pueda suponer). Para mí los avituallamientos de 9 sobre 10, excepto el del final. Una carrera que pretende ser el referente nacional de las ultras no puede dejarte en meta sin tu ración de plancha. Si no va a haber para todos, no lo pongas en la ficha técnica. Soy capaz de perdonar fallos en avituallamientos en los que es difícil llegar, pero en línea de meta, en un pueblo, que no puedan ponernos algo para acompañar a la cerveza “Dios…”. Lo que les queda que aprender a estos de la Lurbel de otras carreras… (com no vaig a estimarte Botamarges). Al año que viene que me descuenten la parte de la plancha de la inscripción o que les cobren a los primeros más, porque yo llegar antes para poder hacerme la cerveza acompañada, como que no.

IMG_3768Bolsa del corredor completita, camiseta, calcetines largos y calcetines cortos, por lo menos para los corredores de la 120K. Lo que tampoco me gustó es que, el único detalle de “finisher” fuera una visera de Lurbel. El año pasado nos dieron una medallita de plástico que he lucido de forma muy orgullosa en el comedor de mi casa. Este año no podré admirar el detalle de “finisher” de una ultra de 120K, porque mi mujer es comprensiva, pero una visera en el mueble del comedor… Creo que no va a colar. Y otra cosa, ¿saben los de Lurbel como nos queda una visera a los que hemos sido agraciados con cabezas bonitas y por tanto con poco pelo? Si por lo menos fuera una gorrita 🙂 🙂 🙂

Quiero hacer una mención especial a los voluntarios. Mil gracias, señoras y señores de los avituallamientos, porque cuando lo normal es estar hasta el moño, por no decir otra cosa, de pasar frío y estar toda la noche, nos recibían con ánimos y sonrisas, dispuestos a ayudarte en lo que necesitaras. Madre mía como les temblaban las manos a algunos cuando te ponían agua o coca-cola. Lo dicho ¡¡Mil Gracias!!.

Bueno, vayamos al grano. El viernes por la tarde partíamos de Mutxamel hacia Finestrat Jesús y yo, para recoger los dorsales e irnos a descansar a la caravana que teníamos instalada en un camping a unos 10 minutos de la salida, lo que nos permitiría descansar el máximo tiempo posible. Después de la cena de rigor hicimos una puesta en común sobre algunos puntos de la carrera, los tiempos de paso por cada avituallamiento, el tiempo que podíamos perder en cada uno, lo que teníamos que comer y beber, el ritmo medio que nos permitiría llegar dentro del tiempo límite que estaba fijado en 30 horas, etc, etc… Fue una noche larga, donde los nervios, por lo menos a mi, no me dejaron dormir mucho.

IMG_1047A las 4:30 en pie, desayuno sin prisas y para la línea de salida. Llegamos, la verdad con el tiempo un poco justo, unos 15 o 20 minutos antes del pistoletazo. Veo la pancarta y por suerte localizamos sin problemas, justo antes de entrar en el corralito a nuestros compañeros en la 120K. Nos deseamos suerte, unas fotitos para la posteridad y repartimos las barritas energéticas de Chocolates Tonda. Josemi, capitán del equipo, marca una estrategia de carrera muy clara. No está permitida la derrota y todos, todos, tenemos que llegar a meta. Mientras nos dirigimos a la salida, me fijo en Josemi y Esteban y pienso que estos hoy van a volar. Al que no pudimos ver fue a Alejandro, que tomaría la salida dos horas más tarde. Después supimos que hizo una buena carrera para lo que le había sucedido el día anterior, ya que se hizo un esguince. Así y todo se presentó en la línea de salida y terminó en un tiempo que ya quisiera más de uno, entre los que me incluyo, poder alcanzar algún día, y es que los hay que tela marinera, no hay quien pueda con ellos. ¡¡¡Enhorabuena Alejandro!!!

IMG_6527Nos tomamos con tranquilidad la salida, lo que nos permite ver como las primeras unidades han salido como si de una media maratón se tratara. Entre ellos están Carlos y Sergio que han salido fuertes. Van a intentar hacer la carrera juntos. Carlos necesita los puntos para la UTMB y Sergio, igual que Jesús y yo, se estrena en una distancia superior a los 85 Kilómetros. Ya no los volveríamos a ver, aunque si que estuvimos informados de cómo iban en carrera. Vaya par de Titanes. ¡¡Enhorabuena!!

Intento localizar entre la multitud a los Mutxameleros del equipo objetivo, sobre todo a Joan Andreu y Marcos que también participaran en la 120K, pero no consigo verlos. Bueno, la carrera es muy larga y antes o después coincidiremos en algún punto.

El primer escollo a afrontar es Sierra Cortina. La subimos a buen ritmo, todos los corredores vamos en fila india, y la imagen de la serpiente de frontales es impresionante. Desde su cima, situada a unos 500 metros de altura, tenemos unas preciosas vistas de Villajoyosa, Benidorm y Calpe, sobre el reflejo del mar y bajo las estrellas. Una pena que ni fotógrafo ni cámara estén a la altura.

Una vez finalizada Sierra Cortina iniciamos la aproximación al Puig Campana, donde coincido con Nacho Bernabeu, Mutxamelero de corredores solitarios que participa en la modalidad de 80K y que tiene una cuenta pendiente con esta distancia. ¡¡Enhorabona Nacho, objetiu cumplit!!.

Antes del ataque al Puig Campana se encuentra el avituallamiento del km 15, donde cargamos agua y yo pruebo una de las barritas de Chocolates Tonda. Si te gusta el Turrón de Alicante seguro que te gustarán y llevando miel, almendras y azúcar la energía está asegurada. Falta testarlas cuando llevemos muchos más kilómetros a ver que tal se mastican y entran. Jesús toma uno de los geles de cafeína que lleva y que ya ha probado en varias carreras. Repuestos los líquidos y las fuerzas, a subir se ha dicho. La subida al Puig, brutal, como siempre. La hacemos a ritmo, Jesús va por delante, pero yo tengo claro que es el principio de la carrera, y no puedo forzar. Voy siguiendo el ritmo cómodo de los que llevo delante, pero poco a poco se van viniendo abajo y como en una escapada de ciclismo vamos dándonos relevos. Cuando llego a la cima está Jesús esperándome. Iniciamos el descenso y me viene a la cabeza el del año pasado. Por lo menos este año no está mojado, pero incluso en seco la bajada del Puig es complicada.

En el avituallamiento del km 21 vemos a Marcos y a Joan Andreu. Ellos van a salir ya. Nosotros cargamos agua y rápidamente nos unimos a ellos. Ya no nos separaríamos hasta el final de la carrera.

IMG_6568De camino al siguiente avituallamiento (km 32, subida al Comptador), sufro el primer contratiempo. El caso es que he intentado seguir el ritmo de mis compañeros y en una subida complicada hago mas esfuerzo del debido con la pierna derecha y sufro un tirón tremendo en la parte interior del muslo. Nunca jamás me había pasado. El dolor es muy fuerte y pienso que es el final. Estoy muy enfadado y me doy un par de golpes con la mano en el muslo maldiciendo mi mala suerte y….”voala”, no sé lo que he hecho pero el dolor desaparece poco a poco y cuando llego al avituallamiento ya estoy recuperado. Allí me están esperando mis compañeros de aventura. Les cuento lo que me ha pasado y me dan ánimos. Les pregunto como van. Es una pregunta retórica, pero Jesús no lleva la cara de siempre e intuyo que algo le pasa. Bueno en estas carreras tan largas todos pasamos por momentos complicados.

Nada más salir del avituallamiento me vienen a la mente las palabras que la tarde antes me dijo Jesús “El Jefe”. “Gosa, tu a tu ritmo, olvídate de los demás. Si quieren ir contigo que te esperen. A tu ritmo llegas seguro”, Así lo hago. Me olvido de ellos y a mi ritmo subo por la zona del Racó Ample, hasta alcanzar los 1000 metros de altura, para una vez alcanzada esta, empezar a bajar hacia Benimantell. Bajo feliz porque allí voy a encontrar a Josep, Conchi y Eva. Vaya equipo de amimador@s que tenemos. Sin ell@s las carreras no serían lo mismo. Gracias por estar ahí, y por sufrir tanto como nosotros. Solo decir que pasaron toda la noche de avituallamiento en avituallamiento, casi sin pegar ojo y pasando tanto frío como nosotros. Saber que en el próximo avituallamiento vais a estar ahí nos da fuerza para llegar.

Cuando llego al pueblo están todos sentados en una especie de plaza pequeña que tiene un parasol. Me quedo un poco fuera de juego viéndolos allí, comiéndose un bocata tan tranquilos. Me dan un montadito que como a regañadientes, unos tragos de Powerade fresquito, nos hacemos unas fotos y les meto prisa para ir al avituallamiento, ya que allí están las bolsas para cambiarnos de ropa. Así pues, avanzamos unos 200 metros por el pueblo y de nuevo avituallamiento. Allí nos recibe Mª Ángeles con una sonrisa inmensa y nos da muchos ánimos. Cambio de ropa, nos ponemos más fresquitos y le doy a mi mujer toda la ropa de frío, excepto el chubasquero, para aligerar el peso de la mochila ya que es considerable. Aquí me entero de que le pasa a Jesús, el gel de esta mañana ha causado estragos en su estómago y el pobre va todo el rato sufriendo y controlando mucho para no deshidratarse. Salimos del avituallamiento con dos horas de margen de cierre de control lo que nos da seguridad para afrontar la Serrella.

La Serrella se hace larga, muy larga y cada uno de nosotros pasa por su momento malo. Primero Joan, después Marcos, yo…. Jesús va delante, y aunque lo está pasando fatal no se le nota. Estos montañeros son duros de verdad.

IMG_3782A mitad de ascenso empiezo a sentir frío, mucho frío y echo de menos las cosas que le dejé a Conchi. Lección aprendida. Coronamos el primer pico de la Serrella la “Malla del Llop”, foto, chubasquero y cresteo, un par de bajadas duras, nuevo avituallamiento y para Confrides.

Segundo punto de cambio de ropa, nos abrigamos bien, descansamos un poco, hidratamos, comemos y hacia la Aitana. Llevamos cerca de 14:40 horas de carrera, son alrededor de la 20:40 horas y ya podemos intuir lo que nos espera esta noche. Frío, mucho frío.

La aproximación a la Aitana la hacemos todos juntos, andando a ritmo vivo y en un descuido se me cruza uno de los bastones por entre las piernas y se rompe. Me viene a la cabeza el gran Antonio con su bastón tuneado, pero yo no soy Antonio y la pérdida de un bastón será algo que pagaré más adelante. Conforme nos acercamos a la Font de la Forata vemos que la cima de la Aitana esta cubierta por las nubes. Iniciamos el ascenso. La humedad ha mojado las piedras y están resbaladizas. Ellos suben a buen ritmo pero yo empiezo a notar un vacío en mi estomago bastante sospechoso. Tengo angustia. Solo de pensar en tomarme un gel la cosa empeora. Decido parar un momento y entonces me vienen a la cabeza las gominolas que llevo en la mochila. Voy comiendo poco a poco y parece que mi cuerpo las acepta bien. El azúcar hace su efecto, voy cogiendo fuerzas y consigo llegar a la cima más o menos entero. La cima está completamente cubierta, y no tengo a nadie por delante que me sirva de guía. Miro hacia abajo y tampoco distingo ninguna luz para esperar y afrontar el cresteo en compañía. Conozco la zona y no tengo por qué tener problemas así que empiezo a seguir las marcas y cuando me doy cuenta voy por una senda, pero hace mucho tiempo que no hay cintas. Me cruzo con un sapo, al que le pregunto si voy bien, y empiezo a reírme solo. Si me llega a ver alguien hubiera pensado que tenía alucinaciones. Como suponía la senda lleva a otra donde ya encuentro alguna marca. Veo luces delante lo que significa que me voy aproximando a la gente. Es Marcos. Juntos vamos buscando el camino. De repente vemos luces por detrás, alguien nos está alcanzando, pero son Jesús y Joan. No sé por donde pero hemos cogido un atajo. Al final contactamos con más gente y hacemos un grupito de unos 10-12 corredores que poco a poco vamos buscando marcas y bajando. Al final conseguimos la senda correcta y llegamos al avituallamiento de Tagarina.

IMG_6435Afrontamos las pistas para llegar al descenso de Sella cada uno un poco a su ritmo, conscientes de que no estamos muy separados y que en Sella nos volveremos a agrupar. El descenso de Sella es un infierno. La rodilla izquierda no es capaz de soportar mi peso y me falta un bastón. Lo paso mal, pero otra vez la visión de los míos en el avituallamiento me hace coger fuerzas. Entrando en Sella, están Josep y Eva esperando y me preguntan por Jesús. Les digo que venía delante y que seguramente ha tenido que parar. El pobre lleva todo el día haciendo paraditas. Conforme va pasando el tiempo me voy preocupando, pasados unos cinco minutos aparece y todos respiramos un poco aliviados. Los que conocéis la bajada de Sella sabéis de lo que hablo.

En Sella, último cambio de ropa. Camiseta de ATT para la llegada, pasta, coca-cola, descanso, vaselina 🙂 y en marcha. Queda mucho todavía pero yo ya no tengo duda. Vamos a llegar. Somos cuatro Mutxameleros con un fin común y al final de ese fin nos espera…… una CERVEZA. Quien podía dudar que llegáramos.

Este es el trozo más aburrido de carrera, pista, asfalto, pista y más pista hasta llegar a la subida del Coll de Sacarest. La subida no es muy dura pero la bajada. Insufrible. Es aquí que emulando a Superpaco, recojo un palo de pino bastante gordo pero efectivo que me sirve para ir apoyando el peso del cuerpo y no dejarlo caer sobre la rodilla. Llegamos al último avituallamiento. Allí siguen Conchi, Josep y Eva. Como un sándwich, para que no me ocurra lo del año anterior que llegué vacío a la cima de Orxeta, y salimos. Salimos todos menos Marcos que tiene un problema de rozaduras en los muslos y en el avituallamiento de Sella equivocó la crema y se puso antirrozaduras de los pies. Él se queda embadurnándose, esta vez si, de vaselina. No queríamos salir sin él, pero es más alto que nosotros y cualquiera no le hace caso.

IMG_6531Solo nos queda Orxeta. Si no tenemos un percance lo tenemos casi hecho, pero la experiencia del año pasado tiene que servirme para no equivocarme. Encabeza el grupo Joan que poco a poco se va adelantando. Esta vez Jesús insiste en que sea yo el que marque nuestro ritmo, señal de que está más o menos recuperado y se encuentra fuerte y no quiere reventarme. La subida es dura, muy dura para los kilómetros que llevamos en el cuerpo. Pero cuando los pies no van, la cabeza manda y cuando fallan los pies y la cabeza… cuando fallan los pies y la cabeza está el corazón que hace que no pares y que consigue que recuperes la cabeza, que vuelve a ordenar a tus pies que sigan y sigan. Así conseguimos, sin detenernos una sola vez subir Orxeta. Arriba está Joan, pletórico, sabiéndose finisher, pero con su amigo Marcos en la cabeza. Es lo primero que hace, preguntar por él. No lo hemos visto, pero le digo que es un tío duro, que una mierda de rozadura no podrá con él (tuve un profesor en el instituto que me enseñó que las palabras están para utilizarlas).

Bajo Orxeta y lo hago llorando. No me importa decirlo. En parte por la emoción, en parte por el dolor que siento cada vez que apoyo la pierna izquierda. Y encima … bajo corriendo. Terminada la bajada nos reagrupamos. Mientras caminamos hacia Finestrat recuerdo a mis compañeros de entrenamientos Ángel, David, Juanma…. También de Cristian que está empezando y que tantas veces me ha dicho que lo iba a conseguir. Finestrat ya esta ahí y voy saboreando la meta. Soy feliz, muy feliz. Entramos juntos y nos fundimos en un abrazo. Solo nos falta Marcos, pero ya sabemos que ha salido del último avituallamiento y que va a llegar. Y así ocurre. Los cuatro en meta. Los cuatro “finishers”

IMG_6575Dar la enhorabuena a Josemi y Esteban que aunque subieron al cajón como segundos clasificados en realidad fueron Primeros.

Sergio y Carlos hicieron su carrera juntos y también entraron juntos a meta.

Y a mi cuñado Jesús decirle que lo que hizo tiene un merito grandísimo, que muy pocos están capacitados para terminar una ultra de 120Km y +7200m en las condiciones de carrera que el tuvo que padecer. Cualquier otro, estoy convencido, hubiera arrojado la toalla.

Trascurridos ya unos días desde la carrera me doy cuenta que lo que nos pasa en las ultras nos sirve para aplicarlo en la vida. Podemos tener bajones, ver que todo se derrumba, creer que no voy a llegar pero si estás convencido, si sigues un poco más, eres capaz de recuperarte y llegar a la meta. Ahora mientras ”lamo” mis heridas recuerdo mi primera ultra, aquel Botamarges del 2013 y el lema de aquella pancarta que tanto me ha marcado y con el que desde entonces termino todas mis crónicas:

“El dolor es pasajero, La Gloria es Eterna”

Nos vemos en las montañas

Old runners never die.

120k

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Josemi VETERANO 20:55:12 34 12
Carlos VETERANO 26:37:18 109 47
Sergio VETERANO 26:37:19 110 48
Jesús S. 28:42:51 140
Gosa VETERANO 28:42:58 141 61

 

40k

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Alejandro 7:43:20 272

[Puedes descargar este track en formato GPX y KMZ]

Este es el recorrido recogido con un Garmin Forerunner 310XT. Las marcas aparecen cada 10 kilómetros.

El perfil está dibujado con el programa Perfils. Haz clic sobre la imagen para ampliarlo.

UT de la Serra de Montsant (17-Octubre-2015)

Por las montañas del Priorat

Nos habían hablado muy bien de esta zona que discurría dentro del Parque Natural del Montsant donde A to trapo ya había participado con Jesús y Edu hacía cinco años y según ellos era una ultra bastante asequible con un desnivel no muy exigente entre comillas y un terreno llevadero con buenas sendas o sea una ultra corredera.

IMG-20151017-WA0000La verdad es que me apetecía hacer esta prueba por dos razones, la primera por conocer una zona desconocida para mí y bastante atractiva por discurrir dentro de un parque natural y la segunda por intentar conseguir los puntos necesarios para poder ir el próximo año a la UTMB.

En septiembre coincidí con Ángel y David y me comentaron que la tenían en el calendario y que querían ir, así que era una oportunidad para ir juntos. Ellos venían de correr en Cazorla la ultra de los bosques del sur y llegaban con muchos kilómetros en las piernas pero también necesitados de los puntos por la misma razón que yo.

David reservó alojamiento en la localidad de Cornudella del Montsant salida y meta de la ultra y allí partimos el viernes después de comer en compañía de Pepe Gil conocedor de la zona pues ya estuvo acompañando al presi la anterior vez y eso suponía para nosotros un alivio puesto que además tuvo el detalle de llevarnos en coche y así poder descansar durante el trayecto.

20151017_104801Una vez llegados al pueblo e instalados recogimos dorsales y fuimos a cenar donde nos ofrecieron la típica “llonganiza” catalana y tras cenar nos acomodamos en nuestras habitaciones y preparar la mochila con el material correspondiente.

Esta ultra se ha dado a conocer también como la Ruta del Silencio y que pretende durante todo el recorrido combinar deporte, naturaleza, cultura y descanso donde el silencio es el denominador común ya que antiguamente los monjes se retiraban a vivir a las numerosas ermitas que aún se conservan por la zona y de ahí el nombre de monte santo.

A las nueve se dio la salida a los de la ultra y los de la Long de 66 km con una ascensión no muy dura hasta el primer punto de agua en el Refugio Montsant en el collado de la Albarca donde tras bordearlo nos cruzamos los corredores y ahí es donde vi a David por última vez en toda la carrera, continuamos la subida por pista asfaltada hasta llegar al Grau Gran y a la Ermita de la Mare de Deu donde nos metimos debajo de la cresta por una senda espectacular entre rocas calizas redondeadas por el desgaste debido al viento y agua entre un bosque de carrascas, fresnos y algún arce en un paisaje idílico con los tres colores del otoño hasta el Pi de Carabasseta una cota de la Serra Mayor. Tras la bajada en zigzag disfrutando llegamos a Uldemolins primer avituallamiento sólido donde veo a Ángel que sale.

20151017_133510Unos metros después me cruzo con Pepe que sigue la carrera lo cual me alegra, me retrata con la foto y continuo hasta la Ermita de Sant Antoni donde comienza un llaneo y suave descenso hasta el cauce del río Margalef por una zona espectacular con densa vegetación donde da gusto correr y donde vamos cruzando por puentes de madera y alguno colgante para salvar el río hasta llegar al Pantano de Margalef y al pueblo donde se encuentra el avituallamiento, km 38, donde me alegra ver a Ángel y los dos comentamos que vamos muy rápidos ya que vamos a pasar la maratón en seis horas.

Tras reponernos salimos juntos dirección La Bisbal de Falset aunque nos toca desandar unos metros tras un despiste por ir hablando entre risas. Nos adentramos en un bosque tras comenzar una subida exigente donde Ángel se adelanta con un ritmo vivo. Esta zona es preciosa y muy tupida donde se alterna pinar mezclado con carrascas hasta llegar a la Ermita de Sant Salvador que está enclavada en la oquedad de la montaña donde saboreamos el agua fresca de su fuente y seguimos subiendo hasta la Punta del Bep y allí nos separamos de los de la Long y descendemos charlando con un compañero de Reus sobre el auge de las carreras en Tarragona donde Ángel comenta su experiencia positiva en la Ultra de les Fonts donde promete volver por el trato recibido por la organización y todo el pueblo volcado con los corredores.

20151018_035022Llegamos a Cabacés, km 58, avituallamiento sólido donde nos recibe Pepe que nos atiende de maravilla ofreciéndonos caldo caliente y ayudándonos con la mochila y recogiendo la bolsa de vida para llevársela. Las previsiones son de frío en la sierra sobre tres grados y nos queda una hora de luz así que decido salir cuanto antes porque me estoy enfriando, Ángel decide quedarse para que el podólogo le eche un vistazo .Comienzo a subir La Figuera donde anochece y comienza a refrescar, el pueblo está en alto y vamos por campos de olivares hasta descender hasta la Vilella Baixa por pista y de ahí por subida tendida hasta la Vilella Alta donde bebemos en la fuente y salimos hacia Escaladeí, km 80, donde entramos en el local para recargar porque teníamos la subida a la Serra Major último escollo de la prueba. Me engancho a un grupo de corredores y la subida se me hace más llevadera. Cerca de la cresta hay un primer paso complicado donde han instalado cuerdas y hay que trepar pero no tiene mucha dificultad y poco después hay un pequeño embudo donde se estrecha el paso y tuvimos que pasarlo con precaución. Una vez en la cresta la visibilidad es menor ya que tenemos las nubes ancladas y son unos 6 km antes de comenzar el descenso. Llegamos a un punto geodésico, La Gogulla de 1063 m y más adelante a la cota máxima El Piló dels Señyalets. Con ganas de llegar a meta empezamos el descenso hasta La Morera de Montsant y de ahí a Cornudella el final de la ultra. Tras cruzar la meta hablo con David que ha entrado dos horas antes, ha hecho un carrerón. Me espero tomando algo y charlando con dos corredores que van a ir a la L’Urbel. Al rato entra Ángel en meta con lo cual somos finisher los tres y satisfechos por conseguir los puntos necesarios para la UTMB.

A la mañana siguiente y tras apenas poder dormir la casera nos tenía preparado un desayuno estilo catalán donde repusimos fuerzas y emprendimos el viaje de vuelta contando las experiencias de la carrera entre risas.

Tenemos que agradecer otra vez a Pepe toda la ayuda y el apoyo que nos dio todo el fin de semana.

Un saludo

Ramonet

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
David SENIOR-M 16:34:17 54 34
Ramonet MASTER-M 18:37:43 96 9
Ángel SENIOR-M 19:19:54 112 62

[Puedes descargar este track en formato GPX y KMZ]

Este es el recorrido publicado por la organización. Las marcas aparecen cada 10 kilómetros.

El perfil está dibujado con el programa Perfils. Haz clic sobre la imagen para ampliarlo.

UltraTrail Bosques del Sur – Cazorla, Jaén (26-Septiembre-2015)

Esta carrera la elegimos por los puntos. El objetivo de esta temporada es conseguir los 9 puntitos que te exigen para poder ir al Mont Blanc, así que buscando carreras encontramos esta que tenía pinta de ser facilita a pesar de los 125 km, mucha pista y poco desnivel.

2015-09-25 15.47.54Finalmente el equipo que se trasladó a Cazorla fue: Borja y Nacho para correr la prueba de 92km, la larga, y Ángel, Carlos y yo (David Gil) para correr la prueba de 125 km, la muy larga. Recalco lo de larga, porque durante la carrera se oían cosas como “¿Tu cual corres?, La corta”… y la verdad decir que 92 km es una carrera corta, es que nos estamos volviendo gilipollas. Así que, LARGA Y MUY LARGA.

El viernes llegamos a Cazorla y nuestra primera gran sorpresa es que teníamos el hotel a 10 metros de la meta de la carrera, lo cual nos dio un plus de motivación. A veces es más difícil llegar de meta al hotel que hacerte la carrera.

La primera sensación es que en Cazorla no tenían ni idea de que había una carrera, había poco ambiente deportivo en el pueblo. Comparado con otras carreras en Pirineos o incluso Botamarges en las que el pueblo se vuelca en la carrera, aquí la sensación era justo la contraria. Luego fue mejorando, pero tampoco demasiado.

En la salida parecíamos todos tullidos: Nacho se quejaba de su poco entrenamiento, Borja de su reciente estado febril, Carlos de su calor en las rodillas, yo de mi dolor en el glúteo y Ángel ya no me acuerdo de qué se quejaba, pero seguro que lo hacía de algo. Pero ya sabéis, en cuanto suena el pistoletazo de salida los dolores se olvidan y a correr como galgos.

IMG_1414Carlos, Borja y Nacho desde el inicio se adelantan unos metros, mientras que Ángel y yo empezamos a un ritmo un poco más relajado. Callejeamos por el pueblo, atravesamos el túnel y empezamos la bonita ascensión de 10 km al pico Gilillo 1.848 m. Subida fácil, constante con buen terreno. Luego una bonita bajada que en algún cartel ponía “Zona peligrosa”, pero que en realidad eran bajadas muy sencillitas.

Al terminar la bajada llegamos al parador, donde había una piscina que brillaba y nos decía “ven, ven a mi…”. Hacemos oídos sordos a los cantos de sirena, comemos algo y continuamos. Se puede decir que desde el km 15 hasta el 64, son 50 km prácticamente de pista, todo de subida, con contados kilómetros que transcurren por sendas. En estos kilómetros, sobre todo en los primeros 30 nos cruzamos con demasiados coches que transcurren por la pista y nos hacen tragar demasiado polvo lo cual afea mucho la carrera.

Sobre el kilómetro 40 Ángel, hasta los huevos de mí, me dice que me vaya para adelante, cansado de que le vaya marcando un ritmo un poco más alto del que él quería seguir. Así que pongo mi ritmo y poco a poco me voy yendo. Nos vamos viendo en los siguientes avituallamientos, cuando él llega, yo me voy.

Ultra Cazorla 2-173Llegando al km 64, donde está la bolsa de vida, nos empieza a llover, no con mucha fuerza, al menos a nosotros porque a otros les cayó granizo, pero nos obliga a sacar el chubasquero y a apretar el paso. En el km 64 con un frío de pelotas, nos cambiamos enteritos, reponemos fuerzas y empezamos una bajada de 20 km. Primero una bajada bonita, con senderos y un terreno más técnico y luego ya cogemos nuestra querida pista que nos lleva hasta la Torre del Vinagre, km 92, donde se me ocurre preguntar “¿Cuándo pasó un tal Carlos Ramos?”… “Hace 3 horas justas”, y yo le dije a la voluntaria con todo mi corazón… “Será hijo de puta!”.

En la torre del vinagre parece que se me empezaron a acabar las pilas, hasta entonces había ido muy bien y entero, pero empezamos una interminable subida de 10km por pista y luna llena, que nos merma las fuerzas y el ánimo, seguramente un cóctel de cansancio y aburrimiento. Afortunadamente me junté con un tío que se dedicaba a conducir una tuneladora y otro que no sé lo que hacía pero tenía mucha pasta según sus comentarios. Vamos juntos hasta 10 km de meta dónde nos meten dos tachuelas de esas que te duelen en el alma. Teníamos la meta a 500m de bajada por asfalto, pero en lugar de eso nos hacen subir para coger el río y luego bajar por donde habíamos subido.

Un saludo,

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Carlos VET MASC 17:38:02 31 11
David ABS MASC 21:58:45 88
Ángel ABS MASC 26:24:54 147

[Puedes descargar este track en formato GPX y KMZ]

Este es el recorrido y el perfil de la organización. Las marcas aparecen cada 10 kilómetros.

Haz clic sobre la imagen para ampliarlo.

Trail Bosques del Sur – Cazorla, Jaén (26-Septiembre-2015)

Después de un mes de septiembre especialmente intenso (la vuelta de vacaciones nunca le sienta bien a uno), nos reunimos en Cazorla a hacer lo que más nos gusta: disfrutar.

2015-09-26 07.47.54Esta vez, Ángel, David y Carlos decidieron afrontar los 125 km con +D 4000 (Ultra Trail Bosques del Sur) que a la postre iban a otorgar los puntos necesarios que a bien seguro les llevarán a conseguir la gloria en Chamonix, mientras que los “García pa Rato”, más conservadores, nos embaucamos en nuestro particular periplo de 92 km y +D 3400 (Trail Bosques del Sur o lo que se hacía llamar ese fin de semana “la carrera corta”).

Cada uno a nuestra manera, llegamos a Cazorla el viernes por la tarde acompañados de Manolo, (decano de A to Trapo, runner incombustible, fiel escudero y además, padre de los Rato). Bártulos en la mochila, recogida de dorsal, comprobación de material y una cañita cenando para no perder las buenas costumbres.

Ambas carreras empiezan el sábado a las 8:00 (muy buena idea la salida conjunta aunque los más madrugadores hubiéramos agradecido un despertar anticipado y salir un par de horas antes). Sin comerlo ni beberlo ahí estábamos otra vez, los hermanos mano a mano junto a Ángel, David y Carlos dispuestos a disfrutar de un día entero de montaña.

Pistoletazo de salida y p’alante, sabiendo que cada uno iba a hacer su propia carrera. En el recorrido hasta la maratón coinciden la UTBS y la TBS (y se vuelven a encontrar más adelante), lo cual está bien porque nos permite “ser acompañados” unos pocos km por Carlos (qué fuerte estás!!). Primera subida “durilla” hasta el km 15 por senderos preciosos y bordeando riachuelos apetecibles de ser probados.

IMG-20150930-WA012A partir del primer avituallamiento en el parador (muy buena pinta, por cierto), empieza lo más feo de la carrera: unos 25 km de pista para la TBS que se convertirían en algo más para los de la UTBS. Sinceramente, creo que la sierra tiene muchas más posibilidades.

A partir de la maratón los hermanos rato se quedan solos y empieza la verdadera carrera para todos: Carlos como una moto acechado por David y Ángel desde la distancia y en la TBS viene lo bonito, 50 km de “cuasi soledad” rodeado de pistas (insisto, los senderos molan más), riachuelos, túneles, cascadas y pura vida. Vamos muy bien de fuerzas y pasamos los avituallamientos como flechas “porque lo último que queremos es parar”. En el km 60 nos cae una granizada de espanto que nos obliga a caminar con las manos en la cabeza para evitar chichones. Tras el granizo, una incesante lluvia nos acompaña haciéndonos ver la fuerza de la naturaleza en estado puro. Pero… ¡Qué gusto mojarse con el agua de la lluvia y poder renovar nuestros pulmones con aire nuevo!

Poco a poco seguimos subiendo, bajando, hablando y pensando en nuestros compis de la UTBS, ¡que grandes sois! Y así, entre piedra y piedra, llega el mejor momento de la carrera: el montadito de jamón con tomate del km 80. Cada vez estoy más convencido de que la alimentación que mejor me sienta en las ultras es la más parecida a la del día a día, evitando geles y complementos vitamínicos ajenos a los frutos secos aunque claro está que para gustos, los colores.

IMG_1445Tras sufrir un ligero percance gracias a algún desconsiderado que decidió “desbalizar” unos 2 km de carrera y “balizarlos” en el sentido contrario (hay gente pa tó), llegamos al climax en el kilómetro 88 regado de buenas nuevas con un atardecer espectacular. Frontal en la cabeza, entrada al pueblo y llegada muy emocionante cogidos, como siempre, de la mano.

Una vez en meta, nos enteramos que hemos llegado en décima/undécima posición (top 10, algo impensable para mis piernas!) y esperamos con ansia la llegada del resto de espartanos. Botellita de vino con papa, chuletón y a dormir.

Poco a poco van llegando nuestros compañeros, con cara descompuesta pero increíblemente felices de haber conseguido tal hazaña.

La carrera un poco monótona por el exceso de pista pero la zona de sendero muy bonita. Ambiente familiar y organización un poco regulera a pesar de su esfuerzo por hacer las cosas bien. Eso sí, el speaker inmejorable y aguantando las 28 horas de carrera. Además, aprovechamos para visitar Cazorla que pese al exceso de turismo, sigue siendo un pueblo recomendable.

Agradecimientos especiales a mi padre por el acompañamiento y como no, por enseñarnos a ser como somos.

Como diría nuestro amigo el Pez: Carpe Diem

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Nacho Absoluta 12:54:17 10 4
Borja Absoluta 12:54:17 11 5

[Puedes descargar este track en formato GPX y KMZ]

Este es el recorrido y el perfil de la organización. Las marcas aparecen cada 10 kilómetros.

Haz clic sobre la imagen para ampliarlo.