Marineras. 3.

Camino, como tantas veces, como tantos días, por la playa, abstraído en la contemplación de los caballitos de mar, esa efímera espuma blanca galopante, a lo lejos, salpicado por las gotas escapadas del recio volumen envolvente de las olas y levantadas por el viento hasta refrescar brazos, piernas y cara desnudos.

Difícil distinguir algunos días las caricias del agua y de la finísima arena, también transportada por el viento.

Ese mar inmenso, su relajante sonido ininterrumpido, descansando de la fatigosa y permanente costumbre o vicio o necesidad del pensar, que en ocasiones puede llegar a taladrarnos el cerebro.

Solo preocupado de no ser sorprendido por una de esas olas más atrevidas que la mayoría, una de esas olas que inopinadamente se resiste a ser engullida por la arena y llega hasta lamer los pies aún calzados.

Es mientras paseo, como digo, cuando me la encuentro en medio del camino.

Las alas extendidas, boca arriba, las patas alineadas, el pecho aún erguido, la cabeza hacia un lado posada en la arena.

Rodeada de algas, unas verdes y aún brillantes, seguramente recién arrancadas de sus raíces por el temporal, otras ya marchitas, marrones y deshilachadas, también algunos rizomas rugosos, esponjas de mar, hinchadas sus oquedades que recuerdan a ese famoso queso francés.

Y ella allí, junto al mar batiendo, ese mar sobre el que tantas veces ha planeado vertiginosamente hasta zambullirse intentando sorprender a la presa, pobre pececillo desconocedor de que su destino iba a ser sobrevolar su medio acuoso asfixiándose atravesado en el pico de una de esas aves.

Esos pajarracos de sordo graznido que proyectan su sombra en el agua, como un negro presagio, mientras rastrean la estela fugaz de los pececillos ignorantes de sus aviesas intenciones, después de todo tan sensatas como las suyas, como buscar alimento, como hacer por la vida, puro instinto de supervivencia, fuerzas de la naturaleza enfrentadas.

Siempre es triste ver el fin de una vida.

Un pájaro desaparecido en pleno vuelo devorado por una rapaz.

O en caída vertical, interrumpido su vuelo por el disparo de un cazador.

Un ciervo que salta de risco en risco hasta que una bala lo detiene y muerde el polvo que su cuerpo levanta en el monte mientras hunde sus cuernos contra el destino.

Siempre o, casi siempre, es triste el fin de una vida.

Pues sí, allí estaba inmóvil la gaviota.

Si acaso el leve vaivén de las alas movidas por los últimos cabrilleos de las olas al fin de su recorrido, ya sin fuerza, y en su regreso a las cóncavas profundidades.

Aves que se remontan, si el viento en contra, o caen en picado, si a favor, ebrias de velocidad, batiéndose sin rumbo, por el solo placer del vuelo, por el solo placer del viaje, mezclando en su borrachera el azul del mar y el del cielo, perdida la noción del arriba y el abajo, sujetos a un giro de sus alas.

También las gaviotas aparecen un día muertas en la playa.

Como aquélla.

San Juan,24 de abril de 2018.
José Luis Simón Cámara.

IX Media Maratón “Aguas de Alicante” (22-Abril-2018)

Aquí me encuentro con mi segunda crónica en menos de 6 meses, y es que mi papá además de encasquetarme el pedirle las cañas y la cuenta, también se ha aficionado a que le escriba las reseñas de nuestras carreras….

El pasado finde, coincidiendo con que el amigo Mufy era organizador de la Media Maratón de Alicante donde por primera vez se hacía un circuito digno de esta ciudad, con el encargo que recibíamos de llevar el Globo de las 2h y con la compañía de mi abu, mi padrino y un gran número de amigos de A To Trapo, decidimos apuntarnos pa echar la mañana.

El madrugón para mí fue interesante pero dice papá que el que algo quiere algo le cuesta…., así que a las 8 am estábamos plantaos con nuestro dorsal y preparados para la foto bajo nuestra pancarta.

Salida puntual y a nuestro ritmo constante vamos marcando los tiempos previstos para todos lo que querían llegar en 2h. Mi Abu, que ya corría la media de Alicante hace 40 años (cuando el correr no estaba tan bien visto salvo que fueras delante de los grises), decidió escoltar a nuestro Presi, pues él también tenía el encargo de Ángeles para que le llevara sin más accidentes hasta la meta.

Durante la carrera fuimos cruzándonos con todos nuestros compis y al ritmo de Las Valkirias, El Submarino Amarillo y Veo Veo, avanzábamos constantes. Una pequeña siesta del borrego para recuperar fuerzas entre el kilómetro 16 y 18 y ya estábamos listos para entrar triunfantes en las 2h:00 pactadas y culminar mi primera Media de Alicante en la Explanada donde me esperaban mamá y mi yayos.

Un éxito de carrera en todos los aspectos y además con distintos premios pa nuestro “equipo” entre los que se encontraba el 1º puesto en la categoría de mi Abu que, como es habitual, no recogió para poder llegar a hacer la paella.

Con esta carrera creo que cierro mi temporada de asfalto que no ha estado mal para no haber cumplido aún los 2 años. El año que viene trataremos de volver, pero creo que ahí necesitaremos un poco de ayuda porque no me va a dar tiempo a ser autónomo para esta distancia y para no aburrirme mis papis me han encargado un hermanito que me acompañe, así que tendremos que decir al tío Borja que haga un parón en la búsqueda de su ser y empuje el otro carro.

Nos vemos en la carretera

Jako

5 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Álvaro Sub23 mas 0:16:54 11 4
Tomás Master A mas 0:18:36 28 6
Lucía Sub23 fem 0:24:17 118 4
MªRosa Master B fem 0:28:08 203 6

 

10 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Wipi Master A fem 0:45:18 64 3
Alberto Master B mas 0:45:29 67 17
Jota Master D mas 0:52:17 238 24
Quique Master B mas 1:03:09 738 131

 

Media Maratón

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Joel Senior mas 1:23:45 24 10
Pili Master C fem 1:31:18 87 1
Ramonet Master D mas 1:34:00 141 11
Juan Enrique Master B mas 1:34:35 148 37
Naiara Master B fem 1:44:49 357 3
Ernesto Master C mas 1:49:33 485 78
JA Mejías Master C mas 1:49:38 487 79
Jorge Juan Master C mas 1:49:38 487 79
Tomás M Master B mas 1:51:34 524 124
Martina Master E fem 1:53:06 537 3
Jonathan Master A mas 1:56:12 626 111
Mark Master D mas 1:57:13 638 51
Lorena Senior fem 1:59:05 688 14
Naxete Master B mas 1:59:41 701 157
Gosa Master C mas 2:09:27 819 114
Jesús Master F mas 2:12:47 841 19
Manolo Master H mas 2:12:50 842 1

Sí, siento vergüenza.

Sí, siento vergüenza.

Estos días atrás hemos asistido atónitos a un espectáculo ni siquiera imaginable en la peor de las pesadillas.

Las históricas organizaciones sindicales, defensoras de la clase obrera, marchando de la mano del conglomerado independentista para pedir la libertad de sus opresores de clase, presos o huidos de la justicia, por delitos tan graves como pisotear la Constitución Española que nos ha proporcionado el más largo y fecundo período de paz y libertad de toda nuestra historia.

¿Cómo es posible que organizaciones tan sesudas, con una arraigada práctica de análisis crítico, se dejen seducir precisamente por sus tradicionales adversarios de clase aunque algunos de ellos exhiban en sus anagramas y programas símbolos y palabras de izquierdas?

¿Quién puede entender a estas alturas de la historia que un movimiento xenófobo, supremacista, insolidario, reciba el apoyo de presuntas organizaciones de izquierda?

¿Apoyar al conglomerado independentista que vulnera la ley, destroza la convivencia, azuza la intransigencia y ha puesto en peligro la pervivencia de la democracia?

¿A quienes han hecho de la lengua un arma de enfrentamiento en lugar de un instrumento de entendimiento y enriquecimiento, a quienes durante muchos años han menospreciado e insultado a tantos inmigrantes y sus tierras de origen, a esos mismos de los que se han servido como mano de obra barata y a los que siguen considerando ciudadanos de segunda?

¿A quienes han acusado a España de robarlos, cuando si algo ha hecho ha sido derivar gran parte de su potencial económico e industrial para multiplicar su desarrollo?

¿A los continuadores y defensores de esa saga familiar que, perpetuada en el poder, ha amasado fortunas como una organización criminal, protegida o tolerada por sucesivas administraciones, como ya quisiera para sí la mafia italiana?

¿A quienes han falseado sistemáticamente la historia para ir sembrando, durante todos estos años de consolidación democrática y sirviéndose de ella, supuestos agravios a su integridad territorial, lingüística y cultural?

Pues sí, justamente esas organizaciones que representan a los trabajadores y sectores populares de la sociedad más explotados acaban de dar su apoyo a la burguesía catalana y los sucesivos gobiernos que la representan, esos gobiernos que además se han servido de su poder para enriquecerse personalmente y beneficiar a sus amigos con subvenciones y privilegios.

Pues sí, CCOO y UGT, tradicionales siglas en defensa de la libertad, la justicia y la solidaridad, enfebrecidos por el veneno nacionalista, origen de casi todos los desastres bélicos de la historia pasada, reciente y presente, se han dejado arrastrar por el cerril discurso independentista para llevar a cabo sus inconfesables objetivos de pureza y limpieza étnica y cultural de todo aquello que no sirve a la excluyente recatalanización de su territorio.

Por todas estas razones, siento vergüenza de haber defendido, propagado y pertenecido a organizaciones que, en su zigzagueante trayectoria y no ya solo por su pasado intransigente ante el que muchos de sus militantes sucumbimos ingenuamente, han acabado apoyando desde sus más altas instancias esta tragicómica farsa.

San Juan, 20 de abril de 2018
José Luis Simón Cámara.

IV Trail Cabeçó d´Or (17-Abril-2018)

Después de mi experiencia del año pasado en esta carrera, tenía ganas de volver a hacerla, de volver a subir el Cabeçó, la montaña mágica, nuestra montaña mágica. Los que me conocéis, sabéis que no suelo hacer este tipo de pruebas, soy más de asfalto, no porque no me guste la montaña, que me encanta, es por mi gran vértigo, que limita mis incursiones por las diferentes montañas alicantinas.

Como siempre Busot, Kutl Race y Big Mike nos reciben muy bien, como de la familia. Carrera muy familiar donde se conocen casi todos, con ese recorrido exigente, sobre todo para los que venimos del asfalto. Llegó el día, nos levantamos con la ilusión de correr por la montaña, aunque siempre con el respeto que se merece. Mis piernas empiezan a temblar sabiendo lo que le espera.

Día estupendo para correr, buenísima temperatura. Recogemos el dorsal, foto con Big Mike, con los compañeros de A To trapo y con dos amigas, Cristina y África. A las 9 de la mañana, el pistoletazo de salida, no hay marcha atrás. La salida se hace un poco dura por la cuesta (los de asfalto somos muy quejicas con las cuestas, lo sé) empezamos un poco fuerte para quitarnos gente de delante ya que en breve se forma una fila única y es difícil adelantar. Cogemos buen ritmo y el cuerpo va respondiendo a lo que le pedimos. Al llegar al depósito de agua, empieza el baile de subidas y bajadas, vamos, la fiesta.

Conforme pasa la mañana, empieza a subir la temperatura y se va notando el calor, aunque corre un poquito de aire el cual se agradece. Continuamos subiendo con un paisaje espectacular, se ve casi toda la comarca del Alacantí, Santa Pola y se intuye hasta Tabarca. Llega Casa Polset, se acaba (por ahora) la subida. Parada a respirar y enfilar la bajada. La bajada se hace muy rápida, pero con gente subiendo no se pueden hacer muchas locuras. Llegamos al segundo avituallamiento y paramos a reponer fuerzas que falta nos van a hacer. Agua, Aquarius, gominolas, galletas saladas, pasas, etc…

Reponemos fuerzas y seguimos bajando hasta el parking de las cuevas, donde se hace ese tramo de asfalto con una pendiente considerable, bajamos por las zetas con el sol ya más valiente, llegamos al último avituallamiento sobre el km 13 y volvemos a reponer fuerzas, ya que nos quedan los 4 km que hemos hecho al principio y son bastante durillos. En la subida al depósito mi cuerpo ya me indicaba que la luz roja de agotamiento estaba parpadeando y que mis isquios ya estaban bajo mínimos. Reducimos velocidad, apretamos dientes y vamos hacia meta. Cuando volvemos a tocar asfalto, se escucha con más claridad al speaker, señal de que queda muy poco. Bajada hacia la Casa de Cultura, giramos a derecha y ahí nos recibe, como siempre y con toda la energía del mundo y su frase ” Bienvenido a casa” el gran Mike.

Por fin en casa, mi tiempo? irrelevante, con llegar a meta bien y veros a todos allí, estoy contento. El año que viene, si la salud me lo permite, volveré…

PD: todavía me duelen las paticas… jejeje pero es muy recomendable.

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Julián MASTER 2:02:08 72 9
Torregrosa SENIOR 2:06:23 94 44
Jota MASTER 2:12:17 120 13
Méndez VETERANO 2:21:32 157 61
Lisardo MASTER 2:25:26 170 15
Juan Punzano VETERANO 2:26:52 173 66
Ernesto VETERANO 2:37:17 201 78

9ª Transilicitana 104 km/24 h (17-Marzo-2018)

No sé porque motivo decidí apuntarme a la Transilicitana de este año. Se ve que con las 17 horas del año pasado no había tenido suficiente. Una vez apuntado, me dicen que también se ha apuntado Jesús Santana con su amigo y compañero Pepe. Les comento si la puedo hacer con ellos.

Día de la carrera (como siempre sin poder dormir cuando tengo un evento importante), quedamos en la salida y viene a despedirnos Gosa, fotos de rigor y al cajón de salida. Creo que al ir con Pepe podre llevar el ritmo y aguantar la carrera con ellos.

Comenzamos la carrera, en la subida al pantano Pepe dice que la subida la hace andando que la carrera es muy larga. Jesús y yo subimos corriendo hasta la llegada a la subida al Cau en la que esperamos a Pepe y subimos juntos. Al final de la subida Pepe se queda un poco por lo que decidimos hacer la bajada hasta el primer avituallamiento a trote para que no se quedase mucho. Entramos al avituallamiento y oigo por primera vez una frase que oiría durante toda la carrera “5 minutos y nos vamos”. Jesús nos ponía tope, llevamos adelanto de tiempo según sus cálculos, reponemos y salimos. Llevamos un buen ritmo hasta que Pepe tiene un percance y se cae (rodilla con sangre). Llegamos al segundo avituallamiento sin problemas, recuperando tiempo al reloj (luego nos haría falta) y otra vez “5 min y nos vamos” jajajajaja.

A buen ritmo nos encaminamos al tercer avituallamiento (comida) en casa de Los Quiles, allí por primera vez desde la salida esta Sonia esperándonos (no me abandonaría hasta el final). Llevamos buen ritmo y volvemos a recuperar tiempo, esta vez nos deja 20´ para comer. Nos encaminamos hacia el polideportivo de El Altet donde ya se incorporan Eva y Conchi (los apoyos de Jesús). Allí pasamos por primera vez el control de sellado “5 min y nos vamos”, dirección a la playa. Allí Pepe y yo ya empezamos a descolgarnos de Jesús (santa paciencia tuvo con nosotros). Una vez pasada la arena decide esperar a Pepe y yo le comento que sigo, que seguro que me cogen (llevamos ya una maratón) efectivamente empiezo a caminar y antes de llegar al Clot de Galvany me cogen. Jesús, a su ritmo, se nos escapa, así que Pepe y yo decidimos ir juntos hasta el cementerio (siguiente avituallamiento) y empieza a comentarme que seguramente se baje del barco, le duele mucho la rodilla. Lllegamos al avituallamiento y allí tenemos nuestro equipo de apoyo esperando, efectivamente Pepe decide abandonar, no puede con su rodilla. A mí de repente me viene a la cabeza que me queda la mitad de carrera con Jesús (pobre de mí) no sabía si podría aguantar su ritmo.

Salimos dirección al avituallamiento de Perleta donde nos encontramos con mucho aire en contra, se me hace muy complicado este tramo. Se me pasa por primera vez por la cabeza abandonar. Un tramo muy duro y encima empiezo a pensar que igual estorbo a la carrera de Jesús (tenemos ritmos completamente diferentes). Llegamos a Perleta, yo tocado (física y anímicamente) pero el equipo externo y el apoyo de Jesús me hacen cambiar de actitud. Aun así llevamos tiempo de sobra sobre las previsiones. Cenamos (el caldito es maravilloso y reponedor) y salimos para el restaurante Charly. Este tramo se me hace más llevadero y me encuentro bien. Seguimos corriendo, esta vez llegamos antes que el equipo de apoyo y nos toca esperar para cambiarnos de ropa (manga larga para la noche).

Salimos en dirección al avituallamiento del campo de futbol del pantano (es el tramo más largo), en este tramo se nos hace de noche. Sacamos frontales y no paramos. Ya empiezo a andar más de lo debido. En este tramo ya vamos juntos y empiezo a sentirme muy cansado. Jesús se adelanta y llega al pantano antes que yo. Llego y me noto mareado, Sonia me dice que estoy blanco que posiblemente tenga una bajada de glucosa (algo parecido me pasó en la Maratón de Valencia). Me siento en una silla y Sonia me pregunta como estoy y le digo que abandono, que no me encuentro muy bien y estoy mareado. Como de todo lo que hay en el avituallamiento, me repongo un poco y decido seguir.

Jesús le dice a Sonia que no me dejaría solo. Me incorporo y le digo a Jesús nos vamos. Salimos andando y me tomo un gel que me termina de reponer. Hay tramos de la subida al Cau en los que le digo a Jesús que puedo correr. Me encuentro bien y seguimos hasta la subida al monte Cau. Empezamos el descenso y le digo a Jesús que lo baje corriendo si le apetece. A mí una bambolla en el dedo del pie me hace bajar andando. Gracias a las paradas que le fue pidiendo el cuerpo, llegamos juntos al último avituallamiento. Un cola cao calentito y salimos para meta. Nada más salir se pone a llover, colocación de chubasqueros y afrontamos las últimas rampas hasta que ya empezamos el descenso hasta Elche. En estos tramos corremos.

A falta de un par de kilómetros me encuentro a un chico en la oscuridad y le pregunto si el camino era por allí y cuando lo oigo hablar resulta que es Gosa que ha venido a recibirnos y nos acompaña con su conocido “ trote de ultra” hasta las escaleras que nos llevan a meta. Allí estaba nuestro equipo de apoyo que ha estado toda la carrera apoyándonos, entramos en meta en 15 horas 21 minutos, dos horas menos que el año pasado y en el tiempo que estimó Jesús.

Quiero dar las gracias a Sonia (mi mujer) por estar a mi lado y recibirme siempre con una sonrisa en todos los avituallamientos. Sé lo que ha sufrido, sobre todo el último tramo. Y por supuesto agradecer a Jesús Santana su apoyo en todo momento. ¡ERES MUY GRANDE!

TOMÁS MÉNDEZ

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Pez MASC 12:33:50 44 42
Jesús S. MASC 15:21:25 142 132
Tomás M. MASC 15:21:52 143 133