Estulticia [1]

Estamos acostumbrados a escuchar necedades del vicepresidente segundo del Gobierno de España. Como comparar la huida de Puigdemont y otros de la justicia española con el exilio de miles de republicanos españoles tras la guerra civil. Pero alinearse ahora con el ministro de asuntos exteriores ruso, Labrov, o con el discurso tradicional del Maduro de Venezuela y posiblemente con los de algunos regímenes islamistas, todos ellos en las antípodas de lo que se entiende por democracia en Occidente es ya demasiado. Aunque, claro, también llamaban en la Alemania del Este a su régimen político, del que los que huían se arriesgaban a morir agujereados en las alambradas, República Democrática Alemana. ¿Se refiere implícitamente a esas democracias cuando dice que la nuestra es mejorable? ¿Tiene acaso nostalgia de ese negro período de la historia en cualquiera de sus modalidades? ¿Alguno de esos países del llamado socialismo real ha levantado muros para evitar que acudieran a ellos los desheredados del mundo ansiosos de llegar a la tierra prometida? ¿O se trataba más bien de murallas y alambradas para impedir por la fuerza que salieran de los regímenes más sangrientos y crueles que conoce la historia? Justamente al revés de lo que ocurre en esos países occidentales tan denostados por el vicepresidente, los países capitalistas con democracias deficientes. Es a esos países precisamente a los que desean venir de todas partes del mundo, especialmente de esos envidiables países del socialismo real. ¿Algún día faltaron los mejores vinos y manjares en la mesa de Fidel, de Honecker, de Ceaucescu o de cualquier dirigente “comunista”, mientras el hambre se extendía entre sus súbditos? Resulta curioso además que todos los “protegidos” del vicepresidente que se han fugado de la justicia española se hayan refugiado también en esos apestosos países capitalistas europeos y no en aquellos que coinciden contigo en la valoración política de los encausados. No se refugian en Rusia ni en Venezuela ni en Cuba. Ya he sugerido en alguna ocasión que deberían ser revisados los títulos y diplomas universitarios del señor Iglesias porque su desconocimiento de la historia del siglo XX y más reciente se muestra palmario, su ausencia de contrastes notable, aún parece no haberse enterado del discurso secreto de Jrushchov en el año 56 denunciando los crímenes de Stalin, parece que no haya leído las crónicas de los últimos años de la dictadura franquista ni las más recientes de la Transición. Ya sabemos, no hace falta que él nos lo diga, que toda democracia es mejorable, pero denostar la imagen pública de nuestro país ante el mundo ¿a qué intereses sirve? Quizá a los mismos de los que desde otros países nos atacan hoy para justificar sus vergüenzas, como lo han hecho tantos a lo largo de la historia. Los trapos sucios, si los hay, se lavan en casa. No hay por qué ir pregonándolos a los cuatro vientos. Te reúnes todas las semanas con el resto de ministros y con el presidente. Puedes hacerlo con más frecuencia si quieres. ¿No es ése el lugar donde plantear tus discrepancias, donde presentar tus sugerencias? ¿Tiene que ser siempre rodeado de focos y altavoces? Muchas veces, las más, el trabajo discreto y silencioso es más efectivo que las estridencias de cara a la galería. La altanería se puede tolerar en los oprimidos, porque poco más les queda, pero no en los poderosos, y ahora, tú, lo quieras o no, perteneces a estos últimos, no a aquellos de donde dices proceder y a los que dices defender. Una pequeña dosis de humildad no te vendría mal, señor vicepresidente.

San Juan, 13 de febrero de 2021. José Luis Simón Cámara.

[1] En recuerdo del “Elogio de la estulticia” (locura) de Erasmo de Róterdam.

1ª prueba de la 2ª LIGA A TO TRAPO = Resultados.

Hola a todos/as,

Empezo la 2 Liga A To Trapo, y aunque está vez lo que se busca es que la gente siga entrenando… vaya como están algunos, han sacado los cuchillos, las espadas y hasta los misiles…

Pruebas realizadas el 6 y 7 de febrero, a cualquier hora y en cualquier terreno…

Como sabéis cada uno puede hacer la prueba que quiera, y en función de lo que se haga se tiene unos puntos diferentes… para esa gente que le gusta competir hemos puesto unos puntos extra por resultado en marca ponderada, siempre que se supere el 65% y hay que destacar por marcas las conseguidas por Juan Carlos de Cabo alias Muffy y por Miguel Antonio Ruiz, que han estado cerca del 80% lo que da un nivel de marca nacional… vamos que en este grupo tenemos de todo…

Por otra parte como pone en las normas se van a dar unos puntos extra, sorteados al azar absoluto. Claudia, la benjamín del grupo, dijo los 6 números premiados, el 7 al que se le otorgaban 20 puntos, y luego el 27, 24, 33, 40 y 57 a los que les correspondía 5 puntos extra (están marcados en colores)… ha querido el azar que los primeros puntos extra de esta liga le correspondan a Jesus Jurado, mientras que el puesto número 57 esta vez no corrió, por lo que perdió el bonus… los números esta vez ha sido el orden de inscripción.

Hay que decir que sé de alguna persona que corrió (porque la vi) pero no subió la carrera 🙁

Las mejores marcas por pruebas han sido (por ahora son los récords, esto irá cambiando cada prueba):

  • 5Km: Miguel Antonio Ruiz con 19:20
  • 10Km: Noelia Amat con 52:55
  • Media Maratón: Juan Enrique Garrigos con 1:37:21
  • Maratón: Julian Moya: 4:52:45

Muchos compañeros han hecho las pruebas en montaña, pero esta vez puntúan igual, pero destacar el marcón de Sergio para correr en montaña

Así que  la clasificación queda de la siguiente manera, Julian y Cristian se ponen en cabeza porque ambos han corrido el maratón del primer trimestre… esto no ha hecho más que empezar…

Orden Número sorteo Nombre Prueba 6/7 febrero Marca Puntos Bonus marca Bonus extra TOTAL
1 55 Julián Moya Jurado Maratón 4:52:45 40 0 40
2 60 Cristian Aracil Sala Maraton 4:55:05 40 0 40
3 21 Juan Enrique Garrigós Gómez MM 1:37:21 20 10 30
4 4 Pili Isidro MM 1:48:03 20 10 30
5 7 Jesus Jurado Carmona 10 1:05:40 10 0 20 30
6 33 Francisco Herrero Cuenca MM 2:25:30 20 0 5 25
7 43 Jorge López Pérez MM 1:38:47 20 0 20
8 8 José Antonio Torregrosa Teruel MM 1:41:45 20 0 20
9 13 Francisco Martínez Corbalan MM 1:47:50 20 0 20
10 1 Juanma Aparicio MM 2.02:14 20 0 20
11 30 José Castelló Asensi MM 2:07:41 20 0 20
12 42 Borja Runner MM 2:45:00 20 0 20
13 24 José Antonio Mejias García 10 0:55:55 10 0 5 15
14 17 Inayat Hussain 10 0:58:52 10 0 5 15
15 38 Miguel Antonio Ruiz García 5 0:19:20 5 10 15
16 11 Juan Carlos de Cabo Blasco 5 019:21 5 10 15
17 31 Juan Punzano Medina 5 0:20:37 5 10 15
18 3 Tomás Méndez Carrasco 5 0:21:35 5 10 15
19 22 Paco Martínez Galindo 5 0:22:58 5 10 15
20 49 María Matas Millas 5 0:23:13 5 10 15
21 26 Noelia Amat Reina 10 0:52:55 10 0 10
22 28 Mark Knaggs 10 0:54:46 10 0 10
23 41 Pepe Espinosa Mora 10 0:56:34 10 0 10
24 47 Jorge Juan Guijarro Rabasco 10 0:58:49 10 0 10
25 34 Mari Paz Alcaraz Baeza 10 0:59:19 10 0 10
26 16 Isabel Sellés Crespo 10 0:59:40 10 0 10
27 25 Martina Schneider 10 1:05:40 10 0 10
28 5 Miguel Lizon Navarro 10 1:07:00 10 0 10
29 44 Sergio García Ferrer 10 1:08:00 10 0 10
30 9 Rafa Olivares (Felete) 10 1:10:12 10 0 10
31 14 Guillermo Forner 10 1:13:00 10 0 10
32 53 Angel Parra 10 1:53:20 10 0 10
33 48 Enri Rodríguez 10 1:53:15 10 0 10
34 29 David Gil Pelluch 10 1:57:00 10 0 10
35 10 José Antonio Méndez Carrasco 10 1:59:37 10 0 10
36 54 Roberto Ferrándiz gomis 10 2:00:00 10 0 10
37 51 Juan Jesús Morales Fernández 10 2:03:00 10 0 10
38 40 Pablo Benabent Raggio 5 0:34:21 5 0 5 10
39 35 Pablo Aracil Climent 5 0:23:44 5 0 5
40 46 César Bañuls García 5 0:24:47 5 0 5
41 32 Rosa del Campo Aznar 5 0:25:23 5 0 5
42 39 José Ginès Alberola Baño 5 0:26:31 5 0 5
43 58 Francesc Taverner Torrent 5 0:31:00 5 0 5
44 56 Eva González Egido 5 0:31:55 5 0 5
45 27 Antonio Llopis 5 0:33:50 5 0 5
46 36 Claudia Fuentes Navarro 5 0:35:16 5 0 5
47 20 Pepe Gil 5 0:36:00 5 0 5
48 37 Conchi Navarro Cañizares 5 0:37:07 5 0 5
49 50 José Luis Simón Cámara 5 0:45:00 5 0 5
50 57 Juan Bautista Ivorra 0
51 2 Ana Mª Barquero Abad 0
52 6 Kike Segura Lloret 0
53 12 Aránzazu García Espinosa 0
54 15 José Juan García Martínez 0
55 18 Gosa 0
56 19 Cristina Carretero Amorós 0
57 23 Roberto Pascual 0
58 45 María Mompó Guerra 0
59 52 Farid Mammadova Huseynguliyev 0
60 59 Ramon García Ferrer 0

 

 

Cumpleaños

Hoy, como dos o tres días a la semana, todavía oscuro, nos encontramos en el pequeño parque triangular de María Muntaner a las 7 de la mañana. Intentamos bailar con los dedos alguna cápsula del eucalipto gigante que domina el jardín.

¡Cuántas veces les he dicho ya a mis amigos la etimología de “eucalipto”, “bien guardada”, porque su semilla está protegida por la dura corteza del fruto. De casi los cuatro puntos cardinales vamos llegando al punto de encuentro. Martina del Oeste, Jesús del Sur, Rafa y yo del Norte; hoy no ha aparecido Franc, el generoso padre de acogida con su perro, sin duda entretenido con Andrea. Antes de las 7.05 iniciamos la carrera por esa estrecha senda llena de obstáculos que conocemos con los ojos cerrados. 12 de Febrero. 14 grados, sin viento. Pasado mañana, San Valentín, estaba yo pasando el día en Albacete en el cumpleaños de mi amigo Pinki. Con el Mejías, ¿no?. Sí, con el Mejías. ¡Ah, dice Martina, hoy es tu cumpleaños, mirando a Jesús. ¡Es cierto! ¡Felicidades!, de las tres gargantas al unísono. Comienza a clarear por el Este, en dirección al mar hacia donde nos dirigimos. Destellos de luces en el Manhattan de Campello. Junto al encendido almendro en flor a la izquierda del camino a nuestro paso comienzan los saludos de los perros correteando al otro lado de la valla. Un camión de la limpieza casi obstruye el camino y, burlado, aparece una furgoneta flanqueada por podadores de uniforme que civilizan un seto vegetal semisalvaje. Ya enfilamos casi oliendo la proximidad del mar, con horizontales pinceladas de luz a lo lejos. Atravesamos carretera, vías, paseo y llegamos a la arena. Ni nos preguntamos si hay baño. La tela de las banderas está tan callada que parece inexistente. Comenzamos a descalzarnos y Rafa, con sorna, os aviso de que no hay agua. Se refiere al grifo-ducha junto al paseo donde solemos quitarnos la arena tras el baño. Nos dirigimos, casi siempre en el mismo orden, hacia el mar. Martina, yo mismo, Rafa y Jesús. Nos vamos desprendiendo de ropajes, Jesús disponiendo la cámara del móvil y uno a uno, como si no hubiera mar para entrar en él todos a la vez, vamos sintiendo en las piernas sus cristales hasta que, convencidos de que hacen falta muchos metros para que nos cubra, nos zambullimos, damos cuatro o cinco brazadas, no más, apresuradas y recobramos la verticalidad, celebrando que no nos azote el viento.

Aún en la orilla vamos recuperando los ropajes hasta completar el rito con las zapatillas junto a los grifos del paseo. A veces, como hoy, desde el tranvía, ojos incrédulos abrigados contemplan el espectáculo de estos locos que salen del mar a estas horas. No tenemos tiempo de enfriarnos. Cuesta arriba seguimos corriendo y charlando. ¡Vaya año de celebraciones! No os quejaréis. El cielo empezaba a mostrar desgarrones rojizos. Os he invitado al primer baño del día, todo el mar para vosotros. Vendrán tiempos mejores. Enseguida los brócolis, ayer patrullas, sin duda de marroquíes, recogiéndolos para el mercado. Poco después el almendro en flor a la derecha, míralo Martina. Un coche se salta el stop en cuatro caminos. Jesús, 64 años hoy, se para detrás de las palmeras para encuadrar la sangrienta proximidad de la salida del sol. Los cerdos vietnamitas. Una pareja, los padres, y varios tamaños de hijos, casi todos negros menos uno, veteado de blanco. ¡Ah, cómo se nos va a olvidar el cumple, celebrado juntos del trío, el facundo Roberto y el parco Juan Manuel! ¡Hurra por ellos! Saludos a la oficinista de Golden Car, subida al puente de la carretera desde donde volvemos a mirar hacia el Este. Tras la senda, ya iluminada, nos despedimos en el jardín donde el eucalipto cobija al resto de plantas como la gallina a sus polluelos.

San Juan, 12 de febrero de 2021.
José Luis Simón Cámara.

VIII Maratón de Murcia, 07 de febrero de 2021. Maratón virtual y solidaria

El efecto mariposa

Planteamiento:

Existe una teoría increíble que afirma que cualquier pequeño acto tiene la capacidad de determinar unas consecuencias incluso de dimensiones descomunales, que puede tener la facultad de modificar la rutina previsible del cosmos e incluso cambiar el desarrollo del futuro. Así, si una mariposa aletease al otro lado de la tierra, ese sutil y apenas perceptible hecho podría repercutir en el inicio de una cadena de acontecimientos que concluirían en un huracán en las antípodas, a miles de kilómetros.

El hecho de correr es algo natural, los niños lo hacen en cuanto adquieren la verticalidad sin necesitar que se les enseñe, los animales herbívoros corren nada más nacer, sin siquiera haberse desprendido del cordón que los unió a su madre. Correr es un acto reflejo de cualquier ser vivo, sea ante una amenaza o frente a una presa que también corre, todos los seres vivos corren arrastrándose, reptando, movidos por primitivos seudópodos o usando las extremidades. Las plantas también corren en vertical, a la búsqueda del sol y de este modo, también volar es en cierto modo correr, correr sobre las montañas, en el espacio, movidos por la brisa.

Todos corremos y cuando lo hacemos pensamos, amasamos nuestros problemas e incluso les encontramos solución. Recordamos momentos vividos y soñamos. Correr es un acto terapéutico que nos llena y que sólo entendemos los que lo hacemos con asiduidad. Yo, por ejemplo, en ocasiones dejo volar mi mente y me dedico a calcular, suponer y llegar a conclusiones, así los kilómetros se digieren suave y no hacen daño. Hay días en que miro a lo lejos y me asombro de la grandeza que me rodea y pienso en qué habrá detrás. Otros observo la línea casi recta del horizonte en el mar y sé que soy un hombre afortunado. Me agrada mojarme en la lluvia y sudar en verano mientras corro. Incluso cuando corro por la ciudad me siento bien, me gusta saludar a otros corredores y disculparme con un gesto y dar las gracias a los conductores cuando cruzo la carretera por donde no se debe. Hay días en que me acuerdo de mis seres queridos, de los que están y los que estuvieron y hay otros en que imagino a mis amigos y a otros corredores detrás de aquella loma, en el fondo de ese barranco o cuatro calles más allá pero que no alcanzo a verlos porque soy un ser insignificante, sé que están ahí. Al fin y al cabo, los otros también entrenan y en algún sitio deben estar cuando lo hacen.

Fue uno de esos días cuando me dio por pensar en lo bonito que sería poder correr con quienes me quisieran acompañar, entrenar al mismo tiempo, sincronizarnos y de ese modo vernos sin usar los ojos, con lo que de verdad importa, el corazón y los sentimientos. Tener la certeza esta vez de que detrás de aquella montaña, al otro lado de la ciudad o incluso a cientos de kilómetros estaría acompañado y haciendo lo que nos gusta.

Así construí un acto de imaginación, pensé que estaría muy bien volar como un ave, crecer como los árboles y correr como hace unos meses, acompañado de mi gente y para ello no pude encontrar mejor plan que una maratón solidaria cuyos ingresos servirán para empujar hacia algo bueno.

El aleteo:

Al lanzar la idea supuse que la gente me seguiría al menos por un pequeño motivo de los de los que se me ocurrían, ya fuera por correr a mi lado o por hacerlo por una buena causa, sea cual fuere me doy por satisfecho, al fin y al cabo, cualquiera de los dos actos no es más que un leve movimiento, un pequeño gesto, un frágil aleteo.

El primero motivo, el correr juntos, no tenía otro fin que mostrar entereza y luchar por un futuro próximo, confiar en lo que vendrá. La segunda razón era poner una pequeña piedra en los cimientos de la lucha contra el cáncer.

Las carreras:

Finalmente, y con las restricciones espaciales a que nos vemos sometidos, todos cumplimos con el plan previsto.

Pili, como siempre, fiable como un vehículo alemán, no falló, nunca falla. Decidió salir antes de lo previsto y así evitar alguna limitación. Añadió otra muesca a su larga culata y con su madrugón contribuyó a que el tiempo de conexión fuera más amplio.

Poco después inició sus andares el bueno de “J” que se enzarzó literalmente con una media maratón, de las que le gustan a él, de piedras, montes y como digo, zarzas, ya que buscando caminos inhóspitos se perdió y acabó con las piernas como si se hubiera exfoliado con una lima de carpintero. Es lo que tiene ser una tortuga aventurera (saludos Jaime y enhorabuena por adelantado).

A las 8:00 h., puntuales iniciaron su 10 k. Reme y su amiga Tati desde Petrer, estoy seguro de que todo les fue bien. Ambas cumplieron con su parte del trato y se lo agradezco de corazón. Ha sido un placer correr con vosotras.

Jesús y Martina hicieron también diez kilómetros y ni que decir tiene que no hay qué contar. Dos metrónomos que se mueven al mismo compás, eso es algo grande.

A las 9:00 h. iniciamos las andadas mi compadre Lisardo y yo junto a mi primo José Miguel a 300 km. De distancia. La hora no fue algo caprichoso, simplemente éste hizo el esfuerzo de correr con viento y a una temperatura de inicio de 1º C., era justo dejarle elegir hora.

La maratón:

Es difícil hacer 42 km. cuando no has entrenado para ello. La idea era buscar un apoyo mutuo y así lo hicimos hasta el final, siempre es reconfortante tener a alguien a tu lado cuando sufres.

Lisardo, como siempre cumplió sin problemas, digiriendo los kilómetros finales como pudo pues arrastró dolores que en otras circunstancias no hubieran aparecido.

El calor de la última parte y una molestia en la rodilla izquierda a mí me llevaron a ascender mi propio Gólgota, gracias a que mi Cirineo particular me echó una mano.

La Alcoraya, el Verdegás, el Moralet, el Rebolledo, las pedanías del término municipal de Alicante fueron testigos de nuestra historia, nuestro pequeño logro, supieron que siempre es más importante saber quién está a tu lado que la empresa que te ocupa en cuestión, que no importa hacer una de las peores carreras de tu vida si el fin lo justifica.

Conclusión:

Gracias Pili, gracias Jesús y Martina, Reme y Tati, gracias “J” y gracias Lisardo por acompañarme en mis desvaríos. Gracias a mi sangre que me acompañó a mas de 300 km. de distancia sin dudarlo.

Gracias a todos, a los que estuvisteis conmigo y a los que no ya fuera porque no pudisteis o simplemente no quisisteis.

Julián

Migraciones

Como granos de arena que, sentados en la playa contemplando el horizonte, caen sin ruido, suavemente, de la mano, así se nos van cayendo por el camino los amigos sin que se rasguen los velos del templo ni se abran los cielos dejando caer enfurecidas cortinas de agua. Van cayendo los amigos uno tras otro, como si no pasara nada. Aun teniendo aún muchos, amigos nunca se tiene demasiados, cuento ya más entre los muertos que entre los vivos. Ahora entiendo aquellos paseos solitarios de mi padre, ya con todos sus amigos muertos. Ahora entiendo su escepticismo ante los políticos de cualquier signo. Ahora entiendo que sus lágrimas fueran cada vez menos, secada la fuente del llanto de ver alejarse a tanta gente querida.

No lo he olvidado todavía, pero casi, en cuántos pueblos me sacudí el polvo del camino sin ganas de volver a pisarlos porque habían desaparecido de ellos las razones más importantes para seguir visitándolos.

¿Qué se me ha perdido en Valencia si mi amigo Alfredo, el inquieto, hace ya más de tres lustros entregó allí su último aliento?

¿Qué se me ha perdido en Orihuela, por otra parte con tantos recuerdos desde la infancia y con pocos pero aún algún amigo del alma, desde la muerte de aquel irrepetible y libertino Santi?

¿Qué se me ha perdido en Madrid, palpitante y acogedor corazón de España, tras contemplar el esquelético y jibarizado cuerpo de mi amigo Muñoz que aún llegué a tocar caliente?

¿Qué se me ha perdido en el Siscar, después de todo el pueblo donde nací, donde he vivido algunos años, donde tengo a mi hermano, primos y amigos, donde conozco cada rincón de sus calles, cada piedra de sus veredas, donde quiero seguir viviendo, aun así, después de la muerte del Torero, de mi primo Pepe y ¡cómo no de mis padres, de tantos tíos y primos y amigos?

¿Qué se me ha perdido en Elche, último refugio de aquel eterno huido de la justicia y de la injusticia, de aquel hombre tan generoso, Manolo, al que se le escapaba el dinero entre los dedos de la mano con que lo ganaba?

¿Qué se me ha perdido en el barrio de Santa Cruz de Alicante, tras la sorpresiva, imprevista e intrigante muerte de mi amigo Paco, aquel entrometido jumillano venido en su adolescencia a esta tierra?

¿Para qué voy a seguir nombrando pueblos donde he perdido algún amigo?

Valgan éstos como muestra, y no me olvido de Ada, Paco, Miguel Ángel, Damián, Juan de Dios, porque está aún muy caliente la sangre y el recuerdo de Mercedes, de Pepe, de María, de…

Tanto trabajo en mis años de estudiante aprendiendo geografía para memorizar nombres de pueblos y ciudades que no me decían nada para ahora querer casi borrarlos del mapa porque cada uno de ellos me abre una herida.

Nunca se cierran esas heridas. Ni hay alcohol que las desinfecta ni consiga adormecer el recuerdo.

Como si dispusieran de alas inician, casi siempre sin aviso previo, y en estos tiempos menos, un vuelo que los aleja y se pierden en la lejanía como las nubes a capricho del viento. Si al menos hubiera tiempo de despedirse. Y si es mucho hacer el amor, alguna caricia, algún piropo, alguna palabra cariñosa.

Los amigos.

San Juan, 8 de Febrero de 2021.
José Luis Simón Cámara.