Obra perfecta

Ocurrió hace poco más de 400 años.

Aquel hombre observaba aquella máquina artesanal diseñada para crear la obra perfecta.

En casi una decena de cubículos de madera se agrupaban miles y miles de palabras clasificadas por su naturaleza; en un cubículo estaban todos los verbos, en otro -el más grande- los nombres, en aquél los artículos, en el de allá los adjetivos,  …. Muy curioso y variopinto era el de los signos de puntuación; estaban todos: comas, acentos, interrogaciones, diéresis, circunflejos, …

Cuando nuestro personaje accionó la palanca, todo un entramado de poleas,  engranajes y rodillos se puso en movimiento. Los cubículos liberaron su carga produciéndose un gran revoltijo de palabras que iban siendo aleatoria y ordenadamente depositadas en un canal e impresas en un gran pliego.

Nuestro hombre se dirigió al inicio del pliego y leyó: «En un lugar de La Mancha, de cuyo …»

Don Miguel sonrió satisfecho.

 

Rafael Olivares Seguí

2º Concurso de Microrrelatos del FNAC

Esta entrada fue publicada en Relatos y reflexiones por Fele. Guarda el enlace permanente.
avatar

Acerca de Fele

Ni corre rápido ni megadistancias, y la verdad es que debe dar pena verlo trotar, pero ¡mira!, parece que es el único que corrió las 25 ediciones de la Marathon de Benidorm, además de otras 32 más por diversos lugares. Aunque no presume de ello, simplemente permite que los amigos, de vez en cuando, lo recuerden. Seguirá en A to Trapo mientras nadie se dé cuenta de que lo desprestigia.

2 pensamientos en “Obra perfecta

  1. ya ves cuan ha cambiado estos artilugios,…hoy en dia se habla de Gigas, megas,……….,formatear,….!!! y es que el tiempo no pasa en valde ….

Los comentarios están cerrados.