El día que me atropellaron corriendo una maratón.

10 de Mayo de 1992. Tiene lugar la X edición de la Maratón de Lorca que me dispongo a correr por tercera vez. A To Trapo aún no existe y voy con los amigos corredores de Elda, Ismael, Ezequiel, Pascual y Manolo. Nos encontramos bien temprano en una gasolinera de Elche y en un mismo coche nos dirigimos a Lorca para tomar parte en la prueba.

En esa fecha ya llevaba unas cuantas maratones en el cuerpo -exactamente 23- y la última menos de dos meses antes en la Barcelona de su año olímpico.

La Maratón de Lorca consiste en dos vueltas a un circuito, en el que el 80% transcurre por caminos estrechos asfaltados entre huerta y campo. La participación no es muy alta, estimo que unos 400 corredores, por lo que pronto nos vamos desperdigando y enseguida te quedas solo.

VIII Maratón Popular de Valencia (7-Febrero-1988)

VIII Maratón Popular de Valencia (7-Febrero-1988)

 

Así iba yo por el km 22 cuando veo a tres ciclista que venían de frente, a mi izquierda, y uno de ellos dice gritando: ¿pero dónde va ese loco?. En un instante, en el que todo sucede al mismo tiempo, oigo un fuerte frenazo, me noto impulsado por el aire, me encuentro sentado en la cuneta, veo un coche que se detiene 8 m. delante de donde me encuentro, y cuatro personas discutiendo a gritos (los tres ciclistas y el conductor del vehículo). Analizo los daños: sangre y raspaduras en rodilla y codo derechos (aunque no recuerdo haberme golpeado contra el suelo); no siento especial dolor, así que me incorporo y reanudo la carrera mientras que aquellos se quedan increpándose uno a los otros y los otros al uno sobre quién había tenido la culpa.

A los pocos minutos un coche, el del atropello, se sitúa a mi paso y me pregunta cómo estaba y si necesito algo, le digo que bien y que la próxima vez circule con más cuidado. Cuando se va le veo la matrícula y la memorizo.

No ha pasado mucho tiempo cuando una ambulancia de Cruz Roja que da servicio a la carrera pasa por mi lado, le hago señas, para y me limpian y curan las heridas. Les cuento lo que me ha pasado y sigo mi marcha.

Cuando llego a meta los de Cruz Roja han informado del accidente y la organización me está esperando para que les dé el parte. Les cuento lo que pasó y les doy la matrícula del coche.

Me ducho, recojo mi trofeo -como corríamos tan pocos había premio para casi todos-, y cogemos el coche para comer en carretera y llegar a buena hora a casa.

Manolo, que conducía, pone la radio, y aún no habíamos salido de Lorca cuando escuchamos: «Durante la maratón de Lorca de esta mañana un vehículo ha atropellado a un corredor, dándose a la fuga. Se conoce la matrícula y la Guardia Civil está realizando pesquisas para la localización del conductor. También se está tratando de localizar al corredor para tramitar la correspondiente denuncia».

Automáticamente me hundí en el asiento, oculté mi rostro y dije: Manolo acelera que como nos pillen nos dan aquí las tantas.

En mis archivos tengo que la marca que hice fue de 3 h. 27 m. 47 s. pero no fue lo más importante ese día.

Esta entrada fue publicada en Relatos extraordinarios, Ruta por Fele. Guarda el enlace permanente.
avatar

Acerca de Fele

Ni corre rápido ni megadistancias, y la verdad es que debe dar pena verlo trotar, pero ¡mira!, parece que es el único que corrió las 25 ediciones de la Marathon de Benidorm, además de otras 32 más por diversos lugares. Aunque no presume de ello, simplemente permite que los amigos, de vez en cuando, lo recuerden. Seguirá en A to Trapo mientras nadie se dé cuenta de que lo desprestigia.

5 pensamientos en “El día que me atropellaron corriendo una maratón.

  1. Solo una precision,….”a to trapo” si que existia , pero era un circulo
    muy pequeño de amigos que englobaba solo a los de la Urbanizacion El Ttroset : Pepe, Jose y
    yo ¡!. Fue al regreso de la Maraton de NYC ( 1988 ) cuando
    comenzamos a participar en las carreras populares el grupo del Troset de forma mas regular,
    al grupo se unió mas tarde Rodolfo, y asi surgió A TO TRAPO
    ( A T T , fue uno de tantos nombres que barajamos sentados alrededor de una mesa
    en el Troset , Angeles fue la que canto el nombre y ahí quedo ¡! ) eso
    es todo amigos ¡!

    -Muy buena la crónica de Lorca , el recuerdo que yo tengo es el olor
    intenso de los purines de las granjas de cerdos ¡!

  2. Rafa, aparte de la carrera. me has dejado intrigado con el relato y hay mucho que aclarar ¿qué pasó con el conductor? ¿te localizó la Guardía Civil? ¿hubo juicio? ¿volviste a correr la maraton de Lorca?. Si te atropelló a tí, ¿qué le paso a Jose Maria Galera que iba a tu lado?
    En fin, hay muchas interrogantes.
    Como se nota que has estado en el Departamento de Organización y Métodos ¡lo tienes todo perfectamente archivado y clasificado!
    ENHORABUENA CRACK

  3. Solo una precision,….”a to trapo” si que existia , pero era un circulo
    muy pequeño de amigos que englobaba solo a los de la Urbanizacion El Ttroset : Pepe, Jose y
    yo ¡!. Fue al regreso de la Maraton de NYC ( 1988 ) cuando
    comenzamos a participar en las carreras populares el grupo del Troset de forma mas regular,
    al grupo se unió mas tarde Rodolfo, y asi surgió A TO TRAPO
    ( A T T , fue uno de tantos nombres que barajamos sentados alrededor de una mesa
    en el Troset , Angeles fue la que canto el nombre y ahí quedo ¡! ) eso
    es todo amigos ¡!

    -Muy buena la crónica de Lorca , el recuerdo que yo tengo es el olor
    intenso de los purines de las granjas de cerdos ¡!

  4. Efectivamente, Jose María no participó en esa carrera. La foto se corresponde con la Marathon de Valencia de 1990. De la historia ya no volví a saber nada. Espero que si detuvieron al conductor ya lo hayan soltado y si no que nos digan donde está y le llevaremos tabaco.

Los comentarios están cerrados.