Por los montes de Mordor

Entrenando por la Sierra del Cid

Quedada madrugadora, salida prevista a las 6.30 am pero por inclemencias de algún despertador que no sonó se retrasó a las 7. Lugar de salida, el chalet de Edu. Antonio, Juanma, Juanjo, Edu y Juanmi todos dispuestos y equipados para empezar un buen entrenamiento para el MAM. La mañana pintaba fresquita, con algo de brisa que nos vino muy bien para tener un temperatura muy agradable durante todo el recorrido.

Salimos hacia arriba por sendas hacia el camino del antiguo basurero para llegar hasta la chabola del forestal, desde allí cogimos la pista hacia arriba para llegar hasta el comienzo de la directa a la cumbre de la Silla del Cid, la cuesta se puso bravida, allí encontramos a otros corredores en muy buena forma. Antonio marcó el ritmo, para llegar a la cumbre habiendo sudado bien la camiseta. Desde allí bajada técnica hacia la pista del Contador, desviándonos a la derecha para coger la bajada del barranco, y enlazar con la senda de Covatelles que nos llevaría a la pista de asfalto que dejamos enseguida para coger otra senda hacia el Pou del Bitxo y luego seguir subiendo hasta la cresta de los chaparrales.

Desde allí bajamos por detrás hacia la mama del Cid o, como Juanjo lo bautizó en su dia, «los montes de Mordor». Allí Edu lanzó un ataque demoledor que sólo Antonio pudo seguir hasta que, de repente, un rebaño de arruís nos sorprendió mientras huían de nosotros, o de Edu, que iba primero y ya sabéis que cuando tiene hambre se come lo que sea, hasta un rebaño de arruís… Nos detuvimos un momento para contemplar aquel rebaño que pronto se unió a otro cercano y formaron un grupo de 25 ó 30, todo un espectáculo que no suele ser frecuente encontrar.

Después de aquello nos quedaba la ascensión mas dura del recorrido, subir a la antena de la cima del Cid. El sol y la pendiente se empleaban a fondo con nosotros pero poco a poco fuimos alcanzando la cima uno a uno. Firmamos en el libro, nos hidratamos bien gracias a Juanma, Edu y Juanjo que trajeron agua de sobra para los que, como Antonio y Juanmi, no habían sido tan previsores.

Pronto empezamos la bajada a ritmo tertulia o, como dicen los entrenadores profesionales, 50% de las pulsaciones máximas. Ante las quejas de Antonio sobre el ritmo tertulia, Juanmi apretó el ritmo de bajada para hacer feliz al bueno de Antoñito y así llegaron los dos hasta el bidón de agua que Edu y Juanmi habían dejado el día anterior en un tramo del recorrido. Que fresquita y que buena estaba, unos minutos después llegaba el resto del batallón haciéndose fotos y manteniendo las pulsaciones al 50% con picos del 40%. También pudieron disfrutar del agua y dimos buena cuenta de los 5 litros que habían.

Allí mismo decidimos que, como no nos iban a dar camiseta, ni mochila, ni calcetines…, mejor abortar la misión y coger el camino de vuelta al chalet, que allí esperaba Reme, nuestra Reme que bien nos cuida porque mucho nos quiere, con un delicioso almuerzo y duchas listas para reponer las fuerzas y levantar el espíritu… unas 4 horas de carrera y 1 hora de almuerzo, total 5 horas de entrenamiento. Tiembla MAM…

Este es el recorrido y el perfil registrado con un Garmin Forerunner 210. Las marcas aparecen cada tres kilómetros.

[Puedes descargar este track en formato GPX y KML]


10 pensamientos en “Por los montes de Mordor

  1. Buen entrenamiento.
    Si quereis darle un vistazo, tenéis fotos mi blog del recorrido de la MAM que hicimos el año pasado el cocina y yo.
    Tiene dos subidas duras, pero no es tan dura como la pintan.
    Eso si, si sale el día caluroso…….
    Un saludo y ya sabéis.
    Nos siguen quedando Kms X Hacer.

  2. Veo que los caballeros oscuros no os pillan ni de coña… Siempre con esa alegría, tengo ganas de trotar con vosotros. Os quiero amigos. A seguir.

  3. Que bien os lo pasais. Reme, como los cuides así de bien en cada entrenamiento no van a querer salir de Petrer

    • Tu eres testigo de lo bien que nos trata la Reme. A ver si te vemos en la próxima.

  4. Y es que en Petrer no defraudamos ni con nuestras montañas, ni con nuestra mesa. Así que ya sabeís, si nos lo quereís perder, tendreís que venir. Gran dia, vamos para organizar carrera y todo. un abrazo Edu.

    • Si es que no nos faltó de nada, estos petrerenses son unos detallistas: El agua que llevaron el día antes, el aperitivo reparador -insuperable la coca de Reme-, la duchita, …
      Hasta dejaron preparadas las cabritas para que las pudiéramos ver.

Los comentarios están cerrados.