CdS-Etapa 11, Toledo-Quismondo (16-Septiembre-2016)

[Etapa: 33 km. Acumulado: 461 km]

A la par nos levantamos Cristina García, Jose María y yo, ellos para viajar hasta Alicante y yo para continuar mi camino, ya desde el día anterior el nerviosismo convivía conmigo, pues anhelaba reiniciar el camino pero tb con la duda de cómo responderían mis pies, después de desayunar, cargo y bajo a esperar a mi amigo Fernando con el cual quedé para q me sacará de la ciudad de Toledo, ya que la zona donde residen mis anfitriones dista algo más de 15 kms del camino, optó por la alternativa de Villamiel, me despido de mi amigo, él destino Madrid y yo, destino Quismondo (al parecer, de origen godo), transcurre en una primera instancia paralela a la carretera, con poca señalizacion, ya en Huecas, cambia la señalizacion (mucho mejor), así como el recorrido, todo por caminos agrícolas, en este tramo no voy solo, son varias las compañías de hormigas con las q me cruzo en el camino, ellas sin necesidad de Wikiloc, ni nada por el estilo, van en hileras siempre con el mismo paso y mismo ritmo y sin perderse, asimismo los conejos campaban a sus anchas por doquier y una vez más el camino me proporcionó energía, en este caso “higos y más higos”, ya en Noves (a pesar de ese nombre del pueblo NO VES, apenas vi a gente con gafas) hice parada para comer en el único bar abierto del pueblo (Bar Pupi, donde por cierto ponen tapa con la bebida), cerca del mismo engancho el camino, tal como indiqué antes, bien señalizado, camino de tierra, a los pocos metros había una cuadrilla de trabajadores haciendo la canalización de aguas negras a una depuradora, algunas huertas al lado de un arroyo que hay junto al camino y a mitad del recorrido a final de etapa me topo con un majestuoso castillo y ermita “ermita y castillo de San Silvestre”, vallado y con algún q otro cartel de coto de caza, llego a Quismondo y en la Casa de la tercera edad, pregunto por el Hostal Euro Quismondo y me dirigen al alcalde (José Eugenio, es repetidor) q casualmente iba cargado con material escolar, me coge del brazo y me dice, subamos al Ayuntamiento que te selle y de paso nos hicimos un selfie, fue idea suya ya que suelen subirlo a las redes sociales, llego al hostal finalmente donde me asignan la habitación Num 1, los pies se han portado, descanso y doy un breve paseo, el encargado del hostal, Enrique (persona q pasa de los 70 años, y q debido a problemas de columna apenas se mueve y si lo hace es con su gayato) me indica, donde quedan los chinos (q tienen prácticamente de todo y hay dos en el pueblo), bares, horario así como dirección de salida para continuar mañana mi camino, donde pienso llegar a Cadalso de los Vidrios, provincia de Madrid, buenas noches, buena gente.
Pd/ me ha resultado curioso el ver en los pueblos p donde he pasado cámaras de vigilancia, así como pase un rato entretenido atendiendo a las explicaciones que me dio la dueña del negocio chino de Quismondo, 6 hijols, mucho gasto, autónomo, no celal nunca, malido fuera, escuela de 7 a 3 de la talde,…. después los hijos hacen su vida en la tienda, trabajan, estudian, y ella me dijo, a las 8:30 pm, a dormir…. y así los 365 días del año.

CdS-Toledo. Despedida y agradecimientos (16-Septiembre-2019)

Toledo, “ciudad de las tres culturas”, Cristianos, judíos y musulmanes, lo dejo ahí porque podríamos remontarnos a la edad del bronce, así como Ciudad Imperial. Pues bien, el domingo día 15, por la tarde y con un tiempo primaveral a descubrir lugares de esta ciudad, siendo mis guías, mis anfitriones (José María y Cristina García López), teniendo al Tajo a nuestros pies y después de visitar el Cigarral “Santo Custodio” (hoy día alberga un restaurante 1 estrella Michelin, Juan Cerdeño), nos dirigimos al mejor escenario para contemplar la ciudad, el paseo que transcurre entre el puente de San Martín (este puente, tiene su leyenda, buscar,… ) y el puente de Alcántara, cerca de la ermita del Valle nos sentamos en un poyete a deleitarnos de las vistas, que alcanzan desde la ermita del Cristo de la Vega hasta el Alcázar, todo el casco histórico que va desde el Tajo, en forma de guadaña (con sus embarcaderos, molinos y antiguamente zonas de baño) en continua subida hasta La Catedral, allí nos zampamos una bolsa familiar de pipas Arias (son de Alcázar de San Juan y las comía yo de pequeño) y un paquete de tortas de aceite de Inés Rosales, nos supo a gloria, esta la fue la forma de despedirme de Toledo, hasta más ver. Los neumáticos han mejorado y es por ello q toca partir, el lunes, cual día laboral me toca caminar, sin lugar a duda, este fin de semana reparador, gracias a mis anfitriones ha posibilitado el que pueda seguir el camino, GRACIAS familia, por vuestro gran corazón, hospitalidad y enhorabuena por la ciudad donde nació y creció Cristina, en esa casa en cuesta de los arcos, entre el Tajo y el Seminario.

CdS-Toledo (15-Septiembre-2019)

Las cunetas de nuestras carreteras.

Aprovecho este segundo día de descanso, para volcar una pequeña referencia al basurero en el que se han convertido las cunetas de nuestras carreteras, ya que, como parte del recorrido de mi travesía transcurre por carreteras, he podido ir fotografiando y guardando en retina lo que en las cunetas he ido observando y me he permitido hacer un ranking de lo encontrado, quedando así el mismo: 1 / bebidas energéticas (cuesta de creer pero a fecha de hoy es de lo más consumido y no sólo por gente joven). 2 / botellas de agua y cerveza, tanto en lata como en vidrio. 3 / bolsas de basura llenas (las de casa, y eso que tenemos a menos de 100 metros siempre un contenedor de basura). 4 / restos de plástico agrícolas. 5 / paquetes de tabaco y por último 6 / miscellaneous, restos de un ramo de novia, a modo de ejemplo … Ahí os van unas imágenes, espero sirvan para remover conciencias. Salud y feliz domingo, espero poder mañana continuar el camino. Un abrazo pulpero.

Pd/no he querido volcar más fotos pues bastan estas a modo de muestra (no son nada agradables ni bellas).

CdS-Toledo (14-Septiembre-2019)

Tengo q remontarme al viernes, final de etapa de la Vuelta Ciclista a España, la cual estuve a punto de ganar 😂😂; jornada especial, fue el primer día q llovió, era mi llegada a Toledo, donde me esperaban Cristina García López y José Maria, era el tan anhelado día para por fin poder comprar unas zapatillas técnicas así como resto de material y arreglar mis neumáticos, los cuales después de más de 420 kms estaban gastados. La jornada de finde digo q comenzó el viernes ya que ese mismo día por la noche tuve la oportunidad de asistir a un espectáculo de luz y sonido que se celebró en el Alcázar, sitio emblemático y pantalla ideal para la proyección, a las 9:30 de la noche comenzó con puntualidad exquisita y allí junto a mis anfitriones pude deleitarme con historias toledanas, tales como la del pozo amargo, la de la campana rota de la catedral, la “ventana” de Gustavo Adolfo Becquer,…… Previamente habíamos callejeado un poco y tomado un café en la plaza Zocodover; al finalizar descendimos al nivel del coche por las escaleras mecánicas (menudo desnivel hay!! ) y regresamos a casa para cenar y a continuación poner mis pies poner a remojo en agua caliente y sal, una vez me quite los apósitos y visto el estado de los mismos, animado por Cristina, acudimos al Centro de Salud (servicio de urgencias, a las 12:06 horas de la noche) donde me repararon (de forma magistral) y aconsejaron guardar dos días de reposo, motivo éste q me está sirviendo para coger fuerzas y sanar los pies, a costa de abusar de la hospitalidad de mis amigos sin los cuales esto no hubiese sido lo mismo (sería peor), soy un afortunado 🤗, ya en casa, José Maria me dio un masaje así q he sido tratado a cuerpo de rey, dormí como un lirón sin despertador de por medio. Día algo lluvioso amaneció el sábado y con un amigo de FedEx (Fernando Guzmán) hice compras diversas por la ciudad así como sellar la credencial en la Catedral, recorrimos parte del casco antiguo y terminamos en La Maestranza (bar) picoteando algo, nos despedimos y regresé a casa para reposar q es lo q necesito, así q aprovecho el día para ordenar material, visualizar etapas q me restan por hacer y de paso ver en la tele el final de etapa de la Vuelta Ciclista de España, final en Gredos, y poco más amigos, gran cobijo estoy teniendo dadas las circunstancias mías físicas y las inclemencias del tiempo (lluvioso), buenas noches buena gente y pronto estaré de nuevo narrando etapas del camino.

CdS-Etapa 10, Mora de Toledo-Toledo (13-Septiembre-2019)

[Etapa: 45 km. Acumulado: 428 km]

“Y la vuelta ciclista de por medio”. Ya el día anterior me comentó Vitorino que la churreria abría a las 5:30 de la mañana, así q sin prisa pero sin pausa después de los rituales cargué el petate y allí q me planté y a la camarera pedí el café c leche largo de café y porras bien hermosas, comí con la vista y con la tercera porra no pude, el tiempo acompaña y de agua na de na, así q cogí calle Toledo para entrar en el camino y seguí las flechas propias del mío, me puse a chequear guasap y demás lo cual hizo q me perdiese, así q lección número 1, céntrate y si estás en el camino, dedicate a caminar y contemplar, una vez enderecé proseguí por pistas de tierra, cruce por un puente las vías del AVE Madrid-Toledo (tiene un montón de frecuencias) y después de cambiar de calcetines y quitarme las piedrecillas del camino, entro en Máscaraque, para posteriormente por el camino del cementerio enfilar hacia Almonacid donde su castillo es el referente, comenzó a caer algo de agua, motivo este para estrenar la capa (la compré hace unos 7 años y ha sido hoy cuando la he estrenado), ya en Almonacid paré en el bar (creo q único) para reponer, de nuevo en el camino hacia Nambroca se me cruzó un mastin q aunque no paraba de ladrar supo respetar mi territorio, yo nunca le mostré miedo alguno, al rato salió el dueño, no se de donde? y con la frase típica de “no hace nada” pusimos fin al encuentro; entrando al pueblo compré unos calcetines en un chino ya q no me quedaba ninguno y a continuación recibí la llamada de mi amigo José Maria Silvestre el cual estaría esperándome en Burguillos para acompañarme el resto del camino hasta Toledo, transcurre el camino por la ruta del Quijote, q por cierto, menudos viajes se pegó, hay q ver como ya en aquella época el Inserso ya tenía sus programas vacacionales y seguro q D Quijote no dejó escapar ninguno; gran alegría al verlo, en animada charla fuimos recordando tiempos pasados así como hablando de los temas cercanos, tuvimos q echar mano del chubasquero pues la lluvia hizo su aparición, duró? Lo q dura un hielo en un vaso de ron, sin dejar el camino oteamos al poco Toledo con su zona monumental al fondo y delante el Tajo, por zona de cigarrrales fuimos acercándonos a la virgen de valle y no parábamos de hacer fotos a diestro y siniestro pues la panorámica lo merecía, coincidencia de la vida, la vuelta ciclista estaba pisándonos los talones, el espectáculo estaba servido y la caravana de la vuelta no acababa nunca, por un momento pensé q iba a ganar yo la etapa, pero no, faltando 2 kms para meta me sobrepasaron y opte por seguir el camino en dirección a la casa de José Maria y Cristina García López los cuales me han acogido, mimado y alimentado,,,,, estaba yo, deseando de llegar para entre otras ir a la tienda Bikila a comprar las zapatillas (las q traía puestas las jubilé de inmediato), calcetines en decathlon…. , casi con toda seguridad me quedaré en la casa de Cristina y José Maria el fin de semana para recuperar, pues estos pies lo requieren, buenas noches, buena gente, y a pasar buen fin de semana..