CdS-Etapa 10, Mora de Toledo-Toledo (13-Septiembre-2019)

[Etapa: 45 km. Acumulado: 428 km]

“Y la vuelta ciclista de por medio”. Ya el día anterior me comentó Vitorino que la churreria abría a las 5:30 de la mañana, así q sin prisa pero sin pausa después de los rituales cargué el petate y allí q me planté y a la camarera pedí el café c leche largo de café y porras bien hermosas, comí con la vista y con la tercera porra no pude, el tiempo acompaña y de agua na de na, así q cogí calle Toledo para entrar en el camino y seguí las flechas propias del mío, me puse a chequear guasap y demás lo cual hizo q me perdiese, así q lección número 1, céntrate y si estás en el camino, dedicate a caminar y contemplar, una vez enderecé proseguí por pistas de tierra, cruce por un puente las vías del AVE Madrid-Toledo (tiene un montón de frecuencias) y después de cambiar de calcetines y quitarme las piedrecillas del camino, entro en Máscaraque, para posteriormente por el camino del cementerio enfilar hacia Almonacid donde su castillo es el referente, comenzó a caer algo de agua, motivo este para estrenar la capa (la compré hace unos 7 años y ha sido hoy cuando la he estrenado), ya en Almonacid paré en el bar (creo q único) para reponer, de nuevo en el camino hacia Nambroca se me cruzó un mastin q aunque no paraba de ladrar supo respetar mi territorio, yo nunca le mostré miedo alguno, al rato salió el dueño, no se de donde? y con la frase típica de “no hace nada” pusimos fin al encuentro; entrando al pueblo compré unos calcetines en un chino ya q no me quedaba ninguno y a continuación recibí la llamada de mi amigo José Maria Silvestre el cual estaría esperándome en Burguillos para acompañarme el resto del camino hasta Toledo, transcurre el camino por la ruta del Quijote, q por cierto, menudos viajes se pegó, hay q ver como ya en aquella época el Inserso ya tenía sus programas vacacionales y seguro q D Quijote no dejó escapar ninguno; gran alegría al verlo, en animada charla fuimos recordando tiempos pasados así como hablando de los temas cercanos, tuvimos q echar mano del chubasquero pues la lluvia hizo su aparición, duró? Lo q dura un hielo en un vaso de ron, sin dejar el camino oteamos al poco Toledo con su zona monumental al fondo y delante el Tajo, por zona de cigarrrales fuimos acercándonos a la virgen de valle y no parábamos de hacer fotos a diestro y siniestro pues la panorámica lo merecía, coincidencia de la vida, la vuelta ciclista estaba pisándonos los talones, el espectáculo estaba servido y la caravana de la vuelta no acababa nunca, por un momento pensé q iba a ganar yo la etapa, pero no, faltando 2 kms para meta me sobrepasaron y opte por seguir el camino en dirección a la casa de José Maria y Cristina García López los cuales me han acogido, mimado y alimentado,,,,, estaba yo, deseando de llegar para entre otras ir a la tienda Bikila a comprar las zapatillas (las q traía puestas las jubilé de inmediato), calcetines en decathlon…. , casi con toda seguridad me quedaré en la casa de Cristina y José Maria el fin de semana para recuperar, pues estos pies lo requieren, buenas noches, buena gente, y a pasar buen fin de semana..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.