CdS-Etapa 30, Negreira-O Logoso (5-Octubre-2019)

[Etapa: 38 km. Acumulado: 1.171 km]

«A pena, llaneo p el fértil valle, oliendo a mar «. Aunque ya en la habitación tomé zumo de naranja y uvas, es de obligada visita el bar para el café c leche y en este caso el croissant, allí estaba Gregorio, me despistó c el nombre, pensaba q era italiano pero NO, americano de San Francisco, así q Greg, me presento a René, suizo q partió de su país, algo más de 2000 kms y es q el camino es una caja de sorpresas, arranco a caminar antes q ellos y ya desde el principio hay hilera de caminantes tanto p delante como por detrás, la primera parte del recorrido (aprox 10 kms) es la subida al alto «a pena», es el idílico paseo q todo humano desearía hacer por la mañana, bosque de castaños, robles, pinos, eucaliptos,…, el rocío matinal q te roza la pierna, las castañas ya abiertas en el suelo, la temperatura??, ideal, claros y una nube lejana, 17 grados y así todo el camino, esta dura pero bella subida se alarga unos 10 kms, llegando a la ermita de San Mamede, se abre el paisaje, transcurre por carreteras locales, nombres simpáticos y curiosos de estos pueblos o parroquias, tales como ZAS, COBAS, hay mucha actividad en este fértil valle, los tractores no paran están recolectando maíz y transportándolo a los almacenes, hay bastantes explotaciones de vacuno, asímismo esta ruta está siendo frecuentada por ciclistas de BTT, se nota q es fin de semana, en las partes altas, de nuevo los molinos de viento, cerca ya de Olveirola un grupo numeroso de coches está en las cunetas, les digo «q si les he hecho esperar mucho??, risas,…, me indican q hay una carrera de caballos y pasa p aquí», en bajada llego a puente de Olveiroa y posteriormente a Olveiroa, pueblo coquetón, con bastantes servicios de alojamiento y restauración, continuo por un bucólico sendero hacia mi destino final, el cual dista aprox 4 kms, cruzo un riachuelo y en continua subida llegó a la parte alta, magníficas vistas, abajo el curso del río Xallas, pantano/embalse de por medio y a mi derecha casi toco las alas de los molinos de viento, el curso del río va al mar, al igual q yo iré mañana, ya en O Logoso, tomo alojamiento en la pensión de mismo nombre, magnífico catre para este fin de etapa, ceno a capricho después de una buena ducha, siesta, un poco de tele para ver los campeonatos de atletismo (como dice mi amigo Ismael, para las medallas tendremos q ir a Lourdes), y pronto final de camino. Buenas noches, buena gente.
Pd/ Nuevamente hay peregrinos en ambas direcciones, unos van y otros regresan, como la vida misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.