34th Budapest Marathon (29-Septiembre-2019)

Maratón 59. Budapest, un maratón especial

Todo empezó sobre marzo que mi madre vio una película en la que salía Budapest, “que bonita es la ciudad” me dijo… llegué a casa y mire cuando era el maratón (ya sé que se puede viajar sin correr, pero por que no aunar ambas cosas si se pude 🙂 ) y curiosamente este año coincidía el maratón con su cumpleaños, de los grandes, 80 años, así que le dije nos vamos? Y ella dijo que no, entre lo pasado a finales de año y sus piernas que no van, me dijo que no estaba para viajar… pero lo dejé en stand… así que en verano le pregunté: ¿qué hacemos mamá?, y me dijo pues sí vamos, yo ando despacito pero vamos… según ella le gusta verme llegar en los maratones 🙂

Dorsal, apartamento y vuelo directo… ya está todo organizado.

Volamos el viernes por la noche, y llegamos muy tarde, así que mi trote del sábado lo hago sobre las 10, y veo que hay un montón de gente corriendo, supongo que el 10 km, una vuelta más larga de lo normal (aproveché para ver un poco de la ciudad) y nos vamos para la feria del corredor sobre las 13 horas… y sigue la gente corriendo, a ver si el maratón es hoy y la he fastidiado… pero no, resulta que organizan un fin de semana llamado Festival del running, en el que hay carreras para todos, 10, 5, 2.5, 2.5 andando, 21 km, 30 km, maratón por relevos de 2, maratón por relevos de 4, carreras para niños/as… Me dan el dorsal y mi madre dice, pero ¿qué nombre has puesto? Y le respondo mamá esta la corres tú, va por ti…

Nos invitan a la comida de la pasta, pero mi estómago no está bien (a veces es mejor no enterarse de algunas cosas) y no puedo comer mucho… compramos unas gominolas de GU que según Chuli son los mejores geles, y nos vamos a ver un poco de la ciudad… Que ciudad más bonita… el edificio del Parlamento me recuerda al Ayuntamiento de Viena, pero en grande… y a cenar, pero tampoco puedo cenar mucho… mal presagio para mañana…

Al día siguiente arriba antes de que suene el despertador, el desayuno no entra, y tengo el estómago fatal, así que estupendo; a la rodilla y el pie, unimos que no he podido comer… Pili hoy toca sacar el modo supervivencia, intentar que el estómago no expulse nada más… tampoco debe de quedar mucho más.

Tengo que decir que el maratón de Budapest debería de llamarse de Buda, Budapest es la unión de dos ciudades o dos partes Buda y Pest, ciudad del Imperio Austrohúngaro y junto a Praga y Viena forman las llamadas capitales imperiales… Salimos frente a la Universidad donde han montado una fiesta runner con un montón de stands… dejo a mi madre en una grada cerca de la salida… y me pongo en mi cajón, y cuan pequeño es el mundo que al lado un chico español, que vive en San Juan, y que su mujer tiene una tienda en Mutxamel… el mundo es muy pequeño, él me dice que va a salir con el globo de 3:30, yo como no sé como voy no digo nada…

A las 9 pistoletazo de salida, y el recorrido va casi todo el rato al lado del río, km 2 y yo voy sudando, madre mía que humedad que hace, paso a un chico de Málaga y lo decimos los dos, y si nosotros que estamos acostumbrados lo notamos, que será del resto… en eso nos pasa un chico de Ponferrada, al que la humedad le pasó factura pues lo volví a pasar en el 25 o así…

Ladera de Buda en el Danubio, vamos, volvemos y en el km 8 atravesamos un túnel  cuesta arriba que espero no tengamos que atravesar más, porque ahí el ambiente es más húmedo todavía, eso sí el túnel es precioso, rodeando la zona de la Iglesia de San Matías, y el castillo de Buda, para cruzar el Danubio por el puente de las cadenas, recorremos la ladera de Pest pasando al lado del edificio del Parlamento y volvemos a cruzar el otro puente precioso con el escudo de la ciudad (Szabadság o algo así)… pasamos por la meta y saludo a mi madre 🙂 … otro giro y otra vez por las orillas del Danubio hacia arriba pasamos la media maratón y seguimos esta vez mucho más arriba… por ahora el estómago hace ruidos y está raro, pero se mantiene… yo esta vez mirando el reloj que no hay que descontrolarse ni dejarse llevar… Cruzamos otro puente que nos mete de lleno en una zona de bosque preciosa en la Isla Margarita, la cual visitaremos después, y en donde hay una de las sorpresa del viaje, hay una fuente de colores musical preciosa… cuando salimos de la isla ya vamos por el km 34 y los avituallamientos en vaso se me atragantan, así que paro y bebo del vaso tranquilamente (¿por qué no los ponen de papel?)… pasamos Olimpia Park (no se porque están los aros olímpicos) y vamos otra vez a pasar por detrás del Parlamento, para volver a pasar el puente de los escudos… y a meta donde mi madre me espera… el estómago se portó, el tiempo pues normal 3:25, antes de la salida habría firmado por el 3:29 así que muy contenta… y sobre todo la foto del final, para mi esta foto vale millones (y no me gustan las fotos y a mi madre menos)

Y ahora a disfrutar de esta bella ciudad (es una pena que no se meta más el maratón por el centro)… donde hay mucha bici, y mucho patinete y no hay conflicto con los peatones (igual tenemos que revisar que nos pasa en España) una ciudad limpia, llena de estatuas y de rincones para ver… el Mercado, los edificios… una ciudad muy recomendable para ir…

Esta vez la carrera se la dedico a una sola persona, Pastora mi madre, que es la que siempre ha estado y está… esta la corriste tu mamá… y como me dijiste tú viste una ciudad muy bonita en una película, y es verdad es una ciudad muy bonita que no hubiera conocido si no llegas a verla en la tele…

Y gracias a los/las que siempre estáis… espero que sigáis estando 🙂

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Pili W50 3:25:17 327 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.