Sierra Nevada (2-Julio-2020)

Ocurre que, a veces, aquello que no planeamos demasiado, luego al final resulta que es lo que mejor sale o simplemente sale bien. No lo sé, lo cierto, es que en esta ocasión así fue. Me refiero a la salida, como llamarla: “quitapenas”, “matagusanillo”, ”estoesloquehayqueselevaahacer”, que hicimos el autodenominado “escuadrón tortuga” o lo que es lo mismo: José Pablo Carbonell, Jaime “cangrejo” Castells y yo mismo, el pasado fin de semana del 2 y 3 de julio al Parque Natural de Sierra Nevada, para correr una ruta que los amigos David Gil, Esteban and company, hicieron el año anterior.

Ni que decir tiene la emoción que sentí cuando con una semana de antelación, de ahí lo de la improvisación, el amigo Jaime me planteó hacer esta ruta a la que enseguida se sumó José Pablo. Tras meses de parón, demasiados y muy duros, iba a salir a la montaña de nuevo. Emoción y terror, porque, este proceso de recuperación en el que estoy, está siendo largo y no termino de arrancar. La ruta iba a ser de unos 30 kilómetros y 2.000 de desnivel positivo, algo que, en situaciones normales sería un entrenamiento duro de cara a una gran carrera. Pero como digo, todo está siendo tan raro este año, en general y en lo personal, que a punto estuve de retirarme de la aventura. No quería que mis dos compañeros, fuertes como el vinagre que ya no son tortuga, sino gacelas, tuvieran que cargar con el mi lastre, porque ahora es lo que soy.

Pero no, por encima de todo, pudieron las ganas de volver, de sentir el viento y el Sol en la cara. Las de recordar sensaciones vividas, las de decir aquí estoy de nuevo. Eso y que Jaime y José Pablo, en todo momento, estuvieron pendientes de mi cuando me quedaba atrás y me hicieron sentir, de nuevo, como en casa.

Pues al lío. El viaje iba a ser corto: salida el viernes en dirección al refugio de Postero Alto, a 1.900 metros de altitud, dentro del parque natural de Sierra Nevada, pero entrando por Guadix, pasando por Jerez del Marquesado y cogiendo una pista, a la salida del pueblo, no apta para vehículos normales en varios de sus 9 kilómetros hasta llegar al refugio. Carrera el sábado, como ya he dicho, de unos 30k, en, aproximadamente, unas 8-9 horas.

Para los que quieran ir y alojarse en el refugio la reserva para dormir hay que hacerla sí o sí en esta situación de nueva normalidad y también si se quiere cenar, comer o desayunar. Todo en el refugio está muy bien organizado, con protocolos de seguridad fiables. La reserva a través de la página del refugio: refugioposteroalto.es. Recomiendo hacer uso de las instalaciones, no recordaba lo bien que se come en los refugios, sin grandes alardes y el ambiente que se respira en los comedores: grupos de montañeros, algún runnner como nosotros, rodeados de recuerdos de ascensiones a picos de la zona en condiciones difíciles.

Llegamos a media tarde, tras dos horas y media de viaje, con charla y cabezada incluida y ya nada más llegar se siente uno como aislado del mundanal ruido. La tarde comenzaba a declinar y una vez que el Sol se puso, llegó el fresco de la montaña, los olores y los ruidos. Lo que he dicho, como en casa o como en nuestra segunda casa.

Al día siguiente y tras un buen desayuno, comenzamos la ruta que sale desde el refugio en dirección a la loma de En medio que va hacia el Peñón de Jérez, pero que nosotros íbamos a alargar, dando un rodeo. La salida ya en ascensión y el camino bien definido en zigzag. Por delante de nosotros los montañeros que estaban el refugio a los que pronto dejamos atrás. El rodeo que dimos es el que nos llevó al Puerto de Trevélez. Llama la atención  la cantidad de agua que lleva en esta época del año la sierra, con arroyos y canales de deshielo. No en vano aún quedan neveros en esta zona.

Desde el puerto, un bonito descenso que nos llevó a una zona de pasto, con hierba fresca, mojada por el agua que baja en forma de arroyo desde bien arriba. Un rebaño de vacas en medio de la senda por la que teníamos que pasar, nos hizo dar algún pequeño rodeo para evitarlas. Voy retomando sensaciones olvidadas, desentumeciendo el cuerpo y dejando atrás dolores musculares del comienzo. El ritmo bueno, ese que te permite pararte a escuchar el viento a saborear lo que estás viendo, hacer fotos, cambiar impresiones. Calma, hemos venido a disfrutar y lo hacemos los tres.

Jaime se para a hablar con los pastores de las vacas, que nos preguntan si somos militares. José Pablo con el GPS del móvil, atento a que no nos salgamos de la ruta. Pero sí, nos salimos y bastante, pero dio lo mismo.

Pasado este valle y tras una curva en la montaña, nos encontramos con el Mulhacén en su cara posterior, la contraria a Sierra Nevada y hacia allí vamos. Pasamos la verja de una finca, como ya digo, algo perdidos y continuamos hasta que el camino nos obliga a pasar al otro lado del arroyo que íbamos siguiendo y a empezar a subir. El Sol calienta ya y la subida se hace un poco más dura. Tenemos claro que hay que subir hasta el final pero no tenemos claro que vayamos a enlazar con el camino que hicieron el año anterior nuestros compañeros.

Por fin llegamos arriba, dejando atrás circos glaciares y pequeños ibones, hasta que nos encontramos en la otra cara de la sierra, la que da a las pistas de esquí. Aquí ya se distinguen mejor las siluetas del Pico Veleta y el Mulhacén e incluso se puede ver el Observatorio de Sierra Nevada y Granada al fondo. Desde aquí hacia la derecha, volviendo a la ruta inicial, por fin, por un terreno poco gratificante con demasiada pizarra suelta, que la verdad se hace algo largo. Ya queda menos para el Picón de Jérez, al que llegamos sobre las 15 horas. Estamos a más de 3.000 metros de altura, ya llevamos casi todo el desnivel hecho. Hemos dado una buena vuelta. Una especie de dolmen marca el pico. Hace fresco. En estas alturas sientes lo frágil que eres ante un cambio brusco de temperatura o de condiciones climáticas.

Iniciamos el último descenso, muy vertical, vamos buscando el barranco del río Alhorí, tenemos que coger agua y llegamos al nacimiento del río, que brota de las piedras. El agua fresca es un regalo. Se os acercan varias cabras salvajes a las que les gustan los anacardos de José Pablo que les da Jaime. Unos metros más abajo, el río ya baja fuerte, con rápidos y pequeñas cascadas. Pasamos un manto de césped verde empapado, con algún que otro resbalón. Nos vamos a la derecha, subiendo hasta un cerro, con dudas pero en esta ocasión, José Pablo tenía razón y esa era la ruta a seguir. Enlazamos con la subida que habíamos hecho por la mañana pero esta vez de bajada, trialera y larga, ya con el Refugio al fondo, al que llegamos como habíamos salido, entre risas, charla y ahora sí sólo satisfacción, nada de miedos.

De ahí a casa, tras haber conocido una zona realmente interesante de Sierra Nevada y haber compartido con mis compañeros un día genial, algo por lo que les doy sinceramente las gracias.

Seguimos para adelante, contra viento y marea, coronavirus y enfermedades, en el camino.

Un abrazo a todos.

Jota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.