Un Entrenamiento entre Amigos por los Castillos del Vinalopó

Quiero enfocar esta crónica referente a lo que ha sido una carrera entre amigos y basarla principalmente a hacerle un pequeño homenaje, (aprovechando la ocasión que no ha habido ni dorsales, ni cronos, ni pódium) dedicado a esas grandes personas, a veces anónimas y voluntarias, que están detrás de todas estas carreras y eventos, organizando, colaborando, auxiliando, etc. para que unos cuantos se encuentren y nos encontremos a gusto corriendo, disfrutando de la naturaleza, haciendo deporte al aire libre, conociendo nuevos rincones y lugares, marcarse retos y alcanzar objetivos.

Detrás y delante casi siempre de todos los clubes, grupos, asociaciones o equipos hay alguna persona referente que ya por sí mismo empuja o arrastra a todos los que con él van. En este caso nos hemos encontrado con dos amigos, gigantes en generosidad humana y currículo deportivo, que representan a dos “clubes” que ayer se hermanaron para trotar juntos, Paco Herrero y Jesús Jurado.

Paco Herrero con más de 70 años y más de 100 maratones corridos por todo el mundo con el que ha confeccionado un precioso libro (100X100) contando en él, sus sensaciones en la carrera, describiendo las vivencias del viaje, elaborando recetas gastronómicas de la zona de cada uno de los lugares que ha visitado y con buenos consejos de su experiencia. Al terminar la carrera nos sorprendió con el obsequio del libro a cada uno. ¡Muy bonito e interesante!

Esta prueba que estaba prevista en fechas atrás tuvo que ser suspendida a última hora por la pandemia que afectó principalmente a Elda y Petrer. Con invitación que casi en exclusiva le habían hecho a A TO TRAPO fuimos a participar en ella Ramón, Julián, Miguel y yo Lisardo en la maratón así como en la media Martina, Rosa, Tiki, Josele, Jesús y Felete (que ha tenido un traspiés dándose de bruces con la frente en el suelo no pudiendo terminar, pero está bien).

En agradecimiento por invitarnos y contar con nosotros nuestro estimado presidente, en nombre de todos le ha hecho entrega del “atotrapillo” la figura diseñada como símbolo de ATT a Paco Herrero como representante y organizador del entrenamiento.

La carrera salió del Centro Excursionista Eldense a las 8:00h donde salimos aproximadamente 25 corredores para hacer la maratón y a continuación otros tantos para hacer la media, estos finalizando en Santa Eulalia. Les regresaron, por parte de la organización, en vehículos al punto de partida.

En la maratón, Ramonet salió desde el inicio a la zaga del ciclista que iba abriendo la carrera y el itinerario, (que a veces daba lugar a confusión en algún cruce, al haberse despegado alguna de las pegatina que indicaban la ruta por la leve lluvia que cayó por la noche) y al ser poca gente en el recorrido, pero que para paliar cualquier disgregación de corredor fuera de ruta, se desplazaban en bici constantemente y por tramos entre seis ciclistas, que se han hecho el recorrido más de dos veces, subiendo y bajando constantemente, guiando y ayudándonos en todo lo necesario. Quiero destacar y dar las gracias principalmente a Juan que en los últimos kilómetros fue nuestro ángel de la guarda acompañándonos constantemente al compañero Miguel y a mí, que al final terminamos andando. Ramón y Julián llegaron juntos finalizando los primeros el entrenamiento. ¡Qué finos están!

No obstante, además de los ciclistas que te ofrecían nutrientes líquidos y sólidos si necesitabas, había durante todo el recorrido avituallamientos fijos cada 8 ó 10 kms muy variados y bien suministrados de alimentos.

Si gran esfuerzo demanda acabar una carrera, mayor mérito me parece y mi reconocimiento por ello, es terminarla siendo porteador de una silla con una persona con movilidad reducida, en este caso seis corredores que relevándose de dos en dos, completaron la maratón.

En definitiva hemos pasado una mañana inolvidable con unos amigos, después de lo bien que nos trataron podemos considerarlos así, con un día que amaneció nublado pero sin lluvia durante el recorrido con una temperatura buena para correr, con un apoyo logístico de cobertura con refrigerio a la llegada de comida y bebida sin reparo alguno, todo al aire libre, espacioso y sin aglomeraciones, con camiseta conmemorativa y un gran regalo sorpresa de 10, que fue el libro 100X100 y todo ello sin coste económico por nuestra parte.

Para terminar quiero adoptar un verso de la poesía que Raquel Herrero escribe de Paco y dedicarlo, yo en este caso, a los que aman el correr con sus mismas palabras “a todos los que se esfuerzan por conseguir metas en buena lid”:

Su vida es correr,
¿qué es sin el deporte?
No concibe un día sin el cansancio más satisfactorio,
Sin conquistar la propia gloria en cada zancada,
Sin ganar salud, amigos y risas en su particular podio.

Lisardo. Elda, 20 de diciembre 2020.

Relive de la carrera: https://www.relive.cc/view/vevYDPjPoyq

2 pensamientos en “Un Entrenamiento entre Amigos por los Castillos del Vinalopó

  1. Gracias Lisardo por la completa narración del encuentro & entreno, un placer compartir momentos, trotadas y contigo “hasta el infinito y más allá” salud y a por el 2021 🤗🙏

Responder a Jota Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.