X Ruta de Las Fortalezas – Cartagena (6-Abril-2019)

Carrera que había oído (aunque no tiene mucha publicidad). Quien sabía de ella decía que era muy bonita porque recorrías prácticamente todas las baterías y castillos que rodean Cartagena. Me decido, echo la pre-inscripción y en el sorteo tengo suerte. Solo falta formalizar la inscripción y esperar que llegue el día (también han tenido suerte Ana Nevado y Jesús Jurado, nuestro presi).

Llega el día y suena el despertador a las 4.30 de la mañana y como siempre esa noche sin dormir. Salimos dirección a Cartagena previo paso por Abanilla a recoger a Ana (el presi por motivos mayores no nos puede acompañar). Llegada a Cartagena, recogida de dorsales y a ponernos el traje de guerra, fotitos de rigor y a ponernos en el cajón de salida, 3800 personas nos acompañarán en la aventura.

8.05 Salida después del izado de bandera (ya que es una carrera que organiza la Armada) enfilamos todo el paseo marítimo hasta llegar a la primera subida Castillos de los Moros, un pequeño repecho de 50 m de altura después enfilamos el Cabezo de Marcelino y allí en una pendiente aproximadamente de 30 m. Ana se me escapa, ya la pierdo hasta más adelante. Pasamos por el campo de tiro de la batería de sierra Gorda y empezamos la ascensión, la subida no se me da mal aunque hay muchísima gente y llega un momento que no puedo correr, tengo a 25 m. a Ana pero imposible cogerla. Coronamos Sierra Gorda y empezamos el descenso. Vamos todos juntos, los que subimos y bajamos y la gente aun va en masa. Cuando logramos llegar donde se separan los caminos empieza el descenso por el Barranco de Orfeo, un descenso en el que la gente que le gusta descender disfrutaría mucho. Yo padezco un poco por la aglomeración de gente.

Un poquito de llano y otro avituallamiento para enfrentarnos al Calvario (como propiamente dice) un camino empinado y muy empedrado, se me hace duro, muy duro. Pero finalmente coronamos y el descenso es por una carretera donde en mitad de bajada me encuentro a Ana que tenía problemas en su pie menos mal que tenía problemas (vaya carrera se marcó).

Volvemos a juntar nuestros caminos y ya vamos juntos casi toda la carrera, enfilamos la subida al Castillo de San Julián, la más alta del recogido. Parte de la subida la hacemos andando, llegamos arriba y nos encontramos con unas vistas espectaculares de la dársena de Cartagena, otro descenso bastante rápido y llegamos a Cala Cortina (la playa de Cartagena), donde ya llaneamos hasta adentrarnos en Cartagena dirección a la plaza San Francisco (avituallamiento de comida). Allí me viene a la cabeza una frase que se me quedo grabada en la Transilicitana que hice con Jesús Santana “5 minutos y nos vamos”.

Dicho y hecho. Ana se vuelve a congelar su dedo del pie para poder seguir y nos enfilamos hacia el Arsenal Militar y Navantia (1ª vez que se pasa por allí). Pasado esto nos vamos hacia Batería Fajardo, una subida cómoda pegada al mar. Una vez arriba, en descuido mío, Ana se escapa (ya hasta meta).

Empezamos el descenso y volvemos a ascender hacia el Castillo de Galeras. Otra subida que hago prácticamente andando, el cansancio empieza hacer mella en mis piernas. Coronamos y enfrente tenemos el temido Castillo de las Atalayas.

Bajo Galeras a trote, un pequeño llano y empezamos a subir la rambla de Atalayas (pensaba que era la subida al castillo), tenemos que rodear la montaña en ascensión para luego volver a bajar y ya por fin la subida a las Atalayas. Se sube prácticamente por montaña no como los demás que era por pistas.

A mitad de subida empiezan mis gemelos a no estar donde deberían y tengo que parar varias veces por las subidas constantes de gemelos (piensas  porque me meto en estos berenjenales). Los últimos 50 m aproximadamente de subida ya se hacen por carretera (eso si con bastante desnivel), encuentro a Ana que ya está bajando. Unas palabras de ánimo y a coronar, hacemos una parada y contemplamos el paisaje, “ya está”, solo queda la bajada (eso sí, sigo con mis problemas de gemelos, pero bueno, lo bajamos dignamente y encarrilamos los últimos dos kilómetros para llegar a “mi gloria”.

Antes del último avituallamiento hay un avituallamiento “ilegal” donde nos dan cerveza (que bien sabe) y encaramos el ultimo km. Estos los hacemos como dice Gosa a “ritmo de ultra” ya solo queda disfrutar de la gente que te anima y tu animas a los que van andando y los animas a que entren corriendo.

600 metros para meta y decide caer una tromba de agua que nos había respetado durante el último tramo de carrera.

¡Que narices! ¡hemos terminado!, veo a Ana que hace rato que terminó y me da ánimos. En meta también esta Sonia esperando con su sonrisa (no sabéis la ilusión que me hace). Veo el cartel de meta y decido entrar haciendo el avión. ¡Cómo se nota que la he disfrutado!, META. He terminado o como se dice ahora soy finisher.

Carrera muy bonita y recomendable. Dar las gracias a Ana por compartir unos cuantos kms juntos y en especial a Sonia la cual aguanta (o no) mis locuras pero siempre me recibe con una sonrisa.

Tomás M.

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Ana N. VET A – F 7:08:27 709 27
Tomás M. VET A – M 7:24:01 830 403

III Medio Maratón Dama de Guardamar (17-Marzo-2019)

Madrugón dominguero con mi amigo Ernesto desde Mutxamel. Buen desayuno para afrontar bien el día y partir hacia Guardamar sobre las 8h de la mañana, para llegar con tiempo e ir cogiendo ambiente.

Llegada sobre las 8:45h. aproximadamente. Recogemos dorsales y bolsa del corredor,y nos reunimos con el grupo para hacer las fotos de rigor y saludar a todos.

Poco a poco va subiendo la temperatura (que es la preocupacion que teníamos) dado que se preveían temperaturas por encima de los 26°.

10:00h comienza la carrera con muy buen ambiente, acompañado de un gran castillo de fuegos artificiales.

Bonito recorrido por zona urbana, playa y dunas por todo Guardamar, amenizado por música que hacia más amena la carrera.

Paso por meta en el Km 10 con un buen ritmo y fuerzas, con el calor ya apretando.

Bajamos un poco el ritmo durante 3 km dado que Ernesto iba un poco limitado.

Decidimos que tirara yo solo subiendo el ritmo ya que me encontraba con buenas sensaciones.

A partir del Km 18 el calor hace mella (29°) y nos empezamos a resentir un poco.

Afronto el último kilómetro con mucho orgullo y satisfacción despues de 9 años sin correr una media.

Primera y no última media maratón con este grupo y con muy buenas sensaciones.

Un saludo

Francisco Martinez Corbalan (Tiki)

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Pili VETERANAS D 1:32:42 93 2
Jorge L. VETERANOS B 1:35:08 122 25
Juan P. VETERANOS B 1:35:10 123 26
Tiki VETERANOS A 1:54:00 443 71
Martina VETERANAS E 1:54:41 454 2
Mark VETERANOS D 1:57:11 497 58
Armando VETERANOS G 1:59:43 531 5
Ernesto VETERANOS C 2:09:01 626 126
José Ginés VETERANOS D 2:09:02 627 75

IX Maratón de Castellón (24-Febrero-2019)

“YO VOY DE LIEBRE CON UNOS AMIGOS A 3.30, POR SI TE QUIERES VENIR”. Así empieza mi historia en la Maratón de Castellón.

Nos ponemos manos a la obra después de la Maratón de Valencia y veo que los tiempos y las sensaciones se acercan a la intención de ir a 3.30 como me propuso Pili, ¿20 minutos menos que en mi mejor marca?, ¡Estoy loco!

Una semana antes la liebre me dice que se queda sola y me dice “Tomás ya tienes liebre”. Pili en exclusiva para mí, un privilegio, un honor y una responsabilidad.

El sábado salimos para Castellón Sonia y yo. Pili ya estaba allí esperándonos, recogida de dorsal y paseíto por Castellón antes de ir a descansar, me espera un gran día.

Como es normal, no puedo dormir antes de una carrera de esta envergadura. Nos levantamos, desayunamos y nos acicalamos.

Nueve de la mañana, puntual empieza la carrera. Nos ponemos a ritmo enseguida, el que llevaremos durante prácticamente 30 Kilómetros. En este, por mi cabeza y unas pequeñas molestias en mi isquio izquierdo (o excusas mías) empezamos a bajar el ritmo.

Llegamos al km 33 y mi cabeza me dice: “Tomás, hasta aquí has llegado”, Pili sorprendida me dice que qué hago y le digo que no pare que siga que yo llego (eso sí, más tarde de lo previsto). Me pongo a andar durante unos metros, recapacito y empiezo a correr, pero repito esto durante unos kilómetros.

En el km 38 definitivamente me pongo a correr hasta el km 42.195 y durante estos últimos kilómetros empiezo a animar a la gente y esta me anima a mí, muy buen ambiente. Eso sí, tengo que hacerme notar y entro en meta haciendo el avioncito y besándome el anillo acordándome de Sonia y la forma de hacerla padecer en mis aventuras.

Aun así, he hecho mi mejor marca en una maratón 3.43, bajando 7 minutos mi mejor marca.

Darle las gracias a Pili por llevarme durante esos 33 kilómetros, ERES MUY GRANDE y disculpa por no haber confiado en mí mismo como lo hacías tú. Espero que haya otra carrera en la que podamos ir juntos.

Y no se me podía pasar dar las gracias a MI COMPAÑERA DE VIAJE que siempre me acompaña en estas mis locuras.

TOMAS MENDEZ

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Pili VET F50 3:24:42 282 1
Tomás M. VET M40 3:43:19 485 127

VII Blasca Trail – Banyeres de Mariola (24-Febrero-2019)

Carrera corta – 10 km

Aquí estoy con mi primera crónica de una carrera. Primera crónica y primera carrera de montaña. Todo al mismo tiempo para que me vaya acostumbrando a estas lides.

La carrera para mi empezó el día antes. No pegué ojo en toda la noche de los nervios. “¡Diez kilómetros! ¡Y DE MONTAÑA!”.

Había quedado con mi gran amigo Gosa y con más compañeros de A to trapo para ir a Banyeres, donde se disputaba la carrera. Carrera perteneciente al circuito Xixarra Trail.

Bajé con una mochila con “todo” por recomendación de Gosa y después de recoger a todos nos dirigimos a Banyeres.

Allí nos acercamos a recoger los dorsales, nos cambiamos para la carrera y hacia la línea de salida en un manojo de nervios. Consejo de todos, que ya son veteranos de esto, “tú, a tu ritmo”. Y allí estaba yo, con ambientazo de gente, música (daban más ganas de bailar que de correr), animador (ahora creo que lo llaman “speaker”) dando ánimos a todo el mundo por los altavoces, en medio de una barbaridad de corredores cuando dan la salida y todo el mundo sale como loco corriendo. Yo, siguiendo las pautas, a mi ritmo, que era bastante lento, por cierto.

Bajamos una gran cuesta y a continuación empezó la primera subida. Muy poco desnivel por lo que opté por subirla a trote sin bajar el ritmo. Para mi sorpresa iba adelantando a corredores.

Llegó la primera bajada y ahí sí aceleré, seguí adelantando corredores. Muy pocos porque no había espacio y las piedras dificultaban el adelantamiento. Pisé una de esas piedras, causando un dolor instantáneo que mermó mientras seguía corriendo.

Cuando me di cuenta estaba en el avituallamiento. ¡Ya llevaba más de la mitad de la carrera y no me había enterado! Un poquito de carrera en plano y empezaba la ascensión un poquito más dura que la anterior. Esta sí que la subí andando, a buen ritmo, pero andando. Ahí empecé a notar molestias en el pie pero eso no me paró. Aunque parezca increíble, seguía adelantando a corredores.

Las sensaciones que tenía eran muy buenas. No me encontraba agotado, mis piernas me respondían,… Llego a la cima más alta de la carrera donde sé con certeza que la acabo. Disfrutar de las vistas y asimilar todo lo que he hecho. Unas corredoras me piden que les haga unas fotos y aprovecho para que me hagan otras a mí.

A partir de ahí todo descenso excepto al final que hay que superar el ascenso de unos bancales en terraza y llegar al asfalto. Doblar la esquina y la línea de meta con varios corredores que ya han acabado, el animador,… ¡Qué satisfacción más grande! No me lo creía ni yo.

Recojo el bocadillo que me da una niña justo cuando paso la línea de meta y me dirijo tranquilamente al coche.

Después de la ducha es cuando noto dolor cada vez más intenso en la planta del pie.

Ahora toca esperar a todos los compañeros de A to trapo.

Debo de reconocer que el correr por la montaña tiene otras sensaciones distintas a las de correr por asfalto que a mí, personalmente, me satisfacen muchísimo más.

Ha sido la primera pero no será la última. ¡Esto engancha!

Méndez

Trail 25 km

Bien pues me tocó resumir la Blasca Trail en su modalidad larga 25km +1000. Una carrera que discurre por el Parque natural de la Sierra de Mariola, por una de las zonas paisajísticas y de recursos naturales más rica de nuestra provincia, donde nace el río Vinalopó y cuyo punto más alto el Montcabrer se encuentra a 1200 mts.

Cuando a principios de año empiezo de nuevo a retomar mis entrenamientos de montaña, desde el GRUPO Ñ  nos animan a apuntarnos a esta carrerita que tantas veces había oído y que forma parte del cirucito Txitxarra Trail. Así, con la ilusión de recorrer los senderos que discurren por el precioso Parque Natural de la Sierra de Mariola y encontrar allí amigos con los que entreno y algunos otros que hacía tanto no veía, lancé a Ginés también a venir conmigo. Se trataba de una carrera con una distancia prudente que seguro afrontaría y disfrutaría tanto como yo.

En un día que amenazaba soleado y muy buena temperatura que en el mes de Febrero siempre se agradece, allí estábamos media horita antes de su inicio, en Banyeres, el grupo de ATOTRAPO que entre bromas y risas hacíamos fotos para el recuerdo. A las 9 am con la animación de la gente del pueblo daban el pistoletazo de salida, empezando un recorrido de amplias sendas entre pinares y abundante flora que predomina en la Sierra de Mariola. Ginés, a pesar de estar más fuerte que yo, me quiso acompañar todo el trayecto haciéndome prácticamente de liebre avanzando siempre un paso delante de mi, cosa que agradecí y disfruté muchísimo. Y es que todo iba de maravilla cuando de repente a mitad de carrera tuve el primer tropezón, el cual me hizo ir con un poquito más de cuidado… sin mucho acierto puesto que 10 minutos más tarde de nuevo vuelvo a tropezar haciéndome una herida algo fea en la mano, pero sin perder las ganas de seguir corriendo para poder terminarla. De este percance fueron testigos Juanma, Jose Pablo y Jota que al parecer venían detrás, y con los que continuamos un rato llegando finalmente a meta a las 3 horitas.

Una vez allí, con el resto del equipo Cristian, Ulises, Jesus, Kike etc.. entre cervecitas empanadas y el buen ambiente espermaos a Gosa y el Presi, que llegaban riendo y pasándoselo en Grande!

UN PRECIOSO DIA que ya queda grabado en el recuerdo.

Aquí os dejo algunas fotos que plasman lo bonito de este trail. Enhorabuena a la organización y a todos los que participamos en cualquiera de las dos modalidades de este trail.

#atotrapo#.

Ana N.

10 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Méndez Master Masc 1:13:59 133 13

 

25 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Ulises Veterano 2:49:37 50 19
Kike Veterano 2:54:57 65 27
Cristian Veterano 2:57:56 72 29
Jesús S. Veterano 3:04:45 88 34
Ana Senior Fem 3:27:41 137 6
Jota Master Masc 3:28:02 139 17
José Pablo Veterano 3:31:14 149 58
Juanma Master Masc 3:31:14 150 20
Gosa Veterano 3:53:00 173 67
Jesús J. Master Masc 3:53:00 174 22

UTMB 2018 (31-Agosto-2018)

De la cuneta al Ultra Trail del Mont Blanc

El 7 de enero 2015, y después de tocar fondo varias veces y poner en serio riesgo mi vida, decido entrar en Proyecto Hombre. Es aquí donde me dicen que debo focalizar mi ansiedad en algo que me llene, y empiezo a hacer algo de deporte (siempre me gustó correr detrás de mis palomos). Por fin, como si hubiera vuelto a nacer, después de nueve meses, salgo de proyecto con la firme intención de no volver a caer.

Mi hermano y mi padre me cuentan lo que, por aquellos entonces, está haciendo mi amigo Gosa. Dicen que corre por la montaña. Correr y montaña, correr y montaña… resuena en mi mente como un mantra, y uno de los días que salgo con mi padre por el Cabeçó d’Or encontramos un grupo que iba corriendo por las sendas. No me lo pensé dos veces y cuando bajé a Mutxamel llamé a Gosa y le dije que quería salir a correr con él. Me dijo que claro y me presentó, junto con el Muffy, al mejor grupo de gente que en esos momentos podía conocer, la gente de A To Trapo.

Pronto empecé a participar en carreras y sin darme cuenta ya estaba corriendo la Perimetral de Benissa. Empecé a conocer a todos los corredores del grupo Ñ y casi todos tenían un sueño común: Ultra Trail del Mont Blanc. Y como los sueños son contagiosos…

El proceso para llegar a UTMB es largo y tan duro como la carrera, pero ahí han estado siempre Sergio, Ángel, David Gil, Josemi, Esteban, Elías, Pablo, Jaime, Roberto, Carlos, Jesús Jurado, Jesús Jr, Jota, Lisardo, David García, Ramonet, Antoñito, Juanma … en definitiva todo el grupo Ñ, que con su experiencia y buenos consejos han conseguido que llegara a cumplir este sueño. Pero… ya está bien de introducciones y vayamos a lo importante, vayamos a la Ultra Trail del Mont Blanc.

El día 28 de septiembre me presento, con toda la ilusión, en Chamomix. Me acompaña mi más fiel seguidor, mi padre. También nos acompañará nuestro amigo Oyvin Feenyerodd (el noruego). Tengo muchas dudas porque 15 días antes de la prueba me salió una lesión en el tendón rotuliano.

En la recogida de dorsales el ambiente es increíble, las miradas de los corredores lo dicen todo. Se respira Trail Runinng por todos los rincones de la ciudad. Todos con un mismo deseo, empezar a correr y hacer realidad sus sueños. En estos momentos mi mayor preocupación es el frío. Todos con los que contacto me dicen que las previsiones no son malas, pero yo no me fío.

Con una hora de antelación me presento en la línea de salida. Con los nervios a flor de piel espero que den el pistoletazo de inicio. La música, los gritos, los aplausos de la gente. Es una de las cosas más emocionantes que he vivido en mi vida, y por mi cabeza pasan todos esos malos momentos vividos y, con cada zancada que yo avanzo, ellos van quedando atrás, y cada vez más atrás.

No voy a contaros como es el recorrido de la carrera, crónicas hay muchas que lo hacen. Os contaré la gente que conocí. Los primeros 50 Kilómetros los pasé junto a Sergio, un catalán con el que estuve hablando hasta que decidió retirarse. También coincidí algunos kilómetros con Toni, al que conocí en Rialp Matxicots, y con el que quedé para vernos en la Ronda dels Cims del año 2019. Un grupo de sevillanos estuvieron entreteniéndome también durante muchos kilómetros, una pena no recordar sus nombres. Así iban pasando los kilómetros, entre risas e historias de Trail.

Compartí kilómetros, y poca conversación, cosas del idioma, con un japonés. El en inglés y yo en valencià. A estas alturas de carrera y ya de cara a la segunda noche la cosa empieza a ponerse fea. Los dolores de rodilla comienzan a ser serios y paso gran parte de la noche solo. A veces también es necesaria la soledad y quedarse uno con sus pensamientos.

Y es aquí, en la soledad de la noche, donde uno valora lo que está haciendo y todo el camino recorrido para llegar hasta aquí. Estoy convencido que voy a llegar y mientras lo pienso surge la mejor anécdota de la carrera. Delante de mí oigo a tres corredores que van hablando en valencià. Me voy acercando a ellos y empiezo a escuchar la conversación. Están burlándose de uno de ellos: ¡¡¡Xe tu de Mutxamel i no has eixit en el periòdic!!! ¡¡¡Mare meua que mutxameler!!! seguían burlándose de él. Yo que llego por detrás saludo con un ¡¡¡Bona nit!!! que no deja lugar a dudas que hablo la misma lengua que ellos. Me saludan, preguntan cómo voy, y cuando me preguntan de donde soy contesto: ¡¡¡Jo de Mutxamel i si que e eixit al periòdic!!! La expresión de su rostro no la olvidaré nunca…. ¡¡¡Collons!!! ¡¡¡Pos si que es!!! ¡¡¡Jajajaja!!! Al final ellos no consiguieron llegar a meta.

Amanece y ya voy de cara a meta. He pasado mucho frío, cansancio, sueño (para mí lo peor), dolores varios (sobre todo el de la rodilla), pero como siempre todo se olvida cuando cruzas la linea de meta.

Allí está mi padre y el noruego. He coincidido con ellos en algún avituallamiento, pero donde verdaderamente quería verlos era aquí, en meta. Ver la cara de orgullo de mi padre vale todos los sufrimientos vividos. La emoción aflora por todos lados. En meta también está esperándome Pablo que había finalizado antes la CCC.

De la carrera sería difícil elegir con que me quedo, paisajes, ambiente, recorrido, voluntarios… pero si tuviera que quedarme con algo me quedaría con el calor de la gente al paso por los pueblos y el compañerismo en carrera.

¡¡¡Sueño cumplido!!! Nadie, antes de ese 7 de enero de 2015 que cambió mi vida, hubiese apostado que llegaría a conseguir algo como esto. ¡¡¡Ahora soy feliz!!! ¡¡¡He ido de la cuneta a rozar el cielo!!! ¡¡¡El cielo azul del Mont Blanc!!!

Cristian Aracil