XIX Medio Maratón de Almansa (19-Mayo-2018)

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre recordaré durante el tiempo que disfruté de las carreras populares. Había una localidad próspera cuya principal industria es y seguirá siendo el calzado. Custodiada por su imponente Castillo esta localidad cuya patrona la Virgen de Belén, protege todos los años a los naturales de dicha localidad, almanseñas y almanseños.”

¿Aún no habéis adivinado el nombre de esta localidad? Pues os digo que es muy fácil de saber; Almansa, Medio Maratón de Almansa, una de las carreras que a uno le apetece correr.

Esta carrera se espera con ilusión, ilusión por correr por sus calles, ilusión por ver y sentir el aliento de su gente que se vuelca en esta, su carrera, ilusión por poder decir otra vez: “ha sido dura, pero la he terminado”. Esta es una carrera que te atrapa, te embelesa, te encanta.

Aunque su recorrido no es muy llano, se compensa con la satisfacción de correr acompañado por toda su gente.

Todos los almanseños están volcados con la gente que corre, animando, ofreciéndote agua, naranjas, dulces, chocolate, sin ser puesto de avituallamiento oficial, la juventud ayudando en la organización de la carrera haciendo de casi todo (avituallamientos, organización, animación, etc,…)

Es una gozada poder disfrutar de este rato en este sitio tan entrañable. Como podéis observar, hablo poco de la carrera, porque para mí es algo secundario después de lo vivido cada año que volvemos a Almansa.

Cuidan el detalle desde que llegas a aparcar el coche, recoger el dorsal, información para el corredor y acompañante, guardería, accesos a la salida de la carrera, animación en carrera, todos los servicios que necesites, precarrera (consigna, vaselina, boxes, globos,…) post carrera (masaje, avituallamiento, piscina, duchas,…) una organización, no de 10, para mi de 20…

De la carrera, poco que contar, buena temperatura, unos 3000 inscritos, 2300 llegaron a meta, carrera con sus subidas y bajadas pero espectacular en su animación.

El detalle de esta carrera, como todos los años, es que cierra y pone colofón a las fiestas que se celebran durante la primera quincena del mes de mayo. Este año una gran celebración deportiva el mismo día de su MEDIA, su equipo de baloncesto jugará “LEB PLATA”, esperemos coincidir con nuestro LUCENTUM, en la ACB.

Sólo decir que “GRACIAS ALMANSA, GRACIAS ALMANSEÑOS Y ALMANSEÑAS, si el cuerpo me lo permite, estaré en la XX edición…”

José Antonio Mejías y Ernesto.

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Julián VET D 1:39:48 582 61
Ernesto VET C 1:49:10 1106 192
JA Mejías VET C 1:49:10 1107 193

IV Triatlón Olímpico “Ciudad de Elche” (6-Mayo-2018)

Aquí os paso una breve crónica de mi participación en el este triatlón que se celebró en Elche.

Para el que no lo sepa, la prueba consistía en nadar 1,5km en la playa de Arenales del Sol, acto seguido subirse a la bici y pedalear 40 km en solitario (no estaba permitido hacer pelotones ni “chupar rueda”) recorriendo varias poblaciones del campo de Elche en un recorrido lineal, y acabar en Elche, justo al lado del parque municipal, para después, correr 10 km por el centro de Elche y las laderas del rio.

Participamos 200 personas y el nivel no era excesivamente alto, quitando a los primeros, ya que un día antes se había celebrado en Águilas una prueba de clubes importante a nivel nacional y mucha gente con buen nivel había acudido allí.

Había dos modalidades de inscripción, por relevos e individual. Yo me apunté individual, y para mí, suponía un reto hacer un triatlón de este tipo ya que soy digamos… un ciclista globero. Me defiendo mejor corriendo o nadando, aunque sea de secano. Además, no tengo bici de contrarreloj (que se permitieron) y eso suponía también una diferencia de desgaste físico.

Dándole vueltas al asunto, e investigando un poco, conseguí trucar unos días antes un poco mi veterana Mondraker para lograr una posición un poco aerodinámica, modificando el manillar y el sillín y poniendo un viejo acople que tenía en el trastero cogiendo polvo, aun a sabiendas de que acabaría baldado físicamente, como estoy ahora mismo, por exigirte en una postura que nunca has probado y es que nunca es tarde para experimentar con el cuerpo.

Siguiendo el “cronograma” (como decía la organización) me presenté el sábado en el centro comercial Aljub para recoger el dorsal. Brillante idea para un sábado por la tarde.

Mi padre me acompañó a por el dorsal, y daba la casualidad de que había allí un casting de modelos así que, más perdidos que el trabajo fin de carrera de Cifuentes, entre aquellos cuerpos jóvenes y esbeltos, conseguí al fin la bolsa del corredor e informarme bien del jaleo que suponía participar en esta prueba. Me explico:

Al nadar en Arenales y acabar en Elche con la bici, tienes dos opciones a la hora de presentarte a la prueba: o bien sumarte al famoso “cronograma” y hacer lo que te sugiere la organización, que consistía en coger un autobús en Elche a las 6 y media de la mañana previa solicitud por escrito… o irte en coche a Arenales tú mismo, pero sabiendo que luego tienes que regresar a por el coche y después de una prueba de este tipo, hacerse unos 20 o 25 km con la bici no es un gran problema si no cuentas con la bolsa a tu espalda del neopreno empapado de agua, zapas y demás cachivaches que los triatletas llevamos en la mochila (no es precisamente del tamaño de un bolso de Gucci).

Entusiasmado con la idea de madrugar y tener que desayunar como 4 horas antes de una prueba de 2 horas de duración (ya que los que no somos de Elche tendríamos que salir de casa como a las 5 y media de la mañana o 6) opté por ir con mi coche a Arenales directamente y luego ya vería si recogía el coche o definitivamente lo abandonaba a su suerte allí para siempre. Merecido descanso le toca.

Una vez allí e impresionado por el repertorio de bicis y material “aeronáutico espacial” dejamos todo en su sitio y nos fuimos a la orilla del mar, todos ya enfundados en nuestras pieles de foca (los neoprenos).

El mar estaba espectacular, tranquilo, cristalino … una gozada. El sol estaba tendido aun en el horizonte y no había viento, así que todo tenía muy buena pinta. Lejos y erráticas debían de estar las carabelas portuguesas también ya que no había ninguna si es que alguna vez las hubo.

Mientras los jueces de carrera nos daban las instrucciones entre la algarabía de la multitud impaciente por zambullirse en el agua, reparé a lo lejos en la mirada de un africano subido en una bici destartalada que nos observaba con asombro.

Una vez en al agua y alejado de los primeros, fui poco a poco colándome entre los huecos para evitar manotazos y disfrutando del fondo marino y la claridad del agua.

A los pocos minutos la natación se convirtió en algo placentero, y ante mi sorpresa me vi inmerso en un grupo bastante adelantado, casi tanto que apenas había gente delante. Naturalmente, y debido a mi miopía, pensé que me había perdido, y había seguido a unos nadadores aturdidos y desorientados que estaban inventando un circuito de natación alternativo, pero no, una vez en la playa me di cuenta de que había salido entre los 20 primeros.

Con la excitación de tan buen segmento, me vine arriba y me acoplé como una lapa al manillar de la bici para ver hasta dónde podía dar ….

La realidad rápidamente me devolvió a la resignación convertida en pundonor, y aunque no cejé en mi empeño, vi como una treintena de ciclistas me fueron adelantando despacio, como si fuese un goteo incesante de bicis y cascos sacados del futuro.

Aliviado por ver a lo lejos el estadio de fútbol y sabedor de que corriendo me encontraría más a gusto, enfilé la avenida de la universidad, sólo, sin nadie a la vista por delante ni por detrás, totalmente cortada, sin ruidos, ni coches, saltándome los semáforos en rojo sin detrimento de los preciados puntos, que gozada… me sentía contrarrelojista en estado puro, y aquellas grandes rectas parecían los campos elíseos, salvando las distancias claro está, por la parte que me toca.

Cuando llegamos al segmento de correr, las piernas tenían una avería considerable ya, y difícilmente podía mantener un ritmo por debajo de 4, así que decidí tomármelo con calma.

El circuito discurría por el río, y había algunos sube-y-bajas por los rincones de sus laderas.

También pasaba por el centro histórico de Elche, por delante de la basílica y a escasos metros, donde la lycra multicolor de los triatletas contrastaba con los trajes de marineros de los niños que iban a recibir su primera ostia en la boca.

Después de 2 horas y 20 minutos y bastante distanciado del primero, conseguí clasificarme en la posición 30 de 170 con, más que satisfacción deportiva, satisfacción personal por haber disfrutado de buenas sensaciones, del mar, del campo de Elche, y sobre todo de, un año más, seguir pudiendo hacer deporte sin más problemas que el de madrugar un domingo.

Un saludo a todos

Jorge

Nombre Categoría Swim + T1 Bike + T2 Run Total Puesto general
Jorge R. ABM 0:24:06 (0:02:29) 1:11:20 (0:01:06) 0:41:09 2:20:10 30

IX Media Maratón “Aguas de Alicante” (22-Abril-2018)

Aquí me encuentro con mi segunda crónica en menos de 6 meses, y es que mi papá además de encasquetarme el pedirle las cañas y la cuenta, también se ha aficionado a que le escriba las reseñas de nuestras carreras….

El pasado finde, coincidiendo con que el amigo Mufy era organizador de la Media Maratón de Alicante donde por primera vez se hacía un circuito digno de esta ciudad, con el encargo que recibíamos de llevar el Globo de las 2h y con la compañía de mi abu, mi padrino y un gran número de amigos de A To Trapo, decidimos apuntarnos pa echar la mañana.

El madrugón para mí fue interesante pero dice papá que el que algo quiere algo le cuesta…., así que a las 8 am estábamos plantaos con nuestro dorsal y preparados para la foto bajo nuestra pancarta.

Salida puntual y a nuestro ritmo constante vamos marcando los tiempos previstos para todos lo que querían llegar en 2h. Mi Abu, que ya corría la media de Alicante hace 40 años (cuando el correr no estaba tan bien visto salvo que fueras delante de los grises), decidió escoltar a nuestro Presi, pues él también tenía el encargo de Ángeles para que le llevara sin más accidentes hasta la meta.

Durante la carrera fuimos cruzándonos con todos nuestros compis y al ritmo de Las Valkirias, El Submarino Amarillo y Veo Veo, avanzábamos constantes. Una pequeña siesta del borrego para recuperar fuerzas entre el kilómetro 16 y 18 y ya estábamos listos para entrar triunfantes en las 2h:00 pactadas y culminar mi primera Media de Alicante en la Explanada donde me esperaban mamá y mi yayos.

Un éxito de carrera en todos los aspectos y además con distintos premios pa nuestro “equipo” entre los que se encontraba el 1º puesto en la categoría de mi Abu que, como es habitual, no recogió para poder llegar a hacer la paella.

Con esta carrera creo que cierro mi temporada de asfalto que no ha estado mal para no haber cumplido aún los 2 años. El año que viene trataremos de volver, pero creo que ahí necesitaremos un poco de ayuda porque no me va a dar tiempo a ser autónomo para esta distancia y para no aburrirme mis papis me han encargado un hermanito que me acompañe, así que tendremos que decir al tío Borja que haga un parón en la búsqueda de su ser y empuje el otro carro.

Nos vemos en la carretera

Jako

5 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Álvaro Sub23 mas 0:16:54 11 4
Tomás Master A mas 0:18:36 28 6
Lucía Sub23 fem 0:24:17 118 4
MªRosa Master B fem 0:28:08 203 6

 

10 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Wipi Master A fem 0:45:18 64 3
Alberto Master B mas 0:45:29 67 17
Jota Master D mas 0:52:17 238 24
Quique Master B mas 1:03:09 738 131

 

Media Maratón

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Joel Senior mas 1:23:45 24 10
Pili Master C fem 1:31:18 87 1
Ramonet Master D mas 1:34:00 141 11
Juan Enrique Master B mas 1:34:35 148 37
Naiara Master B fem 1:44:49 357 3
Ernesto Master C mas 1:49:33 485 78
JA Mejías Master C mas 1:49:38 487 79
Jorge Juan Master C mas 1:49:38 487 79
Tomás M Master B mas 1:51:34 524 124
Martina Master E fem 1:53:06 537 3
Jonathan Master A mas 1:56:12 626 111
Mark Master D mas 1:57:13 638 51
Lorena Senior fem 1:59:05 688 14
Naxete Master B mas 1:59:41 701 157
Gosa Master C mas 2:09:27 819 114
Jesús Master F mas 2:12:47 841 19
Manolo Master H mas 2:12:50 842 1

9ª Transilicitana 104 km/24 h (17-Marzo-2018)

No sé porque motivo decidí apuntarme a la Transilicitana de este año. Se ve que con las 17 horas del año pasado no había tenido suficiente. Una vez apuntado, me dicen que también se ha apuntado Jesús Santana con su amigo y compañero Pepe. Les comento si la puedo hacer con ellos.

Día de la carrera (como siempre sin poder dormir cuando tengo un evento importante), quedamos en la salida y viene a despedirnos Gosa, fotos de rigor y al cajón de salida. Creo que al ir con Pepe podre llevar el ritmo y aguantar la carrera con ellos.

Comenzamos la carrera, en la subida al pantano Pepe dice que la subida la hace andando que la carrera es muy larga. Jesús y yo subimos corriendo hasta la llegada a la subida al Cau en la que esperamos a Pepe y subimos juntos. Al final de la subida Pepe se queda un poco por lo que decidimos hacer la bajada hasta el primer avituallamiento a trote para que no se quedase mucho. Entramos al avituallamiento y oigo por primera vez una frase que oiría durante toda la carrera “5 minutos y nos vamos”. Jesús nos ponía tope, llevamos adelanto de tiempo según sus cálculos, reponemos y salimos. Llevamos un buen ritmo hasta que Pepe tiene un percance y se cae (rodilla con sangre). Llegamos al segundo avituallamiento sin problemas, recuperando tiempo al reloj (luego nos haría falta) y otra vez “5 min y nos vamos” jajajajaja.

A buen ritmo nos encaminamos al tercer avituallamiento (comida) en casa de Los Quiles, allí por primera vez desde la salida esta Sonia esperándonos (no me abandonaría hasta el final). Llevamos buen ritmo y volvemos a recuperar tiempo, esta vez nos deja 20´ para comer. Nos encaminamos hacia el polideportivo de El Altet donde ya se incorporan Eva y Conchi (los apoyos de Jesús). Allí pasamos por primera vez el control de sellado “5 min y nos vamos”, dirección a la playa. Allí Pepe y yo ya empezamos a descolgarnos de Jesús (santa paciencia tuvo con nosotros). Una vez pasada la arena decide esperar a Pepe y yo le comento que sigo, que seguro que me cogen (llevamos ya una maratón) efectivamente empiezo a caminar y antes de llegar al Clot de Galvany me cogen. Jesús, a su ritmo, se nos escapa, así que Pepe y yo decidimos ir juntos hasta el cementerio (siguiente avituallamiento) y empieza a comentarme que seguramente se baje del barco, le duele mucho la rodilla. Lllegamos al avituallamiento y allí tenemos nuestro equipo de apoyo esperando, efectivamente Pepe decide abandonar, no puede con su rodilla. A mí de repente me viene a la cabeza que me queda la mitad de carrera con Jesús (pobre de mí) no sabía si podría aguantar su ritmo.

Salimos dirección al avituallamiento de Perleta donde nos encontramos con mucho aire en contra, se me hace muy complicado este tramo. Se me pasa por primera vez por la cabeza abandonar. Un tramo muy duro y encima empiezo a pensar que igual estorbo a la carrera de Jesús (tenemos ritmos completamente diferentes). Llegamos a Perleta, yo tocado (física y anímicamente) pero el equipo externo y el apoyo de Jesús me hacen cambiar de actitud. Aun así llevamos tiempo de sobra sobre las previsiones. Cenamos (el caldito es maravilloso y reponedor) y salimos para el restaurante Charly. Este tramo se me hace más llevadero y me encuentro bien. Seguimos corriendo, esta vez llegamos antes que el equipo de apoyo y nos toca esperar para cambiarnos de ropa (manga larga para la noche).

Salimos en dirección al avituallamiento del campo de futbol del pantano (es el tramo más largo), en este tramo se nos hace de noche. Sacamos frontales y no paramos. Ya empiezo a andar más de lo debido. En este tramo ya vamos juntos y empiezo a sentirme muy cansado. Jesús se adelanta y llega al pantano antes que yo. Llego y me noto mareado, Sonia me dice que estoy blanco que posiblemente tenga una bajada de glucosa (algo parecido me pasó en la Maratón de Valencia). Me siento en una silla y Sonia me pregunta como estoy y le digo que abandono, que no me encuentro muy bien y estoy mareado. Como de todo lo que hay en el avituallamiento, me repongo un poco y decido seguir.

Jesús le dice a Sonia que no me dejaría solo. Me incorporo y le digo a Jesús nos vamos. Salimos andando y me tomo un gel que me termina de reponer. Hay tramos de la subida al Cau en los que le digo a Jesús que puedo correr. Me encuentro bien y seguimos hasta la subida al monte Cau. Empezamos el descenso y le digo a Jesús que lo baje corriendo si le apetece. A mí una bambolla en el dedo del pie me hace bajar andando. Gracias a las paradas que le fue pidiendo el cuerpo, llegamos juntos al último avituallamiento. Un cola cao calentito y salimos para meta. Nada más salir se pone a llover, colocación de chubasqueros y afrontamos las últimas rampas hasta que ya empezamos el descenso hasta Elche. En estos tramos corremos.

A falta de un par de kilómetros me encuentro a un chico en la oscuridad y le pregunto si el camino era por allí y cuando lo oigo hablar resulta que es Gosa que ha venido a recibirnos y nos acompaña con su conocido “ trote de ultra” hasta las escaleras que nos llevan a meta. Allí estaba nuestro equipo de apoyo que ha estado toda la carrera apoyándonos, entramos en meta en 15 horas 21 minutos, dos horas menos que el año pasado y en el tiempo que estimó Jesús.

Quiero dar las gracias a Sonia (mi mujer) por estar a mi lado y recibirme siempre con una sonrisa en todos los avituallamientos. Sé lo que ha sufrido, sobre todo el último tramo. Y por supuesto agradecer a Jesús Santana su apoyo en todo momento. ¡ERES MUY GRANDE!

TOMÁS MÉNDEZ

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Pez MASC 12:33:50 44 42
Jesús S. MASC 15:21:25 142 132
Tomás M. MASC 15:21:52 143 133