26ème Marathon International de Marrakech (25-Enero-2015)

El año pasado decidí que tocaba Boston y este año Chicago, y comentándolo con el grupo de los Maratonianos por el mundo, Chuli me comentó: Marrakech y Chicago, y yo dije vale… Pero me lo pensé, porque no tenía yo muy claro el ir a Marrakech máxime cuando en noviembre me entero que en Gran Canaria va a estar Paula Radcliffe. Pero justo en este mes me dice Chuli, qué vas a hacer porque tenemos que cerrar el hotel, pregunto ¿es que lo tienes reservado? Y con su respuesta que sí, pues venga a Marrakech, saco dorsal, vuelo, tren para Madrid y vamos a por el 33 maratón.

Tras los dos maratones en 6 días no he hecho mucho, además de que la rodilla está tocada, pues últimamente se queja mucho, pero el planteamiento es pasar un fin de semana con mi amigo Chuli y su grupo y correr por una ciudad nueva.

2015-01-24 19.49.44Así que llega el día del viaje, jueves para Madrid me recoge Chuli en la estación, voy a conocer a su mujer, la artista Marisa (que ganas tenía) y para el aeropuerto, donde conozco a parte del maravilloso grupo que le sigue a sus maratones (Ana, Jorge, Rafa y Carlos)… el jueves poco hacemos pues llegamos bastante tarde, así que al Riad Belle Epoque y a descansar.

El viernes por la mañana una de las mías, tengo media horita de rodaje, pero como aprovecho para recorrer las calles serpenteantes de Marrakech, ver la Koutoubia (o mezquita) sus jardines y llegar hasta los Jardines de Menara, volviendo por el Oliveraie Bad Jdid, donde me ha dicho el chico del hotel que es donde va acorrer la gente aquí… pues eso que se alarga un poco el rodaje… y donde me doy cuenta que en este país lo de los pasos de peatones son meras rayas casi inexistentes en el suelo, pues no se les hace caso, y donde no hay casi semáforos, donde cohabitan motos y bicicletas por un carril bici existente en todas las grandes avenidas.

IMG_0553Desayuno, visita al Jardín Majorelle y para la “feria del corredor” a recoger el dorsal, que de feria tiene bastante poco, porque aunque hay varias carpas, solo hay algo en la que se recoge el dorsal y camiseta y en otra en la que te puedes apuntar al maratón (pagando menos que por Internet :-( ), según me indican las carpas están preparadas para el sábado por la tarde, pero no nos acercamos… Ya con nuestro dorsal, seguimos de visita por dentro de la Medina, Plaza Jemaa El Fna y el Zoco “El Kesabinne”. Por la noche llega el resto del grupo (Mayte, Jesús, Toli y Enzo).

Sábado rodaje por la mañana con Chuli y Marisa, y día de turismo, donde aunque seguimos las indicaciones de la guía, las intrincadas calles de la Medina hacen que recorramos muchas de sus calles para llegar a la Madersa Ben Youssef y el Palacio Bahía, pero merece la pena. Comemos en un sitio con unas vistas espectaculares de la Plaza y ahí ya se disgrega el grupo. Chuli a descansar que mañana tiene que atacar el sub 3, Marisa y yo a dar una vuelta por el Zoco para ver el Sunset y el resto a tomarse un té a la Mamounia.

IMG_060025 de enero día del maratón. La carrera empieza pronto, 8 de la mañana, quedamos para desayunar, los que vamos a correr (o sea Chui y yo) y Marisa, y un chico de Madrid que está en el hotel, y ya con todo hecho para la salida (donde Toli nos acompaña) en la Avenida Prince Moulay Rachid. En la feria nos comentaron que tomábamos la salida unos 1.500 en la maratón, pero somos muchos menos, aunque da igual el número de participantes, se respira ese aire de intranquilidad previo a disputar un maratón, que por muchos que lleves siempre es una incógnita como va a salir. Fotos, buenos deseos, visita al aseo y para la salida… donde hay como 6 arcos de salida, y donde la élite se coloca como 50 metros por delante nuestro. Disparo de salida y a correr, ¿qué quiero hacer? ni idea, entre 3:20-3:25 creo que sale por como me encuentro. Es una maratón donde podrían perfectamente correr 20.000 personas pues son avenidas anchas, bordeando la ciudad de Marrakech, sobre todo la muralla de la Medina. Ya en carrera bordeamos el Jardín de la Menara y la Olivera donde estuve el viernes y en el km 7 y algo nos encontramos con parte del grupo animando (que alegría más grande). OLYMPUS DIGITAL CAMERAEn el Km 9 enfilamos una de las zonas, para mi más bonitas del circuito, es una avenida larguísima que se hace pesada (como casi todo el circuito) pero con las vistas del Atlas al fondo, una majestuosa cadena montañosa toda nevada… una vez de vuelta bordeamos y atravesamos los jardines Agdal y en el km 15 Marisa y Toli nos esperan para animarnos. En el km 18 la única cuestecilla de 4 metros de la carrera, un puentecillo para atravesar el “río” Oued Issil, pasando por un campo de golf (incongruencias del ser humano) y pasamos el km 20 y la media maratón, pero como los kilómetros no están marcados, ni idea de tiempos, pero vamos voy cómoda así que más o menos bien…. No he dicho que en los avituallamientos hay agua en botella, naranjas y mandarinas (lo de pelar una mandarina se me resulta curioso jaja) y unas bolsitas con pasas y dátiles que en el primero no cojo, pero me doy cuenta que luego los niños lo piden, así que las cojo para dárselas… Lo mejor de la carrera es ver a los niños con caras sonrientes y que buscan el que les choques la mano, por otra parte mucha animación no hay.

20000323_5178Vamos paralelos al río más o menos hasta el km 25, donde giramos para dirigirnos al Palmeral, y ahí en el km 30 me sale un “no puede ser”, me encuentro a mi amigo Chuli al que problemas de estómago le apartan de su marca merecida, me acoplo a su ritmo y vamos juntos, bordeamos otro campo de Golf, pero en el 35 se tiene que parar, y yo no puedo porque mi rodilla si me paro se bloquea y no me deja continuar, así que con mucha pena tengo que continuar (a veces el maratón es muy injusto)… Llegando casi al km 36 veo a todo el grupo animando, me acerco les digo lo de Chuli, y me doy cuenta que llevan una pancarta con mi nombre, es mi primera pancarta y de verdad que casi se me saltan las lágrimas… que unas personas que no me conocían de nada hagan esto, no tengo palabras, bueno si MUCHAS GRACIAS.

Empiezan los kilómetros malos del maratón, y en esta ocasión más malos todavía, al ser avenidas grandes, el tráfico sigue su curso por el otro carril, en el circuito se han atravesado alguna motillo y bici (una vez me tuve que parar), pero lo que hacen a partir del 38 no tienen sentido, vas casi al lado de los coches, pasando la Universidad, en una avenida que es bastante fea, con lo que se hace más duro, volvemos a enfilar la Avd Mohammed VI y giramos para el km 42, y ahí ya lo desagradable total, juntan el maratón con la infinidad de corredores de la media (y carreras de niños) con lo que llegas en un mogollón, que indica que les da igual el esfuerzo que hayan hecho los corredores del maratón, te dan una medalla (no la cuelgan, porque con la cantidad de gente que hay imposible) que es igual para unos que para otros, te empujan, dan codazos (me lleve uno de una chica que me enfadó bastante) y para coger una botella de agua hay que pelearse, dan una mandarina que tiran al aire para que la cazes y ya está… ya se acabó la maratón…

20000323_5207Salgo de esa zona de caos, y voy a ver si veo llegar a Chuli, me encuentro con el grupo y llega Chuli, que es un ejemplo a seguir, problemas desde el 20, pero es su 20 maratón y llega como un campeón…

Marrakech una ciudad caos, que se ve descuidada pero no sucia, donde si no te gusta el arte del regateo yo por lo menos no estoy cómoda, que te estén pidiendo o preguntado todo el rato, no me gusta, no me gusta la sensación de que están engañándome o que yo si compro una cosa por debajo del precio que me han dicho, me vaya con la sensación de que soy yo la que les falto al respeto… pero tienes cosas bonitas como la puesta de sol o la visión de las cigüeñas y el Atlas… Lo mejor de todo del viaje para mí, desde luego el grupo maravilloso que me ha acogido como una más, con los que me lo he pasado genial, muchas gracias… como siempre digo en este mundillo correril hay muchas bellísimas personas que tengo la suerte de conocer.

Gracias a Chuli, a Marisa (eres una gran ejemplo a seguir Marisa, creo que personas como tu deberían contar su historia, para que veamos la capacidad de superación que se puede tener, que a veces nos quejamos porque nos duele una uña ;) ), a todo el grupo… y por su puesto a los que llevo yo en el corazón (que esta vez no los enumero que cada vez la lista es más grande, pero sabéis quien sois), pero si que quiero mencionar especialmente a dos amigas: Noe, que me arregló la espalda y rodilla y sé que lo suyo se va a pasar y tengo ganas de que te apuntes a una de estas historias, porque se que tú lo ibas a disfrutar mucho, y para Leticia que justo cuando yo estaba en Marrakech terminó con la oposición que tanto ha peleado, esperemos que con resultado satisfactorio (yo estoy convencida que sí) y que has demostrado que por muchos obstáculos que se pongan en el camino, se puede.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Pili F45+ 3:18:16 136 1

Estampas campestres. 1.

Por los cristales de la puerta exterior de la casa chorreaban las gotas de lluvia racheada que desfiguraban las siluetas de los vecinos pasando por la amplia acera. El niño, profundamente dormido, comenzaba a despertarse y estiraba brazos y piernas recreándose en un intento de prolongar el sueño reparador. –¡Qué bien he dormido! Exclamó. ¿Me puedes poner la rebeca? En la cocina no cesaba el bullicio de vasos, tazas, galletas y mermeladas de la mañana preparando el desayuno. Estábamos en El Siscar. Mi hijo desde Pensilvania haciendo juegos de guerra en el ejército americano en previsión de un futuro que a veces se adelanta al pasado. Cuando venimos al pueblo donde nací, al levantarnos son otras las perspectivas. Casi siempre me adelanto al resto y, si no voy solo corriendo hasta la Mina o con amigos hasta el Pico del Águila, voy a tomarme un café al bar del Seva, donde suelo encontrarme con conocidos desde la infancia, Antonio el Lindo, siempre optimista, que no piensa ni por un momento reducir su abultada barriga con lo que le ha costado conseguirla, o José el Gallina, siempre cojeando y esperando operarse de la rodilla cuando lo llamen, o Pepe el Garajista, ya tiempo jubilado y ahora ayudante del cura en la sacristía, o Rafael el carpintero, desde siempre cojo por una polio infantil, o mi primo Antonio el albañil, ya retirado del oficio por edad y por lesiones en las piernas y ahora cuidador de caballos con los que pasea su soledad en la carriola. Regreso a casa y ya están los peques por el patio o la cocina, la niña viendo dibujos animados o colocándose ropas, el niño con la caja de herramientas por el suelo o llenando de ramas la estufa o con las tijeras de podar. Podemos hacer varias cosas, la más a mano es visitar a Pepe, el vecino, con su inmensa jaula de pájaros diminutos y otras pequeñas donde tiene ninfas, perdices, canarios. Los periquitos forman un arco iris de colores. Una de las perdices se mueve con el cuello vuelto hacia atrás, como si tuviera alguna lesión permanente. Es lo primero que solemos hacer. El pequeño siempre intenta desprender una caña de apoyo en la jaula y rozar a los pájaros. Después ya nos vamos hacia la acequia donde están las cuadras al aire libre de Pepito el de los cherros. Puede haber entre 500 y 600 de todos los tamaños y edades, desde los que beben leche en un gran biberón instalado en un cubo metálico como si estuvieran amamantándose, hasta las vacas con ubres gigantes y los terneros ya de 400 kilos. Por en medio las gallinas del terreno, las americanas, los pavos, algún cerdo revolcándose en el estiércol de su cerca. No siempre vemos a Pepito. Siempre están por allí los chicos que trabajan con él, últimamente negros o árabes; también suele ayudarles a cambio de un lecho de paja para dormir un joven con pocas luces, como su padre, el “Paisano”, chico de mi edad al que conocía desde la Aparecida y muerto de desatención hace ya unos años. Su hijo, muy afable con mis nietos, se mueve entre el ganado mejor que por el asfalto. Los animales, que lo huelen, lo tratan con más cariño que la gente de los bares hasta donde lleva el olor del establo. Mis nietos no se irían de allí cuando llegan. Además de los animales, que se dejan picotear el lomo por los pájaros en busca de parásitos, están los tractores por cualquier sitio. Se suben a ellos, los manipulan, se bajan, persiguen a las gallinas, meten los pies en el estiércol y las manos casi en la boca de los animales, echan paja a los terneros y no saben a qué atender con tantos estímulos y tan diferentes a sus hábitos diarios. Siempre resulta costoso sacarlos de allí, más bien hay que arrancarlos a la fuerza con la promesa de regresar la próxima vez que volvamos al pueblo.

José Luis Simón Cámara.
San Juan, navidades del 2014.

Crónica de un día brutal

Correr y escalar; entrenamiento perfecto

IMG_5072Cuando me lo propuso mi amigo Jose, no me lo pensé, hacer la integral de Bernia escalando y corriendo, o sea, por toda la cresta de Bernia.

Salimos de Alicante a las 7 de la mañana hacia una urbanización de Altea la Vella, que es desde donde empezaremos la aventura, en las mochilas los arneses, mosquetones, cuerdas y cascos.

Empezamos a correr hacia la bernia, pasamos por el fortí y le pegamos la vuelta a la bernia, pasamos por el forat y por ahí, subimos a la cresta, ahí nos colocamos el arnés, casco y demás y seguimos por la cresta hasta la primera bajada, un poco de formación de cómo tenía que colocar la cuerda y demás y a bajar, primero baja Jose para que vea como se hace y luego yo, ese momento de dejarse caer al vacío colgado de una cuerda, no tiene precio, emoción y acojono todo junto, completamos la primera bajada con éxito hasta la segunda bajada, una pared de 15 metros que había que bajar rapelando y esta vez bajaba yo primero, brutal, el corazón a 1000 pero seguro de estar con una persona muy experimentada, baje un poco torpe pero bien, ahora tocaba seguir por la cresta y Jose me sujeto una cuerda a él, para ir los dos atados, me dijo que si él se caía yo tenía que tirarme al otro lado de la cresta, ahí me acojone de verdad.

IMG_5091Llega una subida que nos tenemos que enganchar otra vez, sube Jose primero y cuando asegura, subo yo que tenía que ir desenganchando los mosquetones y colgármelos en mi arnés, acojonante, Jose me decía, tranquilo que no te caes, en ese momento no tienes más narices que confiar.

Así fuimos hasta que enlazamos con el tramo de la perimetral ahí nos quitamos los trastos de escalar y a correr y andar pasando por el punto más alto de la bernia hasta el coche.

Un día inolvidable.

Mi agradecimiento a Jose por confiar conmigo para esta aventura y por cuidar de mí y protegerme en la montaña, y particularmente me sentí muy seguro y protegido.


CARRERA DE MONTAÑA: 5:54’39.4
DISTANCIA: 18,80 km
ASCENSO: 1.614 m
DESCENSO: 1.598 m

Estampas urbanas. 1.

No, no vienen de Marte, tan lejano, ni siquiera de África, vecina, ni se mueven de noche, como hasta hace no mucho, aprovechando la oscuridad para pasar desapercibidos. Ahora son gente de por aquí y bucean en los contenedores a plena luz del día. Su traje no es de neopreno y el arpón no busca veloz al pez entre las rocas, más bien lleva remiendos en la pelliza y una especie de tridente enrobinado con el que remover las basuras y sacar a flote aquello que puede ser rescatado con alguna utilidad. ¡Porque es todo tan relativo! Un sillón con una simple desgarradura que afea la sala con alfombras persas puede parecer y ser un lujo en el cobertizo que alberga a la familia del buscón. Una lata de mermelada, caducada hace unos días, ¿Qué representa para quien no está interesado en el mes o el año en los que vive? Incluso la carne ya pasada que no han querido dar a los perros de la casa, si no está maloliente, puede ser aprovechada. Su vehículo de transporte, la bicicleta, suele llevar una caja de plástico en el sillín, con alguna bolsa o saco presionados por el tridente y un artilugio de hierro acabado en dos uves abiertas que utilizan para sujetar levantada la tapadera del contenedor sin peligro de que se cierre mientras husmean en su interior. De vez en cuando tienen que retirar la cabeza para poder respirar aire limpio. El del contenedor es asfixiante. Y se ve en el gesto de desaliento o, a veces, de entusiasmo, la ausencia o presencia de alguna presa útil para su cesta. Puede ser un plato desportillado, puede ser una muñeca calva y sin el brazo izquierdo, puede ser un bote de cola-cao con restos adheridos a la pared, puede ser una silla con tres patas, puede ser,….Pero, ¡qué más les da a ellos que no tienen un solo juego de platos completo, qué más les da a ellos una muñeca calva y sin brazo si sus hijos andan cojeando y miopes de mal alimentados, qué más les da a ellos si pueden apoyar la silla sobre dos piedras y les sirve para sentarse! A veces los veo asomarse a un contenedor sin bajarse de la bicicleta y continuar su ruta porque allí no había banco de peces. Otras se bajan y comienzan a revolver entre las bolsas, las sopesan, las huelen, las agitan, y, es ya tanta la costumbre, que por el peso, por el ruido, por el olor, saben si vale la pena abrirlas y echar al suelo el contenido para seleccionar lo aprovechable. Algunos, sí, llevan guantes que han encontrado en su búsqueda aunque les falte un dedo, otros ni siquiera. No son muy remilgados, ellos saben además muy bien que el viejo refrán sigue en vigor y gato con guantes no caza ratones. Aunque no les importe mucho el qué dirán ni se cobijen en la oscuridad de la noche, yo no lo sé positivamente, ni se lo he preguntado a nadie, me da la impresión de que no les gusta que los miren y los identifiquen. Quizá por eso he observado que rehúyen la mirada y, o bien la esquivan cuando tienen la cabeza en el contenedor, o bien la agachan bajo el hombro si ven que pasa alguien por la acera. Tampoco a mí me ha parecido muy elegante mirar descaradamente cómo un pobre hombre se revuelve entre la basura para encontrar algo que le alivie su miseria y la de su familia. No, no hay que ir muy lejos para ver este espectáculo que cada día se repite con más frecuencia. Tampoco es necesario sacar entrada. Este espectáculo podemos encontrarlo en cualquier momento y a cualquier hora del día o de la noche por la calle. Eso sí, de gratuito nada. Tiene un precio muy alto. La vergüenza de convivir con estos seres como si no pasara nada.

San Juan, 14 de enero de 2015
José Luis Simón Cámara.

XXVI Mitja Marató Internacional “Vila de Santa Pola 2015” (18-Enero-2015)

Santa Pola, la Media Maratón por excelencia de la cual habla todo el mundo (unos bien y otros mal). Durante toda la semana estuve mirando el parte meteorológico por el miedo a la lluvia que parecía nos iba a visitar como el año anterior que fue una de las grandes protagonistas. El mismo sábado todavía había posibilidad de lluvia, pero con el paso del tiempo se desvaneció. De todas maneras con el “Brindis al sol” que hicimos en la Glorieta comandados por Jesús, disipamos todas las nubes. Antes de la carrera nos visitó la famosa “frescoreta alicantína”. Unos 7 grados nos acompañaban en los momentos previos al inicio. Foto multitudinaria en la Glorieta, junto a la pancarta y todos a la línea de salida.

IMG_2421A las 10:30 en punto y con más de 9000 personas deseando que dieran el pistoletazo de salida (algunos esperando ver a Cristina Pedroche), escuchamos el pistoletazo, los fuegos artificiales y empezamos a desfilar a ritmo de timbales de guerra. Los primeros kilómetros discurren entre codazos, adelantamientos y quejas de la aglomeración de gente, pero esto es Santa Pola !!!.

Conforme van pasando los kilómetros y en diferentes puntos del recorrido nos animan grupos de música y batucadas en directo que hacen más llevadera la carrera. La temperatura, aunque fresquita se va suavizando a medida que el sol se nos posiciona más vertical (el brindis al sol hizo efecto). La carrera avanza y el cansancio hace mella, aunque, con las ganas de hacer nuestra mejor marca nos anima a seguir. Las calles estaban bastante animadas, sobre todo en la salida y llegada. Llegamos a meta al límite de nuestras fuerzas, objetivo cumplido, ahora a rehidratarnos y a reponer fuerzas que el esfuerzo lo merece. Como nota final decir que terminaron 8204 personas, que si no he leído mal, creo que es récord de gente que la termina y si no es así, es una pasada el que tanta gente la termine, en fin, mi primera Media Maratón de Santa Pola y con ganas de repetir el año que viene. Nos vemos !!!!! Ernesto.

También podéis leer la crónica de Abel en su blog “Diario de un corredor invisible”

Y aquí un vídeo de Alberto Cordero

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Julián VETERANOS C 1:25:17 487 37
Tomás SEN MASC 1:26:31 573 230
Joel SEN MASC 1:29:28 841 310
Fernando VETERANOS D 1:29:51 876 36
Juan Enrique VETERANOS B 1:32:10 1144 212
Alberto C. VETERANOS A 1:32:57 1276 354
Jorge L. VETERANOS A 1:34:00 1428 392
Juan P. VETERANOS A 1:39:21 2308 630
Nacho VETERANOS A 1:40:08 2344 640
Ernesto M. VETERANOS B 1:41:09 2629 500
Alejandro A. VETERANOS A 1:41:30 2634 722
José Ant. M. VETERANOS B 1:44:35 3491 672
Xavi VETERANOS C 1:46:30 3604 371
Bauti VETERANOS C 1:47:54 3677 382
Miguel Angel VETERANOS A 1:52:09 4791 1202
Maripaz VETERANAS C 1:54:41 5214 32
Mark VETERANOS C 1:54:40 5215 562
Jesús S. VETERANOS A 1:57:33 5914 1412
Antonio S. VETERANOS A 1:57:32 5915 1413
Gosa VETERANOS B 1:58:42 6089 1127
Martina VETERANAS D 2:00:59 6260 30
Jesús J. VETERANOS E 1:58:56 6263 144
Carlos C. VETERANOS D 2:03:02 6547 381
Manolo VETERANOS G 2:03:03 6548 26
Juan Carlos VETERANOS B 2:13:06 7525 1334
José Pablo VETERANOS C 2:15:10 7760 840
Francisco D. VETERANOS C 2:19:37 7943 856