XI Carrera por montaña y marcha a pie Serra del Coto – Casas del Señor, Monóvar (7-Febrero-2016)

IMG_7633El domingo llegó el día de debutar en la media de montaña, llevaba tiempo oyendo hablar de esta carrera así que decidí que sería una buena prueba para estrenarme. A los nervios de un nuevo reto hubo que añadir el fuerte viento que soplaba y la lluvia con la que nos despertamos.Después, en la recogida de dorsales, pudimos comprobar que la sensación térmica iba a contribuir a hacer más fría aun la de por sí ya fría mañana. Me desplacé a Las Casas del Señor con mi hermano Juanmi, y allí nos encontramos con el resto de miembros de ATT que fueron llegando poco después. Recogimos dorsales y mi hermano disfrutó de un buen vaso de chocolate con toña, demasiado para mis nervios, así que preferí no tentar la suerte. Ya había conocido algunos miembros de ATT en carreras anteriores, pero en ninguna había visto tantos como en ésta. _MG_4324Me voy dando cuenta de la gran familia que supone este club y del buen ambiente y compañerismo que reina. Nos hicimos la foto de rigor con la pancarta y nos preparamos para salir.

A las 10.00 se dió la salida según lo previsto. No llovió, pero si tuvimos tramos con fuertes rachas de viento. El sol nos acompañó gran parte del camino y no encontramos barro ni roca mojada, lo cual facilitó mucho la carrera. Acabamos la primera subida en buenas condiciones tomando algo en el primer avituallamiento, luego vino una bajada bastante rápida donde perdí el chip y me vi obligado a retroceder para recuperarlo. Pronto llegó el segundo avituallamiento y empezamos la subida más larga de la prueba. Se hizo algo larga pero ya casi en la cumbre nos esperaban 2 duendes, gnomos o algo por el estilo; IMG_7634para mi sorpresa pude reconocer a Reme que alegremente, junto con Sellés, repartía golosinas para todos los corredores. Más adelante nos encontramos con Juanma, con el que compartimos algunos kilómetros. Todo iba bien y la carrera cumplía, superando mis expectativas. Buena organización, buen recorrido, buen ambiente, sin duda una prueba para repetir. Las piernas empezaron a flaquear tras el km 18 y fui empujando lo que pude hasta la meta, la cual cruzamos mi hermano y yo con cansancio en las piernas pero con alegría en el corazón y la satisfacción de haber pasado una mañana para recordar por mucho tiempo. Esperemos que haya muchas más y enhorabuena a todos los compañeros de ATT que participaron en la prueba.

Hasta la próxima!

Adrian Rico

Carrera

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Josemi VETERANO 2:22:52 69 28
David G. ABSOLUTO 2:25:12 80 42
Ángel ABSOLUTO 2:26:21 86 44
Cristian VETERANO 2:32:48 122 42
Jesús S. VETERANO 2:46:45 190 67
Kike VETERANO 2:54:13 230 86
Juanma MASTER-M 3:03:14 282 30
Adrián ABSOLUTO 3:06:24 305 131
Juanmi VETERANO 3:06:26 306 123
Gosa VETERANO 3:11:48 323 134
Antonios S. ABSOLUTO 3:15:15 332 139
Maripaz MASTER-F 3:18:59 343 4

 

Marcha

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Rosa FEMENINA 5:05:58 102 31

Sueños. 18.

Potemi turón.

Me bajé con él desde la montaña en un coche de alquiler. Cuando lo entregó, dejó unas bolsas atadas con candado a un poste metálico y con otra al hombro nos dirigimos hacia donde había dejado su coche. Llegamos a un edificio antiguo, más bien viejo, con una gran puerta de madera, tras la que se amontonaban cantidades incalculables de mesas y sillones viejos, él diría que antiguos porque el valor que les atribuía era incalculable, solo explicable si se trataba de muebles con más de dos siglos de antigüedad por lo menos. Allí guardaba también el coche grande en que solía desplazarse. Sólo cuando se movía por la ciudad alquilaba uno pequeño para tener más movilidad. Yo estaba asombrado de ver aquella cantidad de muebles de tanto valor y guardados allí en un viejo almacén y como si de trastos inútiles se tratara.

—¿Cuánto crees que puede valer un sillón de éstos?

Yo no tenía ni la menor idea, hice como que intentaba calcular por si él se adelantaba y me libraba de aquel compromiso, como finalmente ocurrió.

—Si te dijera que no vendería un ejemplar por un millón de pesetas ¿te lo creerías? No tengo ninguna prisa y aquí están muy bien guardados.

—Bueno, eso de que están muy bien guardados es relativo porque cualquiera puede darle un golpe a la puerta, echarla abajo y cargar varias piezas en una furgoneta.

—Ah, amigo, todo eso lo tengo ya pensado. El seguro me pagaría el doble por cada pieza robada o deteriorada, además del arreglo de la puerta.

Al poco rato se escucha el timbre y Peñaranda, así se llamaba mi amigo, abrió la puerta desde donde estaba con un mando a distancia. Aparece un personaje, como un ujier con ropa de paje medieval y pregunta por el dueño.

—Yo soy, dijo Peñaranda.

Tras el ujier entra un alguacil que le muestra una orden judicial y sin más preámbulos sujeta el muslo del propietario al suyo propio con unas esposas, en este caso musleras, gigantes. A continuación otro miembro de la comitiva armada que acompaña al ujier y al alguacil le hace una incisión en la pierna y comienza a brotar sangre. Nada de esto parece inquietar a mi amigo que, imperturbable, acepta sin ninguna protesta todo lo que le van haciendo. Cortan la hemorragia e inmediatamente se hace un silencio y alguien pronuncia unas palabras incomprensibles:

Potemi turón.

Todos se arrojan al suelo incluido mi amigo que está literalmente pegado por la pierna al alguacil. Yo permanezco en pie y como fulminándome con la mirada uno de los lacayos se me acerca y con un rayo poderosísimo de luz que brota de un artefacto manual me obliga a echarme a tierra. El rayo de luz es tan potente que parece más bien un punzón metálico. Se escucha entonces una música polifónica cantada por un coro de voces tapadas por enormes capuchas puntiagudas que van rodeándonos y girando en torno a nosotros. De vez en cuando cesan los cánticos y se escuchan las palabras mágicas del principio: Potemi turón. Mientras tanto, nosotros allí, postrados, vemos cómo el techo de la nave, empujado por el haz de luz, se va abriendo lentamente y aparece el cielo, más azul que nunca, repleto de estrellas tan brillantes que sus agudísimas puntas parecen herirnos la retina.

Poco después, ya despierto, recordaba aquel local donde la música apenas nos permitía escucharnos. Era seleccionada para gente con no muchas cosas que decirse, más bien con ganas de aturdirse. Vi que se dirigía al camarero con ademán de echar mano a su cartera y me adelanté a pedir la cuenta. Claro que protestó pero le dije que aquello no era más que la prolongación de mi invitación a comer en casa. Fue después cuando nos dirigimos a su coche para bajar a la ciudad y a partir de aquel momento todo comenzó a tomar un sesgo imprevisible. Yo sabía de su afición a los coches viejos y a las antigüedades pero no imaginaba hasta dónde podía llevarnos aquella afición.

San Juan, 28 de diciembre de 2015
José Luis Simón Cámara.

El ruedo ibérico (1)

Ya empiezo a tenerlo claro.
Con la cabeza en ebullición por el fuego que estos días propagan todas las tertulias radiofónicas y televisivas, esta mañana, mientras me duchaba después de caminar junto al mar, siempre relajante, he caído en la cuenta. Ahora me explico el inexplicable silencio de Rajoy. Ahora me explico su inalterabilidad ante las insinuaciones o acusaciones directas de pasividad, de falta de coraje para coger el toro por los cuernos y tener el atrevimiento de presentarse con un discurso de regeneración democrática en el Parlamento solicitando el apoyo de algunas decenas de diputados que, entre los 237 que hay aparte de su grupo, podrían dárselo si su programa se adapta a las urgentes necesidades del momento.
Y ya sé que justamente en estas semanas, como si estuviéramos en el frente, le han estallado en las manos varias bombas de relojería, sumadas a otras anteriores en muchas latitudes y a muchos niveles, incluidos los más altos de su partido, con los que él se había comprometido en discursos que, reproducidos por las hemerotecas, abochornan al más bienpensante.
A pesar de todo esto, piensan algunos que el superviviente está esperando en la puerta de su casa ver pasar el cadáver de su enemigo que va a ser incapaz de llegar a acuerdos con las heterogéneas fuerzas que tiene ante sí para lidiar sin contar, por supuesto, con las fuerzas centrífugas, que más bien están por prolongar la agonía gubernamental aprovechándola, como en su día el moro con el dictador para anexionarse el Sáhara, para en el río revuelto proclamar la desconexión definitiva de una parte de las Españas.
Y aquí está el motivo. Esa es, al menos, la conclusión a la que he llegado mientras me duchaba y se me refrescaba la cabeza del calentamiento generalizado.
Y es que, teniendo en cuenta la situación en el mundo y en nuestro país, todos pueden llegar a acuerdos de, por ejemplo, carácter económico. Todos están a favor de la regeneración democrática, de las reformas y mejoras sociales, de blindar de una vez por todas, las leyes de Educación y de Sanidad.
¿Dónde está entonces el escollo? ¿Cuál ha sido el problema que ha paralizado al presidente en funciones?
El tema catalán. Después de haber dicho ya tantas veces que nadie está por encima de la ley, que todos deben cumplir la Constitución y que no permitirá que se infrinja, estamos asistiendo todos los días a sucesivos pasos que bordean la vulneración de la letra o del espíritu de la ley. Y ¿cómo poner coto a tanto desmán?
Ahí es donde él se ha quedado en el burladero sin atreverse a lidiar el toro. Quizá por eso, y en previsión del futuro, en Cataluña se anticiparon con la prohibición de las corridas. Ahí es donde el diestro Rajoy ha dejado la faena para que el novillero tome la difícil alternativa.

San Juan, 5 de febrero de 2016.
José Luis Simón Cámara.

(1) Titulo así esta serie en recuerdo de aquel, en palabras de Primo de Rivera, “eximio escritor y extravagante ciudadano” Don Ramón María del Valle Inclán, hombre clarividente e indomable.

XXVII Mitja Marató Internacional “Vila de Santa Pola 2016” (24-Enero-2016)

Vivencia de la Media Maratón de Santa Pola 2016.

Yo soy un novato en esto de correr, ya había corrido una media maratón, pero sin duda esta es especial en el mundo del corredor.

Debido a los nervios, la noche anterior no pude pegar ojo. Nos dirigimos hacia Santa Pola pasadas las 8 de la mañana. Bien temprano ya se veía movimiento de corredores. Todo un ambientazo. A las 10.30 puntuales empezamos la carrera. Mi objetivo era llegar hacer un tiempo de 1 hora 45 min ya que mi marca anterior fue de 1:47:47. Los primeros 18 kms iban todo perfecto hasta que empecé a notar dolor en mis piernas, se empezaba a complicar el resto de recorrido, pero gracias a la ayuda de Juan Carlos (Mufy) y su psicología pudimos llegar a meta en 1 hora 45 min 35 seg ¡sensación espectacular!. El trabajo tuvo su recompensa.

Agradecer a Juan Carlos (Mufy) el acompañarme en esta aventura así como a la gente de A TO TRAPO por su acogida.

Tomás Méndez

IMG_7942

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Fer Pelu VET-D M-50 1:27:49 1077 49
Jorge L. VET-A M-35 1:30:29 1329 351
Alberto C. VET-A M-35 1:30:28 1340 356
Juan Enrique VET-B M-40 1:30:52 1364 260
Juan P. VET-A M-35 1:31:10 1402 369
Juan Carlos VET-C M-45 1:45:36 3945 451
Tomás M. VET-B M-40 1:45:34 3949 795
Jesús S. VET-A M-35 1:49:35 4174 989
Antonio S. VET-A M-35 1:49:36 4175 990
Ernesto VET-B M-40 1:47:42 4259 865
José Ginés VET-D M-50 1:49:56 4350 259
Maripaz VET-D F-50 1:55:10 5079 36
Martina VET-D F-50 1:56:51 5323 41
Pepe G. VET-G M-65 1:58:11 5550 35
Armando VET-F M-60 1:57:21 5693 69
José Antonio VET-B M-40 1:57:53 5750 1162
Irina SEN FEM 2:01:42 6301 262
Joel SEN MASC 2:01:42 6304 1403
José Pablo VET-C M-45 2:09:59 7198 806

V Carrera por Montaña Cerro de la Mola – Novelda (17-Enero-2016)

Una carrera “bonita”

Este domingo 17 de enero se ha celebrado la V Edición de la Carrera por Montaña Cerro de la Mola. Llevaba más de un año sin participar en una carrera de montaña, y los 17km y 500 positivos me atrajeron mucho para volver, así que aunque no tenía dorsal me fui al punto de encuentro con Jesús y con Juanma. Jesús dio la salida a los asfalteros con un sonoro bocinazo, a las 7:45, que seguro agradecieron los habitantes de las casas colindantes. Y para Novelda nos fuimos.

IMG_7624Antes de las 8:30 ya estábamos aparcados. Es una carrera muy familiar. Preguntamos si había algún dorsal libre y en nada me dieron uno. Claro que ir con Jesús y Juanma a cualquier carrera garantiza el buen trato. Se lo quiero agradecer. Nos fuimos a tomar un café y allí apareció Edu. Tras todo este tiempo sin correr por mi parte, allí estábamos los cuatro otra vez. Como un Deja Vu. Cafetito y a poner la pancarta. Tras las fotos de rigor nos fuimos a darnos los últimos retoques al coche. Hacía un frío que pelaba; un grado y un viento helado que hemos echado de menos todo lo que llevamos de invierno. Los quince minutos antes de la salida se nos hicieron muy largos. Menos mal que resistimos la tentación de ponernos más abrigo, porque luego ya se sabe que en nuestra tierra en seguida hace calor.

IMG_7630Con cinco minutos de retraso nos pusimos en marcha. Rápidamente salimos del asfalto cruzando la autopista de Madrid por arriba y subimos un cerro de 250 metros desde el que se contemplaba una perspectiva de la Silla del Cid que al menos yo no conocía. Cómoda y agradable. Tras la bajada nos esperaba la primera sorpresa. Un cauce de río que llevaba agua, una garganta que no nos esperábamos encontrar. Antes de la autopista nos encontramos con unas piscinas naturales con agua arcillosa que según nos contaron los locales es muy buena para la piel. Un poco frías para esta época del año… habrá que volver en verano.

Volvimos a cruzar la autopista de Madrid, esta vez por debajo, y la garganta continuaba. Me llamó la atención la cantidad de agua que llevaba. Tras unos kilómetros de llaneo se subía al Cerro de la Mola. Arriba otra sorpresa. El Monasterio que hay en la cumbre es sorprendente. Yo lo veía desde la autopista, y ya prometía, pero visto de cerca es impresionante.

Cumbre y bajada directa buscando meta. Al final la cuestecita de rigor, que siempre molesta y siempre la ponen, y ya estábamos de vuelta. Me salieron en el Garmin 17,5 Km y 650 positivos.  En la llegada abundante fruta y un plato con salchichas, panceta y morcilla como está mandado.

En definitiva una carrera muy recomendable en todos los aspectos. El año que viene si puedo volveré. Y me quedo con los deberes de visitar el Monasterio.

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
José Pablo VET-M 2:08:28 275 94
Eduardo SENIOR-M 2:11:13 287 142
Juanma MASTER-M 2:11:13 288 27
Jesús MASTER-M 2:21:12 298 29