Infiltrados

Ahora ya empiezo a entender a Don Mariano
ahora ya empiezo a tenerle simpatía
¿Cómo he podido ser tan poco español hasta este día?
¿Cómo he podido tener tan pocos años?
¿Cómo es posible tanto respeto a las víctimas de ETA
y tan poco a las víctimas de Franco?
¿Cómo es posible tanta obcecación en el atentado del 11 M?
¿Cómo es posible tanto escándalo estatutario
con la ruptura de España por aquellos que ahora luchan
unidos junto al presidente por la desaparición de ETA?
¿Cómo es posible que ellos
-herederos de la España una, grande y libre-
rompan la unidad en la lucha contra los independentistas violentos?
¿Cómo es posible que deslegitime, ridiculice y ataque
al presidente de todas las Españas,
debilitándolo en su lucha contra ETA?
¿Cómo es posible que lea un discurso preparado
-como si fuera él el presidente-
haciendo oídos sordos a todo lo que dijo Zapatero?
¿Cómo es posible tanta soberbia, tanta altanería y tanto desprecio
hacia el legítimo presidente de su patria?
¿Cómo es posible tanta insensibilidad hacia todos los grupos parlamentarios
que como en Fuenteovejuna
piden a una la unidad?
¿Cómo es posible tanta chulería, tan malos modales
en persona tan culta y tan fina
que se mesa las barbas por la esquina?
¿Cómo es posible que educados en colegios de paga y sotana
anden diciendo al presidente que le den por ahí?
¿Cómo es posible tanto maniqueísmo?: «Si no cumple le pondrán bombas
y si no hay bombas es porque ha cedido»
siempre culpable en cualquier caso.

¿Cómo es posible todo eso
si no fuera porque Rajoy,
excelente talla de actor
y con zapatos de brillo
(en secreto os lo digo),
se ha propuesto que nunca
el Partido Popular
pueda ganar las elecciones?

Porque Don Mariano, amigos,
Es lo que llaman infiltrado.

¿Cómo si no sería posible?

 

José Luis Simón Cámara.

San Juan, 16 de enero de 2007.