XXI Mitja Marató Internacional Vila de Santa Pola (24-Enero-2010)

SANTAPOLA: Una gran carrera…  con un Par de Huevos

img_5425
Haz click en la foto para ver el álbum completo

A las 7:45 con puntualidad acudimos a la cita en el punto de encuentro. Reparto de camisetas («chapeau» para la Organización) y dorsales. Primeras  fotos de nuestro fotógrafo oficial Juanma. Reparto de coches y rápido a buscar el mejor aparcamiento posible, prueba que tiene su mérito y que debía ser puntuable.

Colocación de nuestra pancarta en la Plaza de SantaPola, y ¡sorpresa! nuestro presidente  estrena como nueva equipación el «huevo izquierdo» y el amigo Miguel Ángel «el huevo derecho» (ver fotos). Ni que decir que fue todo un acontecimiento que llenó de humor y jolgorio la carrera.

Foto oficial con los amigos de club CAM y Antoñito que procede al tradicional descorche del «champañ» con riego por aspersión incluido.

Como ejercicio espiritual, a continuación oficiamos «El saludo al sol» dirigido por el que suscribe y que fue seguido de forma mayoritaria. En esta ocasión optamos por la versión Viparita Karani Mudra que estrenamos para la ocasión.

Tras el café, al coche a dejar la ropa accesoria; vaselina… dorsales… chips… y a la línea de salida, que en esta ocasión más que línea es un escándalo de corredores (casi 7000). Ambiente, ambiente, música, colorido, globos, helicóptero, Rolling Stone, decibelios.  Y los huevos ¿dónde están? Sin duda pasándoselo en grande

La carrera como siempre: La mejor, media maratón, reúne un trazado ideal, una organización perfecta y un público volcado con los corredores.

En el trayecto hay un momento especial, tras 10 o más kilómetros, que pisas la arena, junto al mar, (aquí creo que se bañaba Jesús) cuando aparece la isla de Tabarca en todo su esplendor, tan cerca que casi la podrías tocar con la mano, con el mar en calma y con un sol inesperado.

La media maratón la hicimos Martina y yo  en tándem, al principio íbamos a la par, luego tiraba yo y al final tiró ella. Llegamos con el mismo tiempo 2:02:15. Esta fórmula que tenemos ensayada con anterioridad nos permite disfrutar de la carrera, vigilar al resto del equipo (que no se desmadre), ver  la cabeza del pelotón y conversar. Que no es poco

Enhorabuena  a todos y a Santa Pola

Nos vemos el domingo en Puente Genil

Rafa Gomis

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
NACHO SENIOR MASCULINO 1:29:16 717 276
JUAN CARLOS VETERANOS A 1:30:47 827 232
JUAN ANTONIO SENIOR MASCULINO 1:29:09 830 314
DAVID VETERANOS B 1:31:24 918 151
JORGE L. SENIOR MASCULINO 1:35:07 1330 489
ANTONIO VETERANOS D 1:33:04 1371 58
BAUTI VETERANOS B 1:37:30 1605 272
RAMONET VETERANOS B 1:37:44 1859 322
RAFA B. VETERANOS D 1:37:22 1908 86
MARK VETERANOS B 1:44:38 3099 529
MANOLO VETERANOS F 1:51:33 3759 37
RAFA O. VETERANOS E 1:52:11 4107 84
JUANMA VETERANOS C 1:52:09 4110 420
VICENTE S. VETERANOS E 1:52:12 4111 85
IGNACIO L. VETERANOS D 1:52:37 4156 231
LILLO VETERANOS B 1:54:39 4393 744
PEPE VETERANOS E 1:55:06 4445 94
JOSE GINES VETERANOS B 1:55:26 4496 769
MARTINA VETERANAS C 2:02:15 5132 40
RAFA G. VETERANOS F 2:02:15 5133
REME VETERANAS B 2:04:03 5301 90
EDU SENIOR MASCULINO 2:04:03 5303 1624
ROBERTO VETERANOS B 2:06:06 5373 904
JESUS VETERANOS D 2:11:33 5648 327
FCO. MANUEL VETERANOS B 2:22:30 5805 950

Enlaces sobre esta prueba

La ciudad eterna

Josele nos sorprende con una densa novela, en la que nos lleva por la Ciudad Eterna junto con Alfredo Tresfuegos, profesor de filosofía. Como siempre, sopesando cada palabra, con un vocablo tan rico, nos revela una intriga cuyo trasfondo nos suena demasiado conocido por estas tierras. Aprovecha para añadir referencias históricas sobre los monumentos que va viendo el protagonista. Esperemos tener el privilegio de ir descubriendo Paris con él para poder disfrutar de viva voz de sus anécdotas parisienses.

Martina

1.

Habíamos dejado a nuestro investigador Alfredo Tresfuegos en un hotel de Venecia con un tesoro literario en sus manos. Después de muchas tentaciones consiguió serenarse y posponer su lectura pensando que, como decía Gide, la sensación de deseo era más fuerte que la satisfacción del mismo. Rara vez su temperamento impulsivo era controlado por su crítica pero apasionada razón. La verdad es que conocemos muy poco todavía a nuestro investigador. Baste saber, por el momento, que era capaz, en búsqueda del conocimiento de la realidad, de desplazarse a Polonia siguiendo al filósofo del posmaterialismo o cartearse con Bacca, el anciano filósofo hispano-americano o atravesar el Atlántico para conocer a los grupos de apoyo a la revolución bolivariana.

Llevarse las manos a la barba y entretenerse mesándosela le ayudaba a pensar. Años atrás se enfrascaba en la lectura de todo lo que le caía entre manos, aún lo seguía haciendo, hasta que prevaleció su reflexión en permanente discusión con todo tipo de gentes.

El debate sin posicionamientos previos, harto difícil, ofrece quizá más posibilidades que la letra fijada en un papel, por más que ésta haya sido y siga siendo imprescindible en la difusión de la cultura.

Su ansia de conocimiento era ilimitada, su rigor analítico incuestionable, sus armas retóricas sorprendentes, su pasión  desbordada. ¡Ah! y en cuanto a la amistad, casi nada o nada estaba por encima de ella. Beber y fumar con los amigos hasta altas horas de la madrugada manteniendo la misma tensión discursiva, aunque, como ocurrió finalmente, le fuera en ello la vida.

¿Y de su físico?  Algún adversario político adoctrinado y poco inteligente lo tachaba de seboso llevado por la antipatía, es verdad que es más bien bajo y digamos que llenito, pero su desordenada y larga barba y los años de inquietud y desasosiego lo habían estilizado de tal manera que diríamos que aquel calificativo estaba dictado exclusivamente por el intento de descalificación de quien siempre se los llevaba al huerto en cualquier terreno que tocasen.

Hay gordos tan finos que su grosura desaparece cuando cruzas las primeras miradas y palabras. Nuestro amigo, no lo voy a llamar nuestro héroe, quizá nuestro protagonista o, mejor aún, antihéroe, nunca ganó ninguna batalla y no por eso era más infeliz. Al contrario. Su energía, sus ganas de vivir lo impulsaban como un resorte cuando una vez tras otra tropezaba en su camino, en todos los caminos que siguió, que fueron muchos.

Alfredo Tresfuegos se sonrojaría si pudiera leer estas pinceladas que sobre él estoy esbozando.

Por otro lado, con su sonrisa irónica y burlona asentiría, estoy seguro, a todo lo que  afirmo.

Y bien, pensará el lector, ¿para qué nos sirve conocer al personaje? ¿Qué hay en él de interesante? ¿Con qué puede conquistar nuestra atención?

La segunda parte de su viaje había comenzado.

Ya en Fiumicino se dirige a Roma en el Leonardo Express – esta tierra está llena de evocaciones históricas o artísticas.

Campos bastante secos, vegetación mediterránea escasa, y por primera vez se acerca a la “urbe condita”, la ciudad fundada no se sabe por quién, si por Eneas, si por Rómulo y Remo, o por la loba, la ciudad asediada por Aníbal, su mente empieza a recordar aquellos tiempos, las villas de los poderosos o de los poetas protegidos por Mecenas a las afueras de la ciudad, las dependencias de los esclavos, traídos de las guerras de conquista de países lejanos y extraños, los bárbaros, las luchas entre patricios por el control de la ciudad, es decir, del imperio, y luego su mente volaba a otras épocas posteriores, a la Roma de los Farnesio y los Borghese y los Borgia, el lujo obsceno envuelto en las sagradas y brillantes galas de la liturgia, el mayor desenfreno pasional, fustigado en los púlpitos, y a la vez que todas estas secuencias iba viendo feos edificios de barrio, sucios y amontonados, junto a las vías llenas de hierbas secas crecidas, vigas oxidadas, travesaños rotos de madera o ya más modernos de cemento, graffittis por los muros semiderruídos, estructuras de hierro corroídas cubiertas de uralitas despuntadas, gatos escarbando las basuras,….

No daban crédito sus ojos, ¿era ésta la entrada a la “ciudad eterna”, a la capital de uno de los más grandes imperios de la historia? o estaba adormilado del viaje y soñaba lo que veía y tenía ante sí lo que soñaba?

Viendo pasar estaciones y recreándose en estas consideraciones, con ojos entreabiertos, el movimiento de los pasajeros presagia la proximidad del destino. El tren va reduciendo velocidad y es lentamente engullido por una mastodóntica y geométrica estación diseñada en la época del último dictador romano, ridículo émulo de aquellos grandes y crueles emperadores o dictadores del pasado.

Estación Términi. Roma.

Desde allí un taxi lo llevó hasta el hotel en el Trastevere. Las imágenes del viaje en tren adormilado fueron desapareciendo en la ciudad: calles abarrotadas de gente por las aceras bajo hermosos edificios sucios, a lo lejos una columna entre ruinas y poco después el río hasta pasar al otro lado.

Ya en el hotel ordenó su escaso equipaje y salió a pasear por las proximidades. Llegó hasta el río, lo atravesó por el puente Fabricio, desde el que se domina la isla Tiberina y llegó hasta el teatro Marcelo sobre el que edificaron un palacio, los viejos muros y el suelo sembrados de plantas silvestres, envidia del ganado. No quería alejarse demasiado y antes de oscurecer regresó al Trastevere.

Callejuelas en penumbra, edificios desconchados de aspecto quizá cuidadosamente descuidado, ese ocre amarillento sucio, con manchas que les da ese aire envejecido, las ventanas con flores, la gente por la calle, sentados  en terrazas con mesas pequeñas para que quepan dos pizzas, los cubiertos, el vino y una velita que da como más intimidad – en algunas terrazas tan aprovechadas, resulta una intimidad múltiple-, a pesar de la proximidad de las mesas que casi se rozan. Un centímetro que las separa establece como una muralla invisible que permite hablar, mirarse, sonreír, como si nadie de los muchos que hay al lado te pudiera ver, observar, escuchar.

Pasear por aquellas calles, como si todas estuvieran dentro de un gran patio, es como pasear por otros barrios viejos y semiabandonados, de otras ciudades del Mediterráneo, llámense Alicante, Chaouen o Argel.

¿Quién diría, sentado en una de aquellas terrazas con casas abandonadas, ventanas con hierbas entre los barrotes y bajo las tejas, alguna ropa colgada, farolas que apenas se alumbran a sí mismas, niños jugueteando por las esquinas, que se encontraba  en la que fue metrópoli del imperio?

Ante tanta variedad de restaurantes, bares, cervecerías, no sabía dónde parar.

Tomó un vino en la barra de un bar con la clientela atenta al partido del Lacio y rehizo  el camino hasta sentarse en la terraza de un bar de los varios que había en aquella plaza que se perdía en la oscuridad.

Nunca había probado una pizza tan simple, variada, crujiente y sabrosa.

Satisfecho de su toma de contacto con la ciudad se retiró al hotel con el propósito de madrugar para visitar el Panteón.

Sigue leyendo

V Carrera de Montaña Sierra del Coto – Monóvar (17-Enero-2010)

img_54151
Haz click en la foto para ver el álbum completo

Coplilla de la Sierra del Coto

Hacia el Coto, SI SEÑOR,…..eran las ocho de la matina
Y A TO TRAPO, después de saludar
A Rafaeles, Jorge, Juan Carlos, Bauti, Fran,…, Martina
Camino de Monóver se empina,
Al Antoñito y a Juanma, Jesús recoge
Al completo cantan ya que el Sol levanta ¡!!
Quinto levanta, tira de la manta …
Cantando llegan y enseguida las pasiones levantan.

Aparcan y con el Edu y Juan Miguel hacen palanca,
Hacia el Bar se dirigen después de pasar por vicaría,
Recoger dorsales y repartir alegrías.
Un café cargao cayó y al podium se subieron,
Pues los premios se han de dar primero,
Buena muestra de ello quedan en las imágenes,
Donde reinas y damas de honor
Entregan tan preciado premio ¡!!
Al primero,…si Señor, al primero de la mañana,…
Al que todos aclaman y cantan.

Pasan por vicaría y el pito chirría,
EL DEL CHIP,….al pasar por la alfombra,
A eso de las 10, casi en punto,…
Una larga fila hacia la cumbre,
Para pasar por más cumbres, tipo sierra
Y entre bajadas y subidas la fila se estira.

Como pájaros en vuelo,
Divisamos campos de uvas, almendros
Y rozándonos con jaras, romero,tomillo
Entre pinos devoramos kilómetros,…,
Para llegar al punto de salida a tiempo de saborear
Longanizas, fuet,….y regados por vino de la terreta,…,
Ilesos como cuan buen beso.

Pasamos por sala de prensa, cambiamos impresiones
Y quedamos para nuevas ocasiones ¡!
A Reme le entregamos al Edu, vivito y coleando,…
2 kilos perdió, pero enseguida los recuperó ¡!
Nos despedimos de los amigos, que en definitiva son todos,
Porque a todos los queremos por igual,…

Gracias a la Organización  por el fenomenal menú ofrecido,
tened por seguro que mientras seamos jóvenes y las piernas acompañen,
Allá estaremos ¡!A TO TRAPO ¡! ,….dejando nuestra huella
Y pregonando cuan buena carrera la del COTO es, SI SEÑOR.
Envidia levantan esas magníficas casas «solariegas » y bien colocás,…
por algo el Señor está con ellas, señores ¡qué casas!,
bonito lugar de encuentro y reencuentro.  (Casa del Señor).

Un abrazo,

Jesús

Pd/ no se trata de ningún coto de caza,…., pero te sientes como en casa.

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Castro López, Antonio Máster Masculino 2:34:53 125 6
Jurado Carmona, Jesús Máster Masculino 3:03:38 307 26
Quiles Belda, Eduardo Absoluta Masculina 3:10:54 322 198
Aparicio García, Juan Manuel Máster Masculino 3:17:37 349 33

Enlaces sobre esta prueba

GR-10 (16-Enero-2009)

Hace años que tenía la ilusión de hacerme el tramo valenciano del GR-10 (93 kms) de un tirón pero nunca encontré la oportunidad. Esta Navidad, en «EVASION», me dijeron que estaban preparando ese trail y sin pensarlo dos veces me inscribí. Pensé que era un reto difícil de alcanzar en el tiempo que daba la organización, 22 horas, dado mi estado de forma. Empecé a entrenar los domingos por la zona, recorriendo parte del sendero entre Puzol y Gátova. Como veía que mi estado de forma no mejoraba demasiado y me resentía de las rodillas, decidí descansar la última semana antes de la prueba. Este descanso coincidió con la bajada de temperaturas y el fuerte viento, lo que me llegó a preocupar hasta el punto de plantearme no tomar la salida. Gracias a mis amigos Javier y Norma que se ofrecieron a prestarme apoyo logístico durante la prueba, me animé a continuar.

El sábado día 17, a las 6 de la mañana tomamos la salida desde el Polideportivo de Puzol 91 corredores. Yo lo hice de los últimos por aquello de que siempre motiva el pasar a algún «quemado». En el primer control (Serra) iba el décimo por la cola y allí estaba mi equipo de apoyo al que pude dejar la ropa que me sobraba (me había abrigado en exceso), descargar la mochila y tomarme un estupendo té.

El siguiente tramo hasta Gátova se me hizo muy rápido, llegando a pasar a un par de corredores. Llegué a Gátova con la moral por las nubes y haciendo un tiempo por encima de mis previsiones. Me encontraba muy bien, el ritmo que llevaba no me desgastaba y no tenía ninguna molestia. Allí estaban esperándome Norma y Javier y me uní a tres corredores para que se me hiciera más llevadero el tramo mas largo, entre Gátova y Montmayor.

Como ya conocéis, hasta Gátova es el tramo más bonito del GR. A partir de Gátova encontramos muchas zonas con nieve y como la temperatura era bastante buena, también agua y barro, lo que hizo que el ritmo no fuera muy fuerte y me permitió ir acompañado hasta prácticamente Montmayor, donde se me hizo de noche.

En Montmayor, Norma y Javier me facilitaron ropa seca y un frontal de reserva. A partir de ahí ya debía contar solo con mis fuerzas (¡y sin té!). Quedaban por recorrer 31 kms.

Desde Montmayor salí con dos compañeros, a muy buen ritmo, hasta el km 88 «Fuente del Señor», que yo me quedé rezagado por molestias en los cuádriceps. De este último tramo no puedo decir si es bonito o feo pues era noche cerrada, pero sí que me encontré con mucho barro y agua. Cuando me quedé solo tuve que bajar el ritmo para seguir la senda sin perderme, aunque estaba muy bien marcada y en los puntos conflictivos habían puesto luces intermitentes. Si hubiera podido seguir el ritmo anterior hubiera tardado 19 horas en lugar de las 19 h 56′ que hice.

La prueba estuvo muy bien organizada, son pocos los de CxM y lo han sabido hacer muy bien. Si el año que viene la repiten, os animo a hacerla, así cuando seáis mayores tendréis otra batallita para contar.

De los 82 corredores en categoría masculina que salimos, se retiraron 12 y yo llegué el 62.

¡Espero que el sábado próximo no tiréis muy fuerte con la bici y me dejéis descolgado!

Si os apetece podéis visitar la página www.gr10x.com

Un abrazo,

José Miguel

Contrareloj Triatlética Gimnasio Stadio – Agost (16-Enero-2010)

El gimnasio Stadio organizaba una contrareloj de 27 km en Agost y dado que los sábados nos toca bici y la novedad de este tipo de carreras, decidimos asistir Bauti y yo, ya que Borja tiene que hacerse un hombre de bien y para eso debe cumplir con los exámenes.

Como nuestra tirada debía ser algo más larga, nos liamos la manta a la cabeza y nos fuimos en bici a Agost para poder completar 80 km (algo que más tarde pagaría..).

Una vez allí nos juntamos con el resto de participantes, la mayoría con un buen nivel pues todos compiten en el equipo de triatlón del gimnasio.

La prueba consistía en 27 km contra el reloj con salidas individuales cada dos minutos. El resto de bicis daban miedo y las extensiones del manillar unidas al viento hacían prever que la lucha iba a ser más dura de lo previsto.

Mi turno, foto de rigor, 3, 2 1 y palante, iba a buen ritmo y bastante homogéneo, recortando un minuto al de delante en 10 km. Me cruzo con Bauti al que también se le ve ligero, pero me empiezan a pasar hasta tres corredores perfectamente acoplados en las bicis de triatlón, al menos yo también remonto a dos, pero ¿dónde esta Bauti?. Me extraño por la tardanza hasta que me indican que ha pinchado, ¡¡en 2 ocasiones!!. Una pena, aunque mejor en esta prueba preparatoria que no en una de las importantes.

Al final quedé en la mitad de la clasificación con una velocidad media de 32 km/h aunque la vuelta se hizo durísima, mientras que Bauti finalizó en 1h:04, lo cual está realmente bien dadas las vicisitudes de la carrera.

Creo que ya estamos en condiciones de terminar de definir la temporada…

Nacho

Nombre Tiempo Puesto General
Francisco Hernández 0:47:18 7
Ignacio García Rato 0:50:34 10
Juan Bautista Ivorra 1:04:26 19