El árbol de Guernica

¡Qué enternecedor ver al rígido e inexpresivo lehendakari Urkullu plantando otro nuevo raijo, eso sí, genéticamente puro del antiguo y moribundo árbol de Guernica, símbolo de las libertades vascas! La pureza de la raza sin mezclas con otras razas menos insignes. Tantos árboles en las montañas y en los valles, y justamente el símbolo, jodido. Quizá por eso, porque es el símbolo, no de la libertad del País Vasco, sino de su ausencia. Porque aún no se han cerrado las heridas, aún está sangrando por muchas partes de su cuerpo, por muchos lugares de su geografía, por muchos sectores de su sociedad. Las cosas son como son y nada ni nadie puede cambiarlas. García Lorca está enterrado en una cuneta no se sabe dónde cerca de Granada. Miguel Hernández está enterrado en una tumba en Alicante. Antonio Machado está enterrado donde murió, en Collioure, expulsado de su tierra. Y ¿para qué buscarlos y desenterrarlos y trasladarlos a ellos y a tantos miles y miles? Están donde los condujo la barbarie. Y el árbol va a seguir muriendo porque no puede burlar a su destino. ¿Y qué es eso de las libertades vascas o de las libertades catalanas o de las libertades españolas? El único sujeto de libertades es el ser humano, es el ciudadano, son las personas. ¿Qué significa la palabra región o nación? No creo que signifique mucho más que golfo, cabo o continente. Es algo puramente descriptivo. ¿Acaso por vivir en una tierra tiene el ser humano más o menos derechos que viviendo en otra?¿En qué filosofía podría apoyarse semejante afirmación? ¿Añade o resta valor a Aristóteles haber nacido en Aviñón o en Estagira?

Me vienen a la cabeza aquellos hermosos e imperecederos versos de Don Sem Tob, escritos en una época (siglo XIV) en que la convivencia de culturas empezaba a zozobrar:

“Por nascer en espino

la rosa, yo non siento

qué pierde, ni el buen vino

por salir del sarmiento,

nin vale el azor menos

porque en vil nido siga,

ni los ensemplos buenos

porque judío los diga”.

 

Pues eso, menos árboles de Guernica y más derechos humanos en Euskadi, sin bombas de la Cóndor ni de etarras ni de proetarras.

José Luis Simón Cámara.
San Juan, 6 de marzo de 2015.

2 pensamientos en “El árbol de Guernica

  1. Estoy de acuerdo contigo, amigo José Luis. Los nacionalismos son en el fondo expresión del fascismo. Los del pnv no dejan de ser los antiguos carlistas, o sea, rancios tradicionalistas. Ojalá llegue un dia en que no existan pasaportes ni banderas artificiales y manipuladoras, y los 2.000.000 $ al minuto que se gastan los gobiernos del mundo en armas, se utilicen para acabar con el hambre en el mundo y educados en valores podamos vivir en armonía.

  2. Creo q los nacionalismos como las religiones son inventos de manipulación de las masas con los cuales » los de arriba o lobos «, o sea, las oligarquías, utilizan a » los de abajo o corderos » para tenerlos controlados y enfrentados mientras los de arriba hacen sus negocios. En el fondo es la idea de » tribu «, » de ellos vs nosotros», pero perfeccionada desde el siglo XIX. Es la forma perfecta para inventar un enemigo exterior imaginario.

Los comentarios están cerrados.