Estampas campestres. 6.

Cuán,
de inquietantes desvelos apartado,
cayendo, de vez en cuando, suavemente
junto a mí, arrancada por el viento,
una flor del jazminero,
tranquilo y sereno,
mirando en el cielo las estrellas
a las que apunta el ciprés, esbelto y puntiagudo,
yazgo
en el sencillo catre de dos palos cruzados y una lona
en medio del patio
y rodeado del silencioso y penetrante perfume
del galán de noche y los jazmines
sin otro cuidado,
no porque no los haya,
que el ir cerrando los ojos dulcemente
y esperar que el sueño venga,
como cada noche,
a reparar las heridas
que cada día nos inflije,
casi siempre absurdamente,
el devenir de los asuntos.

Escrito en El Siscar, la madrugada del 25 de julio de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *