Trail Nocturno Amanece X Chiva (22-Junio-2018)

La carrera comenzaba el viernes 22 de junio a las 23:00. Un mail de la organización nos informa que la temperatura esperada será de 14ºC a esa hora. Al llegar a Xiva habían 37ºC, mucho tendría que bajar para llegar a lo «esperado».

Recojo el dorsal y no hay mucho ambiente. Me sorprende que no dan ningún tipo de chip. Después me dirijo a mi hotel que está a 2 km del pueblo y descanso y a las 21:00 ceno. Algo había leído en otro de los mails acerca del parking subterráneo del pueblo, por lo que decido meter el coche. Cierto es que, es el más barato de la galaxia.

Nos vamos al punto de encuentro, donde varios autobuses de línea nos llevarán a la salida. El nuestro tuvo la curiosidad de sólo tener luces de posición para hacer el camino por la montaña (30′) así es que ya empezamos un poco nerviosos. Sumarle que el colega que lo llevaba debía de haber repartido carne antes de subirnos a nosotros, porque llevaba el aire acondicionado a 13ºC … fresquitos, fresquitos.

Ya en la salida, también me fijo que no hay arco, ni nada por el estilo. Bueno si, un cono naranja que indica el punto de salida que sería la delicia en Perdices y Conejos (allí al menos tenemos una cinta).

Dan la salida y tenemos 1,5 km de asfalto antes de empezar a subir a Peña Alta. Tuvimos la suerte mientras ascendíamos de ver bajar por una ladera a los que una hora antes habían empezado el maratón nocturno. Parecen luciérnagas. Son los primeros kilómetros y nos lo tomamos con tranquilidad, subimos y bajamos para volver a empezar a subir al primer avituallamiento en Nevera, km 8. Yo recuerdo lo que dicen Gosa y Ángel y como algo, aunque no tenga ganas.

Empezamos otro descenso y en el km10 me doblo completamente el tobillo derecho. Es complicado bajar por la noche. Las sombras de los frontales no permiten ver muy bien las inclinaciones, ramas o piedras sueltas. Pero me recupero poco a poco. Subimos a Segura en medio de bosques y nos espera un descenso que incluye cuerdas, lechos de ríos y bajadas técnicas que hacen que el grupo se estire mucho. Yo llegué a ir solo bastante tiempo. Así llegamos al segundo avituallamiento en el km 17. Vuelvo a comer, a hidratarme (hace mucho calor), lleno el bidón de agua y me llevo algunas gominolas.

Subimos a Tramusales, donde podemos correr un par de kilómetros antes de otro descenso que nos lleva al último avituallamiento. Donde, por cierto, no tenían nada de botiquín y algunos corredores iban necesitados. Ahora las luces ya se han separado mucho. Y raro es si corres con alguien cerca. El último punto donde reponer fuerzas se llama Cagón, tampoco es eso, ¿no? Es una carrera corta, pero sin faltar…jaja.

Pues a subir la última a Morrón Gitam km 22, y ya todo descenso hasta meta. Es donde empieza la cadera a recordarme que he jugado toda mi vida al fútbol de portero. Me duele bastante y parezco que llevo un ritmo salsero sabrosón, pero recuerdo un consejo de Gosa y me tomo un Ibuprofeno. Perfecto. Los últimos 5 km voy bastante bien, adelantando gente bajando, pero sobre todo subiendo los pequeños repechos que aparecen.

La llegada a meta es bastante desangelada. Estamos fuera del pueblo y no han puesto un speaker que te dé la bienvenida, ni un fotógrafo…vamos, que me di yo mismo un abrazo. Ya sé que no es la UTMB, pero llegar así es algo triste.

Ahora comienza mi odisea para llegar al hotel. No hay trasporte al centro del pueblo y me voy andando más perdido que un gorrino en un garaje de bicicletas. Le pregunto a un conductor de camión de la basura, son las 4:00, y me dice que me lleva él. Un alma caritativa, le iba a decir que me llevará detrás con los restos jaja.

Llego al parking aconsejado por la organización, y veo con «alegría» que no abre hasta las 8:30, así es que me tengo que ir a pata hasta el hotel, que ahora está a casi 4 km … pues me subo corriendo con las fuerzas que me quedan.

Y eso es todo. Me acordé que Elías corría Lavaredo y de Pili en dos días su maratón 50 en Etiopía, eso si serán crónicas espectaculares, jaja.

Gracias a todos por los consejos, los entrenamientos y los ánimos.

Un abrazo cangrejo para todos/as.

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Jaime Vet M 4:02:04 71 28

III 10k-5k Nocturno Hogueras de Sant Joan (16-Junio-2018)

Después de casi dos meses sin competir, desde la Media Maratón de Alicante, que la terminé lesionándome, con los sóleos de ambas piernas contracturados, ya tocaba hacer alguna carrera.

Estaba deseando que llegara el día y la hora para probar mi estado físico y anímico tras la lesión. Arropado por el equipo de A To Trapo y de espectadores de lujo, mi mujer y mi sobrina Claudia.

Sobre las 18:30 h recogimos los dorsales, mi hija Lucía y yo, en Alicante, en la tienda de uno de los patrocinadores, Ciclos Boyer.

A las 21:00 h teníamos la quedada para la foto grupal

A las 21:30 h dan la salida. Lucía afronta el 5k y yo el 10k.

La temperatura es agradable con un poco de humedad. Muy buen ambiente, con mucha gente animando a los corredores.

Es un circuito algo rompepiernas de 5k. Empieza con una subida ligera hacia la gasolinera, luego bajada hasta el puente de Benimagrell. Se llanea por las calles de Benimagrell y ahora es donde viene la parte dura de la carrera, subida pronunciada y larga hasta la meta.

Lucía termina el recorrido de la prueba del 5k en 24m 08s, siendo primera en la categoría Juvenil femenina.

Por mi parte, termino el recorrido de la prueba del 10k en 44m 34s, siendo cuarto en la categoría de Veterano B masculino. Me quedé con la miel en los labios pero muy contento del resultado, siendo mi MMP en un 10k de este año 2018.

Muy contento con el tiempo que he hecho, y que no he perdido la forma después de la lesión. También por el podium de Lucía y demás componentes del equipo de A To Trapo.

Enlaces sobre esta prueba

5 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Tomás Borja SENIOR 0:20:16 34 8
Lucía JUVENIL 0:24:01 75 1
Martina VET B FEM 0:25:38 101 2
Pablo B VET A MAS 0:27:22 129 46

 

10 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Pirri VET A MAS 0:41:42 25 12
JJ Guijarro VET B MAS 0:44:26 42 4
Tomás M. VET A MAS 0:46:42 65 35
Mark VET B MAS 0:49:01 96 11
Paco G. VET C MAS 0:49:20 98 2
Ernesto VET A MAS 0:55:42 152 76
Jesús J. VET C MAS 0:55:42 153 3
Piedad VET A FEM 0:55:43 154 14

El gorrión, el mirlo y el cuervo.

Picoteando el agua de lluvia o del rocío de la noche o de la niebla condensada sobre el plato marrón, no distingo desde la ventana si de plástico o de cerámica, lo veo saltar al suelo y escarbar entre la hierba hasta volver nuevamente a la mesa con un insecto en el pico. Apenas posado sobre la mesa situada en el centro del jardín rodeado de árboles, despliega las alas agitadamente y, despavorido, emprende el vuelo. Se aproxima un mirlo.

El gorrión ha dejado en el plato agua que sigue bebiendo el mirlo. Tras una excursión al suelo regresa con una babosa en el pico y después de devorarla y limpiarse el pico en la hierba, de un vuelo al reluciente acebo se disfraza de payaso con sus bayas. Vuelto a la mesa se recrea en los variados tonos del verde. El seto, la madreselva, la yedra, el rosal, un avellano, el acebo, los tilos y el laurel.

Amplia gama de verdes en el patio trasero de una casa en el centro de Edimburgo.

Melville Terrace, 17, junto al hermoso parque Meadows, donde se multiplican las especies de flora y de fauna, incluidos los humanos que acuden a tumbarse sobre el césped, caminar despreocupadamente bajo los árboles o jugar a casi todos los deportes imaginables, fútbol, beisbol, polo, todo excepto el deporte allí inventado, el golf, por el daño que puede hacer una pelota tan dura en un parque tan frecuentado y por los muchos espacios de que disponen para su práctica en las proximidades.

¿Iba a perpetuarse, dueño y señor, el escaso tiempo que un mirlo aguanta en el mismo lugar? Súbitamente, en vuelo rasante, atravesó el tupido seto y desapareció de mi vista. No podía creer lo que estaba viendo.

Un cuervo se posaba desplegando sus alas sobre la mesa. Serenamente iba picoteando las migajas dejadas por el gorrión y el mirlo. Saltó al suelo cubierto de hierba que cedía a su paso y volvía a incorporarse. Aquí un gusano, allí una sabandija. Después, de un vuelo preciso, las bayas del laurel y el acebo.

Lo suyo era ya un banquete. Intrigado por su conducta he averiguado algunas cosas que desconocía hasta ahora. No se limitan, como solemos creer, a comer, volar y graznar. Son capaces de imitar el aullido de los lobos. Pueden indicar una dirección con el pico. Tienen una sola pareja pero se juntan con otros amigos para pasar el rato y, cuando hacen cosas que nos parecen extrañas, es para divertirse.

Y no sólo se alimentan, como los otros pájaros, de insectos, gusanos, ratones, carroña de animales muertos, bayas y cereales. Los cuervos, observando el comportamiento de vacas y ovejas, muy abundantes por estas tierras, llegan incluso a conocer cuándo se aproxima su parto, y entonces, escondidos, comienzan a quedarse a una distancia muy discreta, sin que ellas se den cuenta, para comerse la placenta.

Un gato negro, agazapado, observa el paso de las aves.

Edimburgo, 27 de Mayo de 2018.
José Luis Simón Cámara.