III Maratón de donación sangre y médula A to Trapo (20-Marzo-2020)

Este año se recordará por un nombre, COVID-19 o para otros, «El puñetero virus». Después de un año de pausa, volvimos a coger el toro por los cuernos y pusimos en marcha la 3ª Maratón de Donación de Sangre y Médula. Después de las gestiones pertinentes nos dieron una fecha, 20 de Marzo, primer día de la Primavera, bonito día para hacer la donación.

Unos días antes nos dan la mala noticia de que van a cerrar todos los edificios públicos por el tema del Coronavirus. Nosotros teníamos propuesto el Gimnasio del Polideportivo de Mutxamel para hacer el evento. Ya resignados por la mala noticia, empezamos a ver otra fecha cuando terminara el confinamiento y el martes 17, Paco Galindo nos confirma que la donación sigue adelante pero cambiamos de lugar, nos dejan el Casal de la Tercera edad que lo abrirán expresamente para la donación. Así volvemos a poner la maquinaria en marcha.

Llego el día, sobre las 4 de la tarde está el equipo del Centro de Transfusiones con todo montado para que diera comienzo el evento. Poco a poco la gente se va acercando al Casal. Entramos poco a poco por el protocolo de seguridad para no contagiarnos.

Lástima que hubiera esa restricción para poder moverse ya que hubiéramos podido conseguir bastantes más donaciones, pero aún así, tenemos que estar contentos y AGRADECIDOS a todos los valientes que vinieron a donar.

Como anécdota de este evento, me gustaría destacar que sobre las 7 de la tarde, mis amigos Clara y Esteban de Pizza Express, en un gran gesto que les honra (llevan más de 1000 pizzas donadas a toda esta gente que está trabajando para frenar el virus), les trajeron unas pizzas para todo ese equipo del Centro de Transfusiones que tan amena nos hizo la tarde.

GRACIAS por ese gesto altruista en estos momentos tan difíciles para todos.

GRACIAS a todos los que habéis hecho posible este evento se haya podido realizar.

Un saludo enorme.
Ernesto.

Súper cumple de los 3J+R (13-Febrero-2020)

Cuatrunvirato.

Este encuentro que iba a ser la celebración de un triunvirato, de tres varones, se ha convertido en un cuatrunvirato, de cuatro varones.

Están tan próximas las palabras justamente elogiosas a Juan Manuel que aún se escuchan sus ecos.

Las personas silenciosas son, en el fondo, como un libro que se puede abrir cuando uno desea su presencia, su compañía y en él podemos descubrir esos mundos llenos de magia que sólo encontramos en los sueños o en la imaginación de aquellos autores que nos hacen viajar a mundos que a veces tenemos muy cerca pero solo saben ver algunos ojos sensibles al misterio. O un libro que puede permanecer cerrado. Ocupa su espacio pero no nos importuna. Sabes que siempre está ahí. Para cuando lo necesitas. Aunque no nos confundamos, es más difícil con frecuencia hacer frente al silencio que a la palabrería. Recordad la sensación de incomodidad y embarazo que se experimenta cuando gente extraña coincide en un ascensor y no saben dónde mirar, no saben qué decirse o rehúyen la mirada o hablan del tiempo. Porque el silencio nos deja muchas veces desnudos.

Roberto es como un libro abierto. No tiene pelos en la lengua ni en muchas otras partes a la vista. Convengamos en que un peine no es muy caro, pero muchos peines a lo largo de la vida pueden llegar a encarecerla. No sé si no de dónde viene ese famoso refrán:

“Te vas a enterar de lo que vale un peine”

O sí lo sé y me gustaría ilustraros, por cierto, a propósito de esta expresión. Resulta que entre los numerosos instrumentos de tortura que había en la Edad Media, uno de ellos era conocido como “el peine”. Se trataba de un artilugio con púas puntiagudas de acero que servía para desollar o despellejar la piel del torturado, dejándolo en carne viva. Realmente lo que queda de la expresión, de tono amenazante, se refiere a este significado. Nada más lejos de aplicárselo en este sentido a nuestro amigo Roberto para el que deseamos que el artilugio de tortura medieval se convierta en un instrumento de suaves y relajantes plumas del más delicado de los pájaros cuyos trinos adormecen nuestros sueños.

¿Qué decir de Jesús que no sepáis?

Habla en sus crónicas de viaje, habla todos los días, a veces más de una vez por e-mail, nos bombardea por was-up, habla en la radio, habla en los cumpleaños, habla corriendo, habla sin correr, habla sentado y no sé si será incluso capaz de hablar bajo el agua.

Digamos que su estado natural es darle a la lengua, sin duda alguna, su músculo más activo y desarrollado. Con razón sus dientes no han aguantado tanta actividad y tiene que ir a de vez en cuando a Valencia, donde ha encontrado un banco de dientes, a que se los reemplacen. Entre la lengua incesante y los dulces y helados que tritura, sus dientes son las piezas más cambiantes y más sufrientes, aunque es también cierto que cada día en los momentos de descanso pueden adormecerse con el suave susurro de esa lengua vecina, familiar e incansable.

Aunque con más cabellera que Roberto, es también, como él, un libro abierto.

Sus pensamientos, sus ideas, incluso antes de tomar cuerpo, se le escapan por los ojos y la boca. Digamos que estamos ante dos libros abiertos: Jesús y Roberto.

Y ante un libro cerrado: Juan Manuel.

Ni una cosa ni otra son virtud o defecto.

Simplemente son.

Y los libros a veces están cerrados, cuando queremos descansar de sus historias.

 Y a veces están abiertos, cuando queremos sumergirnos en ellas.

Finalmente, yo también me sumo, aunque con un poco de retraso, a este trío de cuatro cumpleañeros.

Y ¿qué decir de mí mismo?

No estaría nada bien que el que habla lo hiciera sobre sí mismo elogiosamente.

No solo no estaría nada bien sino que resultaría justamente todo lo contrario.

Porque los elogios, si los hay, si se merecen, deben proceder, ni siquiera de los amigos, que, por tales, están mediatizados a la hora de valorar o enjuiciar a sus amigos.

En rigor, los elogios merecidos, los elogios indiscutibles, los elogios objetivos, deberían proceder de los enemigos, porque serían tan palmarios, serían tan evidentes, que ni siquiera ellos, los enemigos, podrían ocultarlos.

El problema se plantea cuando el candidato al elogio solo tiene amigos y, a lo sumo, desconocidos.

Hemos excluido ya a los amigos, cuyos hipotéticos elogios estarían contaminados por la amistad.

Y los desconocidos malamente pueden opinar ni a favor ni en contra de quien no conocen.

Resumiendo, si los amigos están mediatizados por su relación de afecto.

Si los desconocidos no tienen posibilidad de emitir un juicio sobre quien no conocen.

Y si esa persona, susceptible de elogio, no tiene enemigos, ni falta que le hacen, concluiremos que lo mejor, lo más razonable, lo más sensato, lo más oportuno, lo más plausible, es que se quede como está.

Sin elogios y sin denuestos.

Sin piropos y sin insultos.

Y, de hacérseme alguno, aun a riesgo de perder el pudor, me contentaría con que se dijera de mí que en algún momento, alguna de las historias que os he contado o puedo todavía llegar a contaros, hubiera podido transportaros a ese mundo feliz de los sueños en el que, olvidándonos de las incomodidades de la vida diaria, creemos, aunque sea por un instante, vivir en el mejor de los mundos posibles.

Gracias, en nombre del cuatrunvirato, por vuestra compañía y por vuestra amistad.

San Juan, 13 de febrero de 2020
José Luis Simón Cámara.

Good morning 2020 sunshine!!!

¡¡¡Madre mía que frío!!! ¡¡¡Y que sueño!!!! El par de posponer de rigor para que el despertador del móvil no se crea el rey y arriba que si no … 06:00 hora zulú en las montañas, zumito revitalizante, un señor café y al ataque que después de haber despedido el 2019 en el Cabeçó hay que dar la bienvenida al 2020 como manda ya la tradición de la que algunos somos noveles pero cada año la disfrutamos más y más, y con esa consigna, zapas en los pies, ojos medios cerrados del sueño y sonrisa de oreja a oreja, la expedición de las montañas baja al punto de encuentro.

Poco a poco van llegando tod@s, felicitaciones del año nuevo, algún chiste sobre lo fresquita que va a estar el agua, esperamos un poquito y ¡ojo familia! tomad posiciones que hay salir, Don Lorenzo no espera a nadie y hay que estar en la arena para saludarle nada más asome el flequillo por el horizonte.

Al trote “paliquero” ya estamos aquí, todavía no ha salido el sol y es una gozada ver ni una nube, el agua tranquila como si la que hubiera apretado hasta el alba hubiera sido ella jejejejeje, corremos un poquito más y llega el momento, Jesús (este año con un par de canas de más) como buen maestro de ceremonias, nos coloca en posición y para abajo, mare mi espalda, ¡¡¡Lorenzo sal ya, que me están crujiendo todas las vértebras!!! No pasa nada, estos ejercicios junto con el yoga visual van con el lote, y tanto cuerpo como mente están a punto de disfrutarlo a un nivel supra especial.

Primer rayo que asoma y efectivamente, realmente es algo fenomenal tener el privilegio de disfrutar de este momento:

¡¡¡Buenos días, Don Lorenzo, un año más venimos a saludarte y a desearte feliz 2020!!!

Hay que seguir la carrera, disfrutando del susurro del Sol a nuestra siniestra, se ve algo … un gorro de Papá Noel con dos trenzas viene hacia nosotros …, ¡¡¡sin camiseta!!! ¡¡¡No puede ser que hace una rasca que no veas!!! ¡¡¡jejejejeje Buenos días Nachete!!!

Parada en la entrada a las rocas, foto y seguimos por las rocas, que, aunque ya bien conocido, este tramo sigue siendo exigente cuanto menos.

Resguardados por el sol (me viene a la cabeza el vuelo de las valkirias jejeje) tomamos la zona de baño, allí nos esperan dos primeras espadas de A to trapo, Antoñito y Jota, ¡¡¡venga aquí ese abrazo!!!

Qué decir del bañito, creo que se nos olvidó encender el calentador la noche anterior y el agua estaba un poco fresquita JEJEJEJEJEJE, me gustaría decir que el mercado ya lo tenía descontado, pero ¡¡¡madre mía!!! Eso sí, hay que disfrutarla/sufrirla ya que cuando sales te sientes espectacularmente genial!!!!

¡¡¡Brindis, turrones y sol!!

¡¡¡Mil gracias por poder comenzar el año de una forma tan especial, compartiendo con toda la familia A to trapo su energía y fuerza, hace que año tras año quieras repetir momentos como este, cambiando mañanas de Ibuprofeno, por vitalidad sin freno!!!

 ¡¡¡Un abrazo enorme a tod@s!!!

Lorena y Jonathan

¡Feliz Navidad y próspero 2020!

Como cada último domingo del año, acudimos conocidos y allegados de A To Trapo a rendir pleitesía al que pudiera ser el emblema del Grupo Ñ: El Cabeçó d’or.

Mítico enclave montañero quizá denostado por la gran afluencia de viandantes y corredores en cuya cima nos gusta despedir el año a este grupo (des)ordenado de amig@s. El Presi me encarga hacerme cargo del informal rebaño y a las 8:00 con puntualidad marcial, unos 30 dispares personajes empezamos la conocida subida al Collado Polset.

Cada uno a su ritmo y con “la parada del hijoputa” en el collado (consistente en esperar al último, pero no dejarle descansar), en poco más de hora y media coronamos el monte.

Brindis y breves palabras por mi parte pidiendo al propio Cabeçó, sus piedras y sus caminos protección para que el 2020 podamos volver a estar aquí. Matiza Jaime que tengamos en cuenta que la protección también la tenemos que dar nosotros; pues el ser humano es depredador natural de la naturaleza.

Razón tiene, tomamos nota de ello y seguiremos poniendo nuestro máximo esfuerzo para preservar lo que nos queda: la vida en compañía (o en soledad) de (o con) estas piedras que tanto nos han dado.

Saludos a los ausentes (¡Presi y Jota, estabais ahí arriba!), cava con chocolate y encaminamos la bajada cada uno por donde le viene en gana (así somos en este grupo) para reencontrarnos en el parking y acabar la mañana con avituallamiento de cebada; como es tradición.

Cerramos un 2019 pleno para abrir un 2020 lleno de piedras, kilómetros, ilusiones y sobre todo, ganas de seguir.

¡Nos vemos en la siguiente, amigos!

Sandía Night 2019 (14-Junio-2019)

Unidos por una pasión… LA SANDÍA!!!!

14 de junio de 2019…20:00 h lugar Mutxamel…Iniciamos la Sandía Night 2019!!…A To Trapo!!!!!

Un año más he sido testigo de cómo ese espíritu contagia a todos cuantos a ellos se acercan y no solo por la fiesta de la que disfrutamos sino por todo el recorrido que iniciamos desde la salida en Mutxamel tras la entrega de los tradicionales chips de A To Trapo, el saludo al sol de la mano del gran maestro de ceremonias que es el grandísimo Jesús y con traca incluida de la mano de Rosa, que da paso a la tradicional carrera Sandía Night de A To Trapo.

Primera parada obligada en Santa Faz, avituallamiento en Max, avenida Deportista Miriam Blasco con cervecitas bien frías que se agradecieron y tras recorrer los 11 km que nos separaban del mar, llegamos a la tradicional bañá en la que, a pesar del oleaje muchos, valientes se lanzaron al mar sin pensárselo.

Tras este refrescante baño nos embarcamos en un bus turístico con el que recorrimos las calles del cabo y San Juan divirtiéndonos y divirtiendo a cuantos se cruzaron con nosotros. La diversión estaba aseguradísima y no porque lleváramos cerves, que no llevábamos hasta que Jesús paralizó la calle principal de San Juan para hacerse con un arsenal de cervecitas bien fresquitas, sino porque cuando juntas esta clase de personas que por encima de todo llevan la sonrisa puesta, la alegría y diversión la tienes asegurada.

Y como no podía ser menos, llegados al punto de inicio, allí los padres de Juan Carlos, cedieron como otros muchos años, su humilde morada para acogernos a todos con un montón de aperitivos riquísimos de los que dimos buena cuenta y los premios anuales, que se dan no solo por los logros, sino por la constancia, el tesón y la buena energía… así se nos pasaron las horas, sin darnos cuenta, pues el tiempo pareció desaparecer en cuanto dimos el primer paso para iniciar la carrera anual de la Sandía Night.

Un año más he tenido el privilegio de ser invitada a participar en este gran acontecimiento que reúne a personas muy diferentes, pero unidas no solo la pasión por la sandía sino también el amor por el deporte, por la amistad, por la gente auténtica y por la buena energía que se respira en este gran grupo de personas que forma A To Trapo. Un ejemplo de que cualquier edad es buena para perseguir un sueño, un ejemplo de personas en las que el espíritu de compañerismo emana de todos y cada uno de sus poros, un gran grupo formado por grandísimas personas que siempre tienen una sonrisa para compartir con cuantos se cruzan en su camino y para los cuales no existe ni las derrotas ni los fracasos.

Os esperamos en la Sandía Night 2020!!!!!!

Bárbara

La crónica y el vídeo de Jaime Escolano