II Ultra Coronavirus (29-Marzo-2020)

Aquí estamos otra vez. Dejemos a un lado el bicho que nos acucia. Domingo, día clásico para correr o exprimir nuestro cuerpo en busca de endorfinas.

Otra cita en casa, cada uno con sus circunstancias y variopintos quehaceres, unos con niños en formato “home schooling”, otros lidiando con la soledad impuesta; todos luchando por hacer de este confinamiento una oportunidad.

Empieza el II Ultra Coronavirus. Damos la bienvenida al solsticio de primavera y a las 8:15 del 26 de marzo nos reunimos telemáticamente para afrontar una etapa de 3 horas 15 minutos adaptables (y adaptados) a las posibilidades de cada participante.

  • Salida – 8:15
  • Avituallamiento 1 – 8:45
  • Avituallamiento 2 – 9:30
  • Avituallamiento 3 – 10:15
  • Avituallamiento 4 – 11:00
  • Meta – 11:30

Aumentamos quorum y llegamos a los 52 participantes -casi el doble que en la primera edición-.

Vuelvo a las vueltas al campo, esta vez 250; Nicolás firma su segunda media maratón en garaje; Ángel se fuma una película subiendo escaleras inventadas; David retoma su circuito de crossfit; miles de rodillos queman rueda; H y sus 108 saludos al sol; papá llega a los 1.100 escalones; Gosa combatiendo los 2 m2 de terraza; Pili firma 30 km en un pasillo de 10 metros; veo a más de un Víctor corriendo donde y como puede. Historias, ilusiones, ganas de salir, ímpetu por la vida.

Y, ¿para qué? Objetivo principal: seguir disfrutando de este regalo que es la vida, recargar el polo positivo de nuestras pilas y transmitir la fuerza a aquellos que más lo necesitan.

Esto va de sobrevivir, va de que tú y yo salgamos victoriosos de la ardua batalla planteada, va de seguir trotando (por lo menos) hasta la hora de comer.

Bueno, y también va de placeres mundanos, como fue esa cerveza “al sol de cada ventana” de avituallamiento final que dispuso la organización.

Mantenemos tradiciones hasta que nos saquen de casa. Próxima edición, domingo 5 de abril. Esta, con sorpresas.

Un día más, un día más y un día menos. A cuidarse tod@s, que nos quedan muchos KM en la chistera.

Resultados:

Borja – 250 vueltas al campo. 3 horas 20 de carrera. Entre 38 y 40 km.

El resto – otra vez, cada uno tiene su historia. Tantas como ilusiones tiene este país.

Domingo 29 de marzo.

Participantes y dorsales:

  1. Borja
  2. David Gil
  3. Martina
  4. Santi Pa
  5. Josemi
  6. Noe
  7. María Mompó (infiltrada)
  8. Anika
  9. Ginés
  10. Diego
  11. Gosa
  12. Mark
  13. Tractor (Méndez jr)
  14. Tiki
  15. Pili
  16. Villanelle.
  17. Eva
  18. Lamprea (Enri)
  19. Arancha (Bellea) (infiltrada)
  20. ANAHAPPY
  21. Ignacio
  22. Nicolás
  23. Kike
  24. Sergio
  25. Maripau
  26. Rafa (FELETE)
  27. Carlota
  28. Juan Enrique🤪 (Sin Miedo)
  29. Fran Calores
  30. Cristian
  31. Alberto Cordero
  32. Esther
  33. PEZ
  34. Torregrosa
  35. Helena G
  36. Manolo – Decano de la carrera
  37. Víctor Durá
  1. Conchi Navarro
  2. Pirri
  3. María Matas
  4. Jesús
  5. Jota
  6. Juan Carlos

68+1. Robert

  1. MEJI
  2. Jorge (Pataliebre)
  3. César
  4. Bauti
  5. Pablo
  6. Pablo clarinete
  7. Manu
  8. Jorge (Rebollar)

Y salimos en el INFORMACIÓN 😀 . Esta es la noticia completa.

I Ultra Coronavirus (22-Marzo-2020)

Vivimos una época extraña, quizá complicada, anómala para todos en general y para nosotros, los locos de las zapatillas, en particular.

Pero no por ello podemos sucumbir a la pereza ni dejar de disfrutar tanto como lo hacemos siempre, aunque, esta vez, en condiciones distintas. Todo ello, claro está, desde el respeto y admiración por aquellos que están batiéndose el cobre contra este maltrecho agente infeccioso que tanto nos ha cambiado la logística diaria y vital.

Así que menos virus y más coronas. El sábado 21 de marzo surge la idea y se convoca a los interesados a la participación en el I Ultra Coronavirus con el siguiente programa:

  • Salida – 8:15
  • Avituallamiento 1 – 8:45
  • Avituallamiento 2 – 9:30
  • Avituallamiento 3 – 10:00
  • Avituallamiento 4 – 10:30
  • Meta – 11:00

28 participantes. Cada un@, evidentemente, desde su casa. Madrid, Alicante, Valencia, España entera se reúne para tal magno evento.

Invenciones, todas las que puedan entrar en la mente. Ignacio y Nicolás dan millones de vueltas al garaje vacío; yo hago lo propio en el campo en el que me encuentro recluido; Gosa se inventa una cinta en su terraza de 2 m2; David monta un circuito parecido al crossfit en su nueva casa; Eva sube escaleras; Juan Enrique, Jorge, Jota y Torregrosa patalean sus pasillos; el Pez quema la alfombra de casa y los demás siguen dándole al ingenio.

Kilómetros de 3 a 30. Edades de 1 a 73. Hombres, mujeres, niñ@s y, en definitiva, corazones con la voluntad de hacerse fuertes para poder transmitir esa energía a quien hoy más lo necesita.

Y esto, son sólo ejemplos. Ejemplos de que todo se puede, ejemplos de que de esta salimos, ejemplos de que la vida, tan distinta y a la vez tan parecida, puede llegar a ser maravillosa.

Y la carrera acaba con avituallamiento final de meta a base de endorfinas generadas y entregadas a los pacientes y sanitarios que tanto lo necesitan.

Nos “vemos” el domingo que viene. Las inscripciones están abiertas. Hagamos de esta faena una oportunidad.

Resultados:

Borja – 200 vueltas al campo. 2 horas 45 de carrera.

El resto – cada uno tiene su historia. Tantas como ilusiones tiene este país.

Domingo 22 de marzo.

Good morning 2020 sunshine!!!

¡¡¡Madre mía que frío!!! ¡¡¡Y que sueño!!!! El par de posponer de rigor para que el despertador del móvil no se crea el rey y arriba que si no … 06:00 hora zulú en las montañas, zumito revitalizante, un señor café y al ataque que después de haber despedido el 2019 en el Cabeçó hay que dar la bienvenida al 2020 como manda ya la tradición de la que algunos somos noveles pero cada año la disfrutamos más y más, y con esa consigna, zapas en los pies, ojos medios cerrados del sueño y sonrisa de oreja a oreja, la expedición de las montañas baja al punto de encuentro.

Poco a poco van llegando tod@s, felicitaciones del año nuevo, algún chiste sobre lo fresquita que va a estar el agua, esperamos un poquito y ¡ojo familia! tomad posiciones que hay salir, Don Lorenzo no espera a nadie y hay que estar en la arena para saludarle nada más asome el flequillo por el horizonte.

Al trote “paliquero” ya estamos aquí, todavía no ha salido el sol y es una gozada ver ni una nube, el agua tranquila como si la que hubiera apretado hasta el alba hubiera sido ella jejejejeje, corremos un poquito más y llega el momento, Jesús (este año con un par de canas de más) como buen maestro de ceremonias, nos coloca en posición y para abajo, mare mi espalda, ¡¡¡Lorenzo sal ya, que me están crujiendo todas las vértebras!!! No pasa nada, estos ejercicios junto con el yoga visual van con el lote, y tanto cuerpo como mente están a punto de disfrutarlo a un nivel supra especial.

Primer rayo que asoma y efectivamente, realmente es algo fenomenal tener el privilegio de disfrutar de este momento:

¡¡¡Buenos días, Don Lorenzo, un año más venimos a saludarte y a desearte feliz 2020!!!

Hay que seguir la carrera, disfrutando del susurro del Sol a nuestra siniestra, se ve algo … un gorro de Papá Noel con dos trenzas viene hacia nosotros …, ¡¡¡sin camiseta!!! ¡¡¡No puede ser que hace una rasca que no veas!!! ¡¡¡jejejejeje Buenos días Nachete!!!

Parada en la entrada a las rocas, foto y seguimos por las rocas, que, aunque ya bien conocido, este tramo sigue siendo exigente cuanto menos.

Resguardados por el sol (me viene a la cabeza el vuelo de las valkirias jejeje) tomamos la zona de baño, allí nos esperan dos primeras espadas de A to trapo, Antoñito y Jota, ¡¡¡venga aquí ese abrazo!!!

Qué decir del bañito, creo que se nos olvidó encender el calentador la noche anterior y el agua estaba un poco fresquita JEJEJEJEJEJE, me gustaría decir que el mercado ya lo tenía descontado, pero ¡¡¡madre mía!!! Eso sí, hay que disfrutarla/sufrirla ya que cuando sales te sientes espectacularmente genial!!!!

¡¡¡Brindis, turrones y sol!!

¡¡¡Mil gracias por poder comenzar el año de una forma tan especial, compartiendo con toda la familia A to trapo su energía y fuerza, hace que año tras año quieras repetir momentos como este, cambiando mañanas de Ibuprofeno, por vitalidad sin freno!!!

 ¡¡¡Un abrazo enorme a tod@s!!!

Lorena y Jonathan

¡Feliz Navidad y próspero 2020!

Como cada último domingo del año, acudimos conocidos y allegados de A To Trapo a rendir pleitesía al que pudiera ser el emblema del Grupo Ñ: El Cabeçó d’or.

Mítico enclave montañero quizá denostado por la gran afluencia de viandantes y corredores en cuya cima nos gusta despedir el año a este grupo (des)ordenado de amig@s. El Presi me encarga hacerme cargo del informal rebaño y a las 8:00 con puntualidad marcial, unos 30 dispares personajes empezamos la conocida subida al Collado Polset.

Cada uno a su ritmo y con “la parada del hijoputa” en el collado (consistente en esperar al último, pero no dejarle descansar), en poco más de hora y media coronamos el monte.

Brindis y breves palabras por mi parte pidiendo al propio Cabeçó, sus piedras y sus caminos protección para que el 2020 podamos volver a estar aquí. Matiza Jaime que tengamos en cuenta que la protección también la tenemos que dar nosotros; pues el ser humano es depredador natural de la naturaleza.

Razón tiene, tomamos nota de ello y seguiremos poniendo nuestro máximo esfuerzo para preservar lo que nos queda: la vida en compañía (o en soledad) de (o con) estas piedras que tanto nos han dado.

Saludos a los ausentes (¡Presi y Jota, estabais ahí arriba!), cava con chocolate y encaminamos la bajada cada uno por donde le viene en gana (así somos en este grupo) para reencontrarnos en el parking y acabar la mañana con avituallamiento de cebada; como es tradición.

Cerramos un 2019 pleno para abrir un 2020 lleno de piedras, kilómetros, ilusiones y sobre todo, ganas de seguir.

¡Nos vemos en la siguiente, amigos!

Otro clásico que vuelve por Navidad

Igual que no hay Año Nuevo sin el concierto de Viena, tampoco se puede considerar que haya empezado un nuevo año sin la tradicional Bañá de A To Trapo. Fieles a la cita, en horario dominguero se van congregando en el Punto de Encuentro oficial de Sant Joan d’Alacant una docena de corredores dispuestos a mantener la tradición. Emprenden el trote hacia la playa en la que se van incorporando nuevas unidades hasta aproximarse a la veintena. Cuando el sol despunta en el horizonte le dedican el cortés saludo -que no se diga que hay mala educación- y vuelven a retomar el trote hasta destino: la sede marítima oficial del Club. No hay que contar hasta diez para que sus cuerpos se sumerjan en las frescas aguas mediterráneas que les purifican y les garantizan protección por un año. El curioso sol les besa la piel y evapora las gotas. Completa la ceremonia el tradicional brindis con cava, acompañado de rollitos de almendra de Fuente la Higuera, gentileza de Vicente, por un año pleno de carreras, salud y amistad.