La niña bonita

10 de diciembre de 2005

A las  nueve menos cuarto de la noche, clara, fría, llega Marina a casa dolorida y quejándose al ritmo de las contracciones. Su madre, arrebujada en el salón, griposa, recoge bolsas y papeles y salimos al Hospital.

La llevan a la sala de partos y a las nueve avisan de que tiene 7 centímetros de dilatación y se avecina el parto. Ya no hay tiempo razonable de ponerle la anestesia epidural y sus circunstancias, dilatación, serenidad y fortaleza lo desaconsejan.

Un amigo urólogo, Jesús, acude y la ve. Todo perfecto.

Entra nuevamente y sale diciendo que ya ha dado a luz y las dos, madre e hija, están perfectamente. Poco después entra su madre y las ve.

Juan ha estado en el parto.

La niña nació hacia las diez y media.

Cara limpia, ojos grandes abiertos, mamando ruidosamente.

Ni un llanto ni gimoteo. Sólo cuando ya en la habitación la han lavado y cambiado.

Ahora duerme plácidamente con el gorrito que llevó su madre.

Aún no sabemos el nombre aunque todo parece indicar que se llamará Marina.

Habrá que ingeniarse algo para diferenciarlas.

Primeras nanas para la niña de mi hija Marina

La niña bonita
aún no sabe nada
no sabe si ha nacido
no sabe si es de día
sólo sabe su boquita
buscar la teta gigante
que se le escapa
que se le hunde
como si fuera de agua
sólo sabe con sus dedos
ya largos y sus uñitas
agarrarse a lo que pilla
como si fuera a caerse
y cuando no coge nada
se los agarra entre ellos

La niña bonita
es tan pequeñita..
pero su cara tan blanca
pero sus ojos
¡qué grandes!
¡cómo los abre la paya!
(no sé si decir la gitana)

La niña bonita
es tan pequeñita
que aún no sabe nada
la niña bonita.

 

José Luis Simón

San Juan, madrugada del 10 de Diciembre.

El caballo volador (1)

¿ Y si la caída del  helicóptero
le sirviera como a Saulo la del caballo?

¿ Y si aquella ira persecutoria
se convirtiera
si no ya en celo progubernamental
en oposición participativa crítica constructiva?

¿ Y si todos entendiéramos
que la inimitable capacidad prensil de una mano
sólo es posible por la reconocida diferencia
de cada uno de los dedos?

¿ Y si se aceptara
que el más grande homenaje a todos los asesinados
es conseguir a un precio menos caro que la vida
que ellos sean los últimos?

¿ Y si de una vez por todas
ni el sexo ni la raza ni el linaje contaran para nada?

¿ Y si cada cual  en su corazón
adorara o ignorara a los dioses que quisiera
sin sacarlos a la calle o a la escuela?

¿ Y si todos los políticos corruptos de uno y otro signo
abandonaran su oficio
para que no acaben todos en el mismo saco?

¿ Y si cambiáramos de una vez por todas
la maza por la palabra
los insultos por el verso
el bofetón por el beso
la amenaza por abrazos
arañazos por caricias
la bomba por el bombón
la sierpe por la palmera
la espada por el arado
la ortiga por hierbabuena?

Entonces seríamos todos
un poco más humanos.

_______

(1) Con el mayor respeto y alegría por su integridad física.

 

José Luis Simón Cámara.

San Juan, 1 de diciembre de 2005.

Solo ante el peligro

De todas partes de la piel de toro,
del norte y del sur,
del oeste y del este,
acuden a llevarse un trozo  de la patria,
como lobos quieren desgajarla,
vienen con los colmillos afilados
de la palabra.

Todos excepto él.

Ya está empezando a darme pena.
Se encuentra tan solo y desarmado.
Su voz es como un grito en el desierto.
Sus palabras van cayendo como las semillas sobre el pedregal.

Todos le dan la espalda.
O es quizá él quien da la espalda a todos.

Sólo la Iglesia lo apoya.
Sólo la plata lo apoya.
Sólo los machos lo apoyan.
Casi todos los otros son maricas.
Y aparte alguna gente más.
No son tan pocos en el fondo.

Aun así ya está empezando a darme pena.

Si no fuera porque cuando mandan
les crece aún más la chulería.

En su boca siempre la palabra España
en su boca siempre la palabra unida,
para poder venderla toda entera.

En su bolsillo los dineros,
en su bolsillo los contratos,
en su bolsillo los despidos,
en su bolsillo las monedas
para poder irlas dando por la calle,
o al salir de la Iglesia,
o en cheques para beneficiencia,
siempre que los vean,
siempre que los miren.

¡Si al menos él fuera Gary Cooper!

 

José Luis Simón

San Juan, 9 de Noviembre de 2005

La princesa infantada.

Está bien que en un momento de la historia

Está bien  que algo tan anticuado

Está bien que algo tan tribal

Está bien que algo tan sangriento antes aquí y allí ahora

Está bien que algo tan ademocrático

Está bien que si aquel día del golpe

Está bien que algunas ideologías

Está bien que si la República

Está bien que si la bandera

Está bien que si la unidad

Está bien que si la campechanía

Está bien que sus hijos tengan hijos

Está bien que los cuiden y los vistan

¡Pero ya está bien de tanto videojuego!

¡Ya está bien de tanto espacio público para lo privado!

Porque todos los días nacen muchos niños en el mundo

Y como dice Lázaro de Tormes:

«Consideren los que heredaron nobles estados cuán poco se les debe, pues Fortuna fue con ellos parcial, y cuánto más hicieron los que, siéndoles contraria, con fuerza y maña remando salieron a buen puerto»

Y esto no es menosprecio ni desprecio sino acaso justiprecio.

Y recordad por si lo habéis olvidado que esta reflexión la hizo hace casi 500 años.

 

José Luis Simón Cámara.

San Juan, 1 de Noviembre de 2005.

El nuevo instituto nonato de San Juan

Publicado en el diario Información el viernes 21 de Octubre de 2005

El arte es quizá la quintaesencia que refleja las sucesivas mejoras de la evolución humana. Las cuevas de Lascaux o de Altamira nos muestran ciervos, bisontes pintados en la roca mientras corren o son lanceados hace 40 ó 50.000 años. Aunque no sabemos cuándo empezó el hombre a hablar, todo indica que ya lo hacían cuando fueron capaces de aquellas pinturas. No voy a recordar en cambio los miles de personas que murieron cuando las Pirámides o Babilonia o el Coliseo o la Muralla china o Nôtre Dame. Aquello pasó y sabemos que la sangre de los de siempre se derramó en todos los casos. Pero esas obras están ahí.¿Cómo puedo ir contra Foster o Calatrava? ¿Cómo contra Shakespeare o Cervantes? ¿Cómo contra Caravaggio o Goya? Pero sí puedo denunciar la hipocresía de quienes mandan construir en nombre de la cultura ciudades y palacios de las artes multimillonarios y niegan unas migajas del mismo erario público para construir escuelas, institutos y bibliotecas donde se aprenda simplemente a leer, a escribir, a pintar o a tocar la flauta.

Vean, miren y comparen esas fastuosas inauguraciones de lujosísimos palacios de la cultura con las instalaciones provisionales de barracones que duran ya veinte años en la mayoría de las escuelas e institutos prometidos, proyectados, paralizados, como es el caso del Instituto de San Juan.

En un acto tan solemne como la celebración del XXV aniversario del Instituto Lloixa, en presencia del rector de la Universidad, el alcalde, otras autoridades y muchos ciudadanos, la entonces subjefa territorial de Educación y Cultura dijo que el siguiente aniversario lo celebraríamos en el nuevo instituto cuyas obras están paralizadas ya comenzado el presente curso 2005-2006 que debía haber empezado allí.

Si protestamos y paralizamos el curso porque mienten, dicen que somos unos revoltosos irresponsables. Si callamos porque sabemos que mienten, dicen que nos lo tenemos merecido.
Yo pienso que sólo estamos exigiendo el cumplimiento de la ley. ¿O somos unos revoltosos irresponsables? ¿O son unos irresponsables hipócritas?

 

José Luis Simón