Solo ante el peligro

De todas partes de la piel de toro,
del norte y del sur,
del oeste y del este,
acuden a llevarse un trozo  de la patria,
como lobos quieren desgajarla,
vienen con los colmillos afilados
de la palabra.

Todos excepto él.

Ya está empezando a darme pena.
Se encuentra tan solo y desarmado.
Su voz es como un grito en el desierto.
Sus palabras van cayendo como las semillas sobre el pedregal.

Todos le dan la espalda.
O es quizá él quien da la espalda a todos.

Sólo la Iglesia lo apoya.
Sólo la plata lo apoya.
Sólo los machos lo apoyan.
Casi todos los otros son maricas.
Y aparte alguna gente más.
No son tan pocos en el fondo.

Aun así ya está empezando a darme pena.

Si no fuera porque cuando mandan
les crece aún más la chulería.

En su boca siempre la palabra España
en su boca siempre la palabra unida,
para poder venderla toda entera.

En su bolsillo los dineros,
en su bolsillo los contratos,
en su bolsillo los despidos,
en su bolsillo las monedas
para poder irlas dando por la calle,
o al salir de la Iglesia,
o en cheques para beneficiencia,
siempre que los vean,
siempre que los miren.

¡Si al menos él fuera Gary Cooper!

 

José Luis Simón

San Juan, 9 de Noviembre de 2005

La princesa infantada.

Está bien que en un momento de la historia

Está bien  que algo tan anticuado

Está bien que algo tan tribal

Está bien que algo tan sangriento antes aquí y allí ahora

Está bien que algo tan ademocrático

Está bien que si aquel día del golpe

Está bien que algunas ideologías

Está bien que si la República

Está bien que si la bandera

Está bien que si la unidad

Está bien que si la campechanía

Está bien que sus hijos tengan hijos

Está bien que los cuiden y los vistan

¡Pero ya está bien de tanto videojuego!

¡Ya está bien de tanto espacio público para lo privado!

Porque todos los días nacen muchos niños en el mundo

Y como dice Lázaro de Tormes:

«Consideren los que heredaron nobles estados cuán poco se les debe, pues Fortuna fue con ellos parcial, y cuánto más hicieron los que, siéndoles contraria, con fuerza y maña remando salieron a buen puerto»

Y esto no es menosprecio ni desprecio sino acaso justiprecio.

Y recordad por si lo habéis olvidado que esta reflexión la hizo hace casi 500 años.

 

José Luis Simón Cámara.

San Juan, 1 de Noviembre de 2005.