VIII 10 km y I 5 km Naucotur Villa del Campello (29-Marzo-2013)

Me despierto antes de que suene el despertador, ¿cómo puede ser?, si ayer me acosté muy tarde y hoy aunque voy a correr, no voy a hacer tiempo, sólo voy a acompañar a Jose, un amigo que hace su primer 10000. ¿Será porque Jesús me ha encargado la crónica de la carrera?…

Una vez levantado, la rutina normal, desayunar, comprobar que ayer metí en la mochila todo lo necesario para la carrera y jugar un rato con mis gatos, que ya estaban esperándome.

20130329_091636
Haz click en la foto para ver el álbum completo

De camino al Campello recojo a Jose y comentando diferentes temas de la carrera llegamos al aparcamiento habilitado para los corredores. Recogemos el dorsal y volvemos al coche para prepararnos. Empieza a llover un poco, ¡a ver si nos vamos a mojar!, pero no, es sólo una nube pasajera y la cosa no va a más.

De camino de nuevo a la zona de salida nos cruzamos con Xavi, toda una sorpresa, porque no sabía que iba a correr. Más tarde nos encontramos también con J. Enrique y Juan Carlos. Por cierto, curioso detalle el cambio de zapatillas de Juan Carlos a mitad de carrera.

Poco antes de comenzar la carrera, volvemos a ver a Xavi, que está con un amigo, que como nosotros va a ir a un ritmo más lento que Xavi, y decide salir de inicio con nosotros.

Por fin comienza la carrera. Nosotros nos hemos colocado al final del grupo, y vemos como las primeras unidades del grupo salen disparados como si alguien les persiguiese. Alrededor de un minuto después pasamos por el arco de salida y comienza nuestra carrera. Antes del primer kilómetro hay una bajada muy pronunciada, que aunque en este momento se hace muy cómodo, por mi cabeza sólo pasa un pensamiento «Esto luego hay que subirlo, y encima justo al final». De repente, delante de mí un corredor cae al suelo, así que inmediatamente me detengo a ver qué ha pasado. Hablo con él y me dice que está bien, que ha tropezado con el de delante, pero no tiene nada y continúa corriendo, así que yo también. Me toca apretar un poco, porque Jose no se había percatado de nada y lo tengo que alcanzar.

Termina la bajada y comienza el llano, que pronto nos lleva hasta la playa. De repente en el kilómetro 3 damos un giro y nos encontramos una rampa que rompe bastante el ritmo, y desde ahí hasta el kilómetro 5, vamos subiendo, aunque la pendiente no es muy pronunciada y hay algún tramo llano. Como es un circuito de 5 kilómetros al que se le dan dos vueltas, antes de pasar por meta la primera vez nos hemos cruzado con J.Enrique, Juan Carlos y Xavi. Los he visto muy bien, con buenas caras a los tres, aunque seguro que ellos dirán que no, jajajaja.

En la segunda vuelta, ayudado por la bajada, Jose comienza a incrementar el ritmo, así que yo lo sigo. Llegamos a la rampa del kilómetro 3 y decidimos tomárnosla con un poco de calma, para evitar desfondarnos y así poder apretar en el último kilómetro. Y así, apretando los dientes llegamos a meta en un muy buen tiempo para las previsiones que teníamos, ¡hemos clavado los 50 minutos!

Es la primera vez que corro una carrera sin intentar hacer un tiempo personal y tengo que decir que me ha gustado la experiencia, se ven las cosas de otra manera, y te permite ver el esfuerzo que hace cada uno de los corredores para llegar a la meta.

Al terminar la carrera me he ido a casa con un poco de prisa, así que no he podido volver a reunirme con los demás compañeros de fatigas. Una pena.

Nos vemos la semana que viene en la Media de Elche.

Un abrazo para todos.

Pirri.

Feliz día el de hoy, en el que A TO TRAPO ha vuelto a dejar el listón bien alto.

Muy buen ambiente desde una hora antes de empezar en la zona de detrás del Ayuntamiento. Ni frío ni calor, algo de viento y el cielo tapado, buen tiempo para correr.

20130329_091635
Haz click en la foto para ver el álbum completo

Hoy concurrimos Juan Carlos De Cabo, Xavi Amado, Adi , Angel y Juan Enrique(yo), oficialmente, claro,  porque de pronto veo a Gerardo en la bici, que me dice que va a acompañar al primero (no conocía el recorrido pero al ir una moto de la poli delante … pues eso), después a Fernando, que venía a dar ánimos trotando desde el punto de encuentro y por último José Antonio Mejías, que viene en la bici para cuidar su maltrecho sóleo a dar ánimos igualmente, vamos que dominábamos por mayoría la zona previa a la salida.

Solo Juan Carlos iba a correr el 5k, y el resto a por el 10k aunque compartíamos recorrido y nos separaban sólo a cincuenta metros de la meta. Es la octava edición de la prueba que al promover el cinco mil y el diez mil simultáneamente supongo que favorece la mayor asistencia de corredores.

El recorrido está muy bien, sale de la parte alta del pueblo para bajar al paseo del mar y tras rodar en llano tres km sube de nuevo a la parte de arriba, y así dos vueltas para los del 10k.

No es demasiado exigente como pa tirar patrás, ni tan llano como para mejorar marcas. Mi carrera la pensaba hacer entre cuarenta y cuarenta y un minutos y me ha ido fenomenal. Me he encontrado muy bien todo el tiempo y he pasado de mirar el ritmo porque no era día, he corrido guardando fuerzas siempre al estar saliendo de una lesión que me ha dado mucho la lata.

Al final subimos al podio como siempre. Juan Carlos segundo de su categoría volando a 3’30» en el 5k y Adi primera de su categoría, intratable. A mi me tocó cuarto local, casi, casi….

Recomendable para iniciarse en ruta, nunca correréis solos. Hasta el Domingo… 😉

Juan Enrique

Enlaces sobre esta prueba

10 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Juan Enrique VETERANOS A 0:40:21 102 20
Adi VETERANAS C 0:45:34 300 1
Xavi VETERANOS C 0:46:43 350 36
Ángel SENIOR MASC 0:50:06 570 202

 

5 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Juan Carlos VETERANOS A 0:17:26 10 3

Línea 23

Está amaneciendo. El día es frío, helador, diría yo. El autobús se dirige lentamente, con un traqueteo soportable, a completar su línea. La línea veintitrés. Viajamos en él tres personas además del conductor. Una señora mayor, con tres capas de ropa, dormita en su asiento inmediatamente detrás del chófer. Yo viajo en la mitad del vehículo y una chica joven va al final. Todos guardamos las distancias y reina el silencio. Me fijo en la chica joven. Debe de tener alrededor de veinte años, aunque quienes pasamos de los cincuenta calculamos muy mal la edad de los jóvenes. Es guapa, morena, parece alta y con un tipo atractivo, pero está sentada y no puedo afirmarlo sin riesgo de ser temerario. Un momento … de su asiento caen unas gotas al suelo del autobús. Son gotas de sangre.

El descubrimiento me produce cierto sobrecogimiento. Me reconozco algo aprensivo y no sé cómo comportarme ante el sufrimiento ajeno. Descarto rápidamente desentenderme y hacer como si no me hubiera dado cuenta. Mi pasividad podría resultar fatal para la chica y pesaría sobre mi conciencia de por vida. Además, dentro de dos paradas llegaremos al Hospital y una actuación urgente es perfectamente posible. Pero ¿qué hacer?.

Observo a la chica buscando en su cara alguna señal de sufrimiento o, al menos, de molestia. Si tiene una herida por la que está sangrando debe notarlo; el organismo siempre manda avisos cuando algo no está en orden. No detecto nada. Ella está absorta en la pantalla de su móvil, que sujeta con ambas manos y maneja con los pulgares a una velocidad de experta mecanógrafa. No hay gravedad ni preocupación en su rostro, más bien distensión. Probablemente está escribiendo un esemese o un guasap. O tal vez está con uno de esos juegos que tanto absorben a la juventud. Me inclino por esto último porque apenas tiene pausas en sus acelerados movimientos digitales. Además no me parece razonable, aunque no sabría explicar porqué, mantener una conversación por escrito a horas tan tempranas.

Descartada una causa grave, que ya habría producido señales de algún tipo, me tranquilizo al atribuirlo a algo más natural, exclusivo del género femenino y de cita periódica -de ahí una de sus denominaciones- salvo edad inadecuada o embarazo. Sin duda un error de cálculo o una anticipación del proceso está produciendo ese goteo que continua y ya ha generado un pequeño charco en el suelo.

Al ver el edificio del crematorio me doy cuenta de que ya estamos saliendo del recinto del hospital. No importa, la urgencia no se justifica.

Toda mujer algo precavida suele llevar en el bolso la solución a estas situaciones imprevistas. Sólo hay que advertir a la chica y rápida y discretamente pondrá fin a este pausado derrame. Al final todo quedará en una mancha en su pantalón que desaparecerá con un lavado.

Pero … ¿cómo se lo digo?. Será inevitable que nos ruboricemos, al menos yo. A pesar de mi edad soy célibe y nunca he hablado con mujer alguna de sus cuestiones íntimas. Sería una situación muy incómoda. ¡Ya sé!, la mujer mayor de ahí delante. Le contaré la situación y que ella se lo diga a la chica. Entre mujeres estas cosas se tratan con absoluta normalidad. Pero, espera, ahora que pienso, la mujer lleva un velo en la cabeza y parece de rasgos caucáseos. Probablemente, además de que la voy a sacar de su plácido sueño, no va a entenderme y encima el chófer me va a oír y se va a desternillar viendo como trato de explicarle con gestos, a la señora, lo de la menstruación de la chica. Mejor no.

Mientras sigo cavilando cómo resolver el problema paseo la mirada por el charquito y veo que se ha unido a otro situado debajo del asiento contiguo. Sigo desplazando la mirada y encuentro nuevos rodales de líquido rojo debajo de cada asiento, por cierto también del mismo color.

La humedad de nuestra zona, la temperatura ambiental, el material plástico rojo y soluble de los asientos y el efecto condensación ocuparon mis pensamientos desde Santa Faz hasta Alfonso el Sabio.

Rafael Olivares

VI Pujada a la Penya del Frare – Muro d’Alcoi (24-Marzo-2013)

La representación de A TO TRAPO para esta carrera estaba compuesta de Pepe Gil y David Gil, y Duna, hasta ahora el único perro que compite en el club ¿alguién se anima?

Quedamos a las 8.40 del domingo 24 de marzo.

Riiinnngg, suena el teléfono.
David: ¿Sí?
Pepe: Ya estoy bajo
David: ¿No habíamos quedado a las 8.40? Son las 8.30
Pepe: Sí, pero ya estoy bajo.

Cojo unas barritas energéticas, un plátano y unas galletas y me monto en el coche con Pepe camino a Muro de Alcoy, tocaba desayunar en el coche.

Galerias Conchip 2013-03-27 12-15-50

Pepe ya venía avisando toda la semana de que tenía molestias en un gemelo, y yo ya me imaginaba lo que iba a pasar… La representación de A TO TRAPO se quedó en David Gil y Duna 🙂

Como siempre, empiezo el último. Duna tiene pánico a la megafonía y a las aglomeraciones de gente. Lo bueno, es que se corre sin presión y solo queda ir adelantando a gente.

La carrera comienza con una gran bajada de 200 metros para coger el cauce del rio Agres. Esa bajada es la típica que tienes toda la carrera en la cabeza, porque sabes que a la vuelta te va a tocar subirla. Durante cuatro kilómetros corremos bordeando el río, para empezar con la gran subida que llega hasta el kilómetro 9. Transcurre entre diferentes tipos de terreno, senda, asfalto y pista, pero se puede correr casi todo el tiempo.

En el kilómetro 9 empieza una bajada en picado de 1km, hay que llevar mucho cuidado ya que es muy técnica y cualquier despiste hace que te vayas al suelo. Pepe me recuerda que hace unos años ya tuvo algún percance.

Una vez acabada la bajada, cruzamos por debajo de las vías del tren y empieza lo peor, 5 km de sube y baja, 4 de los cuales coinciden con el camino de ida. Para los que llevamos pocos kilómetros en las piernas, se hacen largos y la última subida, no se me quita de la cabeza.

Pero bueno, como siempre, llegamos a la meta, habiendo adelantado a 23 personas, con un tiempo total de 1h 50 minutos.

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
David G Senior M 01:50:47 216 149

II Cross de Orgegia – Alicante (24-Marzo-2013)

Cuando me llegó el mail de 15cumbres con el aviso para el II Cross de Orgegia no dudé mucho en hacer la inscripción, recordándome en muchos entrenamientos que hice hace un par de años con un compañero por esta zona; una zona que siempre me gustaba porque hay un ‘poco de todo’ y correr por ahí sirve para todo tipo de carrera.

La hora de salida a las 11h –muy bien– sin madrugar! Sin embargo: cada vez me pregunto a mí misma: ¿Porqué no pasar los domingos como las personas «normales»? ¿La respuesta? Pues –soy así y aunque a veces cuesta– no quiero cambiar esta parte de mi vida. Me imagino que a la mayoría de nosotros les pasa igual.

Cómo no nos conocíamos personalmente (hasta ahora!), habíamos quedado Eva, Adrián y yo a las 10.45h para calentar y hacer una foto.

El tiempo un poco raro: no hacía frío, pero corría aire que hacía temblar pero cuando salió el sol incluso hizo calor.

La salida puntual a las 11h para las dos categorías: corredores y senderistas.

Los primeros metros por asfalto – después a meterse al campo. Un recorrido rápido con subidas para correr, suaves como también la mayoría de las bajadas; menos una que casi me paré para pensar como bajarla. Dos opciones: coger las ramas que había en los arbustos al lado o a deslizarse sentada … elegí la primera, la de las ramas (más porque temía quedarme sin la parte de atrás del pantalón si hubiera bajado sentada).

Llegando a meta ya estaba Adrián que a pesar de los problemas en los gemelos le fue muy bien la carrera. Eva casi sin haber entrenado últimamente por el hombro no tardó en entrar por meta – a mí me parecía bastante relajada!

Por mi parte: otra vez las mismas molestias con la pierna; sin poder coger ritmo; corriendo mayor parte con dolor – pero da igual: a terminar! Y a seguir – que quedan muchas carreras en la cabeza!

En general: un recorrido bonito, rápido y técnicamente no demasiado exigente, perfecto para empezar con las carreras trail y/o montaña.

Único punto negativo: la señalización no siempre ha sido muy clara! Sobre todo en un cruce donde se podía perder el camino fácilmente – y eso casi me ocurrió a mí; suerte que iba con un grupito y decidimos ir por el camino correcto… pero otros se perdieron, tenían que volver y buscar el camino.

Un placer conocer a Eva, Adrián y Ramón – y:
Adelante para el siguiente objetivo: 28/04 Elche!!!!!

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Adrián SenM 00:52:18 44 25
Ramón MasM 00:55:51 69 9
Adi VetF 00:57:27 89 3
Eva SenF 01:06:53 144 10

2ª Marató i mitja La Perimetral a Benissa (23-Marzo-2013)

El año pasado fueron Josemi, Juanjo, Antonio, Edu y Jaume. Y todos coincidieron que era una gran carrera. Y me lo dijeron tantas veces y con tanto entusiasmo que este año decidí no perdérmela. Espero que yo sea tan convincente y decidáis todos hacerla el año que viene.

IMG_2549
Haz click en la foto para ver el álbum completo

En esta ocasión hemos ido Antonio, Edu, Fran, Juanjo y un servidor. Nos vimos todos con ese aspecto curioso que tenemos a las 5 de la mañana vestidos de corto, con una linterna en la cabeza y sonriendo. Yo tenía las expectativas altas y creo que se quedaron cortas.

Correr por las montañas de Alicante es siempre bonito. Pero correr por las sierras de la Marina Alta, con el mar a tus pies, viendo amanecer con el Peñón de Ifach y Sierra Helada de fondo… Para todo lo demás Mastercard. Con razón se acaban pronto las inscripciones. Se sube Oltá y Bernia y luego se hacen 5 cumbres más antes de meta. Y la mayoría del recorrido tiene unas vistas de robarte la respiración, especialmente la vuelta a Oltá y el cresteo, con constantes trepadas, por Bernia.

Yo no soy el más aventurero del grupo Ñ, así que quizás me corrijan. Pero en ninguna carrera he visto algo parecido técnicamente al Bernia en medio de una Ultra. No es que no se pueda correr, es que difícilmente se puede andar durante bastante distancia. Cuerdas, cadenas … parece una vía ferrata. Es único. Y todo el esfuerzo se queda en parco con la recompensa que te ofrece.

la foto 1
Haz click en la foto para ver el álbum completo

En lo referente a la carrera el mejor consejo es el que me dio Edu. Me acompañó hasta que ya no pude seguirle allí por el km 25. Esta carrera empieza cuando se baja Bernia en el km 35. Quedan 30 km, y se ha hecho la mayor parte del desnivel. Pero será por el esfuerzo anterior o porque la cabeza minusvalora lo que queda por delante, esos 30 km se hacen muy largos. Mi teoría es que tras Oltá y Bernia, poco puede superar lo ya recorrido. Te falta la belleza del paisaje que antes te ha llevado en volandas.

Esta carrera es dura. No son los 65 km de otras. Ni los 3500+ de otras. Cualquier carrera de estas características es siempre un reto físico y de cabeza enorme. Pero ésta en concreto os prometo que no os dejará fríos aunque hayáis hecho muchas otras antes. Hice los últimos 10 km con un amigo, veterano del Montblanc; me pidió no entrar juntos en la meta pues quería tener un recuerdo él sólo pues era de las carreras que más le había costado. Según la organización había 500 insctitos y 370 en meta.

En fin, os animo a todos a entrenar esta carrera y correrla. Tomaos el tiempo que necesitéis, hay 16 horas de tiempo máximo y mucho para disfrutar. El año que viene confío poder estar allí con todos los que decidáis venir.

Y no me quiero olvidar de mandar un abrazo fuerte a Jesús y a Juanma. Esperamos que os recuperéis pronto y volvamos a quedar a las 5 00 en la salida.