XXIX carrera Popular Hoz del Huécar – Cuenca (5-Junio-2016)

Quince kilómetros para disfrutar

Alguien dijo un día que el ciclismo es un deporte único ya que el espectador ve de cerca a los ciclistas de élite, campeones del mundo, medallistas olímpicos, incluso en ocasiones puede hasta tocarlos y eso lo hace un deporte especial. Pero en lo que muchas veces no reparamos los corredores populares, es que en los miles de carreras que se programan a lo largo de la geografía eso también ocurre, con la diferencia de que además podemos competir junto a ellos, contra ellos en cierto modo. El pasado domingo tuve el privilegio de compartir línea de salida con Juan Carlos de la Ossa, uno de los mejores fondistas de nuestra historia, para mí siempre ha sido el más “keniata” de los corredores blancos de España, fue todo un privilegio al alcance de todos.

02La carrera popular “Hoz del Huécar” llegaba a su XXIX edición y el día acompañó para que esta carrera, que ya peina canas, se convirtiera en una fiesta de principio a fin. La prueba comenzó puntual en el centro de la ciudad nueva de Cuenca y tras un callejeo de un par de kilómetros comenzó su ascenso por la carretera conocida como de “Palomera”, pasando por debajo del puente de San Pablo, donde las Casas Colgadas observaban desde la altura. Es a partir de ahí cuando el paisaje, las fuentes cristalinas, los cortados calizos, la profunda hoz y el río de aguas claras hacen de “la hoz” una carrera especial, once kilómetros de subida con rampas durísimas a mitad. A partir de mediada la carrera comienzan los toboganes rompepiernas que apenas permiten la recuperación tras el duro esfuerzo. Transcurridos 13 kilómetros del total se alcanza el punto más alto de la capital, más allá del barrio extramuros del castillo. A partir de aquí es cuando empieza lo verdaderamente duro, un descenso vertiginoso con rampas de gran desnivel que llevan del castillo a la plaza mayor hasta atravesar los arcos del ayuntamiento, todo ello entre los aplausos y las miradas curiosas de los turistas. Una serpiente multicolor, recurriendo de nuevo al mundo del ciclismo, avanza a toda velocidad buscando la línea central de la calle, de unos 30 cms. de ancho que es donde únicamente no hay pavés ya que a esta altura cualquier ayuda es poca. Como un convoy sin frenos se desciende lo más rápido que se puede, de ahí su dureza, cuando las piernas han memorizado un ascenso de 13 km, dos son pocos para deshacer lo ya hecho.

Al final Juan Carlos, el “Tete”, arrasó, Sonia Plaza volvió a reinar y los casi 1500 restantes disfrutamos como sólo sabemos hacerlo: sufriendo. ¡viva la Hoz!

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Julián VET C MASC 1:04:05 148 18

10k Villa de Santa Pola (4-Junio-2016)

2016-06-08 14.23.03Una carrera nocturna totalmente plana y por la costa con unas vistas y un ambiente espectacular donde el pueblo se vuelca, nos recibe de muy buen agrado sin importarles que se corten calles y quede colapsado de corredores durante horas, se unen a la “fiesta” animando!

Este año no podía perderme el 10k ya que a la media maratón no pude por lesión y hacía 7 años consecutivos que no faltaba. Hacía solo tres semanas que corrí la maratón de Vitoria y solo había entrenado para recuperar.

Una hora antes de la carrera nos acercamos a retirar el dorsal y había un gran ambiente ya que eramos más de 2400 corredores, es una gran oportunidad para reencontrarte con compañeros y amigos. Vi a Joel de A To Trapo preparado con su dorsal “torcidamente” colocado, nos saludamos y ya me dirigí a calentar unos minutos antes.

Llegó la hora y me coloqué al lado del globo de 45′, las sensaciones fueron muy buenas, hasta el km 7 llevaba buen ritmo pero justita a partir de ahí empecé a encontrarme más cansada y pensé no pasa nada estoy todavía modo maratón así que la acabé lo mejor que sé, “sonriendo” y agradecida por todos los ánimos recibidos incluso de los mismos corredores en plena carrera!

Palante como los de Alicante

runneralicantina

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Juan Carlos VETERANOS C 0:38:36 123 6
Joel SEN MASC 0:40:12 189 70
Majo VETERANAS C 0:47:10 620 5

VI Cross Serragrossa (5-Junio-2016)

Domingo 6 de la mañana, suena el despertador y todavía mi cuerpo recuerda la carrera de la tarde anterior en Benissa, bonita y divertida carrera de unos 10km. Con el desayuno en marcha empiezo a despertar a mis compis de carrera, Sonia y Cristina. Los tres eramos novatos en hacer dos carreras en menos de 15 horas, Benissa y Serra Grosa.

DSC_2531A las 8:45 llegamos a la espalda del Colegio Jesuítas y aparcamos el coche sin problema. Bajamos a  recoger el dorsal y empezamos a ver el buen ambiente que había en la zona de Salida-Meta. El tiempo en principio se portó, nublado con una temperatura muy buena para correr. Después de recoger el dorsal nos volvemos al coche a acicalarnos con nuestros diferentes bártulos carreristas (gafas, gorra, visera, geles, cremas, gps, etc ) .

A las 9.30 se da la salida, minutos antes hizo su aparición el astro rey, señal de sufrimiento después de dormir poco y haber corrido el día anterior. La carrera empieza con una gran cuesta que se hace notar y empezamos a sudar casi sin movernos. Subidas increíbles, bajadas de locura, escalada, vistas impresionantes del skyline de Alicante, vistas impresionantes de la Albufera, de El Cabeçó, del Maigmó, del Mediterráneo.

P2310946La carrera va avanzando y estamos deseando que llegue el avituallamiento, necesario porque el calor va haciendo mella. Después de refrescarnos un poco continuamos la marcha y esta edición, comparada con la de 2014, en el segundo tramo de la carrera cambiaba de dirección, lo que antes se subía ahora se baja y viceversa. Últimos 2 km con una subida tremenda que nos hace caminar en vez de trotar y llega el último kilómetro, de bajada, de disfrute por el trabajo realizado, de buenas sensaciones, de recuerdos de un fin de semana atípico por las dos carreras, nos vamos preparando para salir bien en la foto de la gran Mariví, que no falla nunca. Llegamos a la última curva, ya se ve la meta, al gran Big Mike con su preciosa frase que me encanta escuchar… » Bienvenido a casa»…

Cada vez me gusta más esta carrera, si puedo, el año que viene repetiré y espero veros conmigo para poder compartir esta gran experiencia…  Hasta el año que viene

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Ernesto VET-C-MAS 1:09:58 133 24

Circuito Marina Alta 2016

BenissaEste año es el 20 Circuito de la Marina Alta 2016 y se han incorporado 2 poblaciones con respecto a la edición anterior. Estas son Denia y Benitatxell aunque no cuentan, no son puntuables y con ellas hacen un total de 12 pruebas. Ha estado muy bien, empezó a finales de febrero, ha finalizado a principios de Junio y me ha mantenido en forma algo más de 3 meses. Es una buena manera de pasar la mayoría de los sábados por la tarde entre el viaje y la carrera. De las 12 pruebas he hecho 9 y por lo tanto este año si me corresponde el regalo final del circuito que es un chaleco(+de 6 pruebas).  De todos modos si alguno decide apuntarse el año que viene y tiene derecho a este regalo que vaya con el dorsal puesto a recogerlo se ahorrará un viaje al coche. Las pruebas que más me han gustado han sido Xabia, Ondara y Denia. Así que esta última deberían hacerla fija para los años venideros. Tanto yo como mi amigo Ernesto hemos sido muy regulares en los tiempos, tan solo en Benissa yo he tardado un poco más de lo habitual debido  a las cuestas que ha hecho que me parara una vez para terminar de subir. Agradecer la presencia de nuestro presidente Jesús Jurado que nos dio un subidón con su participación en esta última carrera. Así despido la temporada y doy la bienvenida al tiempo de relajación y descanso. Saludos para todos, sean felices corriendo y no se olviden de la cerverza del fin de semana, muy importante. Nos vemos en la próxima carrera y Munich cada vez más cerca

Retazos. 4.

Nada es igual después de un sueño profundo arrullado por el monótono susurro del oleaje.

Desde hace varios lustros, ¡cuántas veces nos ha serenado el mar! ¡De cuánta inquietud ha sido testigo su oleaje! Como si cada ola lamiera, curando, la herida del que se acerca a su orilla.

¡Tantos matices que aprender de las olas! Serenas, cuando se deslizan suavemente sobre la arena, violentas cuando se interponen obstáculos, insistentes, capaces de romper la roca de los arrecifes, devastadoras los días de tormenta cuando el mar desata su rabia contenida y las olas, como látigos retorciéndose, golpean sobre sus propias entrañas.

El mar, ese mar donde tienen cabida desde los más grandes cetáceos hasta los minúsculos pececillos inapreciables por el ojo de buey, ese mar donde los mejillones aplauden el concierto de los delfines, cabalgando a lomos de los caballitos, ese mar donde el temible pez espada se desliza rasgando las profundidades azules de las aguas mientras los peces aguja van cosiendo sus desgarrones y evitando así que se deshilache esa falda que rodea la cintura de la tierra para que no quede desnuda.

Ya sé que ahora rompe el embrujo decir que los peces espada atraviesan también los cadáveres de los refugiados ahogados, que buscando la vida encuentran la muerte en este mar, y que los bancos de tiburones se multiplican como en Wall Street.

Sí, ya sé que rompe el embrujo pero no por eso voy a dejar de decirlo.

El mar saca a su orilla después de la tormenta lo que nace en él o un día llegó de cualquier parte, troncos, algas, rizomas, jibias, cañas, algún pez descabezado, caracolas, piedras sin aristas, como las contracciones estomacales de un ser vivo arrojan al exterior todo lo que daña su organismo.

Como si la energía inagotable que se renueva periódicamente, no sabemos si por influjo o reflujo de la luna, y le sacude las entrañas y lo limpia de todas sus impurezas, se contagiara con su proximidad después de tantos años escuchando su rumor, rozándose o zambulléndose en él.

¿Tendrá algo que ver que en él esté el origen de la vida?

Como si la cadencia, el susurro, la violencia, el fragor del mar, todos esos cambios en su estado de ánimo adormecieran, relajaran, excitaran, atemperaran los flujos sanguíneos de quien junto a él pasea.

¿Será quizá ésa la razón por la que, desorientados, buscamos a su lado la renovación de la vida, del impulso para sobrellevar sus problemas, la búsqueda del empujón que a veces nos hace falta para seguir caminando y reponernos del cansancio de tanta monotonía?

Sea cualquiera la causa, el vaivén de su movimiento acuna, relaja, adormece, como si nos arrebatara el fardo que nos impide volar sobre las miserias y lo desmenuzara hasta volatilizarlo y liberarnos de su pesada carga.

Como la ola que se ondula y se repliega y regresa a los abismos abisales para volver con nueva energía como si fuera, tantas veces repetida, la primera vez que se asoma sorprendida a la arena.

San Juan, 26 de mayo de 2016.
José Luis Simón Cámara.