XXXVI Maratón de Valencia (20-Noviembre-2016)

Correr un maratón no se puede explicar, hay que vivirlo. Es como la mayoría de sentimientos en la vida, el amor, el nacimiento de un hijo, si no se experimentan, no sabes realmente qué significa.

Hace dos años hice por mi cuenta y sin inscripción oficial, con pinza, como hacemos los de A To Trapo, 42km. Digo hice, no corrí. El año pasado culminé por primera vez la distancia oficial de 42,195km en Murcia, aunque en el kilómetro 36, «el muro», reventé y una sobrecarga me obligó a marchar en lugar de correr durante 4.000 metros y acabé en poco más de 4 horas. Este año me inscribí en el Maratón de Valencia del que tan bien me habéis hablado la mayoría de compañeros, con la intención de cumplir el objetivo de «correr» toda la distancia y bajar de 3:45, pero la constancia y los resultados en las pruebas de 21k y 10k durante el año me animaron a marcarme al final un nuevo objetivo: bajar de 3:30, bajar de 5’00» el kilómetro de media los 42k.

2016-11-25-10-03-40En Valencia éramos dos #atotrapo, Juan Punzano y un servidor y con objetivos creo que muy parecidos. Desde estas líneas quiero mandar mucho ánimo a Juan y convicción de que a la próxima lo conseguirá, puesto que esta vez varios problemas durante la prueba le impidieron conseguirlo. Calambres, malestar, muchos de aquellos recuerdos que tengo de Murcia y que «hay que vivirlo» para saber que en esta distancia puede pasar de todo. Hemos tenido la suerte de correr la primera etiqueta oro de España en la prueba reina. 19.000 inscritos en 42k y 8.500 en 10k. Ambientazo y un clima bastante bueno: 16ºC constantes durante las 3 horas, nublado casi hasta el final que salió el sol y sólo un poco de viento racheado que molestaba en las zonas más abiertas del campo de fútbol del Levante y junto al río.

La mayoría de vosotros sabéis mejor que yo de qué va esto y conocéis a la perfección el recorrido, prácticamente plano, aunque pique ligeramente hacia arriba del 11 al 18 y del 24 al 30. Para el que no lo conozca, aquí va mi experiencia.

20161120_142243Salida puntual a las 8:30. Por desgracia o por suerte para mí, salgo en el segundo cajón, puesto que la organización me puso más pegas que facilidades en las semanas previas, para adelantar mi salida junto a los que considero que era mi grupo y entre los que estaba Juan Punzano. Al final salgo a las 8:37, por detrás de unos 1.000 corredores sub 3:45. Comienzo fuerte, por debajo de 4’40» y haciendo «eses» buscando mi hueco y adelantando a los que iban por encima de 5’00» el kilómetro. Todo en la vida requiere de experiencia para mejorar y el atletismo no es una excepción. Nueva lección aprendida, puesto que en el kilómetro 5, ya llevaba 250 metros de más realizados. Al final corrí 500 metros de más sobre los 42,195. Hay una línea amarilla pintada en el suelo para algo. En cualquier caso, iba cómodo y rodando a 4’50» (mi ritmo) hasta el kilómetro 16, donde me tomo por primera vez algo de bebida isotónica, pero me sienta fatal y me descompone el estómago en el kilómetro 18. Toca saber sufrir (la clave para hacerlo bien en las distancias largas). En el 19 me tomo el primer gel que da la organización y en el 22 empiezo a recuperar sensaciones. En el 25 me encuentro por primera vez con mi mujer y mis hijas y recibo ese aporte de energía que ninguna bebida energética ni alimento puede igualar. Sin embargo, en el kilómetro 26, junto al río y picando ligeramente hacia arriba, comienzo a notarme cargado, pesado, cansado. Toca volver a saber sufrir. 20161124_080533Me estaba tomando el segundo gel, pero en el 29 vuelvo a tomarme el tercero. Cruzamos el centro histórico de Valencia y llegamos al kilómetro 33. Aquí está el punto de inflexión de «mi» carrera. Me tomo el primer gel de cafeína y empiezo a encontrarme mejor. Después de 6km por encima de 5’/km vuelvo a mejorar el ritmo. Alcanzo a Juan y me preocupo por su estado, me dice que está tocado, pero que acaba. Yo miro el crono y me doy cuenta que voy en tiempo. Me crezco. Empiezo a llorar de alegría y a creerme que lo puedo conseguir. Voy a 4’45» y adelantando a todo el mundo. En el 37 me tomo el último gel de cafeína pensando que me llevaría hasta la meta, pero durante 2.000 metros sigo notando que las fuerzas son las justas y entra en juego el factor mental. No dejo de repetir en voz alta «José, cabeza, rueda». Así a 5’/km hasta el 40. Veo a mi familia por segunda vez. Recojo una gorra de Chocolates Marcos Tonda que llevaré puesta hasta la meta. La pendiente es ligeramente cuesta abajo. El ambiente es increíble. Acelero por debajo de 4’30» el kilómetro. Grito, lloro, estoy pletórico. Dos kilómetros finales en los que el cuerpo responde y la mente explota de alegría.

Y al fin, entrada en meta con los brazos abiertos y exultante. Una meta en un entorno único: la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Alfombra azul. Los que ya lo habéis vivido, sabéis de lo que hablo. Los que todavía no, espero que lo podáis disfrutar pronto.

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Jose Ant. T. VET MASC A 3:28:28 4230 997
Juan P. VET MASC B 4:22:18 13301 3076

Cursa de Muntanya de Girona – Trail 25 km (20-Noviembre-2016)

2016-11-19-10-21-39Tenía en la cabeza hacer un viaje a Girona para ver a mi tía y mis primos y me llega a través de Fb el anuncio de una carrera de montaña allí mismo, la Cursa de Muntanya de Girona. Sí, ya sé que el funcionamiento de las redes sociales no se basa precisamente en el azar, pero bienvenida sea esta “casualidad”.

2016-11-20-09-33-39Miro de qué trata la carrera y veo que son tres pruebas, la exprés de 18 km, el trail de 25 km y la larga de 55 km. No le quito el ojo a esta última, tiene una pinta estupenda, se sale de Palamós, en la costa, con llegada en Girona atravesando Les Gavarres un macizo lleno de bosques espesos. Me tengo que contener porque pueden ser muchas horas de carrera y el fin de semana es corto además la semana siguiente tengo la K25 y no es cuestión de llegar reventado. Así que me decido por el trail de 25 km y 1.100 m+.

Girona es una ciudad muy bonita, la zona antigua con el Barri Vell y la judería se encuentra entre las murallas y el río Onyar, un laberinto de calles estrechas y casas de piedra muy bien cuidadas, orgullo de sus habitantes y últimamente muy revalorizada por haberse rodado allí parte de la última temporada de “Juego de tronos”. Mitomanías aparte, recorrer el barrio, tomar un café o cenar en uno de sus muchos y coquetos restaurantes, ya vale la pena una escapada de fin de semana.

img_7786La tarde del sábado voy a recoger el dorsal y la bolsa del corredor. Mi primo David me presenta a su amigo Gerard Freixas de Klassmark, organizador de esta carrera. Tenemos oportunidad de charlar unos minutos y me cuenta alguno de los otros trails que organiza. Me recomienda uno de ellas, el trail Caps de Creus, una maratón de montaña que sale de Roses y recorre toda esa zona de la costa con 44 km y 2200m+. Está programado para el 7 de mayo de 2017 y también hay una versión corta de 23 km.

El Trail Cap de Creus és molt més que una carrera, és l’oportunitat de conèixer el paradís de la millor manera possible: corrent. Desafia els imponents penya-segats de la costa. Camufla’t entre les siluetes de les roques més capritxoses. Lluita contra el vent i l’onatge. Del mar al cel, del cel al mar. Que els teus passos et guiïn al cor de la Costa Brava. Benvinguts al paradís!

La verdad es que suena muy tentador 😉

2016-11-20-12-36-11Llega el domingo, la salida de la carrera es a las 10:00 desde la Plaça Sant Domènec en la parte alta del barrio antiguo, allí tiene la Universitat de Girona un campus ¡vaya lujo! Somos unos 300 corredores y el día sale ideal para correr, un poco fresco y, aunque daban lluvia, el cielo está despejado. La verdad es que me encuentro un poco extraño pues, como es normal, no conozco a nadie. Veo camisetas de clubs de la zona, se nota que la carrera tiene su tirón, el speaker da referencias de los ganadores y de los tiempos de años anteriores y se nota que el nivel también es alto. Yo sigo mi táctica de mitad del pelotón y ya nos iremos situando.

img_7806Salida a la hora prevista, enseguida salimos de la ciudad pues estamos en la parte alta y cruzamos por unos jardines y unas ruinas de lo que parecía un antiguo recinto amurallado. Los primeros kilómetros son por un camino asfaltado que transcurre al lado de un riachuelo y entre árboles, y sirven para estirar la carrera y llevarnos a una zona boscosa de montes. El trazado es perfecto para disfrutar, caminos y sendas cubiertos de hojas, madroños y castañas, rieras con piedras cubiertas de musgo, helechos hasta la cintura, … De vez en cuando un tramo de pista que sirve de enlace o que se aprovecha para situar algún avituallamiento.

img_7811El marcaje, con cintas cada pocos metros, no da lugar a la confusión, lo que permite relajarse y disfrutar del recorrido, pero sin despistarse pues de vez en cuando toca agachar la cabeza o rodear algún árbol caído que atraviesa el camino. En los cruces, aparte de las cintas hay carteles de señalización. Los avituallamientos correctamente situados y bien surtidos.

En uno de los tramos me encuentro un cartel que pone «¿Te gustaría estar diez pulsaciones por debajo?«, me resulta curioso, pero no le presto mucha atención, no estaba para mirarme las pulsaciones. Más adelante, en mitad de una subida, veo otro con un «¿Te gustaría subir corriendo?«, me fijo más y veo que debajo se anuncia un centro deportivo 😀 , desde luego que eso si que es publicidad directa. Los últimos kilómetros coinciden con los del inicio. Unas calles estrechas nos llevan hasta la plaza donde está la meta.

En resumen, una carrera estupenda que he saboreado desde principio a fin, bien organizada en todos los detalles, que os recomiendo si además queréis disfrutad de un fin de semana en Girona.

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Juanma MSTM 3:15:18 149 18

[Puedes descargar este track en formato GPX y KML]

Este es el recorrido recogido con un Garmin Forerunner 230.

El perfil está dibujado con el programa Perfils. Haz clic sobre la imagen para ampliarlo.cdg

¿Izquierdismo o cretinismo?

El todavía presidente de EEUU por unas semanas, Barak Obama, hace su última visita oficial a Europa para despedirse de sus socios durante estos años.

No acude en primer lugar a Londres, su aliado inquebrantable, ni a París, antigua capital de la cultura, ni al gendarme económico, Berlín. Ni siquiera a Bruselas, sede de la Unión Europea.

Su primera parada es en Atenas, el país peor maltratado por la comunidad económica europea, que ha quitado y puesto ministros y castigos a su antojo en la cuna y sepultura de la democracia. Y allí, además del gesto simbólico de su presencia, ha vuelto a plantear algunas cuestiones de la mayor actualidad como que sólo la austeridad no ayuda a los países en crisis a salir de su situación. Esos países, era innecesario decir a quién o quiénes se refería, necesitan apoyo económico y político, necesitan unos plazos que les permitan recuperarse y sacar poco a poco los pies del plato.

“Es necesario el alivio de la deuda para contribuir a reanudar el crecimiento. La austeridad por sí sola no genera prosperidad. Nos complace ver el progreso que se ha hecho…y queremos seguir codo con codo con el pueblo griego durante este proceso”.

Elogió a Tsipras por mantener elevado el gasto militar, necesario para la defensa del sistema de libertades occidental y también por el recibimiento que la sociedad griega ha dado a los refugiados.

Alertó además ante el auge del nacionalismo étnico y del integrismo religioso. “Debemos ser vigilantes ante el aumento de una especie vulgar de nacionalismo o identidad étnica o tribalismo y del fundamentalismo religioso que se construyen alrededor de un nosotros y de un ellos”. “Sabemos lo que ocurre cuando los europeos empiezan a dividirse y a enfatizar sus diferencias y competir entre ellos… El siglo XX fue un baño de sangre. Y, pese a todas las frustraciones y fracasos del proyecto para unificar Europa, las últimas cinco décadas han sido un período de paz, prosperidad y crecimiento sin precedentes”.

También en la Acrópolis, cerca del Ágora donde se reunían los atenienses en lo que podríamos considerar el primer foro de debate conocido de la historia, y quizá pensando en las recientes y sorpresivas elecciones en su país, habló de democracia.

“La democracia, pese a todas sus dificultades, es la mejor de todas las alternativas porque es el modelo que permite superar pacíficamente diferencias y corregir errores”. “La grandeza de la democracia es su capacidad de sostenerse a pesar de los hombres que la representan”.

Pues bien, contra ese presidente que ha braceado a contracorriente en su país y fuera de él para introducir mejoras que en muchos casos se han quedado en el tintero, acaban de manifestarse, tienen todo su derecho pero también yo para criticarlos, grupos de jóvenes, sindicatos, partidos extraparlamentarios y colectivos anarquistas, todos ellos autodenominados izquierdistas.

Protestar contra quien trata de eliminar las cadenas o al menos de aflojarlas es como tirar piedras contra su propio tejado.

No sé si más que reacciones propias del izquierdismo lo son más bien del cretinismo.

San Juan, 18 de noviembre de 2016.
José Luis Simón Cámara.

XIV Media Maratón de Villa de Petrer (13-Noviembre-2016)

Amaneció el día fresco pero despejado. Llegamos juntos mi hermano y yo a recoger los dorsales, esperando encontrarnos con Eduardo en la zona de salida. Fue un reencuentro agradable. Más de un año sin correr juntos, y además nos juntábamos en casa.

Antes de salir coincidimos con Juan, el cual había venido a hacer la ruta de medio recorrido, 14 km, con intención de prepararse para su verdadero objetivo: la maratón de Valencia. No nos habíamos visto nunca, pero el hecho de compartir equipaje y ser del mismo club, fue suficiente para que nos saludáramos e intercambiáramos sensaciones.

img-20161113-wa0002La carrera empezó a buen ritmo, aunque nos despistamos y salimos en la cola. Eduardo y yo no llegábamos en nuestra mejor forma. A pesar de eso, y sin pretender coger podio, nos pusimos al lío disfrutando del ambiente. La primera vuelta del recorrido fue muy amena, con un par de puntos, los más alejados de la meta, con música para animar el evento. En la zona de la meta los ánimos del público hacían que diéramos un poquito más, es lo que tiene correr en tu pueblo. Conforme fuimos avanzando los kilómetros, se fue notando la falta de preparación. Juanmi iba más sobrado, pero Eduardo y yo empezamos a notar la falta de entrenamiento. Aun así, Eduardo tiro de casta y yo de cabezonería para intentar seguir el ritmo de Juanmi, que, aunque no era fuerte, nos llevaba sin hacer el perezoso. Al final acabamos por debajo de las dos horas, un tiempo no muy bueno, pero suficiente para haber disfrutado sin padecer demasiado.

Lo más destacable: el ambiente y las buenas conversaciones. Me di cuenta que hay gente que para ponerse al día, reencontrarse y pasar un rato divertido, queda para tomar café o unas cervezas. En Atotrapo se queda para correr y así combinar diversión con ejercicio y, sobre todo, buenos ratos.

Adrián

Media maratón

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Juanmi VETERANO B 1:55:00 125 31
Adrián VETERANO A 1:55:07 126 14
Edu VETERANO A 1:55:07 127 15

 

14 km

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Juan P MASTER MASC 1:01:19 26 12

V Pujada Penya Mitjorn – Xixona (30-Octubre-2016)

Me encontraba ante una difícil decisión, ir con toda la tropa a la Volta a la Foia (como me recomendaban Jorge y el Presi) o crecer un poquito más en las carreras de montaña. Al final, después de rumiarlo un poco y pensar donde quiero llevar mis piernas, me decidí por los 22k de Xixona, muy a pesar.

14937470_10154065036319639_8988903267447631602_nHasta última hora pensaba que iba a ir solo, y aunque ya he corrido alguna vez así en Madrid o Roma, se me antojaba algo temerario subir 6k (con 1260+) de golpe en mi segunda participación campestre tras el Trail del Catí. Vía mail me informa el Presi que viene un compi. Así de esta forma conocí a Sergio y, por ende, a su amigo Pablo.

14947948_10154071300869639_5173606556891833342_nLlegamos puntuales a la cita en la carpa de los dorsales y después de las presentaciones y ya cambiados, nos fuimos a calentar. Reflejar que, desde el primer momento, ambos 2, Sergio y Pablo estuvieron dándome consejos y ánimos para lo que venía. Así es que nos hacemos unas fotos para entonarnos y nos juntamos con todos los demás participantes en la línea de salida. Día caluroso que nos llevó a dejar camisetas térmicas y exceso de equipaje en el coche, salió un día increíble para subir a la montaña.

La salida hace que veamos la espalda de Sergio que sale como un tiro. Carreron el suyo, que forma parte de la preparación para la Lurbel. Pablo me anima y me va contando lo que tenemos por delante. Algunas subidas en asfalto, tapones alrededor del castillo y pista hasta llegar al primer avituallamiento en el Km.6. Empezamos a subir, no sin esfuerzo por mi parte, pero la cosa parece que avanza bien. Se pone divertido el trazado por algún que otro barranco, con gente que nos adelanta como si fuera una autentica cabra. Increíble la técnica de esta gente descendiendo por un lecho de rio muy pedregoso. Esta parte tiene unas vistas estupendas, que además iban amenizadas por unos corredores que incluso llevaban música en la mochila (recuerdo un par de Loquillo, jaja). Pablo sigue tirando de mí, y me lleva hasta el segundo avituallamiento, por el km.9.

14962599_10154071217479639_2401289859706150605_nDe nuevo para arriba otra vez, hasta un lugar que se me quedó grabado como “la aguja”. Tuve que hacer dicha subida casi a gatas, viendo más adelante a Pablo, que con su santa paciencia se mantenía pendiente de mí. En la bajada la carrera ya está más estirada y se forman pequeños grupos que comienzan la verdadera ascensión. Consigo llegar al tercer avituallamiento del km.13 y me noto las piernas algo cargadas. Pablo sigue tirando de una cuerda invisible en la que me lleva atado y me dice que ya estamos cerca de la cima. Le “invito” a que suba porque no tengo buenas sensaciones en las piernas. Siendo sinceros nunca había pasado de 1000 metros positivos y los cuádriceps, isquios y gemelos así me lo hacían ver.

Tras la crisis a menos de 100 metros de la cima repongo lo suficiente para poder llegar y comenzar a bajar hasta la meta. En este tramo es donde conozco a Rubén y Fernando. Los 3 íbamos finos, así es que entre la ayuda y ánimos mutuos descendemos los últimos 6 kilómetros, todos ellos de bajada salvo un par de simpáticas cuestas.

No queremos entrar solos y nos juntamos los 3 para cruzar el arco, que, para mi sorpresa, inmensa, tiene como animador a Sergio. Mil gracias por los consejos, los ánimos y la bienvenida a meta. Extensible a Pablo, por supuesto. Espero encontraros en alguna carrera más y desearos toda la suerte en la Lurbel.

Como anécdota, fui uno de los agraciados de los premios de los patrocinadores, aunque me privó de la sesión de fisio por tener que estar en la entrega de los mismos… no se puede todo, ¿verdad?

Ahora a entrenar más y mejor.

¡¡¡Un abrazo a todos y SALUD!!!

Jaime Cangrejo

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Sergio veterano 2:45:49 29 12
Jaime C. veterano 3:47:23 128 64