El fin justifica los medios

No importa pisotear los derechos de las minorías en el Parlamento catalán, incluso los de aquellos que con su tibieza y ambigüedad lo posibilitan.

No importa reprochar al Estado que se resiste al monólogo, no al diálogo.

No importa estimular el desprecio hacia todos los que se enfrentan o simplemente osan poner en duda la limpieza de sus planteamientos.

No importa si se recurre a los sectores más acomodaticios y rancios de la iglesia, como ya tuvo oportunidad de demostrar en distintas latitudes y épocas, sea con Franco, Pinochet o Eta, bendiciendo los cañones, cantando tedeums de acción de gracias o cobijando en sus sacristías a los del tiro en la nuca.

No importa si se tiende una trampa a la policía, incumpliendo el compromiso de evitar la entrada de la gente, soliviantada contra los legítimos poderes del Estado.

No importa propagar, ya desmentidas, imágenes de policías rompiendo uno a uno los dedos de una patriota mientras le manosean las tetas para humillarla.

No importa si, aprovechando las generosas transferencias autonómicas, como Educación, se han utilizado para sembrar en las mentes inocentes de los jóvenes el veneno de la falsedad histórica, el desprecio de esa España que los avasalla, atropella y roba.

No importa si, valiéndose de subvenciones distribuidas entre sus adeptos, especialmente entre los medios de información, se ha conseguido hacer creer a la sociedad catalana que hay menosprecio por parte del resto del país.

No importa si los abanderados de la independencia han estado vaciando las arcas del gobierno y de la sociedad que dicen defender.

No importa si esos mismos dirigentes, que quieren mantener a su pueblo en la inmersión lingüística provinciana y excluyente de una de las lenguas más universales, han estudiado y llevan a sus hijos a estudiar en los foros internacionales.

No importa la compra de la cohorte de sedicentes intelectuales, estómagos agradecidos, firmantes de manifiestos de los incontables agravios de la historia falseada a propósito acariciándose la barriga de sus pretendidos méritos.

No importa denunciar ante la comunidad internacional el pisoteo de los derechos de los ciudadanos, ellos que han pisoteado todos los derechos y deberes de los que emana su autoridad.

No importa vulnerar la Constitución que fue votada por la inmensa mayoría de los ciudadanos catalanes y del resto de España y de la que dimana el poder de la Generalitat.

No importa, grave incongruencia, si ante algunas decisiones administrativas desfavorables se recurre a los tribunales de los que se abomina.

No importa el empecinamiento en mantener la convocatoria del referéndum contra todas las decisiones de los órganos democráticos del Estado de derecho, a sabiendas de que los procedimientos para impedirlo implicarían violencia, casi siempre rechazable, pero en el fondo pretendida para poder ofrecer al mundo imágenes del Estado opresor que impide la expresión de las libertades de un pueblo sojuzgado.

Todo esto no importa nada.

Lo único que importa es la independencia aunque sea fracturando la convivencia, en muchos casos ya irreparable, entre los propios catalanes y con el resto del país.

Ahora ya está muy claro. Eso es lo único que importa.

El fin justifica los medios.

San Juan, 5 de octubre de 2017
J. L. Simón Cámara

Retazos. 23. El viajero.

Hoy, sin chimenea donde reunirse junto al fuego, esos tiempos quedan ya muy lejanos, en torno a la mesa de la cocina, como se han contado siempre las historias, mi hijo, recién llegado del Nuevo Mundo, aún con el cansancio del viajero en el rostro, crecida la barba y con mi nieto pequeño sentado sobre sus rodillas, le mostraba algunos videos del movimiento de las ballenas en el río San Lorenzo, sus chorros de agua, los saltos de los leones marinos mientras nos iba contando, embobados los ojos de pequeños y mayores, algunas de las maravillas de Canadá, aldea, en la lengua de los indios algonquinos. Los horizontes inmensos de aquellas tierras, todavía habitadas por nómadas iroqueses y hurones al sur, por los pies negros o indios de las llanuras al oeste de los grandes lagos. Ríos por donde se desplazaban en piraguas hechas de los troncos vaciados de sus árboles: abedul, pino, sauce, fresno, arce, nogal; bosques donde se cobijan osos, renos, bisontes, zorros, lobos y otras especies. Ríos, lagos y bosques de cuya pesca y caza vivían. Fiordos y zonas rocosas batidas por el agua. Todo eso mezclado con las turbulencias del vuelo que, a pesar de previstas, hacían gritar a algunos pasajeros y agarrarse lívidos a los brazos de los asientos, incapaces de controlar el pánico ante los bruscos descensos y movimientos de la aeronave.

Su mujer, Caterina, ha firmado un contrato de trabajo con la universidad de Quebec y, como si de una tundidora de pieles de principios del siglo XIX se tratara, se ha desplazado hasta allí con más de 300 kilos de peso, pero no de materiales y herramientas para el trampeo, tipo de caza de animales, sino de libros y material para sus clases e investigación. Él para acompañarla y conocer el terreno en que ella va a pasar parte del año. A lo largo de dos semanas han explorado la zona, sobre todo en la inmensa provincia de Quebec, desde Tadoussac a Montreal hasta llegar a Otawa, ya en Ontario. Todas estas ciudades junto al río fueron puntos estratégicos para el comercio de pieles que, como otra fiebre del oro, atrajo a muchos exploradores a los bosques vírgenes de Canadá y fue uno de los orígenes de los conflictos entre franceses, ingleses y norteamericanos, mientras los nativos miraban sorprendidos cómo les iban arrebatando aquellos advenedizos las tierras de sus antepasados. Durante mucho tiempo las pieles de castor sirvieron de moneda de cambio entre las poblaciones de Norteamérica y Europa, como la sal en Europa durante la Edad Media. Un fusil equivalía a 12 pieles de castor, un hacha a 2

Aquellas luchas se reflejan aún en los usos lingüísticos, en la gastronomía y en los caprichosos trazados fronterizos. Quebec se diría un enclave francés por la lengua y la abundancia de quesos y carnes, como en la antigua metrópoli.

Su relato me recordaba ¡cómo no! otra historia de 700 años atrás cuando Marco Polo, ya preso en una cárcel de Génova, capturado tras una batalla naval entre genoveses y venecianos, comienza a recordar sus andanzas por Armenia, Persia y la India hasta llegar a las lejanas tierras del Gran Khan. Mientras las va contando a sus compañeros de prisión, que escuchan incrédulos tantas maravillas que las creen fruto de su imaginación, le manda a Rusticello, ciudadano de Pisa, preso con él, escribir todas estas cosas que él cuenta en buen orden.

Y si me remontaba más en el tiempo a las historias que ante de dormir contaba Ulises a sus amigos después de sus largos y azarosos viajes.

Han cambiado los tiempos, han cambiado los lugares, pero la fascinación por lo desconocido, por lo nuevo, sigue trasportándonos a terrenos más sorprendentes que los de nuestra imaginación.

 San Juan, 22 de agosto de 2017.
José Luis Simón Cámara.

Estampas campestres. 6.

Cuán,
de inquietantes desvelos apartado,
cayendo, de vez en cuando, suavemente
junto a mí, arrancada por el viento,
una flor del jazminero,
tranquilo y sereno,
mirando en el cielo las estrellas
a las que apunta el ciprés, esbelto y puntiagudo,
yazgo
en el sencillo catre de dos palos cruzados y una lona
en medio del patio
y rodeado del silencioso y penetrante perfume
del galán de noche y los jazmines
sin otro cuidado,
no porque no los haya,
que el ir cerrando los ojos dulcemente
y esperar que el sueño venga,
como cada noche,
a reparar las heridas
que cada día nos inflije,
casi siempre absurdamente,
el devenir de los asuntos.

Escrito en El Siscar, la madrugada del 25 de julio de 2017

Retazos. 17.

Me acercaba esta mañana al bar donde suelo tomar café y he visto desde lejos a una señora moviéndose con el teléfono en la mejilla. Era la primera vez que la veía. Ya en el bar me sitúo al fondo de la barra. A mi izquierda hay un caballero calvo con traje, zapatos de cuero brillante, tomándose una tostada con tomate y una gran botella de coca-cola. Mientras ojeo el periódico y me tomo el café observo el movimiento del personal. Entra la señora de la calle y la veo más de cerca. Zapatos de tacón alto, desmesuradamente puntiagudos que dejan ver casi enteros los huesudos y sensuales dedos de la finura de su talón de Aquiles, provocadoramente desnudo. Sigue con el teléfono en su estilizada mano y pide un café. En el lugar que parecía haber ocupado estaban los restos de otro.

— Esta mujer no tiene fin con los cafés.

Dice el caballero calvo al que ella se ha aproximado. Los vasos de sus consumiciones están juntos en la barra. Ella se acerca y aleja de la barra y su acompañante con ese vaivén impreciso del que se desplaza sin rumbo mientras habla por el móvil. El barman interviene:

— Yo también me tomo 6 ó 7 al día.

El señor calvo comienza ahora a hablar por el móvil mientras se aleja de su posición en la barra empezando el mismo juego de la dama pero en distinta dirección a la de ella.

— Hola, sí, quería hablar contigo para preguntarte dónde os envío las dos cajas de nísperos. Sí, una para ti y otra para él. Ya, ya sé que no es necesario, lo hago por gusto. Además, ya están preparadas.

Mientras camina le hace señal al camarero para que le deje una hoja y un lápiz.

— Sí, no te preocupes, tengo el gusto de que probéis los productos de mi tierra, pero tienes que decirme la dirección a la que los envío porque no creo que deba enviarlos al Congreso.

El camarero le tiende una hoja en blanco y un bolígrafo.

— Dime, por favor, la dirección. Bueno, o ¿me la envías mejor por wasap? ¿Si? Vale. Muchas gracias, Carmen. Hasta la vista.

Se aproxima nuevamente a la barra y pide la cuenta.

— 5.80 Euros.

— ¿Ha incluido el último café de la señora?

— Sí, está todo pagado.

Ambos, señora y caballero, se alejan, ella caminando como con desgana, despidiéndose y dejando a su paso un halo de elegancia por la estancia más bien acostumbrada a ropajes y pasos desaliñados, a rostros cuyo aliento huele a wisky, a coñac, a anís del mono.

Picado por la curiosidad asomo la cabeza por las cristaleras junto a las que voy a dejar el periódico y veo, ya camino de Muchamiel, a un chófer con uniforme sacando brillo a un coche. Al llegar la pareja a su altura abre las puertas traseras del vehículo y, haciendo una leve inclinación al paso de la señora, las cierra, primero la de la señora y con bastante agilidad la del caballero, sube él al asiento delantero y, sin apenas ruido, desaparece en el primer cruce a la derecha de la carretera y ya no puedo suponer siquiera cuál es la dirección que toman.

San Juan, 4 de mayo de 2017
José Luis Simón Cámara.

Retazos. 16.

Nunca alejado de la vida y la obra de Miguel Hernández por razones poéticas, políticas, biográficas y vitales, he vuelto estos días a pasear por esa ciudad que desde mi casi infancia he contemplado desde arriba, desde lo alto de la sierra, desde el Seminario de San Miguel o balcón de la vega, cuya vista alcanza hasta el mar. Desde allí se puede seguir con la vista o en su defecto con la imaginación el curso del río desde cuando pasa por las proximidades de la catedral de Murcia, a lo lejos emergiendo de los vapores del río y la ciudad, hasta la torre de Guardamar, hecha por los americanos que trajeron a miembros de una tribu india libre de vértigo, ambas visibles desde esta atalaya. Entre una y otra ese hábitat casi único en la geografía humana en el que apenas hay extensión sin casas, desperdigadas por la huerta entre los muchos núcleos urbanos dispersos y ajenos a fronteras difuminadas a lo largo del río.

En aquella época, eran los años 50-60, bajábamos del monte a la ciudad, de paseo, en filas de dos, uniformados con la sotana, la beca blanca doblada sobre el pecho con el corazón sangrante prendido de su blancura y el bonete puntiagudo rematado con la borla azul en la cresta. La gente nos miraba pasar ya como parte del paisaje y nosotros, sangre en ebullición, andábamos ansiosos por llegar a las orillas del río, ya a las afueras de la ciudad, para quitarnos todos los arreos, sotana, beca y bonete, y ya libres de aquellas ataduras, corretear entre las cañas, subirnos a los sauces, doblar los mimbres, saltar de rama en rama y desfogar nuestra energía, aprisionada por la disciplina de todos los días en aquella capilla sin alegría, en los refectorios silenciosos, donde un buen rato al menos, teníamos que escuchar la monótona lectura de “La imitación de Cristo y menosprecio del mundo” de Tomás de Kempis, o al medio día algún relato sobre “Las montañas rocosas”, esto algo menos aburrido, mientras echábamos por entre los huecos del basto pavimento cucharadas de aquella sopa que hacía asomarse a las ratas para devorarla.

Los días de viento utilizábamos los guardapolvos como paracaídas y emprendíamos carreras aprovechando los declives del terreno y el fuerte viento que casi nos hacía levitar, bastante ligeras las carnes en aquella época juvenil.

Quizá fuera los jueves cuando hacíamos ejercicio, consistente a veces en fútbol o balón cesto, otras en gimnasia con el Sr. Villagrasa, un entrenador ya mayor para nosotros, moreno, con el pelo negro siempre brillante y pegado al cuero cabelludo, sin despeinarse en ningún momento. Otros jugaban al frontón con pala o a mano.

Siempre nos llamaba la atención observar la mano de don Juan Martínez o de Don Jesús Imaz, ambos aficionados al frontón y con los dedos meñiques de la mano medio deformados de los golpes a la pelota. Uno de Burgos y el segundo vasco. Y era los jueves, después del ejercicio y la ducha cuando, exhaustos, nos sentábamos en una amplia sala donde nos hacían escuchar música clásica. Era el momento ideal para que aquella sinfonía de sonidos penetrara plácidamente en aquellos jóvenes cuerpos cansados como semilla en tierra preparada para acogerla en su seno.

Un día unos compañeros mayores que nosotros pretendían echarnos del frontón donde ya estábamos jugando y pasó por allí justamente el Señor Rector, Don Juan Martínez. Se lo dijimos a él, que se limitó a decir: “Prior tempore, potior jure”. Nos quedamos perplejos pero los mayores lo habían entendido muy bien y abandonaron el frontón dejándonos a nosotros continuar el juego.

San Juan, 13 de mayo de 2017.
José Luis Simón Cámara.