Lisístrata

Se abren, después de tanto tiempo, tantas posibilidades. No sé. ¿Adónde ir? Por otro lado la tentación de quedarse en casa no es pequeña. Aceptada, interiorizada la sumisión a órdenes jamás vistas, parece que desaparezcan si no las ganas, sí al menos la necesidad incontenible de salir que parecía asediarnos al principio del estado de alarma. Como si la furia, como si la rebeldía se hubiera amansado, se hubiera domado como un potro salvaje tras la férrea doma del cowboy.

Es hermoso el espectáculo de un caballo haciendo cabriolas bajo la férula de un jinete en la arena del coso, pero cuánto más hermoso es ver a ese corcel salvaje, indómito, recorrer las llanuras hinchándose la nariz del viento de la pradera.

La verdad es que, con tantos protocolos, mascarillas, geles, distancias, colas de espera, se quitan las ganas de salir a la calle, de recorrer los bares en busca de los mostradores llenos de las tapas más variadas, cuando las había y estaban a la vista, porque ahora o no las hay o están ocultas a la vista para protegerlas de las miasmas que generamos. ¡Somos tan acomodaticios! El hombre es un animal de costumbres. La misma especie es capaz de vivir a 50 grados bajo cero en las zonas más frías del planeta y a 50 sobre cero en los desiertos saharianos. Nos acostumbramos a todo. De algunas historias de adaptación al medio no quiero ni acordarme. Inevitablemente se me va la mente hacia, por ejemplo, “Portero de noche”. ¿Quién lo podría pensar? Llegar a añorar al propio torturador del campo de concentración. ¿Acaso es posible imaginarlo? Si no fuera real no podríamos creerlo. Porque además del confinamiento oficial, gubernativo, inevitable, también hay luego otra escala, quizá más delicada aún, el confinamiento familiar, aunque no sujeto a multa, sí al pago de otras monedas de cambio, no sé si más caras como es el caso, y lo sé de buena tinta, de algunos amigos a los que las parientas o “domadoras” o “máquinas de reñir”, como dice mi amigo Pinki, les han amenazado si no con la estratagema de Lisístrata, con otras parecidas. No me resisto a recordar la astucia de Lisístrata para conseguir sus objetivos. Lo cuenta Aristófanes en la comedia que lleva el título de esta mujer opuesta a las interminables guerras entre atenienses y espartanos. Las mujeres griegas, alentadas por Lisístrata, iniciaron una huelga de sexo hasta que los hombres acabaran la guerra. Éstos, incapaces de aguantar la huelga, más dura para ellos que la propia guerra, se vieron obligados a una cumbre a la que los espartanos acudieron, de tanta abstinencia con el pene en erección, para negociar la paz, única forma de satisfacer sus necesidades sexuales. Curiosa historia que encierra muchas enseñanzas, entre ellas que tanto la belicosidad de los varones como su inagotable apetencia sexual, vienen de bastante lejos. Estamos hablando de una historia contada por Aristófanes el año 413 antes de Cristo, hace ya la friolera de 2.400 años. En todo ese tiempo no solo no se han apaciguado esos impulsos sino que se han exacerbado aún más. Quizá convendría recordar estas enseñanzas de la historia. “Historia, magistra vitae”, la historia es maestra de la vida. Aunque no quiero dar ideas a ese movimiento feminista que podría plantearse conseguir algunos objetivos recurriendo a métodos ya probados con éxito en época de Aristófanes. Por lo que a mí atañe, estaría en la mejor disposición de ánimo para cambiar las batallas de sangre por las guerras de amor. Para vuestra tranquilidad, si la OMS os tranquiliza, los coronavirus no se transmiten sexualmente, sí por la saliva. Pero hay mucha geografía que recorrer hasta los labios.

San Juan, 27 de junio de 2020.
José Luis Simón Cámara.

Fronterizos.

Como si no hubiera pasado el tiempo, ayer, 21 de junio de 2020, nos reencontramos después de cuatro largos meses. Tampoco es para tanto, diréis, yo me paso muchos meses más por razones de trabajo sin ver a mis hijos, o yo incluso años sin ver a mis amigos al otro lado del Atlántico. Y tenéis razón. Pero yo no estoy hablando de trabajos en una plataforma petrolífera de los mares del Norte ni en relaciones familiares con miembros emigrados a los Estados Unidos de América. Yo estoy hablando de un país mediano, si no pequeño, como España, y de dos provincias limítrofes como son Alicante y Murcia, si bien con esa variante división administrativa, heredada del romanticismo más individualista del siglo XIX, pertenecientes a Comunidades Autónomas diferentes, nueva frontera añadida a la provincial. No es mi propósito hablar de estas arbitrarias divisiones administrativas, tan lejanas a menudo de la realidad humana de sus habitantes, no pienso invertir ni un solo segundo más de mi vida en estas ridículas cuestiones, pero inevitablemente tengo que hacer referencia a ellas pues condicionan mis amistades, mi parentesco y mis afectos. Tan es así que durante casi 100 días no he podido cruzar la frontera o raya divisoria, sólo existente en las cartografías de la administración, porque jamás he tenido que saltar un obstáculo para cambiar de provincia. Cuanto más que mi padre nació a 500 metros de la marca fronteriza en La Aparecida, pedanía de Orihuela, perteneciente a la provincia de Alicante, y mi madre, a menos de 500 metros de la misma raya en El Siscar, pedanía entonces de Murcia y ahora de Santomera, provincia de Murcia. Raya fronteriza que coincide en un largo tramo con la Rambla del pantano de Santomera, normalmente seca y esporádicamente desbordada y amenazante. Acabo de decir que “no he podido cruzar la frontera”. Expresión absolutamente inexacta. Porque sí he podido. Hubiera debido escribir “no he debido” porque poder podía. ¿Qué autoridad política o policial hubiera podido decirme que el árbol al que estaba subido pertenecía a una u otra provincia, a una u otra comunidad? Y si el árbol fuera fronterizo, qué rama pertenecería a una u otra provincia? Eso por no hablar de la sierra, donde las águilas, ¿quién decide si esta piedra o aquel guijarro quedan a uno u otro lado? ¡Hemos visto ya tantos cambios de fronteras en tan pocos años desde la 2ª guerra mundial y el telón de acero hasta las guerras balcánicas!

Si hubiera querido hubiera podido saltarme la raya, nací casi en el filo de la navaja, por uno de los muchos lugares en que ésta se diluye, se deslíe, se difumina, se borra. Pero ¿de qué hubiera servido? ¿Sólo por el placer de pasar al otro lado? ¡Cuántas veces me he acordado de Cicerón, no sé si en “De senectute” o “De amicitia”, cuando habla del respeto a la ley y dice algo así como que es mucho más grave saltársela por poco que por mucho, porque saltársela por poco implica menos respeto que saltársela por mucho. También de Gide, en otro intento de consolarme. “La sensación de deseo es más fuerte que la satisfacción del mismo”. Anoche finalmente y en el incomparable marco del chiringuito del reciento de fiestas del Siscar sin fiestas, en medio de la huerta, con ese fresco que sólo posee la vega cuando sopla el levante, hemos podido sentarnos y conversar amigos y parientes después de tanto tiempo. En la mesa pequeños y variados platos de pisto, michirones, caracoles, variantes y montaditos de chorizo, morcilla, panceta. Esos sabores de nuestra tierra que ya paladearon nuestros antepasados y que siguen contribuyendo, pequeños placeres, a nuestra merecida felicidad. ¿Acaso nos vamos a resignar a esa malintencionada y amedrentadora afirmación de que esto es un valle de lágrimas?

San Juan, 22 de junio de 2020.
José Luis Simón Cámara.

Salir

Hoy, a pesar de las reticencias de alguno de los colegas, más bien partidario de seguir, por prudencia, el confinamiento, hay que tener en cuenta que ya rozamos o rebasamos los 70, para entender las razones de tanto comedimiento, se nos han disparado las ansias de salir a campo abierto. Y ¿qué horizontes más abiertos que Anchas Castilla? Parece que la expresión viene de los tiempos de la Reconquista. Estaban tan despobladas aquellas tierras que cualquiera que se adentrara, poco menos que podía establecerse a sus anchas como siglos después los repobladores del Este llegándose a la conquista de los inmensos territorios del Oeste, sólo poblados por aquellos indios que desaparecían y aparecían como por ensalmo marcando las puertas de las chozas con los mismos colores con que se pintaban la cara y dejando unas flechas emplumadas temblando en el dintel. La fiebre del oro obedeció a muchas circunstancias. Huida de la miseria. Aparición del ferrocarril. Leyenda de dorados inexistentes. Relatos fantásticos sobre las venturas, miserias y pasiones desatadas por las minas de oro. La búsqueda de lo nuevo, de lo desconocido, siempre ha deslumbrado a los humanos frente a la monotonía, el aburrimiento, la repetición de lo diario. La mayoría de las veces sucumbimos a la comodidad en la vida, si monótona y repetitiva, también serena y apacible. Pero otras veces, no sé si cansados de esa monotonía, no sé si hartos de tanta repetición o más bien deseosos de poder añorarla de nuevo, nos enfrascamos en aventuras quizá ya impropias de ciertas edades o reivindicándolas a pesar de los años.

¿Por qué renunciar al Himalaya si está ahí puesta nuestra vista?

¿Por qué renunciar a subir a Cebreiro agarrándonos, de tan empinado, a las raíces de los árboles, remojando los pies doloridos del camino en las frescas aguas de aquellos riachuelos, recobrando las fuerzas perdidas con la cecina largo tiempo colgada del techo y curada por el humo de los matorrales, refrescando el gaznate con los vinos del Bierzo? ¿Por qué renunciar a esa visión lunar de las Médulas donde los romanos, ya víctimas de la fiebre del oro, lo extraían explotando a los esclavos cuyos huesos reposaban en las ergástulas aún visibles en las calles de Astorga? ¿Por qué renunciar a saborear el cocido maragato de aquellos carreteros que transportaban por cerros y collados sus vasijas y alimentos artesanos? ¿Por qué renunciar a caminar, sin prisa eso sí, una noche de luna, guiados por los aullidos de los lobos al astro de las sombras? ¿Por qué renunciar, es tan poco frecuente, a la placentera incomodidad de dormir una noche bajo la protección de un árbol, escurriéndose las mantas sobre las puntiagudas pinochas y escuchando el ulular de los mochuelos? ¿Por qué renunciar a esas ilusiones tantas veces soñadas y por qué no, tantas veces rozadas con la punta de los dedos? ¿Por qué renunciar a la contemplación de esos pináculos de piedra levantados a un dios, temeroso de su imponente agudeza? ¿Por qué renunciar a esas imprevistas tormentas nocturnas que descargan las bóvedas del cielo sobre los bosques del Pirineo? ¿Por qué renunciar a esos caminos interminables dorados por las mieses que los envuelven cabrilleando como un mar? ¿Por qué renunciar a esos alineados campos de vides donde el mismísimo Baco instalaría su tienda? ¿Por qué renunciar a esos castillos donde se encierran para siempre los sueños de dulces damas y de graves caballeros? Pues no, no pensamos renunciar a esas imaginarias y no por ello irrealizables ilusiones al alcance de nuestra mano. Así que hoy mismo, sin dejar pasar un día más, nos hemos puesto manos a la obra y hemos desempolvado los viejos mapas del camino y los horarios del ferrocarril que nos llevará a la frontera de nuestros sueños.

San Juan, 17 de junio de 2020.
José Luis Simón Cámara.

Revelaciones

Estamos asistiendo, aunque el pueblo infiel no lo crea ni valore, a una nueva subida de Moisés al monte Sinaí, en busca de las tablas de la ley, escritas como entonces a sangre y fuego. Ya sé que los incrédulos de siempre menospreciarán o se burlarán de estas nuevas y generosas manifestaciones del Altísimo a sus fieles servidores, encarnados en esta ocasión en un antiguo ministro del gobierno de España, en un humilde y prolífico rector de Universidad y en un purpurado de la iglesia de Cristo. He aquí algunas muestras de lo que el todopoderoso ha revelado a los mortales desde su infinita sabiduría.

Uno de los afortunados ha sido Jorge Fernández Díaz que, cual nuevo Saulo tocado por el rayo en el camino de Damasco, cayó del caballo en Las Vegas, convirtiéndose en celoso propagador de la buena nueva y, en los jardines del Vaticano de boca de Benedicto XVI, primer papa emérito de la larga historia de la Iglesia, escuchó estas inolvidables palabras: “El diablo quiere destruir a España. El diablo sabe los servicios prestados por España a la Iglesia de Cristo, conoce la misión de España, la evangelización de América por España, el papel de España durante la Contrarreforma, la persecución religiosa en los años 30….El diablo ataca más a los mejores y por eso ataca especialmente a España y la quiere destruir.” Y añade el ex-ministro que dijo: “No lo conseguirá si aplicamos cuatro herramientas: humildad, oración, sufrimiento y devoción a la Santísima Virgen”.

El ilustrísimo rector, José Luis Mendoza, nos dio a conocer desde la cátedra de la Universidad de Murcia estas inefables revelaciones: “Las fuerzas oscuras del mal, en cada generación aparece el anticristo, y aquellos que les sirven, con gran poder, queriendo usurpar el nombre de Dios… ¿Por qué ya en las Olimpíadas de Londres se anuncia el coronavirus? Aquellas imágenes de los féretros ¿por qué Bill Gates, Soros, anuncian hace años que se avecinaba el coronavirus? ¿Cómo ha venido esto? ¿Por qué motivo? Y quieren también controlarnos cuando se encuentre la vacuna con un chip a cada uno de nosotros para controlar nuestra libertad. Pero ¿qué se han creído, esclavos y servidores de Satanás?”

Y, aunque hay otros profetas, incluso en el mundo de los trovadores, se nos ha instruido también y muy especialmente por un purpurado, por un príncipe de la sacrosanta iglesia católica, apostólica y romana, su Ilustrísima el Arzobispo de Valencia y Cardenal presbítero de San Pancracio extramuros, académico de la Real academia de la Historia y otros muchos títulos que lo adornan y os ahorro, por Antonio Cañizares. “Porque el demonio existe, eh?. En plena pandemia, intentando llevar a cabo investigaciones para vacunas y curaciones. Nos encontramos con una dolorosísima noticia de que una vacuna se fabrica a base de células de fetos abortados, así de claro”. “Eso es despreciar al hombre mismo, primero se le mata con el aborto y después se le manipula para ¡Ay, qué bien, ya tenemos una vacuna! No señor, tenemos una desgracia más obra del diablo, eso es lo que quiere el diablo. La eucaristía es un antídoto contra el diablo”.

Y todo esto no lo ha dicho en una conversación informal entre amigos ante la barra de un bar, no, lo ha dicho revestido de todos los atributos del cardenalato, solideo, mitra, báculo, anillo y palio en la solemne misa del Corpus Christi y en la catedral de Valencia, impartiendo su magisterio pastoral.

Estas son las declaraciones de nuestros preclaros hombres, encumbrados a las más altas dignidades. Afortunadamente tenemos los antídotos para todos estos males que nos acechan.

San Juan, 19 de junio de 2020.
José Luis Simón Cámara.

Incomunicación.

Se me quitan las ganas de abordar algunos temas, especialmente los referidos a la actualidad política, con mis amigos. Suelen ser diálogos de sordos o monólogos sucesivos. Cada cual tiene un punto de vista cristalizado sobre la realidad que mira y habría que colocarse las gafas del otro para, viendo la misma realidad, valorarla de otra manera. Lo curioso del asunto es que la realidad que hay, la realidad que vemos, la realidad sobre la que hablamos, es la misma. Se basa en hechos, en discursos, en decretos, en leyes. Y todo eso está ahí. No es discutible. Son hechos reales. Tanto hechos como leyes, como discursos o discusiones públicas de los responsables políticos. ¿Cómo es posible que sobre esa misma realidad formada por todo ese conjunto de elementos, haya posiciones o visiones o puntos de vista o análisis no solo distintos o diferentes sino enfrentados, opuestos?

 La única explicación que veo es el posicionamiento previo.

Tú estás en desacuerdo con este gobierno y vas encajando cualquier hecho, cualquier ley, cualquier manifestación, cualquier discurso, en la casilla adecuada para que el resultado coincida con tu posicionamiento previo.

El otro, el oponente, está de acuerdo con este gobierno y utiliza el mismo método de análisis. Irá ajustando toda la realidad a las casillas correspondientes para que le corroboren sus puntos de vista.

¿Cuáles pueden ser las causas, digamos a priori, por las que un ciudadano se posiciona contra el gobierno?

1ª Porque considera que ha tumbado al anterior gobierno con malas artes. Una moción de censura apoyada en discutibles decisiones judiciales de corrupción económica del partido del gobierno.

2ª Porque se ha apoyado esa nueva mayoría en la “traición” del PNV al partido del gobierno, con el que había llegado a acuerdos de legislatura.

3ª Porque el actual gobierno no sólo ha posibilitado y aceptado, a cambio de prebendas, la traición del PNV al gobierno derrocado, sino que se ha aliado con todo tipo de social-comunistas bolivarianos, filo-etarras e independentistas que pretenden saquear y desintegrar España para conseguir su único objetivo: la toma del poder.

Puede haber otras razones más pero creo que éstas son de suficiente peso como para justificar sus posicionamientos a priori sobre cualquier decisión que adopte ese gobierno, legal, porque formalmente cumple los requisitos legales, pero, ilegítimo, según ellos, porque éticamente ha hecho volar por los aires acuerdos tácitos comúnmente aceptados desde la transición democrática.

Y ¿cuáles serían las razones por las que un ciudadano se posicionaría a favor del gobierno?

1ª Porque, aunque judicialmente no haya habido resoluciones indiscutibles sobre la corrupción económica del partido en el gobierno, ha sido tal el número de casos por toda la geografía española, en muchas ocasiones evidentes pero desestimados por defectos de forma que, por salud democrática, hacían necesario un cambio de gobierno.

2ª Todos los gobiernos nacionales de cualquier signo desde la instauración de la democracia, han recurrido a los partidos minoritarios periféricos, siempre a cambio de concesiones más o menos confesables o inconfesables, para llevar a cabo sus políticas, conservadoras o progresistas, según unos u otros. En suma para mantenerse en el poder.

3ª Porque el actual gobierno, desde su óptica por el rechazo de Ciudadanos a formar mayoría con él y por la no abstención del PP a un gobierno en minoría o porque el PSOE no puso todos los medios para convencer a Ciudadanos en la formación de un gobierno de coalición ni tendió puentes para conseguir la abstención del PP, acabó abocado o prefirió un acuerdo con esas fuerzas nacionales o periféricas, tan legítimas como cualesquiera otras.

Cada cual tiene sus razones. Quizás ayude para llegar a alguna síntesis, tratar de mirar la misma realidad con las gafas del otro por si se observan matices que pongan en duda mis planteamientos.

Volvemos a Descartes. La duda metódica como forma de análisis. Conseguir alcanzar una verdad segura, de la que no se pueda dudar, para sobre ella cimentar otras verdades.

En cualquier caso, cambiando de gafas o mirando la realidad sólo con las propias, tendremos que admitir la posibilidad del error. Nadie tiene el monopolio de la verdad.

Lo que es de todo punto rechazable es el penoso espectáculo que algunos de nuestros políticos de cualquier signo están dando a los ciudadanos. Nunca, desde ningún posicionamiento, se debe faltar al respeto a nadie. Y, aunque ya muy repetida, creo que hay que volver a incidir en la famosa frase de Evelyn Beatrice Hall, biógrafa de Voltaire, al que se atribuye:

“Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo.”

Lo que nunca podremos decir con seriedad, aunque se escucha, frustrados por el fracaso de nuestros proyectos, que consideramos los mejores, es que vivimos en tiempos que recuerdan los de aquella dictadura en la que no existían los derechos de opinión, de reunión, de asociación y de manifestación. Y si alguien se atrevía a ejercerlos pagaba con sus huesos en lo cárcel o, peor aún, en las comisarías, donde lo normal era la tortura y lo excepcional un bofetón.

Pues eso.

San Juan, 14 de junio de 2020.
José Luis Simón Cámara.