XXV Subida al Santuario de Santa María Magdalena – Novelda (30-Julio-2011)

Impresionante reducido pero de calidad el grupo de aventura elegido para tamaña aventura de esta prueba atlética multitudinaria de las Tierras del Mármol, con unos mil cuatrocientos participantes. Nos vemos más tarde de lo previsto en la zona de recogida de dorsales porque a mí me pilló el toro, lo cual me parece que dio pié a algo de cachondeo antes de mi llegada. El Santo Job (Ignacio), la Sultana del califato de Petrer (Reme) y el guerrero de las tierras del Norte (Mark) me esperaban pacientes a mí, como cronista y portador del anillo (el de casado) único.

Haz click en la foto para ver el álbum completo

Yo era el único de los cuatro sin musiquita y sin más, con retraso de 15 min. y con objetivos distintos empezamos la prueba. El Santo quería entrar en una hora aproximadamente, el guerrero de las tierras del Norte no tenía otro objetivo que disfrutar de la prueba, al igual que la Sultana, que “no tenía prisa”, por mi parte lo único que pretendía era conocer la prueba y tratar de no tener que recordar que me lesioné el Martes entrenando y que el fisio me recomendó que no hiciera la prueba para recuperar mejor mi sóleo.

Comenzamos y llegamos a Meta en una pista de atletismo abarrotada de público animado y acompañantes eufóricos, los primeros 4 km. son bastante llanos, aquí ya nuestro grupo se dispersó. La subida no es tan dura como la del refugio de Ibi, ni mucho menos, sólo 800 mts. poco exigentes y vuelta de 7 kms con casi ninguna rampa. Antes de empezar la verdadera subida al Monasterio en el Km. 4, ya pasa de vuelta Andrés Micó, ganador de casi todo, y embajador de Villena que vuela ya en solitario de vuelta hacia el polideportivo.

La presencia de público tanto en el pueblo como en la subida al Monasterio es muy numerosa, también muchos vecinos de chalets, manguera en mano ofreciéndose a remojarnos, aunque los esquivé la mayor parte de las veces.

En el km 6 mi pierna me hizo recordar las palabras del fisio y tuve que bajar el ritmo que llevaba desde el segundo km y así hasta el final, a trancas y barrancas, parando y arrancando, tratando de no pensar en el dolor y pudiendo llegar a la meta de forma decente, de modo que llegué fresquito de cabeza, pulmones y corazón pero tocado de pierna derecha.

Antes de recoger la camiseta, calcetines y demás obsequios (manzanilla, sobres de “paellero”, trofeo acreditativo, camiseta, calcetines…) veo al Santo llegando a meta con cara de esfuerzo, pero llegando para cumplir su objetivo y le doy un alarido de ánimo que pronto agradece, a la Sultana y al Guerrero del Norte no los veo llegar.

Tras acuarius y sandía, mi amigo Michel al que encontré en el km 3 me acompaña a darnos un bañito reconstituyente a la piscina del polideportivo que está tras la grada del público y vuelta al coche, satisfecho y feliz de haber podido participar y conocer esta más que recomendable prueba, aunque fastidiado porque mi pierna me recuerda que no podré salir a trotar el Domingo con mis compañeros.

Juan Enrique

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Juan Enrique Veteranos A 0:52:10 377 86
Ignacio Veteranos D 1:00:18 908 57
Mark Veteranos C 1:04:21 1139 112
Reme Veteranas B 1:08:39 1257 18

Nocturna por el valle de Guadalest (30-Julio-2011)

En aras de nuestra preparación para una de las carreras de montaña más clásicas del calendario, Carros de Foc y sabiendo que es muy fácil perderse en ella ya que se juntan diversos factores, ausencia de marcaje, terreno técnico y desconocido, posibilidad de meteorología adversa, nuestro Presi organizó una Masterclass en manejo de GPS en el Aula de Formación del Albergue de Campello, donde el profesor fue nuestro amigo Jaime y los asistentes Juanma, Jesús y el que suscribe (Juanjo). Allí pudimos degustar una infusión bien fresquita de hierbas de la tierra y unas galletitas mientras Jaime nos iba introduciendo en los manejos de este instrumento «El GPS, ese gran desconocido».

Haz click en la foto para ver el álbum completo

Una vez con la lección bien aprendida que mejor manera de ponerla en práctica que organizando una jornada nocturna de entreno, tenía que ser un entreno largo, duro y de noche para poder ir navegando con el GPS, así que pronto lo organizamos, quedamos el viernes a las 23:30 h en el punto de encuentro para hacer una circular por el valle de Guadalest con llegada por la mañana para degustar un buen almuerzo. Así que allí estábamos las tres “J” del equipo Ñ (Jesús, Juanma y Juanjo) a las que se sumaron dos “J” más, Jaime (que nos acompañará en Carros) y Juanjo (mi tocayo), de manera que como el buen jamón, éramos las Cinco Jotas.

A las 00:45 más o menos en la plaza del pueblo de Guadalest nos poníamos en marcha, dónde una panda de jóvenes nos miraban con extrañeza mientras escuchaban música y bebían, “dónde irán éstos disfrazados de tal guisa”.

Desde la plaza tomamos una calle empinada que tras pasar por las piscinas nos dejaría en la carretera que llega a la presa del pantano, fuimos transitando por ella hasta que alcanzamos la cabecera del mismo y atravesamos su presa, para tomar la carretera que lo rodea y al ritmo de trote cochinero en las bajadas y llano y caminando en las subidas, le fuimos dando la vuelta admirando el paisaje de pueblos iluminados que se encuentran en la ladera de la Sierra de Aitana (Guadalest, Benimantell, Beniardá, Benifato, Confrides, …), tras unos cuantos kilómetros pronto giramos a la derecha y comenzamos la ascensión hacia el primer collado de la noche, el que separa el Morro Blau del Castellet, al ir ascendiendo pronto nos dimos cuenta que la noche iba a ser especial, unas nubes de niebla de manera discontinua nos iban envolviendo y acariciando nuestra piel con húmedo manto, convirtiendo la noche en tenebrosa y llena de misterio y encanto a la vez. En el collado giramos hacia la izquierda y casi sin darnos cuenta estábamos en el Castellet, paradita para avituallar un poco y para abajo por la pista. En cuanto comenzamos la subida que nos conduce al collado que da entrada al Barranc de la Canal, la niebla era ya total y como cíclopes dejándonos llevar en algunos casos por la intuición y en otros por el GPS, penetramos en dicho barranco. Aquí fue como un microclima las nubes desaparecieron, pero conforme nos íbamos acercando a la parte alta del barranco nos vimos de nuevo envueltos en ellas, desde la parte alta del barranco nos fuimos desviando hacia la izquierda para alcanzar la cumbre de la Mallà del Llop, segundo punto de avituallamiento y ocupado por un gran ganado de cabras a las que sólo pudimos oír y ver sus brillantes ojos mirándonos sorprendidas.

Haz click en la foto para ver el álbum completo

Con mucho cuidado ya que la visibilidad era nula, cogimos el sendero que recorre toda la Serrella hasta el alto del Regall y desde aquí ir descendiendo por pura intuición hasta alcanzar el runar que nos introduce en el Barranc del Moro, del que hicimos acopio de agua fresca en una de sus cristalinas fuentes, desde aquí y ya con buena visibilidad comenzamos al trote la bajada hacia el pueblo de Fageca, al llegar a éste giramos hacia la derecha para coger el PR de Famorca en el que aparecieron varios sapos saltando despavoridos al deslumbrarlos con nuestros frontales.

Famorca y su campanar nos recibieron, nos encaminamos a su fuente para reponer los depósitos, comer algo y comenzar la que sería la subida más dura de la noche, un zig-zag continuo sin descanso hasta la Font del Noguer, qué bonito, Famorca poco a poco se iba quedando a nuestros pies y su campanar nos despedía con el repique de su campana. Subimos a muy bien ritmo y casi sin darnos cuenta estábamos ya en la Font del Noguer reponiendo agua, éste sería nuestro último avituallamiento. Desde aquí nos dirigimos al Collado del Barranc de la Canal, dónde el amanecer y las nubes nos daban de nuevo su bienvenida y nos sumergimos de nuevo en sus aguas de algodón en las profundidades de la Canal, al final de ésta tomamos de nuevo la pista que nos conduciría hacia el Castellet para comenzar una larga bajada hasta las aguas del pantano. Las nubes habían desaparecido, el sol comenzaba a despuntar y el valle nos daba de nuevo la bienvenida con todo su fulgor, sin tregua nos dirigimos al coche para regresar a casa y poder, unos dormir, otros ir de compras al mercadillo y otros de paseo con la mujer.

En fin, un gran entrenamiento dónde hemos podido poner en práctica nuestro manejo con el GPS y rodeados de un entorno admirable y muy buenos amigos con los que compartirlo.

Carros de Foc nos espera y nosotros la esperamos a ella.

Este es el recorrido y el perfil registrado con un Garmin Forerunner 210. Las marcas aparecen cada cinco kilómetros.

[Puedes descargar este track en formato GPX y KMZ]


XXII Triatló de Antella (23-Julio-2011)

El pasado sábado tuve la oportunidad de participar en el XXII Triatlón de Antella. Ya me habían hablado bien de ella, pero lo pude comprobar a mi llegada.. La prueba se inicia en l’assut de Antella que es una mini presa donde van a parar las aguas que abren desde la presa de Tous. Un sitio recomendable para ir con la familia, excursión, chiringuito, baño…….Amabilidad en el pueblo por los cuatro costados, así que después de comer en el chiringuito e intentar dormir bajo de un árbol….a dejar la bici, los trastos y al agua.

Haz click en la foto para ver el álbum completo

La natación como os he comentado se desarrolla en la mini presa, donde la corriente en contra de la primera parte me hizo perder bastante tiempo «toca seguir currando en la natación», una vez fuera del agua la bici también fue algo durilla ya que había que subir dos puertos y una vez arriba tuvimos la suerte de que a esta carrera se le abre paso especial para que pasemos justo por arriba de la presa de Tous «impresionante obra» donde todos nos recreamos con las vistas, y de ahí para abajo siguiendo la corriente de las aguas que constantemente tira la presa. Boquiabierto me quedé, que cantidad y que cantidad de agua. En las fotos lo podéis comprobar.

A dejar la bici y ahora tocan los 8,2 km de carrera que se hacen algo durillos, pero que al final, piano, piano se consigue acabar en medio de un pueblo que se vuelca con esta prueba. Al final han sido 1.200 de natación, 31,2 km bici y 8,2 km de carrera.

Otra prueba más en el bolsillo.

Ahora a seguir entrenando la siguiente y como diría un blog amigo: Nos quedan km por hacer.

Feliz verano.

Nombre Categoría Swim Bike + T1 Run + T2 Total Puesto general Puesto categoría
Tista V1M 0:29:24 1:17:17 0:47:05 2:33:46 333 74

Enlaces sobre esta prueba

Terapia de choque

Haz click en la imagen para ver las fotos

Después de la carrera nocturna de Xàtiva, algunos regresamos con la moral un tanto remojada. Es que eso de que llegues y te encuentres que han quitado la meta desmoraliza a cualquiera. ¡Y eso que habíamos avisado que «llegaríamos para comer»!. Quizás ese margen tan amplio debió asustar a la organización y decidieron plegar velas con rigurosa puntualidad.

Con Carros de Foc a menos de un mes, algo teníamos que hacer para recuperarnos. Lo mejor para superar un SMBP (Síndrome de Moral Baja Postraumática) es una terapia de choque y cuanto antes mejor. Está comprobado, si la superas ya no hay quien te pare.

Había que embarcar a todo el equipo Ñ y diseñar una ruta para la ocasión. Nada de irse lejos, al Cabeçó que lo tenemos cerca. Con la colección de tracks que tenemos, corto por aquí, le doy la vuelta a éste, pego aquí este trozo … Et voilà!, sale una ruta de diseño: 23,5 Km y más de 1.900 m de desnivel positivo. Desde el parking de abajo de las cuevas, primero unos kilométrillos para calentar las piernas hasta el Plá del Cabecó y enseguida la primera subida, hasta la cumbre por la cara este. Bajada por las zetas del Racó de Seva y enseguida tomaremos «La directa de Juanjo», también conocida como «El Infierno del Tridente«, y otra vez p’arriba. Sin llegar a la cumbre esta vez, cogeremos la pista a la izquierda y con las piernas ya maduritas,  trotaremos 13 kilómetros primero de bajada y después llaneando con algunos toboganes, para retornar al punto de inicio.

Equipo Ñ en posición de revista a las 6:45 am en el parking del Cabeçó. Allí nos encontramos a otro corredor madrugador, Juanjo de Elda, al que invitamos a acompañarnos. Como no nos conoce dice que si. Salimos camino de las cuevas, bajamos por el mirador. En el Pla del  Cabeçó pasamos cerca de las nuevas torres de tendido eléctrico que están montando, ¡no tenían otro sitio!  Si eso no tiene impacto ambiental ya me dirás.

Vamos dando la vuelta a la sierra en sentido contrario a las agujas del reloj y tomamos el barranco que nos llevará directo a la cumbre.  Cuando quedan menos de 200 m se nos echan las nubes encima y perdemos la referencia visual de la cumbre. Con los GPS no nos aclaramos muy bien (¡estamos buenos!). Antonio y Juanjo de Elda deciden ir por la izquierda, Jesús, Edu y yo por la derecha del barranco y Juanjo más a la derecha todavía. Eso es un equipo. Todos llegamos a la cumbre por caminos distintos. Allí ya hay un buen grupo de excursionistas madrugadores. Como no podía ser de otra manera Jesús conoce a varios. Foto en el pilón y hacia el Racó Polset. Allí pensamos en bajar por la pedrera en lugar de por la senda prevista y así nos reímos un rato.

Ya en la pista el grupo se divide. No es improvisado, había premeditación. El equipo ñ minúscula (¡toma!) decide volver a los coches. Jaume, los dos juanjos y yo seguimos con el plan previsto. Ufff.  En la directa sudamos la gota gorda y eso que vamos por la sombra. Cuando ya comienza la última parte de la subida, en lugar de coger el runar, encontramos una senda a la izquierda. También es buena dirección para tomar la pista y nos perdonamos esos trescientos metros de un pasito palante y dos para atrás. Estamos en el 11 y nos quedan algo más de 12 km. Ahora es todo pista de bajada. Por el camino nos salen perdices por todos lados y el sol ya cae a plomo. Vamos rodeando la sierra hasta llegar a la vertiente oeste. Son los últimos kilómetros y vamos racionando el agua. Cada uno a su ritmo, llegamos a los coches. Los «atajos» nos han costado un kilómetro y medio más de lo previsto. Nos despedimos de Juanjo y nos citamos para otra ocasión.

Aunque hemos terminado machacaditos, pensamos que el objetivo se ha cumplido así que nos recompensamos con unas cervezas frías en el poli de Busot y dejamos medio cerrada la salida del próximo fin de semana. Continuará.

Este es el recorrido y el perfil registrado con un Garmin Forerunner 210. Las marcas aparecen cada cuatro kilómetros.

[Puedes descargar este track en formato GPX y KMZ]


I Triatlón de Sierra Nevada (24-Julio-2011)

ESPECTACULAR Y MUY DURO. Esas palabras pueden servir para definir perfectamente lo que fue.

Se anunciaba como el Triatlón más duro del mundo en su modalidad y no creo que se equivocaran mucho.

Tras una serie de inconvenientes previos como la falta de entrenamiento específico acorde a la dureza de la prueba y unos problemillas gastrointestinales a dos días de la misma, me dispuse a competir al precio que fuera.

El sábado por la mañana partía hacia Granada acompañado por mi padre que venía de suporter y compañero, algo que hizo todo mucho mas llevadero.

En un tris nos plantamos en la recogida de dorsales y vimos que tipo de gente se iba a juntar…Que cuerpos!!!; las frases de mi padre eran de tipo «Ignacio aquí no hay ninguno malo», «Esta gente está muy preparada ¿eh?» y «¿Tu sabías que ésto era tan duro?»

Mi acojone empezó a aumentar cuando vi alguna de las rampas del domingo y cuando escuchaba a la gente hablar de la dureza de esos puertos, además de a la organización tachándonos de chalaos por apuntarnos a la prueba larga!!!

Pero bueno ya no había vuelta atrás, así que cenita y pal sobre que a las 4.30 sonaba el reloj.

Llegamos de noche a un pantano chulísimo donde se nadaban los 2.500 metros y en un suspiro estaba pateando y tragando agua, pero a un ritmo muy a gusto y pensando en mis cosas y en seguir a alguien para no desviarme y no hacer mis metros extra habituales.

Salí mas bien atrás del agua, pero nada cansado y dosifiqué en la bonita pero dura subida a pie de 900 metros por un túnel excavado en la roca hasta los boxes, lenta transición y a por los 90 km de bici.

Este sector era el que más preocupaba a todos y con razón. Bajé hasta Granada en un grupito y cuando empezó la subida a Monachil me dejó con gran facilidad. Aquí empezaba lo bueno, así que desarrollo fácil, cadencia de pedaleo y a ritmito recordando a la frase de Mufy «Nacho, ritmo de supervivencia». Sin presión empecé a adelantar, tanto a participantes del corto como del largo, y terminando el primer puerto empezaba a caer la gente echando pie a tierra, y es que la subida al Purche desde Granada podrían ser fácilmente 17 km de continua subida con una última «pared» que te tiraba para atrás. En este punto apliqué la frase de Borja de la noxe anterior (antes de irse de fiesta…) «Ignacio, cabeza fría, piernas calientes». Pequeño descansito y a continuar subiendo para volver a bajar hasta Granada donde coincidí de nuevo con el grupeto del principio y ya en caliente tenía que tomarme mi «venganza» cazándolos uno a uno y dejándolos sin cambiar mi ritmo.

Llegaba lo duro de verdad, 7 km que llamaban «falso llano» y que era un subida continua, 2 km de descanso y un puerto de unos 10 km (El Duque) que empezaba con 3 km de «paredes» entre el 13% y 17% seguidos de otros 7 km al 7%-8% que parecían llanos después de lo anterior. Aquí desembocamos en la Crtra de la Sierra que tantas ganas tenía de subir y que pude culminar no sin dolores en pies, hombros y culo.

Tras una transición desastrosa me lancé a la carrera muy tranquilo recordando los consejos de mis maestros «ultras» «Dosifica hasta el final y llegarás recogiendo cadáveres» y así fué. Andando-trotando inicié la media marathon entre 2.400 m y 2.900 m con un desnivel importante y una falta de oxígeno acuciante dada la altura y las casi 6 horas que llevaba en carrera.

Algunos me pasaron corriendo, pero a todos acabé devolviéndoles el «recado» y es que los ultras que he hecho hasta la fecha me han dado mucha fuerza mental y capacidad de gestión del esfuerzo.

Me encantó correr por las mismas pistas donde 6 meses atrás estábamos esquiando y poder llegar al Radio Telescopio en un ambiente totalmente distinto al invernal. De ahí, ya para abajo corriendo sin parar pese al fuerte desnivel que amenazaba con subirme el glúteo a la nuca para terminar por la pista del Río como todos nuestros días de esquí, subiendo las escaleras y pasando por el arco de llegada en 7 horas 58 minutos con los pelillos de punta, en media hora menos de mi mejor tiempo previsto y una hora menos de lo que esperaba tras ver el perfil de la carrera.

Dos Alhambras para recuperar y recordar donde estábamos y de vuelta pa la terreta.

Pese a haber algunos fallos organizativos sobretodo en los balizamientos, puedo decir que esta carrera es una pasada y que se puede convertir en un referente a todos los niveles. Si a eso le unimos las ganas que tenía desde hace muchos años de poder subir Sierra Nevada en bici, mas el buen tiempo, la buena compañía y la buena marca, puedo calificar la carrera como un Gran Éxito Personal. Esperemos que sea el preludio de otros y que me sirva de aprendizaje para el Iron Man.

Y para mis compañeros de fatigas, que sepan que va a ser la última vez que me dejan participando solo ¿Eh Borja y Bauti??

Ignacio García Rato 7h 58m 28s
Posición: 83 de 180
Cat. 30-34: 24 de 39

Enlaces sobre esta prueba