VII Carrera Solidaria de la Policía Local de Alicante (12-Mayo-2019)

El domingo 12 de mayo, la Asociación Sociocultural de Policías Locales de Alicante (ASPLA), organizó su ya tradicional carrera solidaria anual, y ya van siete, en la que los beneficios que se obtienen de las inscripciones así como donativos, van a parar a una Asociación u ONG que trabaje en favor de colectivos desfavorecidos. Una iniciativa loable, que visibiliza a estos colectivos y potencia la implicación de la Policía en el tejido social de la ciudad.

En esta edición, los beneficios que se obtuvieran serían destinados a la Asociación de Espina Bífida e Hidrocefalia de Alicante, a la que, como ya dije cuando anuncié la prueba, pertenezco o más bien, pertenecemos toda mi familia, hace casi 24 años, desde que nació mi hija Paula con esta malformación. Así que las implicaciones que para mí tenía esta prueba y lo especial que era, pues están claras.

Y allí estuvisteis compañeros de A To Trapo, unos corriendo conmigo, otros que no pudisteis venir por diversas razones pero habéis colaborado, algo por los que os estoy profundamente agradecido.

La carrera en sí discurría por la fachada marítima, con salida en el inicio del Paseo de Gómiz, para entendernos desde el Postiguet, con un recorrido de 8k (pocos para algunos, muchos para otros) que nos mandó en dirección a la cantera para volver y llegar hasta Panoramis y vuelta por el puerto deportivo, zona Volvo, pasarela elevada del Puerto y entrada, de nuevo en meta.

Mi día empezó a las 8 de la mañana cuando recogí junto con mi compañero de trabajo, Pedro, a 4 chicos de mi centro de trabajo, del grupo de corredores que tenemos aquí y que ellos mismos gustan de llamarse “Locos a la carrera”. Alguna vez lo he comentado: ya hace varios años que se ha ido consolidando un grupo de trotadores a los que el deporte y correr, en concreto, les está beneficiando a nivel personal y favoreciendo su normalización. Así que hemos apostado por este programa y se ha creado un buen clima de compañerismo entre todos. Además, por iniciativa de los chicos, sólo se participa en carreras solidarias que ellos mismos se costean, lo que les hace sentirse parte integrante de la sociedad.

Cuando llegamos al lugar de salida ya nuestra pancarta estaba colocada y por allí andaban Juan Enrique, Marc, Jorge, Francisco Martínez y Pablo Aracil. Poco antes de la salida, llegaron el Presi y Gosa. Nos hicimos la foto oficial entre risas porque el Presi traía un sujetador que vete a saber tú de donde lo sacó y que sin más colgó al lado de la pancarta. Hay una foto por ahí en la que Gosa lo lleva enganchado, así que teniendo en cuenta los excesos de la noche anterior, es posible que fuera de su propiedad. Habrá que preguntarle a él para conocer con más detalle la historia.

A las 9´30, se dio la salida, con mucho calor y mucha humedad. Al poco de salir ya el “Presi” nos llevaba a Gosa y a mí con la lengua fuera, apretando porque hoy iba a hacer podio sí o sí. Por delante nuestros compañeros más acostumbrados a correr en asfalto. Buen rollo ente corredores, saludos a los conocidos y así iba discurriendo la carrera. Bueno, esto y los “Ay Mare” y “esto es un infierno” de Gosa, que como ya he dicho acabó algo perjudicado la noche anterior y eso de no pararse ni en los avituallamientos, le estaba pasando factura.

En el Kilómetro 5, el “Presi” dio el tirón y definitivamente nos dejó atrás. Por poco no acabaría haciendo podio, que lástima. Nosotros a lo nuestro, con parada incluida en la pasarela del puerto para hacernos la foto antes de la meta y dejar constancia de que los de montaña también sabemos correr en asfalto, como dice Pili.

En la meta nos esperaba un buen avituallamiento para reponernos. Un 10 para la organización del evento en este sentido y en general.

Y hasta aquí el relato de la carrera, pero no me gustaría acabar sin daros una pequeña reseña de quien es la asociación a la que pertenezco, en sus siglas: A.E.B.H.A. Lo siento, aún tenéis que seguir leyendo un poco más, pero poco, no voy a ponerme pesado.

Deciros que tenemos presencia en Alicante y Provincia desde hace más de 35 años, que nuestro objetivo ha sido y es trabajar por el bienestar de las personas afectadas por esta patología, consiguiendo su plena integración como miembros válidos en nuestra sociedad. Trabajamos por conseguir una plena integración escolar y laboral, por fomentar los avances médicos, por eliminar barreras y obstáculos que, os puedo asegurar siguen existiendo a todos los niveles, sobre todo a nivel de concienciación. En definitiva por tener una vida plena, como el resto de personas sin discapacidad. Hablo en primera persona porque me afecta directamente. Paula tiene 24 años, estudia Filología Inglesa en la UA y mucho de lo que hemos conseguido y los problemas que hemos superado no hubiera sido posible hacerlo sin el respaldo de mi Asociación. Así que va por ellos todo mi agradecimiento y por supuesto a todos vosotros, compañeros de trote y a la Policía Local de Alicante, por tener este tipo de iniciativas.

Un abrazo y nos vemos corriendo.

Jota.

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Juan Enrique VET-B-MAS 0:31:37 21 5
Francisco C. VET-A-MAS 0:37:16 67 25
Pablo A. SEN-MAS 0:42:24 141 25
Jesús VET-C-MAS 0:43:28 158 14
Jota VET-B-MAS 0:45:45 182 43
Gosa VET-B-MAS 0:45:46 184 44

I Trail d’Orxeta (16-Septiembre-2018)

Gracias a un sorteo vía Facebook by KultRace, me tocó una inscripción para el Trail de Orxeta. La buena noticia es que venía mi casi inseparable pareja de hecho, Jota, que estaba ultimando su Ultrapirineu, palabras mayores. También se sumaba Juanma y un amigo rockero del asfalto, Javi. Nos reunimos para subir desde Carrefour y ya en Orxeta nos encontramos con Juanma. Un calentamiento perezoso por mi parte y directos a la línea de salida.

El perfil se antojaba rápido, 15k con 600+, lo que se traducía en una subida a la Serra de Orxeta, y algunos de toboganes más adelante.

Nos deseamos suerte y dan la salida puntual. Aunque venía algo mohíno, antes de salir del pueblo me escapo un poco y en 2k empiezo a subir. Allí curiosamente encontramos el primer avituallamiento… Subiendo me encuentro muy bien y tiro para arriba adelantando a algunos corredores, hasta llegar a la cima y saludar al Puig y a Benidorm, bonitas vistas antes de lanzarse a la bajada, que me tomo con más tranquilidad. Intento contactar con Jota y Juanma, y diviso sus camisetas algo más arriba. También encontramos una buena vista del Pantano de Amadorio mientras descendemos. Ya abajo llegamos al avituallamiento (km.9) y como hacía calor decido tomármelo con calma y beber y comer algo, aunque el próximo punto se encontraba en el km.11, un poco extraño la localización de los avituallamientos, creo yo.

Pues ya saliendo, bordeas casi todo el pantano y te cruzas con algunos andarines que habían empezado la prueba senderista. Nos lanzamos ánimos mutuamente y pasas una serie de túneles y toboganes hasta llegar de nuevo al pueblo, ya con más calor. Allí espera Bigmike, el gran speaker de Kult que nos da la bienvenida siempre de forma genial. Para los que gustarán, la jornada seguía con una paella gigante y disfrute de la localidad.

Perdón por el ladrillo…

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Jaime Veterano 1:42:35 65 26
Jota Master 1:53:25 109 8
Juanma Master 1:56:17 121 11

XVIII Pujada al Montcabrer – Alcoi (14-Mayo-2017)

Bonita carrera la de este domingo en la XVIII Pujada al Montcabrer, dentro del circuito Txixarra trail 2017, en la que A TO TRAPO tuvo una gran representación, no sólo por el número asistentes, sino por lo grande que somos todos: Juanma, José Pablo, Gosa, Jesús Santana, Kike Segura y su chica, Infi y un servidor.

Este año para mí están sucediendo muchas cosas por primera vez, lo cual es una maravilla porque descubro carreras, montañas, sensaciones, no vividas hasta ahora, así que aunque no es la primera vez que subo al Montcabrer, sí lo es mi participación en esta prueba.

Amanece un día despejado, que presagia calor. Desde Alicante partimos Juanma y Jose Pablo Carbonell, para encontrarnos allí con los Gladiadores de Mutxamel; Jesús Santana y el incombustible Gosa.

Recogemos dorsales. A Juanma le corresponde el dorsal 1 y a José Pablo el 2, vamos los que llevan el “Keniata” de turno en cualquier carrera y su fiel escudero, nada menos. ¡Por una vez podemos decir con convencimiento que vamos a correr con la élite!

A las 9 en punto se da la salida desde las piscinas municipales de Alcoy en la parte alta de la ciudad. Somos alrededor de 300 corredores. El ambiente festivo de la salida, las risas y los comentarios se van diluyendo poco a poco conforme va faltando el resuello. Vamos subiendo ya desde el primer metro en dirección a la montaña, hasta que llegamos a la entrada del Barranc del Cinc, donde el asfalto se convierte en pista estrecha obligándonos a ir en fila india.

Este tramo de la carrera es muy divertido, discurriendo entre peñas a modo de cañón angosto que cruza varias veces un cauce con algo de agua y barro. El ascenso es suave con algún que otra subida más dura pero en general muy corredero. Una vez pasado el Barranc salimos a pista y continuamos ascendiendo, por una zona que debió de quemarse hace un tiempo por las huellas que se nos muestran, pocos árboles y los restos de aquellos que se quemaron.

Llegamos al primer avituallamiento, coincido allí con Juanma y José Pablo y nos hacemos los tres una foto. Tras la breve parada continuamos ascendiendo. A la derecha hay una vista preciosa de la Hoya de Alcoy, con la ciudad en el centro.

De verdad que este año da gusto pasear por cualquier montaña, las lluvias y nevadas de este invierno han hecho que cualquier trozo de tierra parezca una alfombra verde, el romero y el tomillo están altos y las flores primaverales salpican de color el campo.

Bueno y tras este paréntesis bucólico, volvemos a la carrera, que ha entrado en bajada trialera en la que me lanzo sin miedo por una vez, algunos ya saben que las bajadas no son lo mío y de verdad que me resulta muy gratificante soltarme y disfrutar de los quiebros del terreno. Llegamos, de esta manera, al avituallamiento de la Foia Ámpla y nada más pasarlo giro a la derecha para enfilar la subida a la cima del Montcabrer. Tranquilidad y poco a poco vamos ganando metros y desnivel hasta que llegamos al punto geodésico de la cima y tras tocarlo cual tesoro conquistado, nos preparamos para la superbajada del día ya que desde aquí hasta Alcoy va a ser todo un continuo descenso.

Sigo diciendo que bajar no es lo mío, pero hoy debo de tener un buen día. Poco a poco me voy encontrando bien y perdiendo desnivel. Pasamos por el segundo avituallamiento, el que pasamos a la salida del Barranc del Cinc y entramos en pista amplia y buena con algún tramo de senda pero siempre volviendo a la pista amplia. Pasamos por varias zonas recreativas con fuentes, una pequeña poza artificial ideal para ir a almorzar o pasar la tarde. Alcanzo a un corredor que va cojeando, se ha hecho un esguince en la bajada y camina con ayuda de bastones. Le ofrezco de todo, sólo me falta cargármelo a la espalda pues me recordaba mi lesión de tobillo de hace unos meses. Uno no se pone en el lugar de otro hasta que ha pasado por lo mismo.

Se acaba la pista y entramos de nuevo en la ciudad, las piscinas ya se ven y se oye al speaker, aún queda un kilómetro que bordea la piscina por senda que desemboca en la calle que subimos a la salida pero esta vez, lógicamente de bajada. Unos metros más y ya estamos en meta. Se acabó.

Después del esfuerzo compartimos la cerveza de la victoria, Sphiga, la cerveza de Alcoy que sienta de maravilla, nos recuperamos y tras cambiar impresiones, volvemos a Alicante.

Lo dicho un buen día de carrera y un muy buen sabor de boca.
¡Hasta pronto!

Jota

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Jesús S. Vet Masc 2:15:13 73 25
Infi Sen Fem 2:34:47 169 10
Kike Vet Masc 2:34:48 170 65
José Pablo Vet Masc 2:35:06 171 66
Juanma Mast Masc 2:43:05 208 21
Jota Mast Masc 2:52:13 229 24
Gosa Vet Masc 2:54:34 239 89

Ultra Trail Vuelta al Término de Yecla (25-Febrero-2017)

Y llegó mi primera ultra. Como siguiendo un orden lógico de acontecimientos. Así, sin forzar, porque desde que hace aproximadamente dos años aterricé entre este grupo de trotadores, no he parado de hacer cosas que en mi vida hubiera pensado hacer, casi sin darme cuenta. No hace ni un año que corrí mi primera media maratón de montaña en Cuenca, luego vino la primera maratón en Confrides y la segunda en la Sagra y más carreras de mayor o menor tirada o desnivel y ahora me encuentro aquí corriendo una ultra de 59K y 5.078m de desnivel acumulado. Como un adicto a alguna sustancia he pasado de dar unas caladas a un porro a meterme en vena directamente las carreras y puedo decir que me costaría mucho desengancharme de este mundo, pero ¿Quién tiene ganas de hacerlo? Yo no, desde luego.

Vaya por delante antes de entrar en faena, el agradecimiento que quiero darle a mi compañero y amigo Julián Moya. En el transcurso de la carrera me prometí que si llegaba a meta le dedicaría esta crónica, porque si hoy estoy aquí ha sido por él. De su mano llegué a A To Trapo en un momento vital muy necesario. Por tanto es justo que, aunque sea en estas líneas le muestre mi gratitud, sobretodo en este momento en el que está en boxes curándose de una lesión. Al igual que en una carrera avanzamos hacia adelante, centrados sólo en alcanzar un objetivo, llegar a un avituallamiento, culminar una subida y no miramos atrás, no vemos al que viene peor porque ha tenido un problema durante la carrera, así vamos por la vida, avanzando, es algo lógico y normal. Pero de vez en cuando es necesario pararse y preguntar: ¿por dónde irá este o ese otro? Y es justo y necesario que me acuerde de Julián. ¡Va por ti compañero, ánimo, sé que pronto tendré el placer de correr contigo! Bueno, detrás de ti, para ser justos.

Y… al lio:

5 AM: suena el despertador, aunque a decir verdad llevo media hora despierto, los nervios, supongo. Ya con todo preparado me encamino hacia el Aula de la Naturaleza de la Sierra de Salinas, lugar de salida y llegada de la prueba. En el trayecto y de noche me pierdo un poco con el coche pero enseguida encuentro la carretera y llego sobre las 7. Recojo el dorsal con muy buen ambiente y música “cañera” a tope.

Poco a poco me voy quitando el sueño del cuerpo y entrando en calor, porque la mañana es fresca. Las primeras luces van despuntando y se va viendo el valle con una densa niebla a media altura pero despejado en las alturas, señal de que el día promete soleado y con calor.

Ya con todo lo necesario a cuestas me voy acercando a la línea de salida. Me hago la foto en solitario junto al podium, para dejar constancia de que A To Trapo ha estado aquí, pero, qué va!! si nos conoce todo el mundo!!. Un tal David de Crevillente me da recuerdos para el Presi y otro corredor me pregunta si he venido solo. Pues sí le digo y añado: “es que mis compañeros ven una de más de 100k y allí que se apuntan, esto les parece poco”. Risas.

Bueno, llegó el momento, el speaker da comienzo a la cuenta atrás. Pistoletazo de salida y allá voy, con todas las dudas del mundo en la cabeza pero dispuesto a darlo todo, con los ánimos y consejos de Benjamín Vidal, mi entrenador: “Aplica las tres C: Calma al principio, Cabeza durante la carrera, con Cojones al final”.

La carrera discurre por una pista ancha, entre almendros ya en flor, en plan tobogán, con subiditas y bajadas suaves. Pronto me quedo casi el último y miro el crono. Pero si voy a 6 minutos y me quedo el último!! Dios mío, pero donde me he metido!!. Me engancho a unos chicos y una chica, de Cartagena y de San Javier. Durante varios kilómetros vamos juntos, comentando ellos, yo no, las pruebas donde han participado: que si el Iron man de Tenerife, que si la Ultra de Mont Blanc y cuando me llega el turno a mí, les digo que es mi primer ultra. Jajaja, segundos de silencio. En fin, es lo que hay.

Salimos de la sierra de Salinas para cruzar la carretera que lleva desde Pinoso a Yecla, por un falso llano hacia el valle de enfrente con la sierra del Carche al fondo. Llegamos al Km. 11 a la pedanía de Raspay donde está el primer avituallamiento. Estoy ya enchufado, me paro poco tiempo y sigo yo solo, pero al poco engancho al “maestro” Juan de Dios. Conversamos un rato, como no podía ser de otra manera, de las anécdotas vividas con el Presi en no sé qué carera en la que se perdieron juntos. También me dice que son de la misma quinta. Tranquilo Presi que ya le dije que tú solo tienes 60, él tiene 62, pero muy bien llevados porque cuando empieza la primera subida del día en un momento me va dejando atrás. Madre mía!! Que pasada de ritmo que me cogió el hombre!!

En fin, a subir con tranquilidad hasta llegar al segundo avituallamiento, tras una bajada divertida, entre desbroces de monte. Desde aquí varios kilómetros de bajada técnica y en algunos tramos muy técnica, de esas que no me gustan nada. Llega un momento que ya no sé hasta donde se puede bajar más, pero tiene un sentido, coger en el Km. 22 la primera gran suida del día, ascendiendo casi en vertical durante 2´5 k al pico del Carche, una subida por la misma cresta de la montaña, la verdad, fuerte. Aquí empiezo a tener mis primeros problemas estomacales. Me doy cuenta porque no me entra nada en el cuerpo a pesar de encontrarme algo vacío. La subida se me atraganta al final. Pasamos por el refugio y por el pozo de nieve, que la verdad, ni veo de lo justo que voy. Valoro continuar hasta el próximo avituallamiento en el km. 25 y ver como lo llevo. En el avituallamiento me obligo a comer unos dátiles, pero los problemas continúan. Aquí ya hay gente que está abandonando, al final creo que fueron alrededor de 20 personas las que se marcharon a casa antes de hora.

Con la perspectiva de la bajada que viene a continuación, decido continuar hasta el avituallamiento sólido del Km. 42,5. El camino transcurre entre bajadas técnicas pero muy guapas entre barrancos y pistas forestales anchas. Me voy animando y cogiendo fuerzas. Adelanto a algunos corredores, bueno no voy del todo mal. En el km. 35 y tras acabar las bajadas técnicas hay otro avituallamiento. Me informan de que voy bien de tiempo lo que me termina de animar. Más corredores que se han quedado aquí. Continúo, ya he pasado dos de las cuatro subidas de la carrera.

La pista por la que voy empieza a picar poco a poco hacia arriba para convertirse en senda y pasar por el tercer alto del día, la Sierra de las Pansas. Son las 3 de la tarde y hace bastante calor. La subida fuerte, tiene su recompensa al otro lado, ya que la bajada es fantástica, una pista ancha que me lleva entre almendros en flor a ambos lados. Un verdadero espectáculo. A 3 km. de la pedanía de Raspay, de nuevo se pasa por aquí, vuelvo a sentirme mal, hasta el punto de que aun bajando me tengo que para en repetidas ocasiones y en una de ellas a esconderme detrás de unos arbustos con resultado negativo, falsa alarma.

Llego a Raspay bien de tiempo. Avituallamiento sólido. A pesar de no querer saber nada de comida, el maestro Juan de Dios, al que me encuentro allí, me aconseja que coma dulce de membrillo que me arreglará el estómago y que no desfallezca. Bueno, pues si él lo dice, así que me como un plato de macarrones y me atiborro a dulce de membrillo. Entre eso y un antinflamatorio parece que la vida se ve de otra manera. Esto y unos minutos en el excusado me terminan de reponer, jajaja. Estoy ya a 15k de meta y empiezo a ver las cosas de otra forma.

Así que enfilo el último tramo, sé que tengo varios kilómetros más o menos suaves hasta llegar de nuevo a la sierra de Salinas, porque estoy haciendo en este tramo el recorrido inicial pero a la inversa. Voy adelantando a algún corredor. Conversamos lo justo, a estas alturas ya las fuerzas van justas. Nos damos ánimos y continuamos, cada uno a lo suyo, que ya es suficiente.

Estoy ya a unos 9 km. de meta y cuando ya lo daba todo por hecho, se presenta la cuarta dificultad de la prueba: la peña del águila, una subida de nuevo casi vertical con algún tramo en los que me toca trepar con las manos. Y a sólo 7 km. de meta!!. Es que lo ponen complicado. Hay momento en los que escucho al speaker en meta, el viento debe de traerme el sonido, pero la subida continúa. Por fin llego arriba, paso por el punto geodésico y empieza la bajada, primero por una senda, luego por una pista ancha. Último avituallamiento, giro a la derecha y ¿de nuevo subida? Pero es que esto no se acaba? La verdad sea dicha, me vengo un poco abajo. Saco fuerzas de donde no las hay y sigo. A unos 200m. Vuelvo a ver al “Maestro”. Paso por el cartel de 3km. a meta, me vengo arriba, esto está hecho. Me invade una sensación increíble, parece que todo el cansancio se retira por arte de magia. Tanto me he venido arriba que no me doy cuenta que he entrado en una bajada muy técnica, casi en vertical.

2km. para meta, sigo bajando a un ritmo, para mí, fuerte, me acuerdo de los compañeros del grupo Ñ, para ellos esta bajada sería una delicia, para mí, dura. Al final se me suben los gemelos. ¡Maldita sea! ¡Que me quedan 800m.! Relajo un instante y sigo. Salgo al llano, giro a la izquierda y veo ya la meta. Aún queda genta aplaudiendo, animando. Son las 18´40h. Hay corredores en meta, entre ellos Juan de Dios, que me anima: “Vamos Jose, ya estás”. Sonrisa de felicidad y ánimos de todos los que allí están. Entro en meta casi flotando, porque no me lo creo, he conseguido acabar mi primera ultra. Con 20 minutos antes del cierre pero me da lo mismo. Eso es lo de menos, ya vendrán mejores… o no, lo que toca ahora es disfrutar del momento y pesar que hace mes y medio lo veía negro cuando me torcí el tobillo y ahora aquí estoy.

Muchas gracias a todos los que me habéis ayudado en este camino. Gracias por esperarme en las bajadas (y en las subidas, pero esto menos, jeje) cuando salimos a entrenar: Ángel, Gosa, Cristhian, David. Por darme buenos consejos, por hacerme sentir uno más del grupo.

Hoy, como me dijo Ramón en un mensaje, me he consagrado y ahora… hasta el infinito y más allá. Próximo objetivo: Marató i Mitja de Castellón. Hasta pronto!!

Jota

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Jota M50-MAS 10:44:15 102 14

Una jornada en Salzburgo (11-Octubre-2016)

Los miembros de la expedición de A To Trapo, que aún quedamos por estas tierras Germánicas, decidimos separarnos después de haber compartido unos días en los que hemos sido una piña a la hora de visitar lugares, comer, cervezear, etc.

Unos deciden quedarse en Munich y seguir visitando los lugares que esta ciudad alberga. Otros encaminan sus pasos hacia Dachau, para visitar el campo de concentración. ¡Suerte compañeros! Puede ser una visita dura, de las que, como poco, impactan.

El resto, un grupo bastante numeroso, decidimos dirigirnos a la ciudad de Salzburgo muy próxima, a una hora y medio en tren, 116k, como quien dice, a distancia de ultra trail. A las 9´55 partimos desde la estación central de tren-metro, que ya controlamos bastante bien, sobretodo porque la noche anterior, varios compañeros hicieron una visita de reconocimiento para localizar el tipo de billete que más económico nos permitía viajar así como los horarios de salida.

El trayecto se hace corto entre chascarrillos y batallitas que nos va contando nuestro “jefe” de grupo, Jesús, interesantes todas, por supuesto.

img_2126Llegamos a la estación de Salzburgo y sin darnos cuenta hemos pasado a Austria. Estamos en la cuarta ciudad más poblada de este país y una de las ciudades más bonitas de Europa. Su nombre significa en alemán Castillo o ciudad de la Sal, debido a las barcas que transportaban la Sal por el río Salzach y que pagaban aquí un impuesto. Pero también es la ciudad donde nació un genio de la música como fue Mozart y ello se notará más adelante en la cantidad de tiendas que venden todo tipo de artículos relacionados con el compositor y en la cantidad de carteles que anuncian conciertos en la ciudad.

Caminamos siguiendo las indicaciones que el día anterior nos dio Carmen, la guía en la visita al Castillo de Neuschwanstein, hacia el centro de la ciudad. Poco a poco vamos metiéndonos en su corazón. Llegamos al famoso Palacio de Mirabell donde en sus jardines se rodaron escenas de la película Sonrisas y Lágrimas que todos tenemos en nuestro imaginario. Entramos en esos jardines atravesándolos camino del casco antiguo y disfrutando de su perfecta disposición, de la fuente central, todo ello después de que el compañero Julián nos leyera la información que se había preparado sobre la misma ciudad. ¡Julian, eres un máquina! Muchas gracias.

Continuamos caminando y llegamos al río Salzach donde ya podemos contemplar la ciudad histórica flanqueada por el monte Mönchsberg en la ribera derecha del río, donde se encuentra presidiendo majestuosamente la ciudad, la fortaleza de Hohensalzburg, de la que se dice nunca fue conquistada del todo a lo largo de su historia. Se trata de un complejo de murallas y baluartes defensivos a la que se accede por un funicular. A la izquierda la otra elevación que rodea la ciudad por la parte izquierda del río, el monte Kapuzinerberg.

Cruzamos el río por el puente de los candados que en realidad se llama Puente Makartsteg y es uno de los cinco puentes con más candados del mundo. Estos candados los colocan los enamorados para simbolizar su amor y según he leído esta costumbre, que ya es mundial, viene desde que Federico Moccia escribió el libro que luego dio origen a la película “Tengo ganas de Ti” en la que dos enamorados colocaban un candado en un puente sellando así su amor.

Encaminamos nuestros pasos por la arteria principal de la ciudad, repleta de tiendas de todo tipo en la que predominan, como he comentado anteriormente, las dedicadas a Mozart. Al principio de la calle nos encontramos con la casa museo del compositor. Alcanzamos pronto la el barrio de la catedral y en la Residenzbrunnen o Fuente de la residencia, nos dividimos en pequeños grupos para visitar la ciudad antigua.

image2En este espacio de la ciudad tenemos La catedral de Salzburgo, edificio del S. XVII que inicialmente empezó a construirse en el año 744 y que sufrió desde incendios a derribos, por lo que tuvo que ser reconstruida a lo largo de los siglos. Enfrente de la catedral, el Palacio de la Residencia, un complejo cultural en el que se puede visitar las salas del propio palacio y donde actualmente se dan conciertos y hay exposiciones. En su sala de conciertos fue donde Mozart dio su primer concierto en 1762 a la edad, nada menos, que de 6 años.

Seguimos callejeando, visitamos un pequeño mercadillo y nos dejamos llevar por un agradable olor a dulce y a pan que proviene de un pequeño horno en una plaza chiquita, con un molino de agua antiguo. A la derecha la entrada a las catacumbas y cementerio de San Pedro, un lugar realmente bonito, quizás el cementerio con más encanto que he visitado, un espacio repleto de panteones y tumbas con una pequeña iglesia y con buena parte de esos panteones encastados en la roca del monte que por ese lado llega hasta el propio cementerio. A su espalda el monasterio de San Pedro.

Llega la hora de la comida y tras reponer fuerzas, decidimos subir a la fortaleza, pero no por el funicular no, sino a pie, que las piernas ya se van recuperando tras la maratón del domingo, pero al llegar a su entrada nos damos cuenta que no nos va a dar tiempo de visitarla por completo y decidimos seguir caminando atravesando el pulmón verde donde está la fortaleza. Nos conformaremos con lo que nos cuenten otros compañeros que sí han subido a ella.

Llegan las 5 de la tarde, la hora acordada para reunirnos y volver a Munich. De nuevo nos dirigimos a la Residenzbrunnen donde compartimos las experiencias con los compañeros que van llegando, con un denominador común, lo agradable que ha resultado ser Salzburgo para pasear, una ciudad con mucho encanto.

La lluvia hace acto de presencia en nuestra vuelta a la estación para coger de nuevo el tren que sobre las 8 de la tarde nos deja en Munich. Ha sido un día completo y muy agradable. Toca cenar y comenzar a hacer la maleta. Mañana regresamos a casa.