Triatlón Valencia Sprint (8-Septiembre-2018)

Como es de costumbre, cada vez que envío un mensaje con alguna foto de mi participación en algún triatlón a mi tío Jesús, siempre me aborda la misma duda:

Si no lo hago, me quedo con las ganas de compartir con él la satisfacción de haber participado y máxime cuando lo hago con la equipación de Atotrapo.

Si lo hago, sé que a continuación tendré una réplica divertida o simpática, de esas que te alegran la lectura, nunca la indiferencia, pero también sé que me va a pedir que escriba una crónica para la web.

Como sé que en el fondo tiene razón y que, en el futuro, me gustará releerla si llegase a escribirla, he decidido sacar un rato el ordenador (con la pereza que me da) y escribir una breve crónica.

El día 8 de septiembre participé en el Triatlón Sprint de Valencia.

Para el que no lo sepa, en Valencia hay 2 triatlones en la ciudad muy masivos, digamos.

Uno lo organiza el Santander y es en mayo y el otro una empresa de eventos llamada Mediterránea y es en septiembre. Evidentemente alguno más hay, pero no tan numerosos (estamos hablando de que ambos durante un fin de semana congregan más de 1000 participantes entre las diferentes modalidades).

Además, triatlón masivo, va casi siempre acompañado de: precios altos, muchísimo marketing, y una escasa bolsa de corredor, además de un nivel muy variopinto (en ese sentido es muy positivo, el poder acercar este deporte a mucha gente que se prueba por primera vez).

Durante todo el fin de semana se desarrollaron muchas pruebas

El sábado por la mañana: SUPERSPRINT (para iniciarse), TRIATLÓN DE LA MUJER (para iniciarse también, ya que es muy corto y solo para mujeres que empiezan en este deporte, porque la que es más experimentada también se puede apuntar en otras pruebas de más distancia), y SPRINT (en el que participé y consiste en nadar 750 metros, pedalear 20 km y correr 5 km)

El sábado por la tarde organizaron una prueba del Campeonato de Europa donde un centenar de triatletas profesionales venidos de diferentes países pudieron demostrar de la pasta que están hechos.

El domingo se desarrolló el triatlón Olímpico (1500-40-10)

Para poder participar tienes que dejar obligatoriamente la bici en boxes preparada el día anterior, debido al elevado número de participantes.

Para alguien que vive en el sur de Alicante como es mi caso, es un poco estresante, tener que estar en pleno puerto de Valencia antes de las 8 de la tarde del viernes con la bici. Todos llegamos apurando el tiempo, y a las 8 había una cola impresionante de gente que, como yo, habían trabajado por la tarde, y no podían haber ido antes. Esto fue lo peor de la prueba sin duda. Deberían buscar otra fórmula como, por ejemplo, no ser tan numeroso y dejar de hacer caja para que se pudiesen dejar las bicis como en el resto de las pruebas, el mismo día.

Una vez ya el sábado, y desarrollándose las pruebas precedentes que empezaron a las 8 de la mañana, me presente en boxes con todo el material listo. Solo quedaba preguntar a alguien como iba el circuito que, por cierto, nunca me lo estudio antes, y estar pendiente de cual era mi salida ya que en la distancia Sprint participamos sobre 500 personas. Las salidas se hicieron bastante bien (de 100 en 100, atendiendo a criterios de edad, sexo y diferenciando federados y no federados.

Afortunadamente me toco en la primera salida, a las 9:30, que se supone que es la de más nivel en general, aunque siempre puede haber algún veterano o alguien no federado que salga después y haga mejor tiempo.

Salimos desde un pantalán de madera en plan profesional, con bastante hueco entre atletas, justo en frente del impresionante edificio Veles y Vents que preside la bocana del puerto. Salida en seco, tirándote de cabeza al sonido de bocina. A mí personalmente, no es la salida que más me disgusta, ya que como soy bajo y más bien delgado, puedo siempre pegar un buen impulso y evitar los golpes típicos que se producen en otro tipo de salida.

Una vez en el agua, pude coger buena posición, nadar con buen ritmo y no cansarme mucho. Después de tantos triatlones en el cuerpo, la experiencia te va diciendo donde colocarte, que ritmo llevar, y todo es más fácil.

A la salida algún familiar cantó la posición a un chico que iba conmigo (el 13) y eso me dio ánimos para subirme a la bici con más ganas.

La bici fue un mero trámite ya que salimos tan espaciados, y el circuito era urbano por las calles de Valencia y algún trozo del circuito de F1, que apenas hubo movimientos.

Un compañero y yo trabajamos en equipo y conseguimos alcanzar al 3er grupo de la prueba. Afortunadamente, de todos los que íbamos, un par de nosotros seguimos dando relevos, y no nos alcanzó un grupo que venía después.

Una vez en carrera, tras haber observado a la gente de mi grupo, sabía que podía remontar algún puesto, porque era gente de constitución fuerte, tirando a nadadores o ciclistas, así que impuse un ritmo fuerte que fue de más a menos, acabando los 2 últimos kilómetros a 3:30 y remontando 4 posiciones.

Al final quedé el 9º en la clasificación general, de un total de más de 500 participantes, donde aproximadamente unos 100 o 150 éramos atletas experimentados y el resto gente iniciada.

De todos modos, quedé muy contento, y con ganas de terminar la temporada el próximo 23 en Jávea. Temporada más que dilatada, con unas 10 pruebas, que toca a su fin y a un merecido descanso.

¡Un abrazo a todo el grupo de AtoTrapo!

Jorge

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Swim + T1 Bike + T2 Run Total Puesto general
Jorge R. ABM 0:14:14 (0:02:27) 0:33:02 (0:01:41) 0:18:47 1:10:11 9

IV Triatlón Olímpico “Ciudad de Elche” (6-Mayo-2018)

Aquí os paso una breve crónica de mi participación en el este triatlón que se celebró en Elche.

Para el que no lo sepa, la prueba consistía en nadar 1,5km en la playa de Arenales del Sol, acto seguido subirse a la bici y pedalear 40 km en solitario (no estaba permitido hacer pelotones ni “chupar rueda”) recorriendo varias poblaciones del campo de Elche en un recorrido lineal, y acabar en Elche, justo al lado del parque municipal, para después, correr 10 km por el centro de Elche y las laderas del rio.

Participamos 200 personas y el nivel no era excesivamente alto, quitando a los primeros, ya que un día antes se había celebrado en Águilas una prueba de clubes importante a nivel nacional y mucha gente con buen nivel había acudido allí.

Había dos modalidades de inscripción, por relevos e individual. Yo me apunté individual, y para mí, suponía un reto hacer un triatlón de este tipo ya que soy digamos… un ciclista globero. Me defiendo mejor corriendo o nadando, aunque sea de secano. Además, no tengo bici de contrarreloj (que se permitieron) y eso suponía también una diferencia de desgaste físico.

Dándole vueltas al asunto, e investigando un poco, conseguí trucar unos días antes un poco mi veterana Mondraker para lograr una posición un poco aerodinámica, modificando el manillar y el sillín y poniendo un viejo acople que tenía en el trastero cogiendo polvo, aun a sabiendas de que acabaría baldado físicamente, como estoy ahora mismo, por exigirte en una postura que nunca has probado y es que nunca es tarde para experimentar con el cuerpo.

Siguiendo el “cronograma” (como decía la organización) me presenté el sábado en el centro comercial Aljub para recoger el dorsal. Brillante idea para un sábado por la tarde.

Mi padre me acompañó a por el dorsal, y daba la casualidad de que había allí un casting de modelos así que, más perdidos que el trabajo fin de carrera de Cifuentes, entre aquellos cuerpos jóvenes y esbeltos, conseguí al fin la bolsa del corredor e informarme bien del jaleo que suponía participar en esta prueba. Me explico:

Al nadar en Arenales y acabar en Elche con la bici, tienes dos opciones a la hora de presentarte a la prueba: o bien sumarte al famoso “cronograma” y hacer lo que te sugiere la organización, que consistía en coger un autobús en Elche a las 6 y media de la mañana previa solicitud por escrito… o irte en coche a Arenales tú mismo, pero sabiendo que luego tienes que regresar a por el coche y después de una prueba de este tipo, hacerse unos 20 o 25 km con la bici no es un gran problema si no cuentas con la bolsa a tu espalda del neopreno empapado de agua, zapas y demás cachivaches que los triatletas llevamos en la mochila (no es precisamente del tamaño de un bolso de Gucci).

Entusiasmado con la idea de madrugar y tener que desayunar como 4 horas antes de una prueba de 2 horas de duración (ya que los que no somos de Elche tendríamos que salir de casa como a las 5 y media de la mañana o 6) opté por ir con mi coche a Arenales directamente y luego ya vería si recogía el coche o definitivamente lo abandonaba a su suerte allí para siempre. Merecido descanso le toca.

Una vez allí e impresionado por el repertorio de bicis y material “aeronáutico espacial” dejamos todo en su sitio y nos fuimos a la orilla del mar, todos ya enfundados en nuestras pieles de foca (los neoprenos).

El mar estaba espectacular, tranquilo, cristalino … una gozada. El sol estaba tendido aun en el horizonte y no había viento, así que todo tenía muy buena pinta. Lejos y erráticas debían de estar las carabelas portuguesas también ya que no había ninguna si es que alguna vez las hubo.

Mientras los jueces de carrera nos daban las instrucciones entre la algarabía de la multitud impaciente por zambullirse en el agua, reparé a lo lejos en la mirada de un africano subido en una bici destartalada que nos observaba con asombro.

Una vez en al agua y alejado de los primeros, fui poco a poco colándome entre los huecos para evitar manotazos y disfrutando del fondo marino y la claridad del agua.

A los pocos minutos la natación se convirtió en algo placentero, y ante mi sorpresa me vi inmerso en un grupo bastante adelantado, casi tanto que apenas había gente delante. Naturalmente, y debido a mi miopía, pensé que me había perdido, y había seguido a unos nadadores aturdidos y desorientados que estaban inventando un circuito de natación alternativo, pero no, una vez en la playa me di cuenta de que había salido entre los 20 primeros.

Con la excitación de tan buen segmento, me vine arriba y me acoplé como una lapa al manillar de la bici para ver hasta dónde podía dar ….

La realidad rápidamente me devolvió a la resignación convertida en pundonor, y aunque no cejé en mi empeño, vi como una treintena de ciclistas me fueron adelantando despacio, como si fuese un goteo incesante de bicis y cascos sacados del futuro.

Aliviado por ver a lo lejos el estadio de fútbol y sabedor de que corriendo me encontraría más a gusto, enfilé la avenida de la universidad, sólo, sin nadie a la vista por delante ni por detrás, totalmente cortada, sin ruidos, ni coches, saltándome los semáforos en rojo sin detrimento de los preciados puntos, que gozada… me sentía contrarrelojista en estado puro, y aquellas grandes rectas parecían los campos elíseos, salvando las distancias claro está, por la parte que me toca.

Cuando llegamos al segmento de correr, las piernas tenían una avería considerable ya, y difícilmente podía mantener un ritmo por debajo de 4, así que decidí tomármelo con calma.

El circuito discurría por el río, y había algunos sube-y-bajas por los rincones de sus laderas.

También pasaba por el centro histórico de Elche, por delante de la basílica y a escasos metros, donde la lycra multicolor de los triatletas contrastaba con los trajes de marineros de los niños que iban a recibir su primera ostia en la boca.

Después de 2 horas y 20 minutos y bastante distanciado del primero, conseguí clasificarme en la posición 30 de 170 con, más que satisfacción deportiva, satisfacción personal por haber disfrutado de buenas sensaciones, del mar, del campo de Elche, y sobre todo de, un año más, seguir pudiendo hacer deporte sin más problemas que el de madrugar un domingo.

Un saludo a todos

Jorge

Nombre Categoría Swim + T1 Bike + T2 Run Total Puesto general
Jorge R. ABM 0:24:06 (0:02:29) 1:11:20 (0:01:06) 0:41:09 2:20:10 30

Triatlón Cross Santa Pola (24-Septiembre-2017)

Hace ya 2 años que no me apuntaba esta prueba. Un parón de competiciones motivado por una dolencia en la cadera, tras un atropello de coche mientras practicaba ciclismo, fue el desencadenante de que no haya hecho triatlones ni carreras en todo el 2016.

Este verano ya empecé a acompañar a amistades de manera suave en un par de triatlones, después de haberme recuperado.

De hecho Jesús ya me estaba pidiendo crónicas.

Para mi ,este triatlón es el mejor sin duda en cuanto a ambiente y organización de toda la región de Alicante y Murcia. Antes lo organizaba el club de atletismo de Santa Pola, pero desavenencias entre el ayuntamiento y el club, estuvieron a punto de hacer suspender esta prueba, que en principio, como de costumbre, se solía hacer en Junio.

Al final una empresa de eventos retomó la prueba, así que no dudé en apuntarme.

Este año ha sido un poco más cara, sin la típica toalla de Santa Pola (que aficionado a las carreras no tiene alguna en casa?, y menos multitudinaria que otras veces ya que hemos sido 450 en vez de los 700 que fuimos otros años).

La prueba en si, consiste en nadar 1km en las aguas tranquilas y cálidas de la bahía, 18km por la sierra de Santa Pola con la bici de montaña y acabar corriendo 5km, la mitad de ellos paralelo al mar.

Una vez allí , minutos antes de la prueba , me encuentro con Juan Carlos ya en la playa, enfundados en nuestros monos de lycra y encima con gorros rosa (al final va tener razón Jesús en que esto parece un desfile de belleza).

Lastima que no volviésemos a vernos entre la multitud para sacarnos una foto.

Este año decidí probar mi forma después del parón y salir con los primeros en el agua para no recibir golpes,

Me salió bien la jugada y salí entre los 10 primeros del mar, pero el sobreesfuerzo lo acusé y en la bici me adelantaron bastantes. Preferí hacerlo asi,no arriesgar en el sector ciclista y caerme en alguna zona de piedras y que en el trabajo me pongan “una medalla” al día siguiente en el brazo roto. Además, sabia que si entraba fresco en la carrera como es mi fuerte, adelantaría a bastantes.

Finalice el 15 de mi categoría y el 23 en la general de los mas de 400 participantes,  así que muy contento, con un tiempo de 1hora21minutos, a 8 minutos del ganador, Miguel Ángel Villa Escusa de Triatlón Almansa.

Los avituallamientos y el resto de cosas de la carrera ,como otros años, bastante bien. Lo que más me ha gustado este año ha sido la disposición de los boxes que ha hecho más fácil ver la prueba para el publico ya que antes eran a lo largo de la calle y se perdía mucho tiempo en las transiciones e impedía ver bien los diferentes sectores a los espectadores.

Espero que las desavenencias y los politiqueos de turno no hagan desparecer la prueba, e independientemente de quien lo organice ,que sigamos disfrutando de este triatlón que tanto merece la pena hacer, ya que es muy popular y te puedes encontrar desde a los más “pros” galopando sobre monturas de carbono de miles de euros, hasta el mas novato con una bici del decathlon y en bañador, sin que por ello te pongan demasiadas restricciones de tiempo o fuera de control. Así deberían ser TODAS las pruebas.

Pensando ya en la temporada que viene, luciendo el mono de A To Trapo, y deseando salud y energía a todos los compañeros de A To Trapo me despido.

Un saludo a todos

Jorge

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
JORGE RODRIGUEZ ALONSO ABM 1:21:50 142 15
JUAN CARLOS DE CABO BLASCO V1M 1:42:11 301 102

XIII Triatlón Miguel Hernández – Orihuela 113 (23-Abril-2017)

La primera edición de la Triatlón de larga distancia ORIHUELA 113 MH, la recordaré por ser en su conjunto una ODISEA tanto en la entrega de la bicicleta en la T1 y bolsa para correr en la T2, en la Dehesa de Campoamor (Orihuela Costa) y con posterioridad dejar el coche en Orihuela donde se hacía el último segmento de la carrera.

El día anterior a SANT JORDI, nos dirigimos mi compañero JORGE y yo en sendos vehículos a la entrega y recepción de materiales para completar la prueba.

Salida sincronizada para llegar a la denominada T1, donde realizamos sin problema la recepción de la bicicleta, muy cerca de la playa donde realizaremos la primera transición. Durante esa recepción nos encontramos a compañeros de otros equipos, que nos animan a disfrutar de la prueba y más como estaba de picado el mar ese día, donde salvamento marítimo indicaba la suspensión de la prueba, si continuaba el mismo mar de picado.

Después nos dirigimos a Orihuela, siendo una aventura salir de la zona de urbanizaciones de la playa, donde muchos PUB’S Irlandeses de terraza, con actuación en vivo y piscina, celebraban el buen tiempo con una pinta de Guinnes en la mano.

El gran día de SANT JORDI llegó, pues esperábamos ansiosos la posibilidad de finalizar nuevamente la prueba sin ningún imprevisto. Salida desde Alicante, al segmento de nado, Dehesa de Campoamor, y llegada apacible cuando aún el sol no despuntaba con sus rayos. Llegamos a la T1 donde rápidamente comprobamos la bicicleta, confirmamos toda la bolsa del segmento de bici y nos vamos al coche a ponernos el traje de NEOPRENO. Descalzos esperamos en cola el autobús que nos llevará a la salida del primer segmento a la entrada de la localidad. En el autobús escuchas las anécdotas de auténticos PRO, que viven para y por este deporte, de cómo en mar bastante picado en TARIFA consiguen salir del agua sin cumplir con los tiempos previstos. En la zona del pistoletazo de salida del agua, se hace esperar debido a que la GUARDÍA CIVIL no había cortado las carreteras del segmento de bici.

Con cincuenta y cinco minutos de retraso empezamos el tramite de entrar y salir del agua, en esta ocasión con más metros de propina en el trazado por la costa.

Salgo del agua y compruebo como en algunos compañeros el mar ha hecho estragos, pues en la orilla sentados y mareados del oleaje que había, esperan recuperarse de dicha sensación agobiante.

Primera transición cómoda y dejando bien guardado en la bolsa negra, el traje para que se lo lleven a la T2. Por primera vez coincido en la T1 con mi compañero Jorge, afortunadamente volveremos a cruzamos durante toda la prueba y nos animaremos en todos y cada uno de los segmentos que nos quedan.

Comienza la prueba de ciclismo, sobre el papel y consultado con todos los compañeros un circuito rompe piernas, por el alto del REBATE, pues en los primeros 30 kilómetros existe un desnivel acumulado de 1.200 metros, hasta llegar a TORREMENDO donde se encuentra el avituallamiento. A partir de TORREMENDO un circuito de dos vueltas aproximadamente unos 50 kilómetros por el margen y diques del EMBALSE DE LA PEDRERA. En este circuito bello en paisajes y impresionantes postales, además de cruzarme con todos los compañeros, coincido con las primeras mujeres clasificadas, que salen circuito, acompañándolas una moto con cámara al hombro incluida, dirección Orihuela todo hacia abajo para finalizar los 10 kilómetros del circuito.

También me cruzo con el compañero ALBERTO, que justo de fuerzas como me dice, se recuperará muy bien en el segmento del circuito a pie.

Salgo del circuito dirección a Orihuela y una buena bajada para recuperar sensaciones que te permite llegar a la localidad para cubrir el último segmento a pie.

Otra vez una transición muy tranquila donde coincido con el compañero ALBERTO, que empieza a recuperar nuevas sensaciones para iniciar el tramo último por la ciudad. Mi estrategia estaba clara si dejas la bici y comienzas a correr, esta prueba se termina por lo CIVIL o lo CRIMINAL. Empiezo a conocer el circuito y en cada puesto empiezo a pedir botellines de agua, que me acompañaran durante toda la carrera a modo de bebida y ducha móvil. Con tres geles para terminar la prueba decido tomarlos en el puesto de control de acceso al Palmeral.

Circuito entretenido muy llano donde realizas cuatro vueltas por todas las calles y zonas turísticas de Orihuela, Casa de Miguel Hernández, El Palmeral, Claustro, Muralla, Puente sobre el río Segura, Iglesias, Parque,…

Realizo la mitad de la Media y quiero intentar bajar de dos horas el segmento de pie. Coincido cuando nos cruzamos, en el circuito urbano bien delimitado, con varios compañeros JORGE, ALBERTO, ISIDRO, MANU, ALEJANDRO, … que continuamente nos animamos.

Durante los pasos de carrera escucho canciones de ARCADE FIRE y MECANO, que me recuerdan conciertos recientes en el Primavera Sound y lejanos en el José Rico Pérez.

Últimos metros y levantando la mirada a lo lejos, esta vez echo de menos en la meta a la familia y compañeros, como el año pasado, pero afortunadamente para mí el compañero ALEJANDRO CORTES, me graba en mi segunda entrada a un TRIATLON DE LARGA DISTANCIA, mil gracias campeón y muchísima suerte en el próximo IRONMAN DE LANZAROTE.

Por segunda vez consecutiva retiro la mejor prenda de la prueba, la camiseta de FINISHER del TRIATLON DE LARGA DISTANCIA.

Como se dijo al final en el grupo de vuelta a la T2, la distancia de meta a retirar la bicicleta fue una VUELTA A LA CALMA CON GUASA.

No se sí esta primera edición será la mejor, pero agradecí en todos los pasos finales a toda la organización que participó en el evento. Lo que tengo claro es que puedo contar, que tuve la gran suerte de participar en la ÚLTIMA EDICIÓN DE ARENALES 113 Y EN LA PRIMERA DE ORIHUELA 113 MH

Nombre Categoría Swim + T1 Bike + T2 Run Total Puesto general
Alberto V1M 0:41:15 (0:07:23) 3:27:02 (0:02:25) 1:47:39 6:05:44 437
J.Ant.Mejías V1M 0:53:07 (0:08:04) 3:11:56 (0:03:23) 2:01:03 6:17:33 463
Jorge L. V1M 0:45:07 (0:10:59) 3:27:52 (0:04:30) 2:04:32 6:33:00 479

Ironman Mallorca 2016 (24-Septiembre-2016)

Mi segundo ironman.

El año pasado me propuse hacer el primero como uno mis máximos retos personales y deportivos. Acabarlo supuso uno de la mayores satisfacciones de mi vida. Gracias al apoyo de mi mujer y de mis amigos me inscribí y empecé a preparar el segundo. Si ahora tuviera que resumir en una frase este segundo IM solo se me ocurre que ha sido una preparación y una carrera fantásticos.

img_3518Afrontar un ironman tiene muchas implicaciones de entrenamiento, horas fuera de casa, cansancio, sacrificio; también la satisfacción de ver como eres capaz de aguantar entrenamientos cada vez más largos; pero también muchos buenos ratos con gente que comparte tu locura, sensaciones parecidas, dolores similares… y muchas risas. Y luego, todo te lo juegas luego en un día.  Este verano ha sido fantástico en lo que concierne a la preparación, he disfrutado un montón entrenando con Javi, Fran, Franklin, Cortes, Félix, Mike y todos los que estábamos relacionados con el IM de Mallorca 2016. Pero es que además, el día de la prueba y el viaje fueron una gozada. Así que no puedo más que tener buenas cosas para contaros de este IM.

Llegamos a Mallorca el Jueves, nos pegamos una buena comilona en bar de carretera y seguimos hasta la Alcudia a recoger las bicis. Por la noche fichamos una pizzeria que se convertiría en nuestro campamento base.

Al día siguiente nadamos en la playa de Alcudia, en el mismo sitio donde nadaríamos al día siguiente. Alucino con como Fran Carrasco nos cala perfectamente a cada uno y empieza a darnos consejos para la natación y las transiciones del día siguiente. Me encanta la playa y el entorno. Acabamos de nadar y la gente de la organización nos dice que por la temperatura del agua no se permitirá el neopreno… así que a la mierda toda el entrenamiento del día!! Pero con este grupo todo es jajaja.

Después cogemos el dorsal y toda la documentación y nos volvemos al hotel.

Como con Javi y María y me preparo todos los chismes para el día siguiente:

Por la tarde volvemos a dejar las bicis y las bolsas de las transiciones. Ahí ya se masca la tensión de saber que queda poco y, además, por ver que el cielo no hace más que ponerse negro…

Las predicciones cambian y todo el mundo dar por hecho que lloverá.

Recuerdo que el año pasado llevé la camiseta del Pez el día antes y este año elijo la de Long Days Long Boards en homenaje a mi amigo Alex Moreno. Ahí conozco al gran Michi que lleva ya 17 IM y el año que viene irá a Kona!!!! Me llama la atención su tranquilidad y sencillez, pero también noto la ilusión por participar en una prueba así. El ambiente en boxes es muy chulo, la gente se saluda y se desea suerte. Yo no entiendo nada de bicis, pero reconozco que hay algunas bicis espectaculares!!!

Y de ahí otra vez a la pizzeria para cenar más spaghettis y a dormir pronto. Me tomo un valium 5 para dormir y porque me da miedo tener contracturas en el cuello. Duermo con un bebé hasta las 4:30… 15 minutos antes de lo que me había puesto el despertador. El hotel nos había preparado el desayuno a las 5 y a las 5:30 vinieron Fran y Mike a recogernos.

2_m-800506580-digital_highres-1373_000692-4090970

Nada más llegar a los boxes anunciaron que debido a la bajada de temperaturas por la tormenta nocturna (de la que ni me había enterado) se permitiría el neopreno. Así que salimos pitando al maletero del coche a por los neoprenos. En el fondo me vino bien para distraerme ese rato e ir casi directamente hacia la playa. Una vez allí más del jajajajaja habitual:

Entramos en el agua y calentamos un poco.

Salimos y nos damos los últimos abrazos con los acompañantes. Mimi me pega un buen abrazo y me dice una cosa que me casi me hace llorar: “has entrenado bien, te has sacrificado mucho y ahora tienes que sacarlo todo. Todo!! No te dejes nada y dalo todo porque los tuyos no esperan otra cosa que un éxito”. Se me pone un nudo en la garganta y le doy las gracias.

Entramos en los boxes y ahí ya nos despedimos entre nosotros. ¿que le puedo decir a cada uno de estos 4 amigos? Nada más que un sincero “disfrútalo tío”. Siempre trato de encontrar medio minuto para cerrar las ojos y repasar todas lo que he vivido hasta llegar a la línea de salida: los madrugones, el agotamiento, la satisfacción al acabar las salidas largas, el frío de las mañanas, el calor del verano, las series…. y no paro de escuchar en mi cabeza las palabras que siempre me reciben en casa “lo vas a hacer super bien”. Entonces me doy cuenta de que estoy medio bailando con los ojos cerrados. ¿cual es esta canción? No puede ser!!! Es Born To Run de Srpingsteen!!! Abro los ojos y empiezo a saltar!! Canto cada frase porque me la sé de memoria. En el blog tengo un enlace a una versión acústica de esta canción y en la introducción Bruce dice “nadie quiere ni merece ser un sin hogar”. Me da un subidón enorme que me llena de optimismo….  entonces PAM!!!  A nadar!!!

Nos habíamos metido en el cajón de 1h-1:10h y la salida fue bastante tranquila y sin golpes; como casi todo el segmento de natación. Salí fuerte y recordé los consejos de Fran “al llegar a la tercera boya hay que relajarse y concentrarse en el ritmo de carrera” y así lo hice. Como no cogía mi ritmo empecé a contar las brazadas y a pensar en las series de Popov que tantas veces había hecho en los últimos meses: 4 tandas de 21 brazadas respirando cada 3 brazadas tienen que ser 100 metros perfectos. Y me sirvió para encontrar mi ritmo y relajarme.

Llegamos al primer giro y no recibo ni un golpe; encaramos la playa de nuevo y cuando llegamos veo que llevamos 2400 metros y 42 minutos. No sabía si eso estaba bien pero si recuerdo pensar que estaba más cómodo nadando que en esos 5 metros que había que volver a nadar por la arena. Así que tiré a nadar lo antes posible y esta vez coguí el ritmo en seguida. Además pensé que ya había hecho más de la mitad así que empecé a apretar un poco y notar que el cuerpo respondía bien fue una sensación fantástica. Otra vez la boya grande y el último giro; noto que el reloj vibra, debe el aviso de los 3000 así que ahora hay que sacar todo lo de los brazos porque ya no me van a hacer falta…. y sigo apretando sin sufrir mucho.

Cada veo más cerca la playa y casi sin darme cuenta veo a gente ya de pie. Sigo nadando hasta que toco el fondo con las manos y me pongo de pie. Me quito el gorro y las gafas, tiro de la cuerda y se me abre el neopreno sin problemas… joer, todo bien! Llego a la arena y miro mi reloj: 1h:08 min! Guau! Que bien!! Empiezo a correr pero paso muy despacio debajo de las duchas para quitarme toda la sal posible.

Corro hacia la zona de transición y oigo a Mimi, María, Ruth y todo el equipo chillándonos y animando a tope!!! Les saludo y sigo corriendo.

Cojo mi bolsa y pongo el casco lo primero. Me siento y me quito sin prisa el neopreno, me lavo bien los pies, me pongo las zapas, el mallót de Montemar-FISADE y repaso que me falte nada. Todo ok… pues a por la bici!!!

12_m-800506580-digital_highres-1373_007952-4090980

Salgo tranquilo y en seguida me encuentro cómodo en la bici. Pero antes del km 10 tengo la sensación de que he pinchado la rueda de atrás. No tengo claro si es el asfalto rugoso o la rueda, así que paro, toco la rueda y me alivia que está bien así que arranco de nuevo. Me pasa Rafa, del Arena, y Big Mike. Les digo que todo está bien y en seguida estoy otra vez a mi ritmo.

Sabía que los primeros 120 km eran poco exigentes pero no tenía que agotarme porque después vendría el puerto duro…. y otros tantos kms hasta completar los 180. Me encontré muy bien y, además, la temperatura era muy buena así que mantuve una media entre 31 y 33 km/h sin sufrir. Además, cuando me relaja un pelín me adelantaba Mike y me contaba un chiste. Mike es la mejor compañía para cualquier cosa, pero sobretodo para estas aventuras.  Sobre el km 60 entramos en un pueblo (creo que se llamaba Muro) que tenía una buena cuesta después de una curva. Ahí nos quedábamos todos clavados hasta cambiar al plato pequeño y solo se oía resoplidos y “me-cago-en-la-p#¢∞¢@”…. pero de repente oigo a Mike “por favor señora, un sitio barato para comer de menú por aquí?…”. Genial. Siempre siempre viendo el lado positivo.

Sobre el km 90 volvimos a pasar por Alcudia y volvimos a oir los ánimos de nuestra expedición. Me sacan fotos tan chulas.

Y a partir de aquí, unos 20 km fáciles antes del puerto.

11_m-800506580-digital_highres-1373_005103-4090979

No es un puerto duro, pero a esas alturas de la carrera se me hizo muy duro. Además, empezó a hacer calor del bueno. Había un cartel al inicio que decía que eran 7 km de subida pero ya sabíamos que luego había otros 5 por arriba hasta empezar a bajar. Y justo cuando quedaban 2k de subida el cielo se puso negro negro y empezó a llover. Al principio solo una gotas pero en 5 minutos se organizó una auténtica tormenta de verano y nos cayó el diluvio universal!!!! No veo ni torta y me empiezo a poner nervioso. Parece que estamos en un recta muy larga que acaba en cuesta arriba así que dejo de pedalear y no toco los frenos. Sigo sin ver casi nada y cuando noto que empezamos a subir toco un poco los frenos pero la bici no frena nada de nada… y ahí si que me pongo nervioso de verdad. Yo pensaba “joder!!! no puede tocar un día normal?? El año pasado 38º grados en Frankfurt y este el diluvio universal!!!”.

Menos mal que hay otra recta bastante larga. Sigo tocando el freno de atrás poco a poco pero la bici no frena. Bueno, mirad en esta foto como llovía:

Como suele pasar en las tormentas de verano, deja de llover casi de golpe. Veo como el agua sale de mis zapatillas y noto que estoy empezando a tiritar. Me da igual porque lo que me agobia es que las ruedas de perfil están tan mojadas que no las pastilllas de freno no hacen efecto. Sigo tocando los frenos y parece que empieza a frenar… Seguimos por otra recta y me adelantan Mike y Michi; me dicen que toque poco a poco los frenos y empieza a funcionar. Menos mal….

Sale el sol y empezamos las curvas de la bajada del puerto. Me habían dicho que tuviera mucho cuidado porque había unas 60 curvas de 180 grados. Yo bajo bastante mal y lo único que me tranquiliza es que ya no llovía y la carretera estaba seca en las curvas. Así que bajé muy despacio y concentrado.

Cuando dejamos el puerto atrás y volvimos a las carreteras rectas me relajé un montón. Pude acoplarme de nuevo y volver a rodar a las velocidades que tenía previsto (30-33 km/h). Sobre el km 140 vuelve a llover y aunque no es nada comparado con de antes me sienta fatal porque vuelvo a notar frío en los pies y la espalda. Durante unos 5-10 km abandono psicológicamente. No tengo ganas de seguir empujando. Este es mi momento de desquicio. Siempre me pasa en la bici. El año pasado fue en el km 90, esta vez en el 145. Sabía que esto iba a llegar así que lucho contra mi. Cambio de comer barritas a geles y me bebo un bidón y medio de líquidos. Pero sobretodo pienso “solo quedan 30 km macho, dos avisos más del reloj, hay que seguir”.

Me vuelvo a poner acoplado en la bici y poco a poco recupero el ritmo de carrera. Cuando el reloj me avisa del km 165 sé que solo me queda un último empujón. Empieza a llover más y los voluntarios nos advierten que vayamos despacio en las curvas porque el suelo resbala mucho. Lo hago así y dejo de ir acoplado la mayor parte del tiempo. Estoy harto pero me queda muy poco. Voy por carreteras estrechas en medio del campo y llueve de lo lindo. Miro el reloj: solo me faltan 7 km. Aprieto los dientes y trato de darle duro para acabar de una vez este calvario.

34_m-800506580-digital_highres-1373_042913-4091002

Entro en Alcudia y ahí ya no llueve pero está todo lleno de charcos. Veo a mucha gente animando, todos con paraguas o chubasqueros; y también veo a gente que está corriendo. Me acabo el agua de un bidón. Llego a los boxes, dejo la bici y noto un alivio tremendo. Mi pequeño reto personal de superar el desquicio ya ha pasado. Llevo años corriendo sin calcetines y solo me los pongo cuando llueve (o sea 1 vez al año); me había dejado unos en la bolsa de transición y tengo claro de que hoy es día de calcetines. No me gusta nada la sensación de llevar el pie y los dedos tan ajustados pero sé que con tanta agua lo más seguro es que la piel se me reblandezca mucho y me salgan heridas. Me cambio relativamente rápido, cojo mis geles y 4 o 5 totum sport.

Salgo como un tiro y salto el primer avituallamiento que está en el km 1. Quiero correr, entrar en calor y ver que tal están mis piernas. El reloj pita en el primer km y veo tiempo: 5min:05 seg. Sé que es demasiado rápido y esto me va a pasar factura así que me concentro en buscar la velocidad de 5:20 que quería hacer en la primera media maratón. Me cruzo con Fran que va muy bien y ya lleva una vuelta!!! Me chilla “Vamos Cordero” y nos chocamos la mano.

Segundo pitido: 5:10. Mal! Me concentro y pienso “así no vas aguantar! busca el ritmo de las salidas por la mañana…” Tercer pitido: 5:15…. no! Respiro hondo y llego a un avituallamiento. Paro pero sigo andando. Bebo agua e isotónico. Trato de concentrarme y vuelvo a correr. Desde ahí conseguí mantener el ritmo de 5:20 con la sensación de ir conteniéndome. Cojo mi primer pulsera en el km 9 y me encuentro de maravilla. Veo a las chicas animándonos y Mimi que ya está afónico. Creo que algunas de estas fotos son de esa primera vuelta.

Siempre me planteo un maratón como tres partes de km 14 pero esta vez cuando cruzo el primer tercio sé que me queda mucho y aún tengo que reservar. Ahora lo importante es mantener el ritmo. El ambiente es buenísimo. La gente anima a tope por todas partes. Adelanto a Mike y me dice que se encuentra muy bien. Me hubiera encantado correr más rato con él pero cada uno tenemos que hacer nuestra carrera.

Cojo la segunda pulsera en el km 18. Me encuentro bien. Empiezo a notar que ya no tengo que contenerme nada para ir al ritmo de 5:20 min/km.  Hasta ese momento había bebido en un avituallamiento si y en otro no. Hacía un día perfecto para correr, poco calor, nada de viento y el asfalto fresquito. A partir de este punto sí que paré a beber en todos los avituallamientos; realmente, andar rápido para poder beber bien y echar a correr en seguida.

Paso la media maratón y cambio la pantalla del reloj para ver que tiempo llevo. Creo que marcaba 1h:51 así que me llevo una alegría. Tenía la espinita clavada de no haber podido correr bien el año pasado en Frankfurt y tenía la pequeña ilusión/reto de hacer la maratón por debajo de las 4 horas. Sabía que si mantenía el ritmo de 5:20 en la primera media y 5:30 en la segunda lo conseguiría.

33_m-800506580-digital_highres-1373_042681-4091001

Adelanto a Javi Leach. Dos semanas antes le había dicho que le pillaría en la media maratón y justo cuando pasaba por el cartel del km 21 le pillé. Le chillé “Te lo dije Javi!!! Media maratón!!! Vente!!!” pero me dijo que el iba medio andando ya y no me iba a seguir.

Acabo esa vuelta y me dirijo a coger mi tercera pulsera, en el km 27. Entonces veo que Mimi viene corriendo hacia mi y me graba este vídeo:

Km 28. Quedan el último tercio del maratón. Ahora empieza lo duro de verdad. Ahora es cuando hay que apretar y mantener. Ahora si que me duelen las piernas pero no mucho. Realmente no siento dolor solo cansancio. El último gel que me había tomado no me había acabado de caer bien del todo así que en dos  siguientes avituallamientos me tomé solo Totum Sport, que es agua con sal, y dos vasos de isotónico. Con eso consigo que el estómago vuelva a su sitio y no noto ni una molestia más.

Km 30 y entro de nuevo al paseo de la playa. Vuelvo a ver a las chicas y a Mimi animando a tope. Empiezo a contar los km pero hacia atrás. Me digo que ya solo quedan 12, 11, 10… Me “regalo” un km a 6 min para poder beber y relajar un poco las piernas. Me acuerdo en todo lo que me han contado mis amigo y Antonio Dieguez “ahora empieza el Ironmnan”. Me concentro de mantenerme la espalda recta, los hombros atrás, los codos flexionados…. pero del ombligo pa´bajo que cada parte siga como pueda!!! Y me funciona porque consigo mantener el ritmo de 5:30. Me cruzo con Rafa, del Arena, y me dice “ya nos vamos a casa tío”. Subidón de energía positiva.

Cojo la última pulsera y tengo ganas de llorar…. pero de saber que me quedan 5 todavía!!! Me salto el siguiente avituallamiento con rabia y por las ganas de llegar ya de una vez. Noto un calambre en la pantorrilla y me tomo el último totum que llevaba. No vuelvo a notar nada. Entonces me cruzo con Michi que me choca la mano y me dice “vaya carrerón tío”… guau!! escuchar esto de un tío que está haciendo su IM número 18 me emociona pero solo me digo a mi mismo: 3 km más!!!

46_m-800506580-digital_highres-1373_055633-4091014

km 40. Chillo!! Si, si, chillo de alegría y me doy cuenta de estoy animando yo al público!! Ya lo tengo!!! En seguida entramos en el paseo otra vez y km 41!!! Ay madre, esto se acaba!! Por primera vez cambio la pantalla del reloj y veo que llevo 11h:20 min y 3h:45 min en el maratón!!!! y entonces si que chillo!!! Chillo y grito de alegría!!!! Acelero a tope y empiezo a ver las banderas de la meta.

Oigo la música y veo a Mimi y las chicas aplaudiendo y diciendo “ya lo tienes, se acabó!!!”.

Giro a la derecha y entro en la alfombra de meta sin que haya ningún corredor. Chillo como un loco y la gente me chilla más aún. Levanto las manos y cruzo los dedos índices para hacer una W.

Estoy en meta en 11h:27min.

Quiero llorar pero no paro de sonreír y de chillar “si, si, si”.

42_m-800506580-digital_highres-1373_047718-4091010

Estoy contento.

Estoy muy contento.

Y estoy satisfecho.

He tenido un buen día y las cosas me han salido bien.

Un ironman es una prueba muy larga y puede pasar de todo. Yo puse todo de mi parte para hacerlo bien pero eso no me garantizaba el resultado.

Soy finisher de un ironman por segunda vez.

Mi amigo Alberto dice que en las carreras piensa “aguanta que esto se lo contarás a tus hijos”. Por segunda vez cruzo la meta de un IM estando Wipi embarazada y eso ha sido una motivación especial.

Solo puedo repetir lo mismo que dije en el km 27 del maratón, cuando llevaba 211 km en el cuerpo: aquí no se llega solo así que gracias a todos los que me habéis apoyado.

Ahora voy a descansar una temporada.

Gracias a todos.

Nos vemos con la zapas.

O con la bici.

O nadando.

O con una cerve…

Enlaces sobre esta prueba

Nombre Categoría Tiempo Puesto General Puesto Categoría
Alberto Cordero 35-39 11:27:27 745 154
Javi Leach 35-39 12:05:49 976 183